Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-10-2019

La guerra vertiginosa (IV)
Venezuela pone el freno al sueo Trump-Faller

Antonio Maira
Rebelin / Cubainformacin


El primer sueo con nubarrones, Trump- Faller: Colombia, posible plataforma para el despliegue rpido del ejrcito de los EEUU

Los gobiernos de EEUU y de Colombia estn estudiando las posibilidades de que el segundo de ellos se convierta en un gigantesco portaviones para el ejrcito de los Estados Unidos. Este ltimo encontrara varios puertos para la entrada de sus buques y soldados, en cantidades masivas. La mayor parte de las fuerzas militares operativas seran estadounidenses o mercenarias; contratadas por los dos pases, o por terceros que se sumen a la empresa recolonizadora. Obviamente, en el ataque a Venezuela, se incorporaran con todos sus efectivos movilizables, las FF.AA. colombianas.

Es tambin evidente que Colombia implosionara bajo la enorme presin de todos los conflictos pendientes. Es decir: las FARC, el ELN y -en general-, la lucha de los campesinos contra los terratenientes que los desalojan; sirvindose, estos ltimos, de un estado narco-paramilitar al servicio de los EEUU.

Reapareceran las fuerzas guerrilleras a ambos lados del pas. El propio establecimiento colombiano encontrara su temido premio por tantos aos de represin sistemtica que ha roto con los Acuerdos de Paz de La Habana y ha vuelto a los falsos positivos y al asesinato de lderes y lideresas sociales. La implosin en Colombia se extendera, ante la perplejidad de los Estados Unidos, por todo el continente. En el sueo Trump-Faller no aparece todava la irrupcin del Eje Continentali de rebelda.


El segundo sueo de Trump-Faller: la fuerza incontenible del Imperio

Segn afirma prepotente y ufano el Jefe del Comando Sur almirante Craig Faller que, como tal, es Jefe de la IV Flota; l activara a todos los buques e instalaciones que estn bajo su jurisdiccin, fundamentalmente las asignadas a la IV Flota con la movilizacin operativa de todos los buques e instalaciones que pueden operar bajo su mando.

La zona de responsabilidad de la IV Flota es el de todas las operaciones que puedan realizarse en el Caribe, Amrica Central y Amrica del Sur; de modo que el Jefe del Comando Sur (que es tambin el Comandante en Jefe de la IV Flota), puede utilizar todos los recursos navales areos y terrestres de las bases norteamericanas en el Continente.

Solo en Amrica Latina se calcula la existencia de unas 80 bases de todo tipo.

Eso no es todo, evidentemente. El asunto es complejo porque el Pentgono y su comando naval pueden asignar fuerzas desde otras Flotas, fundamentalmente grupos de Portaviones, buques de transportes de tropas de infantera de marina, fuerzas especiales, y unidades de los mandos terrestre y areo para consolidar las posiciones y ocupar finalmente los pases agredidos.


El tercer sueo Trump-Faller

Faller bajo el mando de Trump- podra recurrir a los efectivos militares presentes en todas las bases areas, terrestres y navales de los EEUU extendidas por el mundo.

Tambin tratara de reclamar al Pentgono a todas las fuerzas necesarias de los pases de la OTAN, fundamentalmente los que conservan colonias en el Caribe y en la Guyana; y aquellos, como Espaa, que se sienten llamados por su pasado imperial y por su propio apropiamiento neocolonial de algunas de grandes empresas venezolanas. Como desean los EEUU que suceda en Venezuela -y como existe ya en Colombia-, Washington ordena al presidente del estado espaol y a sus posibles sucesores o coaligados que paguen la elevadsima cuota de la OTAN y retiren, simultneamente, los gastos sociales. Tambin, por supuesto, que mantengan silencio sobre este delicado asunto que empaa hasta la opacidad ms absoluta, la reiterada transparencia de casi todos los partidos.

 

Dicha usurpacin secundaria y subordinada al de las empresas estadounidenses, se reactivara, con las migajas decididas por el Imperio, con la vuelta del fascismo a Venezuela y con la reactivacin del fascismo en Espaa. En cuanto al fascismo -entendido como imperialismo armado y como uso indiscriminado de la violencia sin limitaciones-, hace ya mucho tiempo que se ha reactivado en los EEUU.

La puesta en marcha de sus doctrinas primarias, elementales en su falsedad, pero muy eficaces: del Patio Trasero o del Destino Manifiesto, lo han puesto en evidencia. Tambin lo han hecho as con las brutales intervenciones armadas que implican el uso de armas de destruccin masiva, muy reales aunque distintas a las que no tena Sadam Husein.

Toda la poltica exterior del estado espaol durante el bipartidismo PP-PSOE, ha sido muy belicosa con la Repblica Bolivariana en el terreno poltico, econmico e ideolgico. El Gobierno espaol se ha identificado -sin grandes problemas de legitimidad ni freno ante el genocidio-, con la comunidad inviolable de intereses compartidos con la Alianza Atlntica, la UE y con sus aparatos armados. Estos se forman en grupo operativo (Task Group) de la propia Alianza Atlntica; o en algn conglomerado de alianza variable de varios miembros de la OTAN, con los EEUU y sus aliados locales. La flexibilidad poltica, armada y jurdica internacional es absoluta; tal como sealaba hace dos das Delcy Rodrguez, Vicepresidenta de Venezuela, ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.

En ese contubernio con los EEUU, al margen de la bipolaridad sin fisuras en los llamados asuntos de estado y del mayor o menor nfasis pblico, el elemento fundamental en Espaa ha sido el PSOE. Su importancia es que ha colocado el sello progresista en la creacin de una opinin pblica muy agresiva contra Cuba y Venezuela a travs del conjunto orgnico y funcional de los medios de comunicacin: de Falsimedia.

Dicho logro, parcial, ha sido posible al asentarse sobre una informacin tendenciosa y falsa, y un desconocimiento grave de los procesos de dominacin del Imperio. El objetivo principal del Gobierno ha sido la despolitizacin total y esencial de la poblacin, que sirve de cobertura a la ausencia de solidaridad interna e internacional entre grupos que se sienten afectados y movilizados solo por los problemas que les afectan directamente.

La frase, muy usada por todos los partidos polticos: trabajamos protegiendo los intereses que ms afectan a la poblacin, o con ms crueldad. trabajamos segn las demandas de nuestros votantes, resumen este proyecto compartido de dominacin, control exclusivo de la informacin, y de insolidaridad.

Para ellos, apoyar el derecho de Venezuela y de Cuba, entre otros, a su propia soberana y autodeterminacin, sera tanto como reconocer su traicin al pueblo por la continua represin en Euskadi y Catalua, la cesin de soberana ante los EEUU; y su silencio ante las acciones genocidas de la Alianza Atlntica.


Gobernar Venezuela con rdenes Ejecutivas del Presidente de los EE.UU.

Esta avalancha militar del tercer sueo Trump-Faller supondra la eliminacin de todas las instituciones polticas (empezando por la odiada Constitucin bolivariana), militares y civiles en Venezuela. Llevara a la consolidacin de una nueva psedoconstitucin formada por la acumulacin de rdenes Ejecutivas ya redactadas en ingls por la Oficina de Destruccin y Reconstruccin que manejan los Secretarios de Estado a travs del futuro virrey de Venezuela (algn delegado de Mike Pompeo).

Inmediatamente seran traducidas al castellano por el al mando militar (si hay resistencia), o por alguna figura que responda con obediencia a los intereses de Washington. Ese sera el ya viejo presidente autonombrado: Guaid, u otro cualquiera de los varios que han rendido pleitesa, y han demostrado su fidelidad a EEUU. Todos ellos han afirmado, como prueba de fuego, la necesidad de imponer y mantener el embargo econmico y el robo de bienes y divisas a pesar del costo econmico terrible y el hambre que estn sufriendo las clases populares en Venezuela. Todo ello a pesar de los enormes esfuerzos del gobierno de Nicols Maduro.

Ya he dicho en otros artculos que los EEUU tienen varios lmites a su proyecto global de dominacin del mundo. Pese a los sueos de TrumpFaller no habra fuerza poltica o militar capaz de contener a los pueblos del continente.


El gran proyecto Latinoamericanista de Bolvar, Mart, Fidel y Maduro

El Gobierno de EEUU y el gobierno interpuesto de Colombia gobierno quisling-ii), supieron que las palabras del general Pedro Carreo no iban en broma y que uno de los capitanes de Chvez en la rebelin del martes 2 de febrero de 1992, estaba recordando el curso probable de la guerra en territorio colombiano si este pas se meta en camisa de once varas.

Por ejemplo: autorizar el uso de las 8 bases militares de los EEUU en territorio colombiano con el supuesto mismo con el que la Comisin Permanente del Grupo de Lima ha convocado la activacin del TIAR. La activacin de tales bases necesita la aprobacin del Congreso de Colombia pero todo el mundo sabe que esto es un requisito formal.


Militares y contratistas norteamericanos por todas partes

Lo que s hay son bases colombianas con una presencia casi constante de personal militar y contratistas estadounidenses, dijo a la agencia francesa AFP, Adam Isacson, director del Programa de Veedura de Defensa de la Oficina de Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA). En ninguna base en Colombia hay un comandante estadounidense, ni se iza la bandera de Estados Unidos, agreg.

Los buenos chicos aado yo- llevan bandera norteamericana en sus uniformes pero en la puerta de las bases e instalaciones ondea -soberana y libre por supuesto-, la bandera de Colombia. As ocurre en las bases e instalaciones espaolas.


Venezuela activa el Consejo de Defensa de la Nacin

La reaccin del Gobierno de Venezuela al observar los movimientos de tropas en la frontera colombiana, las anunciadas maniobras conjuntas (otra vez con la excusa humanitaria), y su acompaamiento en las amenazas continuas de invasin del binomio Trump-Faller; ha sido contundente:

-La primera es el bloqueo inmediato de la jugada de Guaid para entregar una parte del territorio venezolano La Guyana-Esequivo a la actual colonia holandesa pasando por encima de las resoluciones de la ONU.

-La segunda es la puesta en marcha inmediata del Consejo de Defensa de la Nacin por el Presidente Nicols Maduro:

He entregado como Jefe de Estado al Consejo de Defensa de la Nacin la conduccin colectiva de esta coyuntura de amenaza real, de violencia, de conflicto armado y de ataque de parte del Gobierno guerrerista y criminal de Colombia contra nuestra pacfica Repblica Bolivariana de Venezuela, asever este lunes el presidente Nicols Maduro en el Saln Simn Bolvar, Palacio de Miraflores, Caracas.

Explic que esa instancia de mximo nivel del Estado venezolano se activ como lo contempla el ttulo VII, artculo 323 de la Constitucin de la Repblica Bolivariana de Venezuela, para abordar situaciones estratgicas, estructurales, coyunturales de la ms alta importancia para el pas. (Resumen latinoamericano).

Artculo 323. El Consejo de Defensa de la Nacin es el mximo rgano de consulta para la planificacin y asesoramiento del Poder Pblico en los asuntos relacionados con la defensa integral de la Nacin, su soberana y la integridad de su espacio geogrfico. A tales efectos, le corresponde tambin establecer el concepto estratgico de la Nacin. Presidido por el Presidente o Presidenta de la Repblica, lo conforman, adems, el Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva, el Presidente o Presidenta de la Asamblea Nacional, el Presidente o Presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, el Presidente o Presidenta del Consejo Moral Republicano y los Ministros o Ministras de los sectores de la defensa, la seguridad interior, las relaciones exteriores y la planificacin, y otros cuya participacin se considere pertinente. La ley orgnica respectiva fijar su organizacin y atribuciones.

-La tercera es el desmontaje, ya el 9 de septiembre (segn public Resumen Latinoamericano del da 10) del complejo de desinformaciones que public un medio de comunicacin colombiano a instancias de la oligarqua de ese pas y, en definitiva del gobierno de Bogot.

El da anterior a la publicacin 80 embajadores presentes en Caracas asistieron a una convocatoria en la que recibieron un dossier las denuncias efectuadas por el Gobierno de Venezuela.

El presidente Maduro afirm: Tenemos pruebas de cmo desde Colombia se conspira para atacar a los Poderes Pblicos y sedes militares en el pas. A continuacin Maduro explic que el gobierno colombiano est comprometido a nivel operativo en la captacin de oficiales y suboficiales venezolanos con el objetivo de atacar el sistema areo, misilstico y antimisilstico que tiene el pas. Esa captacin est apoyada por un grupo de civiles que cobran por vender a su patria

El presidente Maduro afirm tambin que los servicios de Inteligencia y Contrainteligencia venezolanos han podido impedir los objetivos de la oligarqua que gobierna Colombia desde la Casa de Nario, que no son otros que propiciar una escalada que finalice en una guerra entre los dos pases con el apoyo pleno de los Estados Unidos a las FF.AA. de Colombia y a sus paramilitares.

 

Colombia tiene un Estado fallido que odia a Venezuela, como nunca antes haba existido y que responde a lneas que le llegan de sectores guerreristas que aspiran a un conflicto, afirm el mandatario venezolano.

En su intervencin Nicols Maduro, despus de afirmar su poltica de paz repiti su denuncia contra el Gobierno de Ivn Duque del que afirm que, influenciado por las rdenes de lvaro Uribe Vlez, ha insistido en que el fracaso del Acuerdo de Paz ha sido tomado como excusa el recrudecimiento de la guerra para atacar a Venezuela: Van 42 acciones contra Venezuela en tres meses, concluy Maduro. Con ms precisin y contundencia afirm que solamente en un ao han asesinado a casi 600 lderes sociales.

Dos gobiernos que estamos obligados a mantener relaciones de respeto, pero es imposible porque desde que lleg al Gobierno lvaro Uribe le declararon la guerra a Venezuela, exclam.

La cuarta es la declaracin completa de la Vicepresidenta Delcy Rodrguez en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Despus de hacer un resumen pormenorizado de la actuacin de EEUU para derribar al Presidente constitucional de Venezuela, Nicols Maduro; la Vicepresidenta hizo varias afirmaciones muy importantes.

La primera fue una advertencia a la propia ONU de perder su funcin primordial: evitar la guerra entre los pases, si se someta al mandato unilateral de los EEUU; la segunda, dirigida a todos y cada uno de los pases miembros: si aceptaban el atentado contra la soberana de los pueblos y su derecho a autodeterminar su sistema poltico con pleno respeto a los derechos humanos, alguna vez les llegara el turno de someterse y obedecer al poder absoluto, hegemnico del mundo: los EEUU.


Notas:

i https://www.rebelion.org/noticia.php?id=259439

ii Podemos sealar, a bote pronto, dos: el primero es la capacidad de activar, inmediatamente sus 8 bases.

https://factual.afp.com/existen-8-bases-militares-estadounidenses-en-colombia-es-inexacto

El gobierno espaol tiene experiencias de ese tipo. En Espaa tampoco hay ningn comandante estadounidense en las bases de Rota, Morn, Torrejn y otras instalaciones militares que no son formalmente bases norteamericanas. Sin embargo son bases de uso libre uso en las que adems al menos en Rota, segn oy el que escribe de los soldados licenciados que iban a enrolarse, se hizo reclutamiento de mercenarios. Probablemente la compaa Blackwater fue la contratista y prestadora de servicios. En su historial estaban ya la presencia de contratistas fuertemente armados durante el huracn del Katrina y su actuacin en Irak bajo la inmunidad firmada por Paul Brener: la Orden 17 que les otorgaba inmunidad ente la justicia Iraqu incluso en casos como el asesinato de civiles: https://es.wikipedia.org/wiki/Academi

https://www.lavozdelsur.es/la-unica-empresa-de-mercenarios-de-espana-tiene-sede-en-jerez/



Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter