Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-10-2019

Los mdicos israeles permiten la tortura del Shin Bet

Ruchama Marton
972mag

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Desde la aprobacin de tcnicas brutales de interrogatorio hasta la redaccin de informes mdicos falsos, los mdicos en Israel han desempeado un papel activo en la tortura de prisioneros palestinos. 

 

Foto ilustrativa de un soldado israel que le venda los ojos a un prisionero palestino. (Nati Shohat / Flash90)

Si el Shin Bet dirige una escuela para sus agentes e interrogadores, el plan de estudios ciertamente incluye una clase sobre cmo decir una mentira. Los textos enseados, al parecer, no cambian con los aos. En 1993, respondiendo a las acusaciones de que el Shin Bet tortur brutalmente al detenido palestino Hassan Zubeidi, Yossi Peled, entonces comandante del Comando del Norte del ejrcito de Israel, dijo al periodista israel Gabi Nitzan que "no hay tortura en Israel". Serv durante 30 aos en el ejrcito israel y s de lo que estoy hablando.

26 aos despus, el subdirector y exinterrogador del Shin Bet, Yitzhak Ilan, repiti el mismo concepto al presentador de noticias Ya'akov Eilon en la televisin nacional mientras hablaba de Samer Arbeed, un palestino de 44 aos que fue hospitalizado en estado crtico despus de que supuestamente lo haba torturado el Shin Bet. Se sospecha que Arbeed haba organizado un atentado mortal que mat a una adolescente israel e hiri a su padre y hermano en Cisjordania en agosto. Ilan se eriz ante la idea de que el Shin Bet era de alguna manera responsable de la condicin de Arbeed.

Dejando a un lado estas absurdas formas de negacin, como mdico y fundador de Mdicos por los derechos humanos siempre me ha preocupado la forma en que los mdicos israeles cooperan y permiten la industria de la tortura de Israel.

En junio de 1993 organic una conferencia internacional en Tel Aviv contra la tortura en Israel en nombre del organismo. En la conferencia present un documento mdico del Shin Bet que fue descubierto por casualidad por la periodista israel Michal Sela. En el documento se pregunt al mdico del Shin Bet si los prisioneros en cuestin tenan alguna restriccin mdica cuando se trataba de mantenerlos en aislamiento, si podan ser atados, si su rostro podra cubrirse o si podran ser obligados a estar de pie por perodos prolongados de tiempo.

El Shin Bet neg que tal documento haya existido. No existe tal documento. Era simplemente algo experimental que no est en uso, afirm la agencia. Cuatro aos despus sali a la luz un segundo documento sospechosamente similar al primero. Ese documento peda a los mdicos que firmasen la tortura bajo varias clusulas previamente acordadas.

El primer documento, junto con otros hallazgos, se public en el libro titulado Tortura: derechos humanos, tica mdica y el caso de Israel. El libro no se puede encontrar en Israel. Steimatzky, la cadena de libreras ms grande y antigua de Israel, ha prohibido su venta. Quizs esta sea una prueba ms de que no hay tortura en Israel.

Despus de que se descubriera el documento, MDU recurri a la Asociacin Mdica de Israel y le pidi que se uniera a la lucha contra la tortura. La asociacin solicit que MDH entregara los nombres de los mdicos del Shin Bet que firmaron el documento para que pudieran ser tratados internamente.

Me negu a entregar los nombres y dije al abogado de la Asociacin Mdica de Israel que no estaba interesado en ir tras doctores de rango, sino que quera cambiar todo el sistema. Eso significaba eliminar la legitimidad otorgada a las confesiones obtenidas bajo tortura, educar a los miembros de la AMI sobre la no cooperacin con los torturadores y, en particular, proporcionar ayuda activa a los mdicos que denuncian sospechas de tortura o interrogatorios brutales.

En aquel entonces, la AMI estaba satisfecha con recibir nuestras declaraciones sin hacer nada para evitar que los mdicos del Shin Bet cooperaran con la tortura. Adems la organizacin incumpli su obligacin de establecer un foro para que los mdicos informaran sobre presuntas torturas.

Un fracaso tico, moral y prctico

Pero no solo los mdicos del Shin Bet y el Servicio de Prisiones de Israel colaboran con la tortura. Los mdicos en las salas de emergencia de todo Israel escriben opiniones mdicas falsas de acuerdo con las demandas del Shin Bet. Tomemos, por ejemplo, el caso de Nader Qumsieh de la ciudad cisjordana de Beit Sahour. Fue arrestado en su casa el 4 de mayo de 1993 y llevado al Centro Mdico Soroka en Beer Sheva cinco das despus. All un urlogo le diagnostic una hemorragia y escroto desgarrado.

Qumsieh testific que fue golpeado durante su interrogatorio y pateado en sus testculos. Diez das despus, Qumsieh fue llevado ante el mismo urlogo para un examen mdico, despus de que este ltimo recibiera una llamada telefnica del ejrcito israel. El urlogo escribi una carta retroactiva (como si hubiera sido escrita dos das antes), sin realizar un examen adicional del paciente, en la que dijo que "segn el paciente, se cay por las escaleras dos das antes de llegar la sala de emergencias". Esta vez el diagnstico fue "hematoma superficial en el rea escrotal, que corresponde a hematomas locales sufridos entre dos y cinco das antes del examen". La carta original del urlogo, escrita despus del primer examen, desapareci del expediente mdico de Qumsieh.

La historia nos ensea que los mdicos de todo el mundo internalizan fcil y efectivamente los valores del rgimen y muchos de ellos se convierten en servidores leales del mismo. Ese fue el caso en la Alemania nazi, en los Estados Unidos y en varios pases de Amrica Latina. Lo mismo vale para Israel. El caso de Qumsieh, junto con muchos otros, refleja el fracaso tico, moral y prctico del establishment mdico en Israel frente a la tortura.