Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-10-2019

Qu significa el inicio de un juicio contra Uribe Vlez?

Alberto Pinzn Snchez
Rebelin


La indagatoria que ha realizado en Bogot, este 8 de Octubre Uribe Vlez en la Corte Suprema de Justicia con los cargos de manipulacin de testigos y soborno, no es como ha pretendido mostrar, con exuberante espectacularidad internacional, la falsimedia meditica una muestra de la polarizacin poltica en poca pre electoral en Colombia, sino uno de tantos resultados de la lucha de clases a nivel supraestructural por lo que se ha dado en llamar la lucha por el Relato Hegemnico, o mejor, la lucha por la versin dominante en la sociedad, que se ha venido postergando desde hace varias dcadas pero que hoy debido a las circunstancias geo-polticas se ha hecho inaplazable:

Todo el mundo conoce las biografas de lvaro Uribe Vlez (y su hermano Santiago el apstol) y conoce ampliamente sus tempranas y precoces vinculaciones con el narcoparamilitarismo Paisa (no solo antioqueo sino de sus reas de influencia) y de su expansin sangrienta y terrorfica a otras regiones de Colombia y a las fronteras con Venezuela, Ecuador y Panam; pues hay diversas biografas suyas no autorizadas que circulan profusamente en Internet. Adems, de las ciento ochenta y seis (186) referencias bibliogrficas, o notas, o citas, que formalmente el portal Wikipedia hace de su biografa. Ver https://es.wikipedia.org/wiki/%C3%81lvaro_Uribe. Y todo el mundo, significa literalmente el globo terrestre, incluidos el Gobierno de los EEUU que adems de saberlo tiene las pruebas completas por ser este personaje acusado su agente, en todos los sentidos.

Desde la antigedad grecorromana existe la certeza de que cuando un gobierno hace girar la rueda de la historia en cualquier sentido, sea hacia adelante o hacia atrs, se trae consigo a su contrario dialectico. Bien para que lo apoye como en el caso de que la rueda gire hacia adelante, o para que lo antagonice y se le oponga de todas las maneras posibles a una tal reversa o regresin retrgrada. Y esto es lo que estamos viviendo con el giro abierto hacia atrs que ha dado el Gobierno de los EEUU acosado peligrosamente desde hace cerca de dos dcadas por una crisis amplia y profunda de prdida de su Hegemona total sobre la economa-mundo lograda desde el fin de la segunda guerra mundial (1945) y, acelerada por el surgimiento a comienzos de este siglo XXI de varios grandes Estados nacionales competidores de esta Hegemona en todo el Globo. Por cul razn, divina o humana, ira Latinoamrica o el histrico patio trasero de los EEUU, a estar excluido de esta gigantesca crisis global?

Todo lo contrario. Los hechos sociales en la gran regin latinoamericana y caribea (hasta en las colonias de Puerto Rico y Hait) corroboran y seguirn confirmando el cmo esta crisis est afectando a nuestros pueblos y poniendo en evidencia las diversos procesos particulares de lucha en cada uno de ellos por resolver tal crisis. Pues tambin es otra certeza social que las crisis no se resuelven solas, son resultados de las acciones de los hombres y es a ellos a quienes corresponde con sus acciones resolverlas. No es el objeto de esta nota analizar en detalle los efectos de la restauracin conservadora impulsada desde hace dcadas por los gobiernos imperiales de los EEUU en Latinoamrica y el caribe. Me basta con mencionar los fracasos terminales del neoliberalismo desalmado en Mxico; de Macri y el FMI hambreador en Argentina; del incendiario Bolsonaro en Brasil; del cenizo y mediocre Piera en Chile; del Fujimorismo masacrador en el Per; o el reciente caso de la traicin a los pueblos ecuatorianos de innominado Moreno. Casos todos que nos recuerdan aquel verso de Heine que tanto gustaba a Marx y que relata la metfora del poeta que sembr (semillas de las flores del dragn) y cosech pulgones (insectos parsitos de esta planta) y que la tradicin marxista, desde Lenin, cita como sembr dragones y cosech pulgas.

En el caso que nos ocupa de Uribe Vlez, resulta ya imposible separar su ominoso nombre de la agresin narcoparaca iniciada desde su primer Gobierno de 2002 contra el pueblo venezolano, la Repblica Bolivariana de Venezuela y su presidente Hugo Chvez; primero con la infiltracin narcoparamilitar a Venezuela con apoyo del ejrcito y la polica colombianas en toda la zona fronteriza colombo-venezolana convirtiendo esta zona en un escenario catico de contrabandistas, bachaqueros y bandas armadas de traficantes de todo tipo de mercancas incluida claro est la cocana y las personas, con el fin de balcanizar a Venezuela, y segundo, creando el relato meditico del castro-chavismo: Ficcin (indudablemente construida en los talleres de guerra psicolgica del Pentgono) que le ha permitido a su pelele, Duque, quien funge de actual presidente de Colombia convertirse, por un lado en el principal aliado de Guaid, ese payaso que mueve a compasin por su impotencia e ingenuidad, el autonombrado presidente sin ningn poder de una Venezuela de mentirijillas, quien result tambin ser un narcoparaco rastrojo, y por otro lado, llegar a ser el adalid belicista de la actual escalada guerrerista que tiene al borde de una confrontacin armada a dos pueblos entraablemente hermanos en Simn Bolvar. Claro, apoyado por la una coalicin de pases lacayos todos en grave crisis interna llamada cartel de Lima, conformada aceleradamente por Almagro, ese pattico y feo personaje jefe de la OEA (ministerio de colonias yanqui como lo llamaba el Che Guevara)

Pues bien, en la medida que Trump tiembla tambin ante un posible juicio poltico. El grupo de Lima se desintegra. Guaid cada da que pasa se vuelve ms incmodo para sus creadores hasta el punto de que l mismo teme por su vida. La frontera colombo-venezolana empieza ser controlada por el ejrcito venezolano. Venezuela Bolivariana se cohesiona y radicaliza en su antiimperialismo antioligrquico y gana la batalla por la paz. Y la ofensiva narcoparaca liderada por Uribe Vlez es derrotada y su pelele fake Duque queda al descubierto en la ONU mostrndole al Mundo fotos falsas; Uribe Vlez empieza a no ser til y as mismo, abandonado por sus jefes en el Pentgono dejando la impresin de que su vida poltica puede estar llegando a su fin mediante este juicio en la Corte Suprema de Justicia colombiana y, recordndonos aquella dura imagen de los hombres condn que una vez usados plenamente hay que deshacerse de ellos. Acaso hay que repetir la inmensa lista de todos ellos? Bueno, les cito un caso cercano y emblemtico de otro agente muy conocido en la regin nuestra: el presidente de Panam carepia Noriega.  

Pero no es todo, en el caso de AUV que nos ocupa, hay otro elemento que pesa en su contra y es que siguen vigentes, cada vez con ms evidencias probatorias ante la Justicia Universal (para algo ha de servir la globalizacin neoliberal) el caso de la impunidad flagrante y generalizada que gener la famosa ley de justicia y paz del 2005 y que consagr aquel aparatoso proceso de paz con los principales capos narcoparamilitares, que fue implementada por J. M. Santos como ministro de defensa de Uribe Vlez (2006-2009) y termin extraditando a EEUU a estos tenebrosos genocidas, desalmados jefes de la muerte para ser condenados por narcotrfico y NO por los innumerables y pavorosos Crmenes de Guerra cometidos en nombre y en defensa del Estado colombiano. Crmenes que van a seguir esperando las barandas de los juzgados de esa justicia universal. Pero (siempre hay un pero) es precisamente un Paramilitar el principal testigo que con su testimonio sostenido puso a Uribe Vlez ante la Corte Suprema de Justicia colombiana, recordndonos aquella frasecita vengativa del gran Comandante del terror del Estado Jorge 40 cuando iba a ser extraditado: nos engaaron esos jijueputas y que posiblemente sugiera la posibilidad bblica de que la justicia divina tiene caminos que la razn no comprende.

As las cosas, creo haber argumentado en contra de que la indagatoria a Uribe Vlez sea un caso de polarizacin poltica en Colombia, sino resultado de causas un poco ms profundas, complejas y contradictorias especialmente geopolticas que es indispensable considerar.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter