Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-10-2019

Jos Vidal-Beneyto y la Provincia 53
El silencio cmplice sobre el Shara occidental y la Moral Pblica Ciudadana

Luis Portillo Pasqual del Riquelme
Rebelin


"Provincia 53"

Como pone de manifiesto el documental web Provincia 53 i, recientemente presentado en Madrid y otras ciudades espaolas, quienes cuidan de esas cosas de la enseanza, la formacin, la cultura y la opinin pblica, han conseguido que buena parte de la ciudadana espaola, y en particular su poblacin joven, no tenga ni idea de qu es, dnde est o qu pas con la Provincia 53, hoy Shara Occidental. Si lo que queran nuestros prceres era tener una poblacin ignorante, amnsica y fcilmente manipulable, habr que felicitarles: lo han conseguido, como puede apreciarse en una de las piezas iniciales (enlaces) que conforman el sitio web de Provincia 53, en el vdeo en que una entrevistadora pregunta a los ciudadanos, a pie de calle, sobre sus conocimientos acerca de la antigua colonia espaola. La ignorancia al respecto no es solo sorprendente, sino adems alarmante y vergonzosa. ii

En cambio, no precisamente por ignorancia ni desconocimiento, algunas personas que no son tan jvenes, sino ya entraditas en aos, se las ingenian para hacer desaparecer los hechos de la realidad, como si estos no hubieran existido; y otras, se tientan la ropa y miran para otro lado con el fin de evitar tener que entrar al trapo y afrontar los hechos tal como realmente han sucedido, por si por ello pudieren verse denostados, silenciados per saecula saeculorum , castigados en su profesin o carrera y enviados al cuarto oscuro por el Poder realmente existente, por meterse en camisa de once varas, como les recriminarn sus Torquemada de turno. Como si la descolonizacin pendiente de la ex Provincia 53 y los destrozos causados a la poblacin saharaui, los genuinos propietarios de la ltima colonia de frica, no nos concerniesen e interpelasen directamente y fuesen, por el contrario, un asunto de otros! iii

Intuyo que hay directrices muy claras y concretas para silenciar y encapsular el Shara hoy ocupado manu militari en su mayor parte por Marruecos y, por el contrario, dar jabn a un rgimen colonialista y reaccionario, como el propio Felipe Gonzlez, entonces secretario general del PSOE, manifest pblicamente en los campos de refugiados saharauis en Tinduf el 14 de noviembre de 1976, primer aniversario de la firma de los infaustos Acuerdos Tripartitos de Madrid.

"Los saharauis nos transmiten el sentimiento de abandono o incluso de traicin, de que quienes les tenan que defender no lo hicieron, de que aquello no fue justo y tena que haberse hecho de otra manera", explica Laura Casielles, periodista, poeta y directora de Provincia 53. El documental se acerca al conflicto del Shara Occidental desde el punto de vista de la memoria histrica. No se trata de un documental al uso, no se ve como una pelcula, apuntan sus creadores, sino que al entrar en la web, www.provincia53.com, el espectador encuentra piezas sonoras y vdeos diversos, textos e imgenes con los que puede ir recomponiendo las piezas de un entramado que ocasion ms de 170.000 refugiados, segn ACNUR, tras la ocupacin marroqu del territorio saharaui. Refugiados con DNI espaol que ahora habitan en los campos desrticos de Tinduf, en el suroeste de Argelia.

El documental, que pone el foco precisamente en el abandono del territorio por Espaa y su entrega a Marruecos y Mauritania, constituye una valiosa herramienta para entender la Transicin de Espaa a la democracia, al tiempo que aspira a llenar el "gran vaco" que existe en el relato de sta sobre lo que ocurri hace 44 aos en aquel territorio colonial que un da fue Espaa.iv El Shara Occidental estuvo colonizado por Espaa entre 1884 y 1975, pero rara vez los libros de texto y los medios de comunicacin hacen memoria de este tiempo colonial, necesario para lograr la verdad, justicia y reparacin que requiere este proceso.v

Silencios y desapariciones forzadas

Como botn de muestra de aquellos que se esfuerzan por silenciar y hacer desaparecer de la realidad los hechos histricos acaecidos recalco expresamente la redundancia de histricos y acaecidos, para que se entienda bien claro-, no puedo menos que referirme al caso Juan Luis Cebrin, dejando claro, de antemano, que est en su derecho de escribir lo que quiera, por supuesto. Pues bien, este ilustre profesional de la informacin, -fundador del diario El Pas y primer director del mismo -entonces independiente , ahora global -, actualmente Presidente de Honor del diario del Grupo PRISA, miembro del   Club Bidelberg, de la Real Academia Espaola, y muchas cosas ms- public hace un par aos su libro de memorias, que titul Primera pgina y subtitul Vida de un periodista, 1944-1988 . Lejos de mi nimo -y precisamente por los graves e increbles silencios que ahora comentar- hacerle publicidad alguna. La que l mismo se hace, reza as:

Primera pgina son las memorias de Juan Luis Cebrin, primer director de El Pas, pero tambin el apasionante relato de los convulsos aos que llevaron a Espaa de una sangrienta y rancia dictadura a la democracia, contado por un testigo imprescindible.

Y bien, cabe presumir que el ttulo mismo de esas memorias de la vida de un periodista remitira a las noticias ms importantes, por lo menos las que apareceran normalmente en la portada de un peridico (primera pgina). Y el subttulo, por su parte, da a entender que el autor va a relatar, siquiera sea a su manera, los hechos ms relevantes, cuando menos, acaecidos en el periodo 1944-1988. Pero, en esto, nos topamos con alguna sorpresa poco edificante.

Como ya he relatado en otro lugar vi, comenc a leer con avidez y mucho inters esas memorias de un experto profesional que tiene buena pluma y, presuntamente, mucha y muy valiosa informacin. En sus pginas y captulos, el autor va desgranando, ao a ao, los asuntos ms relevantes de cada uno. Pues bien, en el captulo dedicado a 1975 el de la muerte de Franco, la Marcha Verde, los Acuerdos Tripartitos, la evacuacin de la poblacin europea de la Provincia 53-, Cebrin ni siquiera menciona la palabra Shara, ni Marcha Verde, ni Acuerdos Tripartitos de Madrid nada de nada, no dice ni una sola palabra (sic) al respecto, ni siquiera la ms mnima referencia a lo publicado por la prensa de la poca disponible en las hemerotecas-, que difundi con profusin todo aquella tromba de acontecimientos

Cmo puede hacer eso un periodista de su categora, con lo tremenda, explosiva y duradera que fue aquella situacin, en 1975 y 1976, de abandono de la Provincia 53 y traicin al Pueblo Saharaui? vii De forma muy sibilina, imperceptible para la mayora, nuestro amnsico autor escamotea al lector unos hechos histricos y secuestra esa parte de la realidad. El recurso que utilizapara rellenar como si tal cosa ese vaco y que eso pase desapercibido- es contarnos que justamente esos das o esa semana hizo un viaje a un par de pases europeos, un viaje de una semana!, mientras que los hechos deliberadamente ocultados se prolongaron durante meses (sin que hoy hayan an concluido). Yo mismo -que tambin estaba de viaje y, adems, no era periodista- presenci la Marcha Verde desde Suecia, en la TV sueca! Se vio en todo el Mundo, se estuviera o no de viaje. Fue en el ltimo Consejo de Ministros presidido por Franco donde ste sufri un episodio cardiaco, precisamente cuando se le inform de la situacin en el Shara, en la Provincia 53, de la Marcha Verde Y todo eso lo oculta, a sabiendas, Juan Luis Cebrin.

Ese silencio sobre unos hechos histricos tan importantes viii me indign, literalmente; era simplemente una desaparicin forzada. Me haba interesado por esas memorias, especialmente, para averiguar qu poda aadir ex novo a lo poco conocido (los documentos oficiales de aquellos aos siguen siendo secretos e inaccesibles para los espaoles) un personaje presuntamente con buena y abundante informacin por su profesin y su posicin social. Y me encuentro con esto, una anglica desaparicin forzada.   Ms que defraudado, me sent profundamente indignado. Pero, prudentemente, esper a terminar el libro, a ver si, por casualidad, hablaba de los hechos desaparecidos en algn otro captulo posterior. Pero no. Tan solo dos o tres captulos ms adelante, hablando de la situacin del Ejrcito ante la reforma prevista de esa institucin, nicamente en una lnea, en una sola lnea, deca algo as (no tengo ahora el libro a mano) como que el Ejrcito estaba molesto por el asunto de la Marcha Verde (o por el abandono del Shara, no recuerdo con precisin). Pero nada ms, absolutamente nada ms sobre unos hechos que no ha desvelado en los captulos precedentes. Una sola lnea, un mero incidente puntual. Una desaparicin forzosa que, en mi opinin, desacredita a un profesional del periodismo. Eso se llama desinformar, incluso en base al Libro de Estilo de El Pas . La consigna de encapsular el conflicto del Shara, lanzada pblicamente en su da por el propio expresidente Felipe Gonzlez, desde Rabat, y publicada como noticia por el peridico de PRISA, todava hoy puede encontrarse en Internet, pero no precisamente en la web de El Pas! Tambin esa noticia, la original del diario global, ha sido encapsulada, borrada, desaparecida, suprimida de la realidad. ix

Es necesario que se sepa que estas pequeas cosas , que pasan desapercibidas ( tanta memoria histrica y nadie se acuerda del Shara) x, remiten, en ltima instancia, a un periodismo de desinformacin. a un trabajo y una estrategia del lobby promarroqu, a una concretas alianzas con el rgimen alauita y al sometimiento a las sugerencias de nuestros vecinos galos, para que no se interfiera en su zona de influencia ni se minore la rentabilidad de sus negocios Como alguien dejaba caer, refirindose a las memorias de nuestro ilustre periodista y escritor, la hipocresa y el oportunismo, indispensables para la supervivencia econmica y poltica durante la dictadura, tampoco han resultado precisamente intiles en la Espaa democrtica. xi

Mirar para otro lado

Respecto a aquellos que no se atreven a tratar lo sucedido con la Provincia 53 en el contexto de la memoria histrica de la dictadura franquista, viene al caso sealar a algunos historiadores, docentes incluso de Historia Contempornea, para quienes, al parecer, no resulta relevante, a estas alturas, la Conferencia de Berln (1884-1885), el hecho de que tambin Espaa estuviera presente en aquel incuestionado reparto de frica (de aquellos polvos vienen estos lodos: lo estamos viviendo hoy en Europa), el siglo escaso de colonizacin espaola del actual Shara Occidental, la razn de ser de los intereses pesqueros y defensivos de Canarias, el nunca celebrado referndum de autodeterminacin, la sbita desprovincializacin de la Provincia 53, o el inmoral comportamiento de los sucesivos Gobiernos espaoles desde el final de la Dictadura franquista y, ojo!, principio de la Monarqua parlamentaria, en relacin con la causa saharaui, el abandono y la entrega del territorio y sus habitantes a su peor enemigo.

Ahora que se habla tanto de Memoria Histrica, de reconocer el dao causado y de reparar de alguna manera los crmenes del franquismo, debe quedar bien claro que lo que se hizo con el Shara (Provincia 53) y sus habitantes es un crimen ms.

de aquel ltimo Gobierno. Memoria histrica y Shara Occidental estn ntimamente vinculados, son inseparables.xii La actitud de intentar hacer odos sordos al clamor del pueblo saharaui y mirar para otro lado, hoy, en pleno siglo XXI, es incalificable desde cualquier perspectiva. Han transcurrido ya casi 44 aos de aquellos nefastos Acuerdos de Madrid, la propia poblacin espaola consciente y solidaria est indignada y avergonzada, y el conflicto sigue sin ser resuelto como debe serlo, dando la voz a la poblacin genuina del Territorio y permitiendo que elija su camino, como han hecho todos los pueblos que se han liberado del yugo colonial. El Shara Occidental es la excepcin, la excepcin que confirma la regla, la nica colonia que an queda en frica, colonizada y subyugada por otro pas africano. Un caso indito en la historia de la ONU, como argument el profesor estadounidense de Ciencia Poltica y Relaciones Internacionales, Stephen Zunes, ante el Comit de Descolonizacin de Naciones Unidas.xiii

Parece, pues, que seguimos con las anteojeras de la miopa y el cortoplacismo, la mediocridad intelectual y el sometimiento al Poder, con sus alargados tentculos, desde el IBEX 35 hasta el Consejo de Estado y mucho ms all xiv   A algunos slo nos queda la voz y la palabra, pero tambin la confianza en que, si bien la historia a corto plazo la hacen los vencedores, histricamente las ganancias en conocimiento provienen, a la larga, de los vencidos. xv Y en esa tarea hay mucho espacio para los intelectuales. xvi

Para ambos colectivos el lobby de los encapsuladores y los amantes de la Historia sin compromisos-, me parece oportuno traer a colacin aqu -y rendirle un modesto homenaje- al ahora olvidado Jos Vidal-Beneyto (JVB). xvii

El Shara y la Moral Pblica Ciudadana (MPC)

En lo concerniente a nuestras promesas y nuestra deuda con ese pueblo tan indignamente tratado, JVB escribi y public, en julio de 2007, en el diario El Pas (El Shara y la MPC), la siguiente reflexin sobre los compromisos incumplidos por los Gobiernos espaoles con Mxico, Venezuela y el Frente Polisario (me consta que valindose de pequeas argucias para eludir la censura pese a ser de la Casa- y conseguir la publicacin del siguiente texto apresurado en ese diario; negrita de LP):

() hemos lanzado una reflexin sobre la Moral Pblica Ciudadana y estamos promoviendo un conjunto de acciones con el propsito de contribuir a refundar la maltrecha tica pblica de los espaoles, a quienes la desmoralizacin poltica que les ahoga ha confinado en el todopoderoso e irrelevante mbito de su vida personal y privada.

Cundo van a reconocer los partidos polticos espaoles las deudas que contrajeron en su lucha contra el franquismo con personas, organizaciones y pases? Como Presidente de la Delegacin Exterior de las Juntas Democrticas recib diversas e importantes ayudas econmicas en 1975 y 1976 [aos clave para la Provincia 53, LP], sobre todo de Mxico y de Venezuela, de las que he dado ya testimonio pblico y que ahora quiero reiterar una vez ms. Lamentando que el agradecimiento de los partidos polticos espaoles por las que tuvieron no haya sido mucho ms patente y sonoro.

En el mismo sentido quiero recordar el compromiso contrado en 1976 por las principales fuerzas polticas de la democracia espaola con el Frente Polisario, para la reivindicacin de la plena soberana del pueblo saharaui sobre su territorio. () con la fundacin de la Repblica rabe Saharaui Democrtica (RASD), el alineamiento de la oposicin democrtica espaola con sus posiciones y sus propsitos fue total. Desde entonces Marruecos, respaldado por el establishment neoconservador norteamericano y alentado por sus ms conspicuos halcones -Henry Kissinger y Ca.-, ha hecho de todo para impedir el cumplimiento de esa irrenunciable aspiracin: la Marcha Verde, los bombardeos con fsforo blanco y con napalm, el encarcelamiento de sus activistas de derechos humanos, la represin de las manifestaciones, las torturas para los militantes saharauis y 30 aos de constantes maniobras de entorpecimiento para evitar que la Asamblea General de la ONU y su Consejo de Seguridad hicieran efectivo el ejercicio de una autodeterminacin que diferentes resoluciones (658, 690, 1490) haban decidido. Toms Brbulo, La Historia prohibida del Shara espaol, Carlos Ruiz Miguel, Shara Occidental, y en particular los contundentes textos de Luis Portillo sobre este tema nos informan de todas las agresiones de que el pueblo saharaui ha sido objeto a pesar del reconocimiento de la RASD por parte de la Unidad Africana y de ms de 80 pases. Y los sucesivos gobiernos espaoles, ignorando nuestro compromiso histrico, despreciando la simpata que la causa saharaui tiene en Espaa y olvidando el hecho de que sea el nico pas rabe de habla espaola, siempre mirando a otro lado. Vergonzosa poltica democrtica y triste destino de la moral!.xviii

Aadir que Pepn as llamaban a JVB sus allegados- entenda, como Jos Luis Sampedro xix, que el crecimiento del PIB no era lo relevante, como han pretendido que lo sea algunos recientes aduladores de Mohamed VI, rey de Marruecos xx.

Las graves violaciones de derechos humanos que JVB seala, no son ms que la consecuencia ltima de otra grave violacin: la del derecho a la libre determinacin del pueblo saharaui, afirmado con rotundidad por la ONU. Y Espaa tiene la obligacin jurdica de promover el ejercicio de ese derecho, pues es, de iure, la potencia administradora del territorio:

Un Estado no pierde la condicin de potencia administradora, ni queda liberado del cumplimiento de las obligaciones que se derivan de ella, por el simple hecho de afirmarlo, como ha sealado la Asamblea General de la ONU. En consecuencia, tal y como estableciera la Asamblea General en 1979, Marruecos es la potencia ocupante ilegal del territorio, de la misma forma que lo es Israel en los territorios ocupados palestinos. Por ello, Marruecos viola sistemticamente, entre otros, el IV Convenio de Ginebra , que establece las obligaciones de la potencia ocupante, entre las que destaca la prohibicin de trasladar parte de su propia poblacin al territorio ocupado (art. 49). Como consecuencia de la ilegalidad de la ocupacin del territorio por Marruecos, ningn Estado, ni siquiera Francia , su ms fiel e incondicional aliado, ha reconocido la anexin. Tambin la Unin Europea , que alardea de defender los derechos humanos en el mundo, condicionando la aplicacin de sus acuerdos con terceros Estados al respeto por stos de los DD HH, mira a otro lado cuando se trata de Marruecos y viola conscientemente el Derecho Internacional. Apoyar la libre determinacin del pueblo saharaui no supone ponerse del lado de una de las partes, sino simple y llanamente defender la aplicacin del Derecho Internacional. La neutralidad no existe en Derecho: quien no apoya su cumplimiento est apoyando su violacin. xxi [Negrita de LP].

Entre las promesas incumplidas a que alude JVB, hay que destacar las que hizo Felipe Gonzlez: la anulacin de los Acuerdos Tripartitos y el reconocimiento de la RASD. xxii Y precisamente, lo que se persigue con el silencio cmplice y la consigna del encapsulamiento es que nos olvidemos de esas promesas y de sus implicaciones, de lo que pas y sigue pasando en los TT.OO del Shara Occidental, de la impunidad de los responsables y de los principios que informan el Derecho Internacional.

Quienes practican ese silencio, a sabiendas, desinforman, manipulan la informacin, una informacin de la que disponen permanentemente y que al instante esconden en el cajn de la Redaccin, mientras el ocupante incumple impunemente la legalidad internacional, no respeta los derechos humanos, mantiene en condiciones infrahumanas a los presos polticos saharauis, expulsa del Territorio no autnomo (es decir, pendiente de descolonizacin) a observadores internacionales, juristas y periodistas, y no se aviene a instrumentar -bajo los auspicios de la ONU- los mecanismos necesarios (el referndum de autodeterminacin acordado en el armisticio de 1991) para devolver al Pueblo Saharaui sus legtimos derechos y su territorio robado. Quienes con su silencio consciente omiten de la realidad esos hechos, son cmplices , por accin u omisin, de la ilegal e ilegtima ocupacin del Shara Occidental, condenada por la comunidad internacional, de los crmenes que se perpetran cotidianamente por causa de dicha ocupacin, as como tambin de obstaculizar una verdadera solucin a la ilegal ocupacin marroqu del Shara Occidental.

Como nos recuerda la web Contramutis, para Martin Luther King, la verdadera tragedia de los pueblos no consiste en el grito de un gobierno autoritario, sino en el silencio de la gente; y nuestras vidas empiezan a terminar el da que guardamos silencio sobre las cosas que importan; morimos el da que guardamos silencio ante la injusticia, dijo el Che Guevara. En opinin de Miguel de Unamuno, a veces, el silencio es la peor mentira; segn Mahatma Gandhi, lo ms atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena. Y Federico Mayor Zaragoza considera que el peor de los silencios es el de los que callan pudiendo y debiendo hablar. El que calla, otorga sentencia un refrn espaol. As que, contra el silencio, contramutis. xxiii

Quiero revindicar aqu la libertad para todos los presos polticos saharauis!, detenidos improcedentemente, trasladados ilegalmente al territorio marroqu, torturados hasta la extenuacin y condenados arbitrariamente, en juicios-farsa, hasta con cadena perpetua, de por vida, muy lejos de sus gentes. Resisten heroicamente, pero son los que peor lo pasan, los parias, los condenados de la Tierra (Frantz Fanon), los don nadie (Frank Ruddy). Precisamente por eso, por su resistencia, conciencia y herosmo, merecen todo nuestro respeto y apoyo, difusin permanente de su causa y una solidaridad real, cotidiana activa, beligerante, comprometida y eficaz. Y pronto! Los queremos en casa, libres, felices con los suyos, en su tierra hoy robada. xxiv Y vayan tambin estas lneas a la memoria de Jos Vidal-Beneyto, que asumi su responsabilidad y no silenci esta locura que perseguir para siempre a quienes provocaron la tragedia del Pueblo Saharaui.

Como explica el profesor Juan Carlos Gimeno Martn, el dramatismo de la situacin y la indignacin producida por la conciencia de la injusticia ejercida sobre el pueblo saharaui en aquellos das subyaca al discurso que pronunci Felipe Gonzlez en 1976 en los campamentos de Tinduf, en el primer aniversario de los Acuerdos Tripartitos de Madrid; pero durante la Transicin poltica espaola se enterr este asunto por las fuerzas polticas, como algunos otros asuntos considerados problemticos, como el exilio y la Repblica. Un pacto de silencio se extendi, con algunas significativas excepciones, entre la clase poltica, los intelectuales y los medios de comunicacin, impidiendo que las jvenes generaciones conozcan lo que a juicio de Carlos Ruiz Miguel es la mayor traicin de la historia de Espaa. Para este autor la entrega del Sahara constituye verdaderamente el pecado original de la monarquaxxv: la entrega del Shara Occidental a Marruecos violando todos los compromisos internacionales de Espaa. Para Ruiz Miguel se trata de una traicin que sigue actualizndose mientras Espaa no denuncie ese acuerdo inmoral, ilegal y polticamente suicida. El Sahara Occidental puede considerarse la ltima colonia de frica, y Espaa que sigue siendo la potencia administradoraxxvi tiene una importante responsabilidad en el asunto.xxvii

Sin duda, la defensa de la justa causa saharaui ocasiona problemas a nuestros mediocres gobernantes, rendidos cmodamente a la realpolitik y a las presiones de los poderosos. Pero los problemas deben ser resueltos afrontndolos correcta y legalmente, no eludindolos y violando la legalidad internacional; y mucho menos utilizando a los propios compatriotas, a todo un pueblo indefenso, a los genuinos dueos del territorio, como moneda de cambio de pretensiones irredentistas y anexionistas que amenazan la paz en la regin y obstaculizan la convivencia entre los pueblos.xxviii Para los desmemoriados y los cmplices del silencio vayan estas palabras de Salvador Allende: la historia es nuestra y la hacen los Pueblos. Tambin el Pueblo Saharaui.

POST SCRIPTUM

Algunas de las cuestiones que han quedado fuera del cuerpo del artculo, ya publicado, pueden ser de inters para el lector. Las sintetizo brevemente:

El diario El Mundo, que tampoco se prodiga en demasa, por una vez lo dijo claramente, atribuyendo el descenso de la afluencia de pateras a Espaa, provenientes de Marruecos, al sinfn de favores de nuestros gobernantes al rgimen alauita, entre ellos, literalmente, el silencio sepulcral que Espaa ha mantenido en torno al Shara Occidental .

Tambin he dejado involuntariamente en el tintero la valiosa y oportuna actuacin de la seccin espaola de Reporteros Sin Fronteras, con la presentacin, en la sede de la Asociacin de la Prensa de Madrid, del informe Shara Occidental: un desierto para el periodismo, un ttulo bien elocuente:

https://periodistas-es.com/rsf-documenta-la-represion-informativa-en-el-sahara-129695

https://rsf-es.org/_files/200006422-8865c895f2/2019_SAHARA_OCCIDENTAL_RSF_ES_INFORME.pdf

Adems de lo tratado puntualmente en el cuerpo del artculo, de qu otras cuestiones no se informa?:

No se ha informado de la ltima resolucin del Consejo de Seguridad de la ONU relativa al Shara Occidental, como si eso no tuviera importancia, o no nos concerniese, o no existiera. No han informado de la dimisin forzada- de Horst Khler, enviado personal del secretario general de la ONU para el Shara Occidental y expresidente de Alemania. No han informado de las manifestaciones reprimidas a disparos en el Shara ocupado tras la victoria de Argelia en la Copa frica de Ftbol; tampoco, de la concesin del Premio Nobel Alternativo a Aminetu Haidar (junto a Greta Thunberg, que si es ampliamente cortejada por la prensa); de cualesquiera de los muchos actos solidarios que se celebran por doquier con la causa saharaui (como el reciente concierto de Rozaln, Amparanoia y otras en Madrid, Ellas por el Shara ); de la celebracin de la Conferencia Europea de Apoyo y Solidaridad con el Pueblo Saharaui (EUCOCO), que este ao, en su 44 edicin, tendr su sede en el Palacio de Congresos Europa (Vitoria-Gasteiz). Tampoco se informa de las sesiones, intervenciones y testimonios ante el Comit de Descolonizacin de la ONU No digamos ya de los juicios-farsa contra los represaliados saharauis. Para poder publicar una pgina sobre el asunto, sin molestar, Manuel Rivas ha tenido que titular su artculo (lo cual no desmerece) El epicentro de la injusticia... Por supuesto, la prensa del establishment tampoco informa de la prxima manifestacin en Pars, en la que la comunidad saharaui en Europa denunciar las violaciones de sus derechos fundamentales y humanos, pedir al Consejo de Seguridad de la ONU que extienda el mandato de la MINURSO a la supervisin de los DD HH; y a Francia , que deje de apoyar la anexin ilegal marroqu en los foros internacionales; adems de pedir la liberacin de los prisioneros saharauis en las crceles marroques, en especial los presos de Gdeim Izik.

 

Notas:

i Documental Provincia 53 La memoria silenciada de la provincia 53 de Espaa, Pblico, 20/09/2019.

https://www.provincia53.com/#/intro, www.provincia53.com

Provincia 53: memoria histrica sobre el Shara Occidental, eldiario.es , 20/09/2019,

https://www.eldiario.es/desalambre/Provincia-memoria-historica-Sahara-Occidental_0_944205661.html

Ana RODRIGO, Historia de Espaa. Shara occidental: La historia de la provincia 53, Diario de Sevilla, 20/09/2019,

https://www.diariodesevilla.es/sociedad/Sahara-occidental-historia-provincia_0_1393360763.html

Provincia 53, un documental web que se acerca al conflicto del Shara Occidental desde la memoria histrica, 20minutos, 20/09/2019,

https://www.20minutos.es/noticia/3770659/0/provincia53-documental-web-sahara-occidental/ Jess CABALEIRO LARRN, Tres diferentes iniciativas solidarias con el Sahara en Madrid, Periodistas.es

https://periodistas-es.com/tres-diferentes-iniciativas-solidarias-con-el-sahara-en-madrid-133572

Clara MORALES, Un lbum de la memoria saharaui, InfoLibre ,   21/09/2019:

https://www.infolibre.es/noticias/cultura/2019/09/21/provincia_album_memoria_saharaui_99021_1026.html

De estas referencias (y algunas ms) se desprende que no ha sido precisamente la gran prensa la que se ha ocupado de informar sobre el documental web Provincia 53. Mencin aparte merece la emisin que hizo RTVE, y que est disponible en este podcast:

RTVE.es a la carta, Documental web Provincia 53, emitido el viernes 20/09/2019, Duracin: 25 min., marcado como el ms visto (la mayor popularidad), lo que indica el inters de la ciudadana por un tema que los Poderes mediticos y polticos tratan de ocultar, incluso desapareciendo y eliminando textos y artculos de Internet y ninguneando bibliografa relevante, de autores como Jos Ramn DIEGO AGUIRRE, Emboirik AHMED OMAR y otros muchos).

Documental web 'Provincia 53' - RTVE.es ,  

http://www.rtve.es/alacarta/audios/artesfera/artesfera-documental-web-provincia-53-20-09-19/5392174/

http://mvod.lvlt.rtve.es/resources/TE_SARTESF/mp3/9/3/1568980872339.mp3

ii Algo que ya denunci pblicamente hace ms de una dcada en Shara: las cosas claras, texto que ha desaparecido de varios sitios de Internet:

http://piensachile.com/2019/09/sahara-las-cosas-claras/

http://tlaxcala-int.org/article.asp?reference=27082

iii Jorge Luis BAIL, El Shara: la provincia 53, 20minutos, 19/03/2018,

https://www.20minutos.es/opiniones/provincia-opiniones-jorge-luis-bail-3291760/

iv Acurdate de lo que pas en el Sahara, La Nueva Espaa, 19/09/2019,

https://www.lne.es/sociedad/2019/09/19/acuerdate-paso-sahara/2531643.html

AFAPREDESA : Provincia 53. El Estado Espaol Cmplice de Crmenes de Guerra en el Sahara Occidental, No Te Olvides del Sahara Occidental, 20/09/2019,

https://noteolvidesdelsaharaoccidental.org/afapredesa-provincia-53-el-estado-espanol-complice-de-crimenes-de-guerra-en-el-sahara-occidental

Provincia 53 o la Historia de una Traicin Silenciada, Comunicado de Prensa de AFAPREDESA, 20/09/2019, http://afapredesa.blogspot.com/2019/09/provincia-53-o-la-historia-de-una.html

v piensaChile, Provincia 53 [El territorio del Sahara Occidental, traicionado y abandonado por Espaa], 21/09/2019, Con vdeos para refrescar la memoria, http://piensachile.com/2019/09/51698/

Lehbib ABDELHAY, Este es un vdeo sencillo que muestra la situacin de un pueblo abandonado en el inhspito desierto, El Confidencial Saharaui, 18/08/2019,

https://www.ecsaharaui.com/2019/08/este-es-un-video-sencillo-que-muestra.html

http://piensachile.com/2019/08/este-es-un-video-sencillo-que-muestra-la-situacion-de-un-pueblo-abandonado-en-el-inhospito-desierto/

vi Luis PORTILLO, Carta sobre la causa saharaui a un catedrtico de Historia Contempornea, Tradicin Viva, 29/06/2019, http://www.tradicionviva.es/2019/06/29/carta-sobre-la-causa-saharaui-a-un-catedratico-de-historia-contemporanea/

Sahara occidental, un captulo encapsulado de la historia de Espaa. Carta a un historiador espaol, Tlaxcala-int.org, 29/06/2019, http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=26388  

vii Acurdate de lo que pas en el Sahara, La Nueva Espaa, 19/09/2019,

https://www.lne.es/sociedad/2019/09/19/acuerdate-paso-sahara/2531643.html

AFAPREDESA: Provincia 53. El Estado Espaol Cmplice de Crmenes de Guerra en el Sahara Occidental, No Te Olvides del Sahara Occidental , 20/09/2019,

https://noteolvidesdelsaharaoccidental.org/afapredesa-provincia-53-el-estado-espanol-complice-de-crimenes-de-guerra-en-el-sahara-occidental

Provincia 53 o la Historia de una Traicin Silenciada, Comunicado de Prensa de AFAPREDESA, 20/09/2019, http://afapredesa.blogspot.com/2019/09/provincia-53-o-la-historia-de-una.html

Alfredo GRIMALDOS, El Sahara, la CIA, el Borbn y la modlica Transicin, El Otro Pas , s/f, http://www.elotropais.com/index.php/analisis-mascosas-30/173-el-sahara-la-cia-el-borbn-y-la-modlica-transicin

viii Como contraste, un trabajo similar sus memorias- de otro clebre y cualificado colega, el periodista Miguel ngel AGUILAR, En pie de pista, dedica todo un captulo a los hechos que Cebrin silencia.

ix EFE, Felipe Gonzlez invita a "encapsular" el conflicto del Shara en el debate de integracin del Magreb, soitu.es, 25/01/2008, http://www.soitu.es/soitu/2008/01/25/info/1201279237_446498.html

x Luis PORTILLO, El diario de PRISA desaparece a los refugiados saharauis de Tinduf. El PAS se olvida del colonialismo marroqu,     Canarias-Semanal , 26/06/2017,  

http://canarias-semanal.org/art/20565/el-pais-se-olvida-del-colonialismo-marroqui

El artculo que no public El Pas sobre el Shara Occidental y la carta que, probablemente, tampoco publicar, piensaChile, 27/04/2015

http://piensachile.com/2015/04/el-articulo-que-no-publico-el-pais-sobre-el-sahara-occidental-y-la-carta-que-probablemente-tampoco-publicara/ ,

https://porunsaharalibre.org/2015/04/27/el-articulo-que-no-publico-el-pais-sobre-el-sahara-occidental-y-la-carta-que-probablemente-tampoco-publicara/

xi Sebastiaan FABER, Primera pgina, el menguante capital de Cebrin, ABC, 07/02/2017,

https://www.abc.es/cultura/cultural/abci-primera-pagina-menguante-capital-cebrian-201702071128_noticia.html

Luis PORTILLO, Hipcritas! En defensa del Pueblo Saharaui (en 6 idiomas), Tlaxcala-int.org, 01/01/2008, http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=24185,

http://www.azperiodistas.com/hipocritas-la-verdad-sobre-el-pueblo-saharaui/4080

xii Pedro MARTNEZ LILLO, Juan Carlos GIMENO MARTN et al. (Eds.): Memoria y tiempo presente del Shara Occidental: Poltica, cooperacin y cultura , Universidad Autnoma de Madrid, Serie Cuadernos Solidarios, 2012, https://uam.academia.edu/JuanCarlosGimenoMartin ,

https://libros.uam.es/?press=uam&page=catalog&op=book&path%5B%5D=149,

https://www.academia.edu/11955211/MEMORIA_Y_TIEMPO_PRESENTE_DEL_SAHARA_OCCIDENTAL

Joaqun PORTILLO, Historia de los saharauis y crnica de la agresin colonial en el Sahara Occidental. Tesis doctoral. Departamento de Periodismo III, Facultad de Ciencias de la Informacin, Universidad Complutense de Madrid, 1991:

https://eprints.ucm.es/1768/

http://webs.ucm.es/BUCM/tesis//19911996/S/3/S3017901.pdf

http://www.saharalibre.es/modules.php?name=News&file=article&sid=2534

Carlos MARTN BERISTAIN y Sergio CAMPO LLAD, Memoria histrica en el Shara Occidental. Pasado, presente y futuro en la transformacin del conflicto, Pueblos. Revista de Informacin y Debate, N 67, 2015,

http://www.revistapueblos.org/blog/2015/11/03/memoria-historica-en-el-sahara-occidental-pasado-presente-y-futuro-en-la-transformacion-del-conflicto/

Carlos MARTN BERISTAIN y Elosa GONZLEZ HIDALGO: El Oasis de la Memoria. Memoria histrica y violaciones de derechos humanos en el Shara Occidental, Hegoa, Bilbao, 2012,

http://publicaciones.hegoa.ehu.es/publications/281

Carlos MARTN BERISTAIN, Antonio MARTNEZ TORRES et al.: Los otros vuelos de la muerte. Bombardeos de poblacin civil en el Shara Occidental. Hegoa, Bilbao; Asociacin de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla, 2015.

http://publicaciones.hegoa.ehu.es/publications/331

http://publicaciones.hegoa.ehu.es/uploads/pdfs/273/Los_otros_vuelos_de_la_muerte.pdf?1488539844

xiii Stephen ZUNES, El Shara Occidental y el futuro del orden jurdico internacional, Testimonio ante la Conferencia de la ONU sobre Descolonizacin, Naciones Unidas, 23 de junio de 2016, Pensamiento Crtico, http://www.pensamientocritico.org/wp-content/uploads/2018/06/ZUNES-jun-2018.pdf

xiv Andrs VILLENA OLIVER, Las Redes de Poder en Espaa: lites e intereses contra la democracia, Roca Editorial, primera reimpresin, Barcelona, julio 2019.

Victoriano FERNNDEZ FERNNDEZ, Andrs Villena desvela las redes del poder en Espaa, Crnica Popular, 02/09/2019,

https://www.cronicapopular.es/2019/09/andres-villena-desvela-las-redes-del-poder-en-espana/

xv La cita es de uno de los ms importantes historiadores del siglo XX, Reinhart Koselleck, y la he tomado prestada del trabajo de Juan Carlos GIMENO MARTIN y Juan Ignacio ROBLES PICON, Hacia una contrahistoria del Sahara Occidental, Les Cahiers dEMAM (tudes sur le Monde Arabe et la Mditerrane), 24-25, 2015, https://journals.openedition.org/emam/872

xvi Ahmed BUJARI: La otra rendicin de Breda, El Pas, 14/11/2015,

https://elpais.com/elpais/2015/11/13/opinion/1447420966_088990.html

La cuestin saharaui y los analistas espaoles, El Pas, 07/05/2005,

https://elpais.com/diario/2005/05/07/opinion/1115416808_850215.html

xvii Wikipedia, Jos Vidal-Beneyto, https://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Vidal-Beneyto

Gabriela CAAS, Muere Jos Vidal-Beneyto, un conspirador contra el franquismo, El Pas, 18/03/2010, https://elpais.com/diario/2010/03/18/sociedad/1268866808_850215.html

xviii Jos VIDAL-BENEYTO , El Shara y la MPC, El Pas, 21/07/2007,

https://elpais.com/diario/2007/07/21/internacional/1184968815_850215.html

xix  Jos Luis SAMPEDRO, El reloj, el gato y Madagascar, Revista de Estudios Andaluces n 1 (1983), pp. 119-126, https://institucional.us.es/revistas/andaluces/1/art_9.pdf ,

https://www.eldiario.es/escolar/reloj-gato-Madagascar_6_143195683.html

Andrea RIZZI, No es la economa, estpido: es la poltica, El Pas, 02/06/2018,

https://elpais.com/internacional/2018/06/01/actualidad/1527869721_446102.html

Sergio PUERTO PAVN, Son las personas, estpido, elplural, 29/10/2018,

https://www.elplural.com/opinion/son-las-personas-estupido_205467102

xx   Luis PORTILLO, Felipe VI en Marruecos: los clamorosos silencios del lobby promarroqu, Crnica Popular, 08/03/2019,

https://www.cronicapopular.es/2019/03/felipe-vi-en-marruecos-los-clamorosos-silencios-del-lobby-promarroqui/

xxi Juan Manuel ORTEGA TIROL, Shara y el Derecho Internacional, Pblico, 05/01/2011: Firman el texto, Juan SOROETA LICERAS, Juan Miguel Ortega Tirol y otros 71 profesores de Derecho Internacional Pblico y Relaciones Internacionales de 32 universidades espaolas, adems de la Asociacin Espaola para el Derecho Internacional de los Derechos Humanos (AEDIDH),

https://blogs.publico.es/dominiopublico/2884/sahara-y-el-derecho-internacional/

xxii () la fuerte reaccin del Gobierno espaol para impedir la publicacin del comunicado comn suscrito por Felipe Gonzlez y el dirigente del Polisario, Mohamed Abdelaziz, en noviembre de 1976, con motivo del viaje del entonces primer secretario del PSOE a los "territorios liberados de la Repblica Arabe Saharaui Democrtica (RASI".En ese comunicado, segn dicho peridico, "el PSOE reconoce al Frente Polisario como el nico y legtimo representante del pueblo saharaui, apoya la proclamacin de la RASD y lanza un llamamiento a todas las fuerzas democrticas y progresistas para que se solidaricen con esta posicin' () "Este peridico, en un artculo titulado Promesas a cumplir, fechado el 31 de octubre del pasado ao, recordaba textualmente que Felipe Gonzlez "haba efectuado una visita a los campos de refugiados saharauis situados en la regin de 7induf, en cuya ocasin firm con el Frente Polisario un comunicado comn en el que afirmaba que los acuerdos tripartitos de Madrid eran nulos e ilegales y que las responsabilidades del Gobierno espaol permaneceran comprometidas mientras que el pueblo saharaui sufriera las consecuencias de esa traicin y no hubiera obtenido la liberacin total de su territorio nacional". Extracto del artculo de:

Manuel OSTOS, El documento firmado en 1976 por Felipe Gonzlez y el Frente Polisario apoya la creacin de la RASD, El Pas, 11/03/1983,

https://elpais.com/diario/1983/03/11/internacional/416185201_850215.html

xxiii CONTRAMUTIS (Contra el silencio), Acerca de, s.f., https://contramutis.wordpress.com/acerca-de-2/, https://contramutis.wordpress.com/,

Alfonso LAFARGA, Julio saharaui: das negros en el Shara ocupado y mutismo del Gobierno de Espaa, polticos y gran parte de la prensa, Contramutis, 01/08/2019,

https://contramutis.wordpress.com/2019/08/01/julio-saharaui-dias-negros-en-el-sahara-ocupado-y-mutismo-del-gobierno-de-espana-politicos-y-gran-parte-de-la-prensa/

xxiv Thomas M. FRANCK, El robo del Shara (The Stealing Of The Sahara ), The American Journal of International Law, October 1976, Vol. 70, No. 4, pp. 694 721, Pensamiento Crtico,

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=75427

http://www.pensamientocritico.org/thofra1108.html

http://arso.org/TMFranck1976s.pdf

xxv Publicado en su blog Desde el Atlntico, el da 25.11.08 (cit. por GIMENO MARTN, op. cit., p. 24).

xxvi En relacin a Espaa contina GIMENO MARTN, citando a SOROETA LICERAS et al.-, tiene la obligacin jurdica de promover el ejercicio del derecho a la libre determinacin del pueblo saharaui, pues es, de iure, la Potencia administradora del territorio. En los Acuerdos Tripartitos de Madrid, Espaa entreg el Sahara a Marruecos y Mauritania, pases que, como haba afirmado la Corte Internacional de Justicia, no tenan ttulo jurdico alguno sobre el Shara Occidental. Y un Estado no pierde la condicin de Potencia administradora, ni queda liberado del cumplimiento de las obligaciones que se derivan de ella por el simple hecho de afirmarlo, como ha sealado en numerosas ocasiones la Asamblea General de la ONU:

Juan Carlos GIMENO MARTN: Si el mundo fuera transparente y el derecho de los pueblos se respetara, Prlogo a Activismo acadmico en la causa saharaui. Nuevas perspectivas crticas en Derecho, Poltica y Arte, en Roco MEDINA MARTN y Ramn Luis SORIANO DAZ (Eds.), Aconcagua Libros, Sevilla 2014, pp. 11-36.

JUAN SOROETA LICERAS, JUAN MIGUEL ORTEGA TEROL y otros, Shara y el derecho Internacional, Pblico, 05/01/2011,

(Juan Soroeta Liceras, Juan Miguel Ortega Tirol y otros 71 profesores de Derecho Internacional Pblico y Relaciones Internacionales de 32 universidades espaolas, adems de la Asociacin Espaola para el Derecho Internacional de los Derechos Humanos (AEDIDH))

https://blogs.publico.es/dominiopublico/2884/sahara-y-el-derecho-internacional/

Por otra parte, los mismos autores (Juan SOROETA y otros 72 profesores de Derecho Internacional Pblico y Relaciones Internacionales de 32 universidades espaolas, adems de la Asociacin Espaola para el Derecho Internacional de los Derechos Humanos (AEDIDH)) quieren dejar claro que apoyar la libre determinacin del pueblo saharaui no supone ponerse del lado de una de las partes, sino simple y llanamente defender la aplicacin del Derecho internacional. La neutralidad no existe en Derecho: quien no apoya su cumplimiento est apoyando su violacin. (Juan Carlos GIMENO MARTN , op. cit. p. 25).

xxvii  Juan Carlos GIMENO MARTN: Si el mundo fuera transparente y el derecho de los pueblos se respetara, op. cit.

xxviii Luis PORTILLO, La legalidad internacional no es una utopa, Rebelin, 22/06/207,

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=52443

Los derechos legtimos del Pueblo Saharaui y las pretensiones anexionistas de Marruecos, Crnica Popular, 15/12/2018,

https://www.cronicapopular.es/2018/12/los-derechos-legitimos-del-pueblo-saharaui-y-las-pretensiones-anexionistas-de-marruecos/

==============================================

Artculo publicado en Crnica Popular, n 200, 30/09/2019

https://www.cronicapopular.es/2019/09/el-silencio-complice-sobre-el-sahara-occidental-y-la-moral-publica-ciudadanajose-vidal-beneyto-y-la-provincia-53/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter