Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-09-2019

27 de septiembre, Da Mundial del Turismo
El turismo no es tan alegre como parece

Felipe Bulnes
Rebelin


El mundo del turismo no escapa al proceso de concentracin de capitales y mercados que se manifiesta con fuerza incontenible en el mundo capitalista desarrollado. Este fenmeno est controlado y dirigido exclusivamente por los grandes grupos econmicos del llamado primer mundo.

A pesar de la gran debacle quesigui a los ataques del 11 de septiembre del 2001, el mercado turstico mundial mostr toda su fuerza y recuper rpidamente sus niveles normales de funcionamiento, a pesar de altibajos y crisis muy serias a travs de los aos, aunque con factores invariables: los persistentes desbalances por zonas geogrficas, y que los ms beneficiados son y sern los mismos de siempre.

Para que se tenga una idea de la dimensin gigantesca de este negocio, en el 2000 viajaron fuera de su entorno habitual de vida y trabajo, cerca de 700 millones de personas, lo que gener alrededor de 600.000 millones de dlares. Pero esto es slo una muestra, pues 17 aos despus se registraron 1.400 millones de turistas, con alrededor de 1,6 billones de dlares de ingresos.

Claro est, esto no est repartido equitativamente por regiones, pues segn los datos de la OMT, la desigualdad es cada vez ms insondable entre los ms ricos y los ms pobres. El primer lugar en el ranking de ingresos lo tiene Estados Unidos, que recauda 3 veces ms que sus fervientes perseguidores histricos Espaa y Francia. En 2017 Estados Unidos recaud unos estratofricos 210.700 millones de dlares, con 76,8 millones de turistas, mientras Espaa, con 81,8 millones de turistas se iba con 68.000 millones de dlares. Francia, la gran potencia en arribos de visitantes durante muchos aos, con 86,9 millones ese ao, se tuvo que conformar con la tercera plaza con una recaudacin de 60.700 millones de billetes verdes.

Por otro lado, los porcientos de arribos e ingresos mantienen una tendencia inflexible a la desigualdad. Los pases de frica, con el 5 % de los arribos y el 3 % de los ingresos, son los ms atrasados, junto con Oriente Medio, con 4 %y 5 % respectivamente en los mismos indicadores.

La carrera desenfrenada tras el turista, que algunos expertos han catalogado como "el hombre ms buscado del mundo", tambin tiene su escenario fundamental en los grandes centros de poder del mundo industrializado. En Europa existe una fiebre de fusiones y alianzas estratgicas en el sector del turismo que incluye a los turoperadores mayoristas, agencias de viajes minoristas y compaas de aviacin.

Esta tremenda concentracin del negocio turstico ha provocado que, por ejemplo en Dinamarca, tres grandes grupos europeos controlen el 90 por ciento del mercado de viajes de ese pas.

Si bien es cierto, que esto no se comporta as en todos los mercados, s parece una tendencia creciente. La batalla se desarrolla en un escenario donde cada vez es ms difcil que los pequeos y medianos negocios puedan subsistir, en medio de una guerra descarnada de precios, descuentos, ofertas especiales, etc., que solo los grandes pueden soportar, amparados en sus gigantescos volmenes de operaciones, y an as hemos asistido en estos das al desplome de uno de los titanes del mundo.

Por otro lado, al turista solo le llega el sonido lejano de los caonazos producidos por la lucha por el dominio de los mercados, debido a que en muchos casos los nombres de las agencias devoradas por la competencia no cambian, y el cliente contina con la ilusin de fidelidad a su marca de siempre, que ya no es ms que pura fachada.

La liberalizacin del transporte areo y el indetenible avance de los medios electrnicos de comunicacin, han desatado la proliferacin de las alianzas entre grandes compaas de un lado y del otro del Atlntico, en medio de una fuerte puja por controlar el fabuloso mercado de los viajes de media y larga distancia en Europa y Amrica del Norte, modificando a su paso las formas de comercializacin de las plazas de avin, sustituyndola por la venta a travs de internet, soslayando poco a poco el papel de las agencias de viajes minoristas que tradicionalmente ofrecen este servicio directamente al cliente.

Como es fcilmente imaginable, esta situacin ha trado crecientes dificultades a las agencias. Es difcil de asimilar que el turoperador ms antiguo del mundo, (se dice que Thomas Cook fue el britnico que invent los viajes organizados a mediados del siglo XIX) y una de las compaas emblemticas de este negocio, con cientos de aviones, hoteles, cruceros, etctera, pudiera irse a la quiebra, dejando varados a cientos de miles de personas por todo el mundo. Ahora mismo puedo pensar en decenas de pases que juntos, no tienen ni la mitad de los aviones que este TT.OO.

Los grandes desafos geopolticos, las guerras comerciales, el brexit, las incertidumbres burstiles, que hacen que hasta un estornudo mal interpretado descoloque los precios de los activos, las recesiones de las principales economas, los intereses negativos de los principales bancos europeos y dems calamidades conexas, como la falta de recursos de las grandes mayoras planetarias que no pueden ni soar con irse de vacaciones, estn pasando factura a los grandes capitales globales y amenazan con un desbarajuste colosal.

Aunque es temprano para predecir como seguir evolucionando el negocio turstico en general, s se van observando ya algunas claves del profundo cambio que se va gestando en el seno de una industria en impresionante crecimiento, a pesar de todas las dificultades coyunturales, y que se ha convertido en la ms importante actividad econmica de muchos pases.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter