Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-09-2019

El inexplicado viaje de Errejn

Iosu Perales
Rebelin


Nunca he entrado en el juego de llamar errejonistas o pablistas a quienes se sitan al lado de uno u otro fundador de Podemos. Siempre me ha parecido que es una forma simplista de marcar el territorio del debate o bien de exhibir una especie de lealtad a la totalidad de cada personaje. En mi caso, con cerca de cincuenta aos de actividad poltica no estoy para semejantes tonteras. Sin embargo, siempre me ha interesado identificar las diferencias poltica de Pablo Iglesias e Iigo Errejn, pero tambin sus coincidencias o acuerdos.

Desde que escrib el primer artculo sobre Podemos, Una luz en la oscuridad, al poco de su fundacin, hasta el ltimo titulado El jardn de las plantas carnvoras escrito y publicado en estos das, he procurado entender los distintos Podemos, sus puntos fuertes y los dbiles; su proyecto poltico para un nuevo pas; sus posiciones sobre el conflicto en Catalunya, punto en el que discrepo con algunas de las posiciones tomadas por parecerme poco comprometidas con el derecho democrtico a decidir. Puedo decir asimismo que en ocasiones he puesto por escrito y publicado mis crticas, siempre desde el entendido que la participacin crtica no es menos leal que el seguidismo, sino todo lo contrario. As por ejemplo lo he hecho cuando no se acept la propuesta de una vicepresidencia y tres ministerios. No hacerlo creo que fue un error, por ms que se diga que no tenan presupuesto y competencias suficientes. La izquierda alternativa cuando puede entrar en el gobierno debe hacerlo salvo en casos muy excepcionales-. No debe ser indulgente consigo misma.

Lo cierto es que he simpatizado ms con las tesis polticas de Errejn, al considerarlo ms coherente con la idea de transversalidad, algo que desde mi enfoque no anula el eje izquierda/derecha, pero lo corrige y complementa de modo decisivo, en una poca en la que la clase obrera tradicional ha dejado paso a una multitud (no voy con Negri) diversa y compleja. As por ejemplo observ que en Vistalegre II se dio un giro hacia una alianza preferencial con Izquierda Unida, fuerza poltica a la que respeto por su trayectoria de lucha, pero cuyo modelo considero agotado en el tiempo que vivimos. S, la transversalidad pienso que encaja bien con la necesidad de romper ese marco ya casi metafsico de izquierda/derecha que ni siquiera asusta a los poderes fcticos, por previsible.

Pero no, este tema no es el motivo de mi carta. A lo que voy es a reconocer que he estado ms cerca de Errejn que de Iglesias. Sin embargo, hoy mi enmienda a la totalidad de Ms Madrid primero y Ms Pas despus, es una denuncia a las incongruencias del propio Errejn. Hubiera aceptado l un Podemos sin primarias, sin programa, sin bases funcionando de modo organizado? Hubiera aceptado un Podemos apoyado nicamente en una figura meditica que es presentada como salvadora por sus seguidores que lo jalean, ms por malestares personales acumulados que por proyecto poltico?

Siento que quienes han empujado a Errejn a la contienda electoral de una manera tan precipitada, encomendndose a su brillantez personal y a que le harn la campaa gratis, le han hecho un flaco favor. De momento alguien (no s que alguien) ha logrado el objetivo de extender la divisin por las confluencias, no como resultado de un debate de lneas polticas, sino de hacer de la destruccin de Unidas Podemos un objetivo en s mismo, por cierto coincidente con el deseo del PSOE.

No tocaba ahora desatar semejante tsunami que puede dar satisfaccin personal pero contribuye muy poco a la salud estratgica de la izquierda alternativa.

Este paso dado por Errejn es negativo, aunque se presente con el argumento de combatir la abstencin. De momento esto es slo una promesa, mientras que lo cierto es ya la multiplicacin de las divisiones. El segundo argumento habla de facilitar la gobernabilidad y debe ser desnudado para entender bien lo que de verdad quiere decir. Y lo que quiere decir es que Ms Pas se propone ser funcional a un acuerdo con el PSOE de manera diametralmente opuesta a la manera de Unidas Podemos. Claro est que lo har a cambio de acuerdos programticos, no gratis, pero sern acuerdos cmodos para el PSOE, alejados de las propuestas de Unidas Podemos. Ahora se trata, bsicamente, de ceder a las condiciones del PSOE para hacer ms fcil la presidencia de Snchez, aunque con ello se ponga a la izquierda alternativa al servicio del social-liberalismo. Justamente esta diferencia de comportamiento o posicin ante el PSOE, con respecto a la llevada por UP es lo que justifica las prisas de Ms Pas y de Errejn. Creo que Errejn debe explicar porque en cuestin de horas pas del sera muy precipitado a la decisin de participar en estas elecciones. Qu pas entre medias? Cuesta tanto decir las cosas claras?

Por cierto, yo sigo interesado en la idea-fuerza de la transversalidad y seguir explorando en diferentes experiencias. Errejn no, su funcionalidad determinada por las necesidades del PSOE cierra toda posibilidad a un proyecto de los de abajo frente a los de arriba. El propio PSOE est ms arriba que abajo, por ms que su electorado sufra paro, desahucios y adelgazamiento del estado del bienestar-

Probablemente el dao ya est hecho. Pero esta no era la pica que necesitbamos. Era otro el momento, las formas y los contenidos, para dar un paso que no pudiera ser calificado de pequea o de gran venganza.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter