Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-10-2019

Y Lula dice no a la trampa

Eric Nepomuceno
Pgina/12


No hubo sorpresa, y se abri un ventanal de expectativas a partir del anuncio de Lula, divulgado en la tarde de hoy a travs de una carta manuscrita, de que no acepta pasar al rgimen semiabierto, como lo solicitaron los fiscales de la Operacin Lava Jato.

Para Lula, lo nico aceptable es que sea declarado inocente. Nada ms le interesa.

Reiterando lo que dice desde que fue condenado en un juicio claramente manipulado, Lula escribi que no cambia su dignidad por su libertad.

Lo que los fiscales realmente deberan hacer es pedir disculpas al pueblo brasileo, a los millones de desempleados y a mi familia, por lo mal que hicieron a la democracia, a la Justicia y al pas, dispar, para luego reivindicar que frente a las arbitrariedades cometidas por los Fiscales y por Sergio Moro, le toca ahora a la Corte Suprema corregir lo que est mal, para que haya Justicia independiente e imparcial.

Con lo que Lula anticip ayer, sin esperar la decisin de la jueza encargada de su caso, Carolina Lebbos, el esfuerzo llevado a cabo por los fiscales encabezados por Deltan Dallagnol cae por tierra. La idea era cambiar el rgimen de prisin de Lula antes de que la Corte Suprema adopte alguna decisin, digamos, ms radical.

Al mismo tiempo, Lula abri espacio para una discusin jurdica con poqusimos precedentes: puede un preso rehusarse al cambio de rgimen de prisin previsto en la ley?

Hay divergencias sobre si se trata de una determinacin o una concesin legal. Son poqusimos antecedentes de presos que se rehusaron a la mejora de las condiciones de prisin y cuando ocurrieron han sido siempre bajo el argumento de temer por su vida en caso saliesen de la crcel.

Juristas recuerdan que lo que el preso puede es negarse a aceptar condiciones impuestas por el magistrado responsable, como la obligacin del uso de una tobillera electrnica.

La decisin de Lula presiona a todos los involucrados: si le impone el uso de la tobillera, Carolina Lebbos concede la posibilidad de que l se niegue a acatarla. Con eso se justificara su permanencia en prisin y, a la vez, se asegurara espacio para que siguiese exigiendo la anulacin del juicio que lo conden.

Pero si no hay imposicin alguna y se lo fuerza a pasar al rgimen semiabierto o, en caso extremo, a prisin domiciliaria, Lula dir que se vio obligado a aceptarla por respeto a la ley, mientras seguir luchando hasta que se haga justicia y l logre probar su inocencia.

A la vez, Lula impuso nueva presin sobre el Supremo Tribunal Federal, cuya omisin lo transform en cmplice de todas las irregularidades cometidas por el entonces juez Sergio Moro y los fiscales por l teleguiados.

La defensa de Lula reivindica que se declare sospechosa la conduccin del juicio a Lula, con nfasis en las conductas de Sergio Moro y Deltan Dallagnol. Tambin ingres con un pedido de hbeas corpus favorable al ex presidente declarando la parcialidad de Moro, pidiendo la anulacin del juicio y la inmediata liberacin de Lula.

La suma de todos esos movimientos indica que la jugada de Lula no es exactamente arriesgada, ya que l no tiene mucho que perder.

Al contrario, ha sido una jugada magistral. Al negar un beneficio insistiendo que no acepta otra cosa que ser declarado inocente, refuerza su discurso de siempre. Si le imponen el beneficio, dir que l s, respeta la ley, al contrario de sus verdugos.

Con eso, aumenta y mucho la presin sobre los integrantes de la hasta ahora muy omisa Corte Suprema brasilea.

Ahora, a ver cmo se portan los integrantes de la instancia ms elevada de la Justicia en Brasil, si con o sin dignidad.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/222474-y-lula-dice-no-a-la-trampa


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter