Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-10-2019

Guerra hbrida y el ocaso de la contrainsurgencia El fin de un ciclo histrico?

Mariano Lpez de Miguel
Conversacion sobre la historia


La Guerra hbrida es la mejor definicin para los conflictos modernos, cubriendo una combinacin de la guerra irregular, terrorismo y crimen organizado para lograr objetivos polticos.

David J. Kilcullen coronel australiano (ret.), asesor del Departamento de Defensa de Estados Unidos y ayudante del general David Petraeus, ISAF.


En los inicios del tercer milenio, ms concretamente durante la maana del 11 de septiembre de 2001, el mundo despert ante las sobrecogedoras y terribles imgenes del ataque simultneo sufrido por los Estados Unidos, a manos de militantes de la red terrorista Al Qaeda (La Base en su traduccin del rabe original). No slo eso: dentro del plano militar, el concepto de guerra clsica -Ejrcito 1 frente a Ejrcito 2, ambos radicados en Estados Nacin-, desapareci totalmente dando paso al conflicto conocido como Guerra Hbrida, que se analiza a continuacin. La invasin de Afganistn iniciada por la OTAN bajo el liderazgo del pas atacado (los mencionados Estados Unidos de Amrica), mostr a sus altos mandos, desde el inicio de la contienda, que no se hallaban ante una confrontacin corriente. El enemigo se visualizaba bajo dos vertientes, siendo la primera de ellas, una organizacin terrorista enmarcada dentro del fundamentalismo islmico, surgido segn especialistas desde el ao 1979 por tres acontecimientos puntales en la historiografa moderna del conocido como mundo rabe-islmico: la revolucin de febrero de dicho ao en Irn -con la consiguiente cada del Sha Reza Pahlevi, aliado de Occidente, y la sustitucin de la Monarqua Imperial por una Repblica teocrtica bajo los auspicios del clrigo Ruhollah Khomeini-; la toma de la Gran Mezquita de la Meca en abril -siendo este lugar el ms sagrado para los creyentes musulmanes, dicho asalto fue pertrechado por fundamentalistas que consideraban a la gobernante casa de Saud hertica- y, por ltimo, la invasin por parte de 140.000 efectivos del ejrcito sovitico del estado de Afganistn.

El segundo enemigo o combatiente a citar enlaza con este pas: se trataba del movimiento talibn (la traduccin de dicha organizacin podra denominarse como estudiantes del Corn). En efecto, como su nombre indica, eran alumnos de las madrasas o escuelas de pensamiento islmico -principalmente localizadas en la ciudad de Peshawar en la frontera nororiental del Pakistn- financiadas por capital saud y de las monarquas petroleras del Golfo Arbigo. De este modo propagaban su visin ultraconservadora del Islam. Desde los inicios de la contienda, que ya dura casi 17 aos (a fecha actual ha superado al conflicto en Indochina/Vietnam, como la guerra ms larga en la cual el Ejecutivo norteamericano se ha visto inmiscuido), tanto el Secretario General de la Alianza Atlntica, como los relatores de Naciones Unidas y los generales del Comando Central estadounidense, meditaron cmo y en qu forma actuar ante dichos combatientes o grupos de fuerzas insurgentes. Podan ser clasificados como ejrcitos y verse protegidos por los principios de la Convencin de Ginebra? De ser fuerzas de mercenarios, la legalidad internacional les daba amparo frente a una detencin de la posteriormente conocida como Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad?

Sera el Departamento de Defensa estadounidense, a travs de su cabeza visible el secretario Donald Rumsfeld, quien acuara el trmino para dichos sujetos: Combatiente ilegal, muy similar al trmino esgrimido por el Kremlin en 1999 al iniciarse la segunda campaa en Chechenia (Formaciones armadas ilegales). Si bien en sus inicios, dicho designio prevea la proteccin de los combatientes en caso de ser capturados con vida, un resquicio legal esgrimido por el fiscal general estadounidense (John Ashcroft) formaliz la capacidad del ejrcito de dicho pas y sus fuerzas de seguridad (a la cabeza de las mismas, la Agencia Central de Inteligencia o CIA en sus siglas originales) para realizar detenciones sin garantas y trasladar a supuestos insurgentes, colaboracionistas o simpatizantes del rgimen talibn o de la red de Al Qaeda a la base naval conocida como GITMO, en la baha de Guantnamo en Cuba. Por aquella poca, autores como Michael Ignatieff [1] certificaban el fin de la guerra convencional y el paso a los conflictos virtuales o guerras irregulares/hbridas. Dichos conflictos no se libraran mayoritariamente en campos de batalla. No. Por primera vez la matriz blica se derivaba hacia varias vertientes: de la guerra convencional se pasaba o diriga hacia la guerra poltica, ciberguerra y hacia factores incipientes en busca de desestabilizacin como eran los intentos de manipular a la opinin pblica y sociedad de un determinado pas -en mayor medida, esto ha sido dirigido hacia estados miembros de la OTAN-. Si nos centramos en el lmite espacio temporal entre los tres lustros que iban de 2001 a 2016, como ejemplos de guerra hbrida, varios autores han citado mayoritariamente cuatro conflictos como ejemplos bsicos de esta nueva metodologa de la ciencia militar. Estos seran:

Ejemplo nmero I: Hezbollah vs. estado de Israel

Ocurrido en lo que muchos estudiosos de la regin consideran el lugar ms voltil y peligroso sobre el planeta (el Levante, entendindose como tal la antigua Palestina que abarcara los actuales territorios de Siria, Lbano, Israel, Gaza y Cisjordania), fue sin duda el primer ejemplo de la victoria moral de un actor no estatal sobre el ejrcito de una nacin soberana. El grupo militante y de ideologa islamista Hezbollah (El Partido de Dios), surgido entre 1982-1983 durante la invasin del Lbano por parte del Tsahal o ejrcito regular israel, logr desmoralizar a los militares y operativos de dicho pas durante 52 das de conflicto.

La nueva invasin terrestre del pas de los cedros, junto al bombardeo indiscriminado por parte israel de las infraestructuras de dicha nacin, responda al ataque realizado conjuntamente entre Hezbollah y el grupo islamista palestino Hamas a asentamientos de colonos cercanos a las granjas de Shebaa -ocupadas ilegalmente por el ejecutivo hebreo desde la retirada en 2000 de sus fuerzas armadas de territorio libans-. Dichos actos, ocurridos el 12 de julio de 2006, en los cuales se usaron misiles anti persona y armamento pesado, causaron 5 bajas, 2 heridos y la captura de un soldado israel. Ehud Goldwasser y Eldar Regev, heridos crticamente sucumbiran mientras estaban bajo cautiverio del Hezbollah. Un nico soldado, el cabo Gilad Shalit sera el superviviente de dicho ataque que no dur ms de 20 minutos. Shalit fue intercambiado en octubre de 2011 a travs de la Administracin de Binyamin Netanyahu por 1.027 prisioneros palestinos en crceles israeles. Previamente, el antecesor de Netanyahu en el cargo, Ehud Olmert, recuper los restos mortales de Goldwasser y Regev en otro intercambio con lderes de Hamas y Hezbollah, siendo el trueque en esa ocasin, la libertad de 5 militantes de dichas organizaciones -entre ellos, uno de los jefes militares del Hezbollah, Samir Kuntar- y el retorno de los cuerpos de 199 insurgentes [2].

Israel us el asalto a la zona fronteriza y la muerte de sus militares como casus belli no slo contra Hezbollah y el estado libans. Tambin procedi a bombardear la Franja de Gaza, quel se encontraba regida por Hams y bajo bloqueo econmico del ejecutivo de Jerusalen, aduciendo la connivencia de la organizacin islamista palestina con su contraparte libanesa. De nada sirvieron los llamamientos a la diplomacia entre lgrimas del primer ministro libans, Fuad Siniora. Israel bombarde sin tregua las principales ciudades del pas, desde la capital (Beirut) a la ciudad costera de Trpoli (no confundir con la capital de Libia, de mismo nombre) y Tiro. Infraestructuras tales como el aeropuerto internacional Rafic Hariri de Beirut o la central trmica de Jiyeh, fueron reducidas a cenizas tras intensos y continuos bombardeos por parte de la aviacin israel. Si bien la superioridad area israel qued patente sin lugar a duda alguna, la destruccin indiscriminada de dichos emplazamientos, junto a numerosos barrios y distritos del sur de Beirut, pusieron a la comunidad internacional en contra del Estado hebreo. Igualmente, la ofensiva por tierra fue un autntico desastre en palabras de los propios mandos castrenses israeles: Hezbollah us tcticas clsicas de guerrilla y guerra urbana, as como el uso de tecnologa militar y de comunicacin -supuestamente suministrada por su benefactora, la Repblica Islmica de Irn-, para desmoralizar al Tsahal israel de una manera similar a la usada por el Vietcong casi cuatro dcadas atrs. Si bien Israel logr una victoria al devolver al Lbano a un estatus econmico y social de casi dos dcadas atrs, Hezbollah emergi como una fuerza militar y organizacin de liberacin nacional que dej al pas vecino como un gigante de pies de barro. De hecho, el Partido de Dios capitaliz su victoria moral, para lograr varios escaos en los comicios parlamentarios de 2009. Autores como Matthew Levitt, fueron claros: Lo que la gente no acaba de ver o caer en cuenta es que Hezbollah, va ms all de ser una organizacin militante, una entidad caritativa o un partido poltico. Es un estado dentro del Estado con redes que abarcan desde la educacin a la prensa (a travs de su rgano propagandstico, la cadena Al Manar) [3].

Ejemplo nmero II: Ofensiva del autoproclamado Estado Islmico sobre la repblica de Irak

Entre los das 4 a 10 de junio de 2014, militantes del autoproclamado Estado Islmico (tambin conocido como ISIS, ISIL, DAESH y anteriormente como Al Qaeda en Irak), capturaron casi sin encontrar oposicin la ciudad de Mosul, segunda urbe de la antigua Babilonia. Dicho suceso localiz desprevenidas por completo a todas las cancilleras occidentales, las cuales, tras el fiasco de la invasin de dicho pas en marzo de 2003, haban invertido millones de dlares para dotar al ejecutivo de Bagdad de unas fuerzas de seguridad, capaces de lidiar contra una guerrilla bien organizada, heredera de los aparatos de seguridad de Saddam Hussein pero que se haba visto obligada a huir a Siria en 2010, tras la victoria de las tribus sunitas bajo control estadounidense conocidas como Hijos del Amanecer. Sera en el pas vecino donde las milicias insurgentes, aprovecharan el alzamiento ocurrido contra Bashar Al Assad en marzo de 2011, para reorganizarse y asaltar de nuevo territorio iraqu y regiones limtrofes (p.e Jordania y el Ante Lbano). Unido a ello, el primer ministro iraqu, el chi Nouri Al Maliki explot las tensiones sectarias para atacar de nuevo a la minora sunita a travs de escuadrones de la muerte (muy similar a la metodologa conocida como Salvadorizacin), a raz de la retirada de las tropas estadounidenses a fines de 2011.

No se debe dejar en el tintero que, asimismo, el propio ejrcito iraqu anteriormente disciplinado, pas a ser uno de los entes ms corruptos del pas tras los decretos de reorganizacin / disolucin de las fuerzas armadas nacionales dictadas por el virrey estadounidense L. Paul Bremer. Se podra decir que los militantes fundamentalistas entraron en Mosul sin disparar un slo tiro. El 30 de junio de 2014 el lder de dicho movimiento apocalptico, Abu Bakr Al Baghdadi -que comenzara a usar el ttulo de Califa Ibrahim- proclamara el Califato Global, sin fronteras marcadas y como respuesta a la abolicin de dicha entidad sociopoltica y religiosa por parte de Mustaf Kemal Ataturk en 1924 (justamente 9 dcadas atrs, contemplndose as el fin del Imperio Otomano y del sueo Panislamista) [4]. Varias suras o captulos del sagrado Corn hacen referencia al denominado botn de guerra. Sin duda alguna, las huestes de Al Baghdadi localizaron en Mosul no slo un botn, sino todo un ajuar o tesoro: desde Humvees del desmoralizado y huido ejrcito iraqu, a equipos de comunicacin de alta gama, armamento ligero y pesado, junto a divisas fuertes localizadas en el banco central de la ciudad -el cual abasteca de capital financiero a la Gobernacin de Nnive-. Seguidamente se haran por espacio de varias semanas con la presa de Mosul, cuyo significado e importancia no radicaban nicamente en la disponibilidad total de 750 megavatios, sino que, tras varios aos de mantenimiento inexistente, el colapso de dicha estructura energtica poda crear una marea que ahogase a casi dos millones de almas. Un bombardeo y operacin conjunta entre las fuerzas de seguridad del Gobierno Regional del Kurdistn (Peshmerga) y el ejrcito de EEUU, lograron desalojar a los integristas de la presa.

Sin embargo, su control de Mosul era total y 1.800 guerrilleros bien pertrechados, mantuvieron bajo un clima de terror y brutalidad total a los habitantes de la ciudad durante casi 3 aos. Slo la implicacin de fuerzas paramilitares como las Brigadas Badr y las Fuerzas Populares de Movilizacin -todas ellas bajo entrenamiento y control iran-, junto a bombardeos de una nueva coalicin de pases de la UE y la direccin de EEUU lograran expulsar a Estado Islmico de la ciudad. Es significante que una supuesta fuerza menor como se consider a este grupo militante, controlase un territorio del tamao de Inglaterra y usase la incipiente internet para transmitir su mensaje apocalptico, nutrir sus filas mediante captacin de jvenes tanto del mundo islmico como conversos occidentales y crear un campo de batalla y brutalidad global [5].

Ejemplo nmero III: La Federacin rusa y el nuevo tablero global

El 25 de abril de 2005, el presidente de la Federacin Rusa, Vladimir Putin declar que la desaparicin de la Unin Sovitica haba sido el mayor desastre geopoltico de fines del siglo XX e inicios del XXI. Si bien es cierto que el desmembramiento de la antigua patria comunista sorprendi por su rapidez a propios y ajenos (menos de 11 meses entre 1990 y 1991), la transicin al modelo democrtico liberal, no se aplic ni cumpli en la Rusia post sovitica. La reformas de choque marcadas impacientemente por el Fondo Monetario Internacional, el peligroso y temerario desmantelamiento de ojivas nucleares en el espacio post sovitico, un ejrcito desmoralizado tras los conflictos en Afganistn y Transcaucasia, junto al auge de antiguos mafiosos reconvertidos en oligarcas ligados al poder, presentaban un horizonte no muy halageo. La crisis constitucional de 1993, respondida con tanques que bombardearon el Parlamento, la debacle en la repblica rebelde de Chechenia y la crisis financiera de 1998, hundieron al pas en el abismo. La llegada de V. Putin en 1999 tras una nueva escalada de violencia en Chechenia y Dagestan, junto al hartazgo de la sociedad crearon las condiciones ptimas para el desmantelamiento del estado democrtico ruso a travs de una Guerra Hbrida en toda regla. Esta se bas en varios frentes, los cuales fueron:

  1. El reinicio de la escalada blica en Chechenia, satisfaciendo as los deseos de los Halcones del Kremlin ligados principalmente al Servicio Federal de Seguridad (FSB).
  2. La supresin de los movimientos sociales basados en el desprestigio de los partidos polticos de tendencia liberal (Unin de Fuerzas de Derechas de Boris Nemtsov) o neocomunistas (el Partido Comunista de la Federacin Rusa, dirigido por Gennadi Zyuganov). Tambin el retiro forzoso de polticos de primera lnea, que buscaban el procesamiento de legisladores vinculados a casos de corrupcin (los casos ms conocidos, fueron el cese del antiguo Jefe del Ejecutivo, Mikhail Kasyanov y el retiro del antiguo canciller Yevgeny Primakov).
  3. Cese del pluralismo en los mass media y censura en internet. El Kremlin a travs de empresarios afines, logr controlar los principales canales de televisin pblicos y privados. El acoso e intimidacin de periodistas crticos fue un hecho (los casos ms notables fueron los asesinatos de Anna Politkovskaya y Magomed Yevloyev). La red de redes, an siendo implementada tardamente en Rusia a manos de la Fundacin Soros, ha sido controlada desde sus inicios con un nivel de censura similar al de China, segn Amnista Internacional.
  4. El Extranjero Cercano. Tras la implosin sovitica, cerca de 25 millones de personas de etnia rusa pasaron a ser extranjeros en los nuevos estados post-1991. Dichas personas, son un arma perfecta para el Kremlin y organizaciones rusfilas para desestabilizar gobiernos soberanos. Acciones muy similares a las del lebensraum germano o el discurso pro-serbio de Slobodan Milosevic en Gazimestan en junio de 1989.

Este ltimo caso qued certificado en Estonia. Dicho pas, antigua repblica constituyente de la URSS hasta 1991 -aunque la ONU consider dicho territorio, junto a otras dos naciones blticas (Letonia y Lituania) como anexiones ilegales tras la II Guerra Mundial-, sufri el primer ciberataque moderno de la historia. El motivo fue el traslado de una polmica estatua (Monumento a Soldado Sovitico) de la plaza de Tnismgi en el centro de la capital del pas (Tallin) al Cementerio de las Fuerzas Armadas. La minora tnica rusa del pas (320.000 personas, un 25% de la poblacin) atacaron al ejecutivo aduciendo xenofobia y revanchismo hacia los ciudadanos rusos. La rama juvenil (Nashi, los nuestros) del partido gobernante Unidad en Rusia, pidi un boicot total hacia Estonia y la defensa de la ubicacin inicial del monumento. El 27 de abril de 2007 el caos lleg al pas bltico. Un ciberataque coordinado tumb las webs del Parlamento Nacional (Riigikogu), el Banco Central, el KANAL 2 de tv y de partidos polticos como la Alianza Reformista Estonia. La consecuencia de dicho ataque fue la creacin por parte de la OTAN del Centro Cooperativo para la Ciber Defensa en Tallin.

Seguidamente el punto ms tenso entre la OTAN y el Gobierno Ruso se certific en agosto de 2008 en la llamada Guerra de Cinco Das ocurrida entre Georgia y la regin separatista de Osetia del Sur. Dicha zona, junto a la autoproclamada Repblica de Abjasia, son entidades autnomas del gobierno de Tbilisi desde un conflicto que dur desde 1989 a 1993. La Pax Romana establecida entre Boris Yeltsin y su homlogo georgiano, el antiguo canciller sovitico Eduard Shevernadze, junto al establecimiento de tropas de paz rusas en la zona; no evitaron continuos choques violentos (siendo el ms claro, la crisis de la Garganta del Pankisi en 2001, donde tambin se vieron inmiscuidos rebeldes chechenos). Tampoco la rama diplomtica apacigu los nimos. El reconocimiento de la independencia unilateral de Kosovo por parte de varios pases miembros de la UE y EEUU, tuvieron una respuesta amenazadora por parte de la eminencia gris del Kremlin, Vladislav Surkov: Tomamos nota.

El presidente reelecto de Georgia, el joven Mikhail Saakhasvli, en sus horas ms duras por la crisis financiera y una oposicin que denunciaba sus mtodos autoritarios, quiso recuperar el apoyo popular en una desafortunada aventura: El 7 de agosto de 2008 bombarde la capital rebelde suroseta de Tsikhinvali, pensando que la OTAN y EEUU le apoyaran frente al Imperialismo Ruso. No fue as: George W. Bush se encontraba en las postrimeras de su Administracin, con un senado y congreso hostil que le atacaban por su gestin y desarrollo de la guerras de Irak y Afganistn. No se planteaba introducirse en otro lodazal. En la UE y Europa, slo Francia a travs de Nicols Sarkozy y antiguos miembros del bloque socialista como Polonia o Ucrania, censuraron el contraataque ruso. Las fuerzas georgianas fueron expulsadas y masacradas de Tsikhinvali a Gagra y Gudauta. La nica regin rebelde administrada en un 80% por Georgia, la anteriormente citada Garganta de Pankisi, pas a ser ocupada por fuerzas rusas en su globalidad. Antiguos rebeldes chechenos, ahora miembros de las fuerzas especiales (Spetsnaz) rusa en los batallones Vostok y Zapad (Este, Oeste) usaron tcticas de guerra urbana en territorio georgiano y ocuparon durante 20 das la ciudad de Gori, en el centro del pas -siendo tambin la localidad natal de Josef Stalin, la presencia de tropas rusas all se vio como un factor de guerra psicolgica y desmoralizante-. Finalmente Nicolas Sarkozy, como emisario de la UE y Dmitri Medveded -presidente ruso, aunque V. Putin era primer ministro y era realmente quien dictaba las rdenes desde Mosc- sellaron un alto el fuego. Que no evit que el Jefe de Estado Ruso, firmase un Ukaz o decreto presidencial sancionando la independencia de Abjasia y Osetia del Sur. Slo Rusia, Venezuela, Siria y Nicaragua han aceptado la soberana de dichos territorios rebeldes a fecha de septiembre de 2018.

Finalmente la accin de Rusia y su guerra hbrida se traslad entre 2013-2014 (y contina) hacia Ucrania. Dicho pas cuyo nombre significa literalmente Frontera ha estado en conflicto con su antigua patria hermana desde el primer momento tras su independencia. El arsenal nuclear, las bases rusas, la situacin de Crimea y Sebastopol hasta marzo de 2014, los derechos lingsticos de las minoras y la delimitacin de pasos geogrficos han envenenado las relaciones por espacio de casi dos dcadas y media. Desde septiembre de 2013 el ejecutivo de Kiev y la presidencia de Viktor Yanukovich, ambas aliadas de Mosc se hallaban en una situacin lmite.

A la posibilidad de acceso como socio preferente a la UE y ejercicios conjuntos con la OTAN, se hallaba latente una corrupcin sistemtica, la depreciacin diaria de la moneda nacional, alzamientos populares en la regiones del Donbass (rusfonas) y los choques entre aquellos que quera mantener leyes de memoria histrica que no demonizasen la etapa comunista ni nombrasen la hambruna de 1932-33 (Holodomor Muerte Negra), frente a aquellos que deseaban la prohibicin de toda simbologa comunista y su sustitucin por hroes nacionales de dudosas acciones durante la II Guerra Mundial (Stepan Bandera -lder de la Fraternidad Nacionalista Ucraniana- y Roman Shukhevych -comandante de Ejrcito Insurgente Ucraniano-, ambos colaboracionistas de los nazis durante la ocupacin de Ucrania y acusados de masacres como las de Volhynia y Galitzia contra polacos y judos).

A partir de noviembre de dicho ao y tras la revocacin por el presidente de un paquete de reformas consensuadas por la Rada Suprema (Parlamento Nacional) junto a la UE y el FMI, surgi un movimiento ciudadano de oposicin conocido como Euromaidan (Plaza Europea). La revocacin de las medidas por parte de Yanukovich fueron vistas como parte de una claudicacin de Kiev frente al hermano mayor (Mosc).

El Kremlin contraatacara aduciendo que dicho movimiento era una conspiracin del filntropo hngaro-norteamericano George Soros para crear el caos como en las antiguas Revoluciones de Colores (en 2003 en Georgia, en 2004 en la propia Ucrania y en 2005/2010 en la repblica centroasitica de Kirguistn) o hundir a naciones-estado en la anarqua como ocurri en la Libia post-Gaddafi. No ayud que los sectores mas ultras del nacionalismo ucraniano tomasen el control de las protestas. All se mezclaron dirigentes del partido antisemita Sector de Derechas, junto a Svoboda (Libertad) o el Partido Radical del Oleg Lyashko. Finalmente la presin popular acab en febrero de 2014 con la presidencia de V. Yanukovich , quien huira a Rusia, y con el Ejecutivo liderado por Nikolai Azarov. A pesar de que la presidencia pro tempore -que recaera sobre el Secretario del Parlamento, Alexander Turchynov- acord retomar las negociaciones con la UE y el FMI, as como convocar elecciones parlamentarias y legislativas anticipadamente, Ucrania Oriental -debido a la presencia de ms del 70% de la minora rusa en esa regin- y la regin autnoma de Crimea, se declararon en rebelda frente a la junta fascista de Kiev.

El caso de Crimea y la ciudad de Sebastopol eran especialmente peligrosos. La pennsula localizada en el Mar Negro, haba sido territorio ruso hasta 1954, cuando el lder de la URSS, Nikita Khrushev la cedi a la Repblica Socialista de Ucrania para afianzar la hermandad entre naciones. Desde Mosc siempre se aor el recuperar la zona. Los acontecimientos se aceleraron: Entre el 20 de febrero y el 19 de marzo de 2014, tropas rusas sin identificacin asaltaron la pennsula y ayudados por milicias cosacas y la antigua polica antidisturbios ucraniana (Berkut) tomaron las bases navales de Feodosia y Simferopol. Seguidamente el almirante de mayor rango destinado en la zona, Denis Berezovsky desert a Rusia. 24 horas despus ms de la mitad de la Armada Ucraniana estacionada en Sebastopol seguira sus rdenes. El Consejo Supremo de Crimea sera disuelto, los lderes locales Sergei Aksyonov y Vladimir Konstantinov proclamaran la soberana de la repblica para seguidamente solicitar la anexin por parte de la Federacin Rusa. Hecho que aceptara y suscribira junto a dichos polticos, el presidente ruso, Vladimir Putin en Mosc el 19 de marzo de 2014. Acto seguido, todas las instituciones ucranianas en Crimea cesaron sus actos, as como la principal minora presente en la zona (los trtaros) eran desposedos de sus derechos y su lder Mustaf Dhzemilev detenido y deportado a Ucrania.

Si ya las acciones en Crimea fueron lesivas para la paz global y para un posible reboot de las relaciones entre Washington y Mosc, el conflicto -posteriormente guerra, que contina hoy da como un conflicto congelado-. El Donbass, zona mayoritariamente industrial y ligada a la explotacin minera, a la par que rusfona en casi un 97% de su poblacin, no opt por la va del referndum de Crimea. Varios lderes locales -muchos de ellos ligados a la inteligencia militar rusa (GRU) con experiencia en conflictos post soviticos, proclamaron la va secesionista y se levantaron en armas: nacan as los Estados de Novorossiya (Nueva Rusia). La aplicacin de mano dura por parte de Kiev, dando lugar al bombardeo de comits locales en Odessa, en el cual murieron incineradas 29 personas, dieron paso a una guerra urbana sin cuartel entre el gobierno ucraniano y los rebeldes de la Repblica Popular de Donetsk y la Repblica Popular de Luhansk. Las acusaciones entre Kiev y Mosc acerca del apoyo a uno u otro bando eran continuos. Kiev acusaba al Kremlin de transportar milicianos chechenos ligados al dspota local Ramzan Kadyrov hacia el Donbass, junto a mercenarios griegos, serbios y cosacos (los conocidos como batallones Vostok, Stinger y Sparta). Mosc contraatacaba advirtiendo de la presencia de ultraderechistas europeos del UKIP britnico, del Movimiento Social Republicano (MSR) espaol y de antiguos comandantes del UK Kosovar entre las filas ucranianas. El peor momento se vivi en la tarde del 17 de julio de 2014 cuando un misil tierra-aire derrib el vuelo de Malaysia Airlines con destino a Yakarta, en el que perecieron 298 personas de nueve pases distintos . No se han depurado an informes de la autora total del ataque indiscriminado. Mientras la guerra en el Donbass contina a pesar de los acuerdos suscritos en Minsk (Bielorrusia) en 2015 por parte del presidente ucraniano, Petro Poroshenko y su homlogo ruso, Vladimir Putin [6]. La ltima baja en dicho conflicto fue el autoproclamado presidente de la Repblica de Donetsk, Alexander Zakharchenko, el pasado 30 de agosto, a causa de un ataque con coche bomba.

Ejemplo nmero IV: Desinformacin en los medios de comunicacin de masas

Finalmente, nos referiremos a una tipologa de conflicto o guerra de uso o terminologa reciente y cuyo alcance no se encuentra en los campos de batalla. No es otro que los usos de propaganda manipulada/falsa y la guerra de (des) informacin. La aparicin en 1991 de la World Wide Web a travs del ingeniero Tim Berners-Lee y el auge de lo que el vicepresidente norteamericano Al Gore denomin autovas de la informacin, buscaba llevar a buen puerto el desarrollo de la idea de Aldeas Globales, acuada por el semilogo canadiense Marshall McLuhan. El principal escollo fue desarrollar una tecnologa rpida, eficaz, econmica y al alcance de cualquier ciudadano del planeta. Sera desde 2008 con la revolucin digital, aparicin de redes sociales y economa del conocimiento a travs de dispositivos al alcance de todo ciudadano -desde tablet a telfonos mviles/celulares con acceso a la red-. Significaron estos hechos una mayor democratizacin de las sociedades y el reconocimiento total de los movimientos ciudadanos? Ciertos politlogos y acadmicos consideraron que s, que como ocurri en revoluciones pasadas (el uso de la prensa y pasquines durante la Revolucin de 1917 en Rusia, la distribucin de sermones de Ruhollah Khomeini en cintas de casete en el Irn de 1979, o el uso masivo de la TV en 1989 durante los sucesos que dieron lugar al fin del Bloque Socialista) el manejo/implementacin del internet fue un puntal para alzamientos pro democracia -finalizasen estos con la cada de los cratas gobernantes o juntas dictatoriales que regan los distintos estados mentados-. La cronologa de dichos hechos, hasta nuestros das sera:

  1. Las revoluciones de colores en el espacio post sovitico (2004-2014).
  2. Los sucesos de agosto de 2007 en Myanmar/Birmania, para pedir el fin de la Junta regida por el General Than Shwe.
  3. Las protestas callejeras en Irn tras el supuesto pucherazo en las elecciones presidenciales de junio de 2009, que facilitaron la reeleccin al presidente conservador Mahmoud Ahmadinejad. Igualmente durante el verano de dicho ao, la red global mostr los asaltos y abusos de las fuerzas de seguridad china contra la minora islmica de los uigures en la regin autnoma de Xinjang.
  4. Los inicios de la conocida como Primavera rabe (2010-2014), cuya mecha inicial ocurri en Sidi Bouaziz, Tnez al inmolarse el joven vendedor callejero Mohamed Bouazizi. Dichas protestas traspasaron fronteras en el rea del Magreg y Machrek, deponiendo a dictadores como Ben Al en Tnez, Hosni Mubarak en Egipto, provocando la intervencin de la OTAN en Libia para expulsar del poder a Muammar Gaddafi y dio pie al inicio de una cruenta Guerra Civil en Siria que an no ha finalizado.
  5. Los movimientos de protesta social del 15 de mayo de 2011 en Espaa (tambin conocido como Los Indignados). Plataforma social apartidista y asamblearia que surga como respuesta a las medidas de austeridad impuestas desde Bruselas al Ejecutivo de Jos Luis Rodrguez Zapatero y que deriv en la creacin de distintos grupos polticos anti troika (siendo la troika, legisladores de Europarlamento a favor de medidas de austeridad neoliberal, que limitaban las ayudas sociales a desempleados, entre otras muchas). Dicho movimiento que tambin tena entre sus principios finalizar con el bipartidismo vigente en mltiples pases de la UE, traspas fronteras: Primero en Mxico pas que sufra unos ndices de corrupcin sistmica alarmantes y una guerra no declarada entre los crteles de drogas y las fuerzas de seguridad del estado, posteriormente en Grecia, pas de la Unin sacrificado en aras de estabilidad en la eurozona y finalmente en ex repblicas del bloque socialista como Eslovenia, Macedonia o Bulgaria e incluso Turqua -donde las paulatinas medidas autocrticas del primer ministro Erdogan y el escndalo de corrupcin de su ejecutivo a fines de 2013, comenzaron a alejar al pas de su alianza con la UE-. Ejemplos de los Partidos surgidos en respuesta a estos hechos y que han usado las plataformas digitales para transmitir su mensaje seran: Podemos en Espaa, Syriza en Grecia, la Alianza Morena en Mxico o el Partido Democrtico de los Pueblos de la minora kurda en Turqua.
  6. Finalmente la respuesta de los conocidos Estados Profundos (en apariencia democrticos, pero regidos por autcratas por lo general vinculados a los servicios de inteligencia, o bien basando su podero legislador en dichos aparatos de seguridad). Casos notables seran la an investigada supuesta injerencia rusa en ciberataques durante las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016, que daran la victoria al candidato republicano Donald J. Trump. Desde mayo de 2017 el Fiscal Especial de dicho caso, el antiguo director de la Oficina Federal de Investigacin, Robert S. Mueller ha intentado probar que distintos ataques desde sitios web vinculados al Kremlin (la cadena RT o el grupo Sputnik), junto al encuentro de ex asesores del Presidente Trump como el cesado Asesor de Seguridad Nacional Michael T. Flynn con el embajador ruso Sergey Kislyak a fines de 2016 para comentar el posible fin de las sanciones contra Rusia; tras la anexin de Crimea. El ex oficial de inteligencia naval Malcolm Nance, relatara en su ltima obra como la ciberguerra era y es un hecho, siendo usado por distintas naciones canallas [7] (desde Corea del Norte a Irn), o grupos terroristas y militantes (Hezbollah, Estado Islmico, los Crteles Mexicanos, grupos de extrema derecha, etc.). El antiguo zar antiterrorista de EEUU, Richard A. Clark [8] destac que mayoritariamente los grupos denominados de Alt-Right (Derecha Alternativa, en realidad organizaciones xenfobas y violentas que buscan la supremaca blanca) vierten sus discursos en la red, junto a informaciones falsas para desde septiembre de 2015, crear un clima de hostilidad hacia los refugiados llegados a Europa y Occidente debido a las mltiples guerras que sufre Oriente Medio. Noticias que de un modo que se podra denominar ingeniera social o despliegue de noticias falsa para crear un ambiente de pnico, logr que distintos grupos xenfobos como Alternativa por Alemania, Amanecer Dorado (en Grecia), Jobbik en Hungra, Svoboda en Ucrania pasaran a ser la tercera fuerza ms votada.

Eplogo el fin de la contrainsurgencia?

En este ensayo se ha intentado mostrar desde una metodologa y visin historiogrfica, como en este nuevo milenio y era para la humanidad, el concepto de guerra clsica ha cambiado para siempre. Ello implica sin duda que una de las principales tcticas usada por los mandos militares para combatir o debilitar la guerra no convencional, la contrainsurgencia (COIN, por sus siglas en ingls), presumiblemente pase a ser no operativa a partir de las prximas dcadas. La contrainsurgencia implementada en el Sudeste Asitico entre 1954-1978, Latinoamrica en la dcada de los aos 80 del siglo pasado u Oriente Medio desde los inicios de la Guerra contra el Terrorismo, no puede aplicarse sobre un terreno que puede ser virtual (el ciberespacio), social (la mentalidad e idiosincrasia de ciudadanos de distintas naciones) o localizado en zonas geogrficas inaccesibles (espacio exterior). Urge pues, una respuesta decisiva de los pases que conforman las Naciones Unidas, para hacer frente a una nueva era de previsibles conflictos, que pueden dar lugar a choques o diferenciaciones dentro del equilibrio del planeta.

BIBLIOGRAFA BSICA

KILCULLEN, David (2009). The accidental guerrilla: Fighting small wars in the midst of a big one. New York. Oxford University Press.

MATTIS, James (2005). Future Warfare: The Rise of Hybrid Wars. Proceedings Magazine, Vol. 132/ II/I, 233.

[1] IGNATIEFF, Michael (2003) Guerra Virtual Ms all de Kosovo, Paids. Barcelona. pp. 131-134.

[2] BLANDFORD, Nicholas (2011).Warriors of God: Inside Hezbollahs Thirty-Year Struggle Against Israel. New York, Random House. pp. 417-422.

[3] LEVITT, Matthew (2015). Hezbollah: The Global Footprint of Lebanons Party of God. Georgetown University Press. pp. 356-359

[4] WARRICK, Joby (2015). Black Flags: the Rise of ISIS. Doubleday. pp 169-174

[5] MORELL, Michael Joseph (2016). La gran guerra de nuestro tiempo: La GUERRA CONTRA el TERROR contada desde dentro de la CIA, de AL QAEDA a ISIS. Barcelona. Memoria Crtica pp. 320-324

[6] BALDWIN, Natylie y HEARTSONG, Kermit (2015). Ukraine: ZBIGs Grand Chessboard & How the West Was Checkmated. Next Revelation Press. pp. 310-324

[7] NANCE, Malcolm (2016). The Plot to Hack America. Skyhorse Publishing. pp. 253-259

[8] CLARKE, Richard A. (2017). Warnings. Harper Collins Publishing. pp 99-112.

Mariano Lpez de Miguel. Investigador predoctoral en Universidad de Cantabria desde Abril de 2015. Historiador y mster en Historia Contempornea por la Universidad de Cantabria (EL FUNDAMENTALISMO ISLMICO: ORIGEN Y EXPANSIN (DE 1979 AL 11 DE SEPTIEMBRE DE 2001″ [2013]), especialista en conflictos de Europa del Este y Oriente Medio. Ha publicado "Gnesis del fundamentalismo islmico. Auge de los movimientos islamistas globales con los ejemplos de Egipto y Argelia de 1979 a 2001 [2016], (en colaboracin con Fabio Angeoletto de la Universidade Federal de Mato Grosso (UFMT). "La Gnesis del Fundamentalismo Islmico y el Auge de los movimientos islamistas globales" (2014).

Fuente: Documenta de Historia Militar. IEHEP Instituto de Estudios Histricos del Per (en curso de publicacin).
http://conversacionsobrehistoria.info/2019/10/11/guerra-hibrida-y-el-ocaso-de-la-contrainsurgencia-el-fin-de-un-ciclo-historico/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter