Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-09-2019

La mirada econmica de Rosa Luxemburgo

Claudio Katz
Rebelin

Exposicin en las Jornadas sobre Rosa Luxemburgo. A 100 aos de su asesinato, Buenos Aires 24 de septiembre de 2019.


Buenas tardes, gracias por la invitacin y me alegro mucho de esta incorporacin de Rosa Luxemburgo, a la lista de lista de revolucionarios homenajeados, como ya hicimos con Marx, Lenin, el Che o Fidel. Bienvenido este tributo a los 100 de Rosa, que fue una excepcional exponente del marxismo clsico. Como todos sus pares ella fusionaba la accin poltica con la teora y la militancia con el pensamiento. Por esa razn desenvolvi una vida tan integral.

Puesto que no alumbr una corriente especfica perdurable, su obra fue poco visitada y poco citada durante muchos aos. Yo creo que abord problemas de gran actualidad al actuar en un partido socialista, que principios del siglo XX ya era una organizacin de masas, con gran predicamento sindical y fuerte protagonismo parlamentario.

En esta mesa de las Jornadas nos concentramos en Rosa como economista y como partcipe de la extraordinaria generacin de tericos que sucedi a Marx. Yo creo que en ese terreno nos leg aportes muy significativos en varios planos.

Primero en la metodologa de investigacin del capitalismo. En su poca ya se haba generalizado el estudio del Tomo 1 de El Capital, con gran atencin entrados en la explotacin, la plusvala y los desequilibrios de la rbita productiva. Rosa fue la primera en ir ms all de estos enfoques, propiciando un anlisis de toda la dinmica de la reproduccin. Integr especialmente la esfera de la circulacin, mediante la exhaustiva incorporacin del Tomo 2 a la indagacin del capitalismo.

Revis con gran audacia los esquemas de reproduccin ampliada de la obra de Marx, que ofrecan un modelo integral de funcionamiento del sistema. Se propuso incluso enmendar los errores que observ en esos esquemas, para formular a partir de all su propia teora de la crisis.

Luxemburgo discuti acaloradamente esa correccin con varios economistas. Sus crticos objetaban la introduccin de un razonamiento emprico directo, en modelos abstractos. Esos esquemas estaban concebidos con muchos supuestos, con el objetivo de evaluar cmo puede funcionar un sistema socavado por tantas contradicciones. Yo creo que los crticos tenan razn. Pero las grandes pensadoras suelen abrir extraordinarios caminos de renovacin, cuando transitan incluso por pistas falsa.

Rosa inaugur el estudio contemporneo de El Capital como totalidad y como valor en movimiento. Tomo en cuenta la metamorfosis de todos sus componentes. Slo ese abordaje permite comprender el proceso general de distribucin, realizacin y valorizacin del capital. No alcanza con indagar lo que sucede en el mbito de la produccin y en la generacin de plusvala. El capitalismo est socavado por mltiples contradicciones, que irrumpen en todos los planos de su desenvolvimiento. Ese abordaje totalizador fue comenzado por Luxemburgo.

El segundo tema es la crisis. En la poca de Rosa se discuta intensamente cul era el desequilibrio principal del capitalismo. Ella integraba la corriente subconsumista que atribua esas convulsiones a la estrechez de los salarios, recordando que un sistema basado en la explotacin no genera la demanda requerida para su propio funcionamiento. Consideraba que el capital emigraba de un pas a otro para contrapesar la insuficiencia del consumo insuficiente y situaba los lmites del sistema, en el agotamiento de los mercados no capitalistas.

Tambin esa mirada suscit fuertes polmicas con sus pares marxistas, que resaltaron cmo el propio sistema genera contrapesos a ese desequilibrio, mediante otros consumos, mayores demandas de bienes produccin y nuevos mercados. De ese debate emergi en mi opinin la mejor sntesis contempornea de la teora de la crisis, que integra las insuficiencias de la demanda a todos los desequilibrios concentrados en la sobreproduccin. El principal problema del capitalismo no es la pobreza de las masas, sino la tendencia capital a expandir la produccin por encima del consumo.

Pero la atencin de Rosa a los desequilibrios de la demanda tiene gran actualidad, puesto que el neoliberalismo provoca un serio deterioro del poder de compra. Incentiva el consumo sin brindar la correspondiente contraparte de ingresos superiores y e n gran parte de la periferia inferior directamente recrea el drama del subconsumo. En el caso de Amrica Latina incide en el desencadenamiento de peridicas crisis de intensa gravedad

El tercer tema es la dimensin econmica del imperialismo. Al igual que Lenin, Luxemburgo estimaba que la competencia obliga a los capitalistas a incursionar en el mercado mundial, para capturar nuevos territorios. Pero Rosa atribua esa compulsin a la existencia de mercancas invendibles y a la necesidad de realizar en la periferia, la plusvala no absorbida en las economas centrales. Por el contrario, Lenin explicaba el imperialismo por el proteccionismo, la supremaca financiera, el monopolio y la exportacin de capitales sobrantes.

Mientras que la mirada de Lenin ha sido actualizada por los tericos del capital rentista, el enfoque de Luxemburgo es retomado por los tericos del Nuevo Imperialismo. Resaltan especialmente el papel de esa nueva configuracin para lidiar con la sobreproduccin global itinerante. Yo creo que esta segunda vertiente es ms fructfera, en la medida que evita todos los inconvenientes de localizar exclusivamente la crisis en el plano financiero.

En la interpretacin poltica del imperialismo existi total convergencia entre Lenin y Luxemburg. Ambos cuestionaban la ilusin de impedir el estallido de la Primera Guerra Mundial mediante pactos entre las potencias. Objetaban las ilusiones en el desarme negociado y convocaban a la lucha para impedir la matanza de los pueblos. En esa actitud frente a la guerra radica, en mi opinin, el eje de la teora clsica del imperialismo. En un perodo de grandes guerras por la apropiacin del botn colonial, ese enfoque aport el fundamento poltico para el rechazo revolucionario de la guerra.

Ese escenario se modific radicalmente a partir de la segunda mitad del siglo XX. Pero mediante el Pentgono, la CIA y los marines, el imperialismo persiste como el gran instrumento de dominacin de las empresas transnacionales. Luxemburgo sealaba especialmente que el capitalismo se sostiene en el uso de la fuerza. Y como el sistema necesita recurrir a esa coercin, es un gran error suponer que el imperialismo ha sido reemplazado por rivalidades meramente hegemnicas, disputas ideolgicas o bsquedas de consenso.

Yo creo que se incurre en el mismo equvoco, cuando se analizan las relaciones internacionales en trminos de unipolaridad o multipolaridad. La dramtica vigencia del imperialismo se verifica en las guerras que devastaron al continente africano y al mundo rabe y que han desintegrado varios pases para asegurar la captura de las materias primas.

Luxemburgo nos aport tambin el primer anlisis de la forma en que la periferia queda plenamente integrada a la dinmica global del capitalismo. D etect las relaciones desiguales que vinculan a las economas dominantes y subordinadas y anticip las teoras del desarrollo del subdesarrollo . Describi especialmente cmo la periferia es doblemente esquilmada por succiones econmicas y pillajes coloniales y seal, adems, que la acumulacin primitiva de capital no fue slo un proceso histrico de preparacin del capitalismo. Constituye una dinmica recurrente en el funcionamiento del sistema.

De esa mirada surgi el concepto de acumulacin por desposesin. Ya no se aplica al estudio de la depredacin de las colonias durante las grandes guerras, sino al anlisis de la expropiacin que implementa el neoliberalismo especialmente en el terreno de las privatizaciones o el extractivismo.

Sobre el tema especfico del trabajo, yo observo a Luxemburgo como una estudiosa de la compleja dinmica de la explotacin. Me parece que su mirada es muy til para evaluar el curso contemporneo de la precarizacin, el desempleo y la intensificacin de la jornada de trabajo. Siempre subrayaba la importancia de las conquistas obreras y los logros en materia de ingresos o condiciones laborales. Pona especial atencin a la evolucin del componente histrico social del valor de la fuerza de trabajo.

Por eso entiendo que era crtica de teoras simplificadas de la pauperizacin absoluta y no veo sintona de su enfoque, con un postulado general de pago usual de los trabajadores por debajo del valor de su fuerza de trabajo. Observ, en cambio, una gran familiaridad con las nuevas sntesis de la Teora del Proceso de Trabajo, que remarcan el peso del control patronal y la dinmica contradictoria de diferenciacin y recalificacin de la fuerza de trabajo.

Finalmente, sobre el futuro del capitalismo Rosa nos leg dos planteos. Por un lado, cierta sugerencia de crisis terminal del sistema por agotamiento de los mercados no capitalistas, a tono con las teoras del derrumbe de la entre-guerra. Por otra parte, una gran atencin a la competencia y al crecimiento exponencial, con el consiguiente distanciamiento del estancacionismo. Este segundo registro es retomado por los tericos del Nuevo Imperialismo, cuando avizoran un futuro de crisis capitalistas sucesivas y peligrosas, pero evitando augurios de desenlaces terminales.

En cualquier caso, Luxemburgo observaba el futuro como una disyuntiva entre el socialismo y la barbarie. Y basta registrar la gravedad de la destruccin del medio ambiente para notar la dramtica actualidad de esa encrucijada. Bajo el capitalismo la barbarie no es una opcin de futuro. Es una realidad cotidiana en todos los pases.

Y la encrucijada que planteo Rosa implica que el futuro depende de la lucha. Depende de nosotros y de nuestra construccin de alternativas. Ese fue el mensaje central de Luxemburgo: la reflexin terica para el compromiso con las mayoras populares, el estudio para la accin militante y el debate entre compaeros para construir una sociedad sin explotadores ni explotados.

Claudio Katz, economista, investigador del CONICET, profesor de la UBA, miembro del EDI. Su pgina web es: www.lahaine.org/katz

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter