Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-10-2019

Novedad editorial sobre el accidente militar-atmico de Palomares
Silencios y deslealtades. El accidente militar de Palomares, desde la Guerra Fra hasta hoy, de Jos Herrera Plaza y Salvador Lpez Arnal

Rebelin


En enero de 1966, en plena Guerra Fra, colisionaron en los cielos de Palomares (Almera) un avin cisterna y un bombardero estratgico estadounidense B-52. Cayeron, en un rea habitada, cuatro bombas termonucleares, cada una de ellas 75 veces ms potente que la bomba de Hiroshima. Dos de ellas contaminaron algo ms de 400 hectreas; otra bomba estuvo perdida en las profundidades del Mar Mediterrneo durante 80 das.

Los EE.UU. y Espaa realizaron una descontaminacin apresurada y parcial. Varios kilogramos de plutonio fueron abandonados en el rea afectada, causa de que estemos ante una historia abierta, todava pendiente de solucin. Con ms de medio siglo de recorrido en su haber y con 41 hectreas contaminadas a la espera de su rehabilitacin, Palomares sigue siendo un asunto abierto, con un futuro cargado de incertidumbres.

Lo sucedido en 1966 es considerado el accidente atmico ms importante hasta el desastre de Chernbil en 1986 y la hecatombe nuclear de Fukushima en 2011. La pedana de Palomares sigue siendo uno de los lugares habitados del planeta ms contaminados por el plutonio. El accidente sigue siendo uno de los sucesos ms oscuros y desconocidos de la dictadura, plagado de falsos mitos y leyendas. La desclasificacin de parte de la documentacin en estos ltimos aos ha permitido desmontar la historia oficial. sostenida indistintamente, sin apenas matices, en dictadura y en democracia.

Silencios y deslealtades describe y reflexiona sobre lo acaecido en 1966 y sus consecuencias, de cmo las personas afectadas se convirtieron hasta hoy en ciudadanos de segunda clase para los dos pases implicados. El libro est estructurado en entrevistas para facilitar la voluntad divulgadora con la que ha sido concebido. Los cuestionarios han sido elaborados por el profesor Salvador Lpez Arnal para Jos Herrera Plaza, reconocido investigador de lo sucedido, la mayor autoridad en el tema.

La cronologa de los hechos, los ndices, las fotografas y el resto de material grfico complementan y facilitan la reconstruccin histrica de un suceso tan dramtico como apasionante, ocultado, minimizado a lo largo de estos cincuenta y tres aos, muy desconocido por la mayora de la opinin pblica.

ndice:

Cronología

Acrónimos y abreviaturas

Presentación: Salvador Lpez Arnal

I. No solo es el accidente nuclear más importante en España. Es el más relevante a nivel internacional hasta Chernóbil

II. Ninguna estipulación impedía el almacenamiento en España de municiones o explosivos de origen nuclear, ni su venida, ni su trasiego por tierra, mar y aire .

III. Nos enteramos de que Bartolomé Roldán había participado en cuatro salvamentos. Es un verdadero héroe, muy a su pesar. Decía que simplemente había obrado como era menester, que no era ningún héroe

IV. La falta de equipos de protección individual y de medidas básicas de radioprotección fueron bastante generalizadas

V. Era tan pobre el conocimiento que resulta difícil entender cómo inicia- ron una producción en masa de armamento nuclear con esta sustancia [Pu]

VI. Tal como nos relató el ex director de Efe en aquellos días, Carlos Mendo: había que quitar hierro al asunto

VII. Algunas de las zonas valladas de Palomares tienen una de las mayores concentraciones de plutonio a nivel mundial

VIII. Los españoles adujeron en las negociaciones de descontaminación razo- nes psicológicas. Los norteamericanos niveles razonables o aceptables. Pero lo razonable fluctuaba como una veleta al viento

IX. Mucho se ha especulado sobre el baño, o mejor los baños de Duke y Fraga. Tema baladí como pocos; cebo para distraer la atención, donde todo el mundo ha picado 9

X. La contaminación de Palomares supuso un importante lastre publicitario en un país con una incipiente industria nuclear cargada de futuro

XI. En caso de accidente nuclear nacen por doquier criterios elevados al rango de cuestiones de Estado, siempre antepuestos al ámbito, salud e intereses de los afectados

XII. La ciencia precisa imparcialidad, honestidad absoluta y estricto sometimiento a la evidencia de los resultados, algo incompatible con el ámbito militar o político donde se desarrolló

XIII. Había una persona que firmaba como El Emigrante, natural de Villaricos, que enviaba a La Pirenaica frecuentes notas usando la infraestructura del PCE.

XIV. Palomares no puede esperar a que se pare el coche de Bienvenido Mr. Marshall. Solos, o con la ayuda de EE.UU., España ha de iniciar urgentemente la descontaminación completa de Palomares

XV. El negacionismo oficial ha durado hasta comienzos del siglo; concretamente hasta 2003. A partir de ahí se informa parcialmente, aunque con demasiados sesgos.

XVI. Cuando lo españoles supieron que los repostajes se venían realizando sobre sus cabezas se indignaron. En la provincia de Almería y en la comarca de los hechos la población andaba soliviantada por lo sucedido

XVII. Creo que las repercusiones en las relaciones bilaterales brillaron por su ausencia. Jamás se cuestionó por parte del Gobierno la anulación o re- visión de estos [acuerdos sobre las bases militares]. Los norteamericanos se extrañaron por tanta docilidad

XVIII. Me parece también injusto y manipulador que el plutonio y americio gocen de presunción de inocencia para aquellos que viven, ellos y sus familias, a muchos kilómetros

XIX. La actitud satelital, la pusilanimidad con el país hegemónico (EE.UU.), no solo no ha menguado con el advenimiento de la democracia, sino que incluso me atrevería a decir que se ha incrementado en los últimos años

XX. La Duquesa Roja fue amenazada de muerte por el capitán Calín

XXI. Esta forma de violencia psíquica supuso para los militares que salvaron la vida un trauma y una humillación que tuvieron que soportar por disciplina militar

XXII. La pertenencia a la OTAN suponía tomar partido en una pelea de dos por la hegemonía mundial, que suponía una vuelta de tuerca más en la sinrazón del ser humano .

XXIII. La JEN-CIEMAT y el CSN llevan décadas afirmando de manera pseudocientífica que no se ha hallado ninguna patología relacionada. Por qué entonces tanta renuencia a que se realice un estudio independiente?

XXIV. Hemos de recordar cómo el ex ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, blindó de manera amoral y antidemocrática todos y cada uno de los documentos del ministerio, como si fuera su cortijo, para privarlos del conocimiento de la ciudadanía

XXV. La descontaminación radiológica pendiente de Palomares, o el déficit institucional con la periferia

XXVI. El principal problema para la descontaminación de Palomares es el alto volumen de tierras a tratar

Eplogo: Jos Herrera Plaza.

Bibliografía recomendada

ndice onomástico

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter