Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-10-2019

Desde el corazn de la Montaa

Gilberto Lpez y Rivas
La Jornada


Estremecedora, impactante   y, a veces, profundamente dolorosa, resulta la lectura del libro Desde el corazn de la Montaa, escrito a cuatro manos por Luis Hernndez Navarro y Abel Jess Barrera Hernndez, y editado en agosto de este ao por el Centro de Derechos Humanos de la Montaa Tlachinollan, en ocasin de los 25 aos de su (nacional e internacional) reconocida labor de acompaamiento y defensa de los derechos colectivos y humanos de pueblos originarios y movimientos sociales de esa convulsionada regin del estado de Guerrero.

El libro aborda, en clave testimonial, el surgimiento, desarrollo y consolidacin de este connotado centro de derechos humanos en el estado del pas en el que, desde las dcadas de la llamada guerra sucia del siglo pasado, han tenido lugar las mayores y ms graves violaciones de esos derechos, y en el que las fuerzas armadas mexicanas, con la coartada de la presencia de movimientos guerrilleros en Guerrero, experimentaron las ms letales y salvajes tcticas y estrategias de la guerra de contrainsurgencia, como los llamados vuelos de la muerte (que los militares franceses iniciaron en Argelia), las continuas masacres, las ejecuciones extrajudiciales, las desapariciones forzadas, as como una poltica de racismo de Estado contra las poblaciones indgenas guerrerenses que ha incluido la represin generalizada y brutal de sus resistencias y movimientos de protesta, los asesinatos masivos y selectivos, la violacin sistemtica de mujeres consideradas botn de guerra, los desplazamientos violentos de poblacin, las torturas y tratos degradantes, el terrorismo judicial, e, incluso, la esterilizacin planeada y sistemtica de hombres y mujeres. Todos ellos, considerados crmenes de Estado y lesa humanidad, sin que, hasta la fecha, esas fuerzas armadas hayan reconocido su responsabilidad en los mismos, y, mucho menos, sin que los culpables civiles y militares, de toda la lnea de mando, hayan sido llevados ante la justicia y castigados por esos crmenes. Un manto de impunidad se tiende sobre este historial delictivo hasta el actual gobierno, que, incluso, puso en manos del Ejrcito y la Armada de Mxico, la conformacin de la flamante Guardia Nacional, sin una evaluacin exhaustiva, con carcter vinculante, para casos como la matanza de estudiantes el 2 de octubre de 1968 y el 10 de junio de 1971, entre otras.

El libro documenta, con innumerables casos que el Centro conoci de primera mano en su trabajo permanente y siempre desbordado de cinco lustros, la evolucin de la guerra de contrainsurgencia, ahora, refuncionalizada en el Estado mafioso o narco Estado; el papel, cada vez ms protagnico que juega el crimen organizado cmo fuerza paramilitar que cumple las tareas represivas de carcter clandestino que el Ejrcito le delega, no slo para el control terrorista de resistencias y oposiciones de carcter poltico o comunitario, sino cmo una va para criminalizar y judicializar estas resistencias y oposiciones.

En las pginas de la obra, cargadas de reflexiones y sealamientos sobre el deber ser de los antroplogos y otros profesionales, el papel de la Iglesia comprometida con los pobres, y las enseanzas de vida y lucha de los pueblos, se narran las vicisitudes de la singular experiencia de fundar Tlachinollan y desarrollar un discurso y una prctica propios de defensa y promocin de derechos humanos y colectivos, desde la lgica popular e indgena, mucho ms radical y congruente que el utilizado frecuentemente por los organismos multilaterales y la propia Iglesia catlica.

Este discurso y la prctica organizativa desde pueblos originarios y movimientos populares, como el del magisterio y las normales, cuestiona el sistema de explotacin y dominacin capitalista, y abre las puertas a la construccin del poder popular y la expresin autonmica de esos pueblos y su derecho a la libre determinacin. Para nosotros sostienen los autores, el tema clave es la libre determinacin de los pueblos como el eje rector de los derechos colectivos. Eso implica autonoma, autogobierno, propiedad comunal de los pueblos, respeto a sus decisiones. Se reitera que los verdaderos actores de la lucha por los derechos humanos y colectivos son los pueblos y movimientos populares, los sujetos en resistencia, las vctimas y sus familiares, y no los Organismos no Gubernamentales que los asisten.

Tlachinollan ha cumplido a cabalidad durante estos 25 aos, con dedicacin, compromiso y entrega, las tareas de servicio comunitario, comunicacin, educacin, representacin jurdica, mediacin, incidencia nacional e internacional, apoyo solidario urgente y digno acompaamiento de luchas y momentos ldicos de los pueblos, que, incluso, han aceptado a estos denodados defensores como parte de los suyos. Una demostracin palpable de ello, lo constituye este libro de lectura urgente y necesaria, que conmueve y sacude, que hace pensar y actuar en favor de los dems.

Fuente: http://www.jornada.com.mx/2019/10/04/opinion/020a2pol

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter