Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Kurdistn, un pueblo sin derechos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-10-2019

Cmo ven los kurdos sirios su nueva y precaria situacin tras el ah os quedis de Trump

Danny Gold y Murtaza Hussain
The Intercept

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.


Un combatiente de las Fuerzas Democrticas Sirias habla por radio en un puesto de control cercano a la base del campo petrolfero de Omar, en el este de Siria (24 febrero 2019) Foto: Felipe Dana/AP

Sherin Tamo recuerda cuando los ataques areos de EE. UU. machacaban la ciudad siria de Kobane desde el otro lado de la frontera con Turqua. Era septiembre de 2014, y el Estado Islmico en Iraq y Siria (Daesh) haba estado asediando la ciudad fronteriza desde tres lados. Turqua se haba negado a permitir que los refuerzos cruzaran la frontera, pero dej que residentes como Tamo escaparan. Desde el lado turco de la frontera fue testigo de cmo el Daesh avanzaba cada vez ms en el rea de mayora kurda. Luego EE. UU. hizo su aparicin.

El 27 de septiembre, la coalicin liderada por Estados Unidos comenz una campaa de bombardeos masivos, prolongados y letales en Siria sobre las unidades del Daesh alrededor de Kobane, e inici una colaboracin con las Unidades de Proteccin del Pueblo Kurdo, conocidas por sus iniciales kurdas YPG, que llegaran a convertirse en la fuerza ms efectiva contra el Daesh. Cuando escuchbamos los ataques areos de Estados Unidos, nos sentamos muy felices, recordaba Tamo, una residente kurda de Kobane. Aplaudamos cada ataque sobre nuestra ciudad pensando: Ojal que nuestras casas se derrumben sobre sus cabezas.

Esa asociacin parece haber llegado ya a un final tumultuoso cuando la repentina decisin del presidente Donald Trump de otorgar luz verde a una invasin turca del norte de Siria abri la puerta a una posible, otra ms, catstrofe humanitaria. En la ltima de una larga lista de traiciones estadounidenses hacia los kurdos, un comunicado de prensa de la Casa Blanca emitido el domingo por la noche, aparentemente despus de una llamada telefnica entre Trump y el presidente turco, Recip Tayyip Erdogan, dijo: Turqua va a iniciar pronto su operacin largamente planeada en el norte de Siria.  

Manifestantes kurdos sirios en la ciudad nororiental de Qamishli protestan contra las amenazas turcas de invadir la regin kurda (27 agosto 2019). Foto: Delil Souleiman/AFP/Getty Images

La regin siria del noreste est administrada por una faccin liderada por los kurdos, las Fuerzas Democrticas Sirias, o FDS, que hicieron gran parte del trabajo duro sobre el terreno durante la guerra de coalicin liderada por Estados Unidos contra el verse estar ahora solas a la hora de enfrentar una batalla desalentadora contra sus enemigos histricos en el gobierno turco. Las Fuerzas Armadas de Estados Unidos no apoyarn ni participarn en la operacin, deca el comunicado de la Casa Blanca, nuestras fuerzas, tras haber derrotado al Califato territorial del Daesh, no estarn ya en las zonas inmediatas.

El aparente cambio de actitud de EE. UU. -aunque sus contornos exactos no estn claros, debido al caos tpico de la administracin Trump- ha dejado a los antiguos aliados entre los kurdos de Siria con una intensa sensacin de temor. Una invasin turca podra devastar la regin, remodelar su demografa y forzar un nuevo realineamiento geopoltico entre los kurdos que atrasara su impulso por la autonoma a los das previos a la guerra civil siria. Al igual que algunos analistas occidentales, los kurdos estn preocupados por las consecuencias de seguridad a largo plazo bajo el gobierno turco de facto, sobre todo por cmo el gobierno de Erdogan, con su propia relacin complicada con los extremistas que luchan en Siria, pueda negociar con los restos del Daesh.

Van a destruir nuestra regin

Los kurdos del norte de Siria dijeron que se sienten abandonados por Estados Unidos y temen la posible violencia desatada por una operacin turca. Es una decisin loca permitir que Turqua ataque a Rojava, dijo Mustafa Alali, usando el trmino kurdo para la regin.

Alali, un periodista tambin oriundo de Kobane, seal los sacrificios que la coalicin liderada por los kurdos ha hecho para combatir al Daesh, citando a unos 11.000 combatientes de las FDS que murieron en la guerra. Estados Unidos sabe muy bien que si Turqua ataca, va a destruir nuestra regin. Saben que esto es verdad, dijo. Para Turqua, ser kurdo significa ser terrorista.

El gobierno turco ha venido amenazando desde hace mucho tiempo con una incursin en el noreste de Siria, sealando a las FDS, dominadas por los kurdos, como una amenaza debido a sus lazos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistn, o PKK, una organizacin kurda ilegalizada en Turqua que ha liderado durante 40 aos la insurreccin contra el gobierno turco.

La gente se siente muy mal, dijo Alali. No todos esperaban que [Estados Unidos] permitiera que los turcos nos atacaran, especialmente despus de lo que sucedi en Afrin con tantos muertos y detenidos. Afrin es una regin vecina sirio-kurda que fue invadida por las fuerzas turcas en 2018. Las secuelas de la invasin de Afrin comportaron presuntos incidentes de limpieza tnica dirigidos contra los kurdos, as como contra minoras vulnerables como los yazides y cristianos.

Hemos documentado que facciones respaldadas por Turqua estn arrestando arbitrariamente a individuos, saqueando, hostigando y confiscando propiedades sin rendir cuentas por todo ello. Cuando se plantearon estas violaciones en Turqua, hicieron la vista gorda, dijo Sara Kayyali, investigadora siria en Afrin de Human Rights Watch.

Kayyali agreg que otra incursin turca podra empeorar la que es ahora la peor crisis de desplazamiento en el mundo, donde unos 12 millones de seres han sido expulsados de sus hogares: Siria est sufriendo ya una gran crisis de desplazamiento como resultado de las hostilidades en el noroeste y en Idlib. Es probable que cualquier tipo de inestabilidad agrave esta situacin.

Soldados turcos preparan un vehculo blindado en el avance de las fuerzas turcas hacia la frontera con Siria, cerca de Akcakale, en la provincia de Sanliurfa (8 octubre 2019). Foto: Bulent Kilic/AFP va Getty Images

Cambio demogrfico forzoso

Entre otras amenazas, los kurdos del noreste de Siria temen que un programa de cambio demogrfico forzado impuesto por Turqua acompae a cualquier invasin. El gobierno turco no ha ocultado sus planes de reasentar a millones de refugiados rabes sirios en una zona segura bajo su control en el norte de Siria.

Turqua alberga a ms de 3,6 millones de sirios y el sentimiento antirefugiados ha ido incrementndoe gradualmente, lo que ha provocado incidentes de disturbios y agresiones fsicas contra los sirios. Una invasin abrira la puerta para expulsar a los refugiados del territorio turco y enviarlos de vuelta a la frontera, lo que diluira a la poblacin kurda all.

Ha habido millones de refugiados viviendo en Turqua durante aos pero la opinin pblica est ahora abrumadoramente en contra de su presencia, dijo Mohammed Salih, un periodista kurdo y estudiante de doctorado en la Escuela de Comunicacin Annenberg de la Universidad de Pensilvania. Una invasin turca de Siria abrira la puerta al envo de esos refugiados de regreso. Esto aumentara las credenciales de Erdogan ante el electorado turco y tambin dara un duro golpe al YPG y al PKK, al crear una zona de amortiguacin rabe en el norte de Siria.

Combatientes de las Fuerzas Democrticas Sirias, que contaron con el respaldo de Estados Unidos, vigilan a un grupo de hombres que han de pasar un control y registro despus de ser evacuados del ltimo territorio en manos de militantes del Daesh, cerca de Baghouz, en el este de Siria, el 22 de febrero de 2019. (Foto: Felipe Dana/AP)

Reviviendo al Daesh

Adems de las amenazas humanitarias y polticas, una gran guerra entre Turqua y las FDS en el norte de Siria podra devolver la vida a la insurgencia en gran medida marginada del Daesh. Miles de prisioneros del Daesh estn an bajo custodia de las FDS, incluidos muchos partidarios de sus partidarios que estn en un callejn sin salida en el campamento de al-Hol en el noreste.

Las fuerzas lideradas por los kurdos estn esforzndose en mantener el control sobre estos prisioneros, algunos de los cuales son ciudadanos de pases occidentales. Si la regin se hundiera en el caos, se creara un nuevo campo de reclutamiento frtil para los extremistas, a la vez que potencialmente permitira que los miembros de Daesh bajo vigilancia queden libres. El mantenimiento de las crceles que albergan a unos 12.000 combatientes del Daesh, en declaraciones de un general kurdo a NBC News, se ha convertido en una segunda prioridad.

Aunque Trump se jact de haber derrotado al Daesh tambin lo hizo en su declaracin ms reciente dando luz verde a la invasin turca-, puede estar sentando las bases para el regreso del grupo.

Los temores de un resurgimiento extremista han extendido el rechazo a la decisin de Trump por parte de altos funcionarios estadounidenses de ahora y de antes. Tales temores han sido tambin repetidos por los movimientos liderados por los kurdos que lucharon contra el Daesh y que estn al borde de la guerra con Turqua.

Todos los civiles estn preocupados por el destino de la regin; tengamos en cuenta que cualquier desestabilizacin all aumentar la fuerza del Daesh, dijo Amjed Othman, portavoz del Consejo Democrtico Sirio, el ala poltica de las FDS. Los combatientes, as como sus familias, que se hallan en campamentos en el noreste de Siria representan una situacin muy peligrosa. En caso de que las FDS se vean arrastradas a un combate militar con Turqua, la presencia de estos terroristas supondr un peligro para nosotros, la regin y para la paz internacional. Estados Unidos est abandonando de hecho la lucha contra el terrorismo.

El general de las FDS que habl con NBC News sugiri asimismo un cambio geopoltico, por el cual los kurdos en el noreste de Siria podran recurrir al gobierno de Bashar al-Asad para proteger su autonoma de la invasin actual. Cuando se le pregunt si las FDS buscaran ahora aliarse con el gobierno sirio o las fuerzas rusas, Othman dijo: Nosotros vamos a trabajar con cualquier parte que acepte nuestras demandas".

Desconfianza en los EE. UU.

Sherin Tamo, la mujer kurda de Kobane, dijo que algunos esperan an que la decisin de Trump de retirar las tropas estadounidenses se revierta rpidamente, como ha sucedido en otras ocasiones en el pasado. No obstante, sus declaraciones ya han sacudido la confianza de los kurdos en Estados Unidos. La gente de aqu ya no confa en Estados Unidos", dijo. Creen que Trump es temperamental en sus comentarios. Les hace vivir horas de ansiedad y luego aparece con una declaracin modificada u opuesta.

Al igual que muchos otros residentes del norte de Siria, Tamo se enfrenta ya a la agonizante perspectiva de tener que huir de su hogar ante una ofensiva turca. Estoy entre dos fuegos si Turqua invade nuestras regiones, dijo, mi deber hacia mi ciudad es permanecer aqu, pero mi deber como madre es salvar a mis hijos.

La ofensiva puede an evitarse, pero el sentimiento de amargura y traicin entre los kurdos sirios, alabados no hace mucho por su obstinada resistencia contra el Daesh, ha dejado su huella.

Cuando Estados Unidos intervino en la guerra contra el Daesh, no encontr mejor socio que los kurdos. Los kurdos sirios demostraron ser buenos aliados para EE. UU. Y con la derrota territorial del Daesh, creo que EE. UU. ya no necesita a los kurdos, dijo Tamo. Todo el mundo sabe que las grandes potencias solo defienden sus intereses.


Danny Gold es reportero y documentalista. Centra sus trabajos en el crimen, los conflictos y la poltica. Fue becario del Pulitzer Center 2018 y sus trabajos ms recientes han aparecido en PBS Newshour, The Guardian y Wired Magazine.

Murtaza Hussain es un periodista cuyo trabajo se centra en temas de seguridad nacional, poltica exterior y derechos humanos. Sus escritos han aparecido anteriormente en el New York Times, The Guardian y Al Jazeera English.

Fuente: https://theintercept.com/2019/10/08/syria-kurds-trump-turkey/

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a los autores, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter