Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-09-2019

La importancia de la nueva lucha

Yunier Mena
La Trinchera


Bajo el elocuente ttulo La importancia de la tautologa, Miguel Alejandro Hayes publica los resultados de su lectura y discusin de mi reciente Carta sobre el socialismo dirigida a Juventud Rebelde, ignorada y ms tarde acogida por otros medios de izquierda que por suerte dan voz a los comunistas sin prensa. Hayes observa, en un acto innecesario de relativizacin del trmino por el cual me imputa un error terico, que la liberacin de las fuerzas productivas no conduce al capitalismo. Para l liberar las fuerzas productivas es una frase de significado general e impreciso que sugiere el aprovechamiento de la potencia productiva de una sociedad. Las fuerzas productivas, dice con razn, comprenden la capacidad productiva del hombre, la de la naturaleza, y de lo que estos en combinacin crean, la capacidad de los medios de produccin. Hayes saca de contexto mi anlisis de las fuerzas productivas en relacin con el capitalismo, lo desprende de su referencia a una Cuba en transicin y lo eleva a la universalidad de la economa poltica de una manera muy poco marxista.

Liberar las fuerzas productivas, dicho de forma absoluta y categrica, como lo expres el economista Antonio Romero y como yo lo utilic en mi respuesta no tiene reduccin de magnitud ni ambigedad semntica o pragmticodiscursiva: dejar libre de toda restriccin y obstculo a los actores econmicos de un pas en transicin socialista para que produzcan riqueza, actores entre los que se encuentra la propiedad privada. No se ha dicho liberar algunas fuerzas productivas, sino liberarlas, o sea, liberarlas todas. Tal criterio de liberacin en el contexto econmico, poltico y social cubano desembocara en el establecimiento a corto plazo de una economa mixta capitalista que pretender lanzar el comunismo al basurero de las utopas.

En Cuba no hay que liberar las fuerzas productivas, hay que liberar las fuerzas productivas que sirvan para basar el socialismo, liberar, en todo caso, las fuerzas productivas de la tirana de las relaciones capitalistas de produccin. Hay que pensar otra economa, otra poltica, otra costumbre, otro arte y otro periodismo. Miguel Alejandro Hayes elige sentar ctedra sobre ciertas perogrulladas del marxismo y elige jugar con el lenguaje con aficin de sofista o de fllogo para ignorar el cotexto y el cmo de la revolucin de cuya ausencia se lamenta en mi epstola y que en realidad s aparece esbozado. Remito al lector a ese esbozo que debera ser el verdadero centro del debate para sustituirlo o enriquecerlo.

ida a Juventud Rebelde, ignorada y ms tarde acogida por otros medios de izquierda que por suerte dan voz a los comunistas sin prensa. Hayes observa, en un acto innecesario de relativizacin del trmino por el cual me imputa un error terico, que la liberacin de las fuerzas productivas no conduce al capitalismo. Para l liberar las fuerzas productivas es una frase de significado general e impreciso que sugiere el aprovechamiento de la potencia productiva de una sociedad. Las fuerzas productivas, dice con razn, comprenden la capacidad productiva del hombre, la de la naturaleza, y de lo que estos en combinacin crean, la capacidad de los medios de produccin. Hayes saca de contexto mi anlisis de las fuerzas productivas en relacin con el capitalismo, lo desprende de su referencia a una Cuba en transicin y lo eleva a la universalidad de la economa poltica de una manera muy poco marxista.

Liberar las fuerzas productivas, dicho de forma absoluta y categrica, como lo expres el economista Antonio Romero y como yo lo utilic en mi respuesta no tiene reduccin de magnitud ni ambigedad semntica o pragmticodiscursiva: dejar libre de toda restriccin y obstculo a los actores econmicos de un pas en transicin socialista para que produzcan riqueza, actores entre los que se encuentra la propiedad privada. No se ha dicho liberar algunas fuerzas productivas, sino liberarlas, o sea, liberarlas todas. Tal criterio de liberacin en el contexto econmico, poltico y social cubano desembocara en el establecimiento a corto plazo de una economa mixta capitalista que pretender lanzar el comunismo al basurero de las utopas.

En Cuba no hay que liberar las fuerzas productivas, hay que liberar las fuerzas productivas que sirvan para basar el socialismo, liberar, en todo caso, las fuerzas productivas de la tirana de las relaciones capitalistas de produccin. Hay que pensar otra economa, otra poltica, otra costumbre, otro arte y otro periodismo. Miguel Alejandro Hayes elige sentar ctedra sobre ciertas perogrulladas del marxismo y elige jugar con el lenguaje con aficin de sofista o de fllogo para ignorar el contexto y el cmo de la revolucin de cuya ausencia se lamenta en mi epstola y que en realidad s aparece esbozado. Remito al lector a ese esbozo que debera ser el verdadero centro del debate para sustituirlo o enriquecerlo.

Fuente: http://www.desdetutrinchera.com/economia-en-cuba/importancia-nueva-lucha-carta-sobre-el-socialismo/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter