Portada :: Mundo :: Relevo en el Vaticano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-10-2019

El Snodo para la Amazonia critica al presidente Duque y denuncia la tortura del hambre

Cristiano Morsolin
Rebelin


El Snodo para la Amazonia reflexion sobre el tema de la migracin, tanto la de los pueblos indgenas hacia las grandes ciudades como la de las personas que cruzan la Amazona para llegar a otros pases. De ah la importancia de una pastoral especfica de la Iglesia: la regin amaznica como zona de flujos migratorios, de hecho, es una realidad emergente se seal en el Aula y un nuevo frente misionero que debe ser abordado en un sentido inter-eclesial, encontrando tambin una mayor colaboracin entre las Iglesias locales y otros organismos implicados en el sector. Adems se record que el drama de la migracin tambin afecta a los jvenes de la Amazona, obligados a abandonar los pases de origen porque se ven cada vez ms amenazados por el desempleo, la violencia, la trata de seres humanos, el trfico de drogas, la prostitucin y la explotacin. Es necesario, pues, que la Iglesia reconozca, valore, apoye y fortalezca la participacin de la juventud amaznica en los espacios eclesiales, sociales y polticos, ya que los jvenes son "profetas de esperanza".

Obispo colombiano denuncia el abandono estatal y la tortura del hambre

Mons. Francisco A. Ceballos E, misionero redentorista y Obispo del Vicariato Apostlico de Puerto Carreo (frontera Colombo-Venezolana) ha denunciado desde el Vaticano el escndalo del abandono estatal y la tortura del hambre que sufren miles de nios y nias migrantes indgenas venezolanos.

Mons. Ceballos ha explicado: Ustedes no conocen aqu en Europa nuestro sufrimiento como Iglesia para acompaar un pueblo migrante, que todava hoy tiene hambre. No boten la comida. Tenemos que donar esperanza como nos inspira Papa Francisco.

Durante el Snodo para la Amazonia que se est realizando en el Vaticano (desde el 6 hasta el 27 de octubre) Mons. Ceballos ha tenido el coraje y la valenta de hacer un pronunciamiento fuerte en contra del Presidente de la Republica Ivn Duque, subrayando que El trabajo periodstico sobre las nias y nios indgenas del basurero de Puerto Carreo, realizado por el periodista Jairo Patio de RCN Televisin, a todos nos ha conmovido. Es solo una pequea muestra de lo que est pasando con los indgenas en el Departamento del Vichada, a quienes slo se les tiene en cuanta en tiempo de elecciones. Los ilusionan con miles de promesas, los llevan a votar, les compran el voto por algunas bagatelas, y, despus, los abandonan a su propia suerte.

Aunque existen polticas de proteccin para los indgenas por parte del Estado, sus derechos fundamentales son violados.

A las nias y nios indgenas los vemos deambular por las calles de Puerto Carreo como mendigos, como inhaladores de bxer, comiendo la basura de las canecas, mendigando las sobras a los comensales en los restaurantes, pidiendo limosna, y algunas vendiendo su propio cuerpo etc.

Este fenmeno no es desconocido por las instituciones civiles, militares, eclesisticas, ni mucho menos por las entidades encargadas de la proteccin del menor. Y nadie hace nada.

Ha habido alertas tempranas por parte de la defensora y la personera, pero no hay respuesta para solucionar el problema.

Me pregunto: qu est haciendo el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar ICBF (Ministerio de la familia en otros pases) ante las nias y nios desescolarizados, los drogadictos que deambulan por las calles, los nios del basurero, etc. A decir verdad, muy poco. Con seguridad hay programas de atencin, pero la realidad supera a las acciones paliativas que se realizan.

Hay quienes preguntan: Y la Iglesia qu? A la Iglesia le duelen las nias y nios, no slo indgenas sino tambin los migrantes en situacin de mendicidad. Es que para la Iglesia si un miembro del cuerpo sufre, todos los dems sufren tambin; y si un miembro recibe atencin especial, todos los dems comparten su alegra (1 Cor 12, 26).

Aunque no es nuestro deber como Iglesia suplir al Estado, lo que hacemos en favor de las nias y nios del Vichada, lo hacemos porque la atencin al ser humano es nuestra vocacin. Porque recibimos el mandato del Seor, quien ante la multitud hambrienta, pidi a sus discpulos darles de comer. Porque en el ser humano que sufre descubrimos la presencia de Cristo. O, porque, ante los cuerpos famlicos las palabras de Jess resuenan en nuestro corazn: Tuve hambre y me dieron de comer (Mt. 25, 35).

Como Iglesia que peregrina en el Vichada a ritmo de Evangelio, decimos como los Apstoles: No tenemos ms que cinco panes y dos peces (Lc. 9, 13). Con ese poco alimento estamos nutriendo a ms de 250 nias y nios en los tres comedores con que cuenta el Vicariato. Gracias a la Provindencia de Dios, a la Congregacin para la Evangelizacin de los Pueblos, a la Pastoral Social, a quienes con generosidad dan desde su pobreza, en tiempo, dinero o especie, hemos podido mantener estas obras. Del gobierno no hemos recibido un peso.

Ha sido nuestro propsito como Iglesia edificar al lado de la parroquia o capilla de evangelizacin un comedor para los pobres. Propuesta que hemos compartido con los entes gubernamentales, con los candidatos a la gobernacin y a la alcalda, a quienes, en tiempo de campaa, les parece una obra maravillosa y se comprometen a apoyarla durante su gobierno, pero al asumir el mandato popular, olvidan lo que ayer era una excelente idea digna de apoyar.

Ante esta situacin tan vergonzosa, como Iglesia, queremos trabajar con ms fuerza en favor de las nias y nios con el fin de mitigar la prostitucin, el alcoholismo, la drogadiccin, el maltrato, el hambre, el analfabetismo, y un sin nmero de aspectos que ensombrecen la dignidad humana, pero es necesario que nos unamos como sociedad para extirpar los tumores que desdicen de nuestra condicin de seres humanos. Aydenos a ayudar es nuestro lema, concluye el Obispo Ceballos.

Intervencin del jesuita colombiano P. Mauricio Garca

P. Mauricio Garca, S.J. Director del Servicio Jesuita a Refugiados Colombia, politlogo y Director del Instituto CINEP de Bogot, intervino en el aula del Snodo Amaznico, que se est realizando en el Vaticano, el pasado lunes 7 de octubre.

En su intervencin del jesuita colombiano P. Mauricio Garca, subray que hay diversos flujos migratorios y retos pastorales.

1. Quiero partir de un gran reto que plantea el Instrumentum Laboris (IL) con relacin a la migracin: Esta trashumancia amaznica no ha sido bien comprendida ni suficientemente trabajada desde el punto de vista pastoral (# 63). Los retos pastorales que esta plantea dependen del tipo de migracin a la que hace referencia, y hay, al menos, tres niveles de migracin que podemos identificar[1]:

a) Migracin circular y pendular (van y vienen) de pueblos indgenas itinerantes, es decir, la itinerancia de los pueblos originarios por el territorio amaznico exigida para garantizar una existencia sostenible en la casa comn, con algunos de estos pueblos viviendo en aislamiento voluntario. Ello demanda una pastoral encarnada e inculturada en dilogo con los pueblos indgenas y en una dinmica inter-religiosa para, como lo dijo el Papa Francisco en su homila de la misa inaugural, no terminar imponiendo el don de la fe, sino poder compartirlo gratuitamente.

b) Desplazamiento forzado dentro del mismo pas y hacia el exterior por causa de los grandes megaproyectos de infraestructura, minera legal e ilegal, avance creciente de la agroindustria y la ganadera. Algunas pocas veces se da una migracin voluntaria de reas rurales hacia las ciudades, buscando mejores servicios como educacin y salud para la familia. Se plantea el reto de una pastoral en las ciudades amaznicas que pueda responder a la desestabilizacin social (IL #60), el trfico y trata de personas (IL #67), diversas formas de explotacin socio-econmica y otros mltiples problemas que han surgido con la urbanizacin[2] .

c) Migracin internacional que comprende dos tipos de migraciones que llegan a la Amazona[3]:

(i) La que llega a la regin por razones cientficas, econmicas y empresariales, y que plantea en muchos casos la necesidad de una accin proftica de la Iglesia para hacer frente a sus consecuencias negativas de explotacin y despojo.

(ii) La que llega porque ha sido desplazada de sus pases y deben cruzar el corredor migratorio de la Amazona (IL #65), como es el caso de la poblacin venezolana, haitiana, cubana e incluso migrantes extra-continentales, que requieren de acogida y apoyo humanitario dadas las condiciones de vulnerabilidad en que lo hacen. Como Iglesia necesitamos una accin eclesial coordinada (IL #69b) para atender las urgencias humanitarias y los brotes de rechazo y xenofobia que plantea esta migracin, de manera especial en las fronteras.

2. Aunque la Iglesia viene realizando diversas acciones de atencin a mltiples flujos migratorios, sobre todo los ms vulnerables, falta consolidar una estrategia pastoral adecuada para responder de manera integral a las necesidades de atencin que plantea la migracin en la Amazona y que las polticas pblicas existentes no logran resolver (IL #68). Tenemos el reto de compartir el don que hemos recibido del Seor. El don que hemos recibido es un fuego, es un amor ardiente a Dios y a los hermanos[4], un don para ser compartido, no impuesto, un don que no se agota en una pastoral de mantenimiento[5]. En palabras del Papa Francisco: Anunciar el Evangelio es vivir el ofrecimiento, es testimoniar hasta el final, es hacerse todo para todos (cf. 1 Cor 9,22), es amar hasta el martirio[6].

Muchos hermanos y hermanas en Amazonia llevan cruces pesadas y esperan la consolacin liberadora del Evangelio y la caricia de amor de la Iglesia[7]. En ese sentido, dos lneas de accin pueden contribuir a desarrollar esta pastoral integral con migrantes, desplazados y refugiados para mostrar el rostro misericordioso de Dios para con ellos/as:

a) En primer lugar, el Papa Francisco ha insistido que dicha pastoral con poblacin en situacin de migracin debe partir de reconocer la presencia de Cristo en ellos/as: Para nosotros cristianos, la hospitalidad ofrecida al forastero necesitado de refugio es ofrecida a Jesucristo mismo, identificado en el extranjero: era forastero y me acogisteis (Mateo 25, 35)[8]. Lo que en trminos prcticos debe traducirse en la conjugacin de cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar, como lo ha reiterado el Papa en mltiples ocasiones. Por ello, estamos invitados a desarrollar una pastoral integral que abarque estas cuatro dimensiones, manifieste claramente el amor misericordioso de Dios que se acerca a los migrantes, desplazados y refugiados, y logre permear las comunidades de acogida donde ellos/as llegan.

b) En segundo lugar, necesitamos como Iglesia lneas de accin pastorales para responder y solidarizarnos con los migrantes dependiendo del momento del ciclo migratorio en que la gente se encuentra y buscando tener una perspectiva de derechos ms que una meramente asistencial: si es antes de migrar, en las comunidades de origen, con estrategias pastorales para, de ser posible, prevenir la migracin; si es cuando estn en el trnsito migratorio, con estrategias de proteccin y acogida en la situacin de emergencia humanitaria que enfrentan; si es en los lugares de destino al culminar la migracin o cuando retornan o son deportados, con estrategias de hospitalidad, promocin e integracin, tanto a nivel socio-laboral como a nivel eclesial, concluye P. Garca, expresin de una generacin de jesuitas que desde hace 40 aos analiza la violencia poltica en Colombia, juntos a otros expertos como p. Alejandro Angulo, p. Fernn Gonzlez, p. Javier Giraldo, p. Francisco de la Roux, hoy presidente de la Comisin de Esclarecimiento de la Verdad.

Jesuita Ferro cuestiona Presidente Duque

En Colombia, su conferencia episcopal CEC ha organizado, los das 13 y 14 de agosto, unas jornadas pre-sinodales, en las que han participado cerca de 300 personas, hacindose presentes representantes del episcopado, encabezados por su presidente, Monseor scar Urbina, Arzobispo de Villavicencio, y todos los obispos de la regin amaznica, del Estado, inclusive el Presidente de la Repblica, Ivn Duque, de la academia, de las organizaciones indgenas y campesinas, de las organizaciones no gubernamentales, y de la Red Eclesial Pan Amaznica, con la representacin de su vicepresidente, Cardenal Pedro Barreto, y su secretario ejecutivo, Mauricio Lpez.

No podemos pasar por alto, como insista Monseor Urbina, que la realidad de la Amazona y de sus pueblos, exige cambios estructurales y personales de todos los seres humanos, de los estados y de la Iglesia.

Fanny Cuiro, delegada de la Organizacin de los Pueblos Indgenas de la Amazona Colombiana (OPIAC), ha participado en el Pre-snodo para la Amazona organizado por la Conferencia Episcopal de Colombia y denominado Foro Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecologa integral.

Fanny Cuiro comenz su exposicin expresando: Hoy tomo la voz en nombre de los 56 pueblos indgenas de la Amazona, de los 102 pueblos que existen en Colombia y de todos los pueblos indgenas de la Pan -amazonia.

Para nosotros no ha sido fcil de resistir y permanecer mientras asumimos nuestro deber milenario de mantener la amazonia en pie porque, aunque como pueblos hemos sido invisibles para los Estados, las instituciones y la sociedad, nuestros recursos naturales no han sido invisibles. Todo lo contrario. Han sido sometidos a sucesivos procesos extractivistas que han expoliado a la amazonia a costa de la vida de miles de seres humanos y miles de especies que forman parte de este gran bioma.

Me llama mucho la atencin y me alegra que el Papa Francisco, a pesar de sus ocupaciones y prioridades, enfatice y ponga en su agenda y en la mesa la Panamazonia, la vida que la integra. Somos parte de la agenda del Papa Francisco y eso nos llena de muchas esperanzas. El abuelo Francisco en su profunda sabidura expresa compromiso con la vida en todas sus formas.

Es por lo que hoy los obispos aqu presentes estn preparando este snodo. Le pido a Dios que los ilumine, al espritu sagrado de la coca, el tabaco y la yuca dulce que hable a travs de ustedes para que el mundo comprenda que todos tenemos derecho a existir y a ser diferentes y que todos los rboles y animales son seres con espritu y que deben ser respetados.

Nosotros, los pueblos indgenas amaznicos, sentimos que no somos parte de la agenda histrica de este pas. Sentimos su abandono e indiferencia. Sentimos que nuestras voces no son escuchadas y que nuestras vidas no son respetadas. Hemos sido excluidos e invisibilizados y la exclusin es un crimen que ciega cualquier posibilidad de gozar los derechos. De mis abuelos aprend que mientras haya excluidos, no habr paz.

La histrica exclusin ha logrado permear las esperanzas de paz de los ltimos aos, en donde nuevamente los amaznicos hemos sido excluidos de la implementacin de los Acuerdos de Paz bajo la excusa de que el conflicto armado no lleg a nuestros territorios. As a los pueblos de los departamentos indgenas, Guayna, Amazonas y Vaups nos fue negado el derecho de que los instrumentos de desarrollo, producto de los Acuerdos de Paz, sean implementados en nuestros territorios. Es ms, el Estado no tuvo en cuenta a nuestras vctimas, a nuestros jvenes reclutados por los distintos actores armados.

Con muchas dificultades hemos logrado la formalizacin de nuestros territorios como resguardos, pero estos territorios siguen siendo amenazados de mltiples formas: minera legal e ilegal; explotacin de hidrocarburos; mercado de carbono; ganadera extensiva; incendios forestales; cultivos de uso ilcito y planes de conservacin sin participacin de nuestra gente.

Incluso nuestros territorios estn traslapados con entidades territoriales corruptas que no han logrado jalonar procesos de desarrollo propios centrados en la identidad amaznica. Como consecuencia de la ausencia estatal, la Amazona se est convirtiendo en epicentro de violencias y refugio de grupos ilegales y disidencias que siembran miedo y temor y que quebrantan la armona de nuestros territorios.

La proteccin del Estado y la garanta a derechos fundamentales, a la salud, educacin, a los servicios pblicos siguen siendo meros sueos distantes de alcanzar. Sin embargo, son y sern el motor de nuestra lucha como organizaciones.

A las organizaciones ambientalistas, institutos de investigacin y corporaciones les pedimos que no piensen o hagan por nosotros, en su lugar, queremos que se sumen a nuestros planes de vida.

A la Iglesia Catlica, le pedimos que nos siga acompaando y trabajando para que el snodo no se quede en papeles y reuniones. Es decir, como dicen mis abuelos: Que hagan amanecer la palabra en obra. Que se implementen programas concretos de defensa de la vida en todas sus manifestaciones y del goce efectivo de todos los derechos fundamentales.

Al gobierno nacional, aunque no est aqu, y si estn aqu sus funcionarios, que me escuchan, le pedimos que incluya y priorice en su agenda a los 56 pueblos indgenas que hemos mantenido la Amazona en pie.

Que avancemos en la implementacin efectiva del decreto 6-32 sobre reas no municipalizadas del Guayna, Amazonas y Vaups. Que se respete la consulta previa e informada para el desarrollo de programas e iniciativas para la amazonia, ya que este es un mecanismo de proteccin para los pueblos indgenas en altsimo riesgo de extincin fsica y cultural.

Por ltimo, invito a los presentes y a los seores obispos, que nos visiten en la Chorrera Amazonas, donde est la casa Arana, antiguo centro de esclavitud y genocidio cauchero que hoy es smbolo de resiliencia y de conciliacin. La Casa Arana es como la cpula de Gembaku en Hiroshima o los campos de concentracin en Auschwitz. All entre 1900 y 1932, ms de cien mil indgenas perdieron la vida a causa de la explotacin del caucho. Por eso es un lugar que nos ensea lo que no se debe repetir o permitir como colombianos.

Reitero y extiendo un saludo para el Papa Francisco. Agradecemos esta iniciativa y pedimos a nuestro creador que proteja su salud y su vida. Comparto mi voz de aliento a todos los obispos para que no se cansen de trabajar por la defensa de la casa comn cuyo corazn es la Amazona, ha concluydo la dirigente indgena Fanny.

En referencia al discurso del Presidente Duque, el Padre Alfredo Ferro, coordinador del Servicio Jesuita en la Pan Amazona, recogiendo las impresiones de los presentes, resaltaba dos quejas fundamentales al discurso, la primera es que no mencion a los pueblos amaznicos y a los pueblos indgenas, sin duda una omisin importante, dado el evento en que se encontraba. La segunda es que ech su discurso y se fue, falt haber escuchado a los pueblos amaznicos y a los pueblos originarios. Junto a las crticas, el Padre Ferro reconoca que es interesante conocer las propuestas que tiene el gobierno y algunos avances que ha habido en el sector medioambiental.

Conozco el coraje del Padre Alfredo Ferro que escribi el prlogo de mi libro En deuda con los derechos en Ecuador (pg. 320. Editor Compaa de Jess del Ecuador, 2010) que cont con el respaldo institucional del Rector de la Universidad Politcnica Salesiana UPS del Ecuador, p. Herrn Javier y del Presidente Rafael Correa que despus financi por 8 aos los centros jesuitas y salesianos para la atencin de 5.000 nios, nias y adolescentes en situacin de calle.

P. Alfredo Ferro, jesuita colombiano y coordinador del Proyecto Panamaznico, ex presidente de la Conferencia de Provinciales Jesuitas de Amrica Latina y el Caribe CPAL ha comentado en exclusiva:

Creo que uno de los retos ms importantes que tiene la Iglesia al plantearse la pregunta por nuevos caminos y al tener en el foco lo que debera ser la evangelizacin como misioneros-as, es repensar nuestra prctica en el territorio. La propuesta, a mi manera de ver, se centra en el dialogo intercultural, interreligioso y ecumnico, que supone y requiere una escucha muy profunda. Ya pasaron los tiempos de llevar esquemas mentales que se plasman en una doctrina pesada, lgicas externas que piensan el mundo desde nuestra cosmovisin, ritos occidentales sin tener en cuenta los smbolos y celebraciones propias de los pueblos originarios, etc. Nos debemos replantear nuestro actuar y para ello, es necesario y urgente reconocer los errores y humildemente estar dispuesto no solo a dialogar, sino tambin a aprender.

El hecho de que el snodo vaya a realizarse en Roma es una forma concreta de globalizar la Amazonia y el que la Amazonia pueda universalizarse, entendiendo que el planeta es de todos y que lo que pasa en la Amazonia nos afecta a toda la humanidad y a los diversos territorios ms all de la Amazonia.

De otro lado, el impulso que le ha dado el Papa Francisco al snodo y el respaldo a la Iglesia amaznica como tal, es un factor fundamental que catapulta adelante el territorio amaznico y su problemtica. El papa acompaar de cerca el snodo y su desarrollo, debido tambin al inters concreto que tiene el Santo Padre por alentar cambios y transformaciones en la Iglesia amaznica, que necesariamente tendrn repercusin en las otras Iglesias sean ellas locales, nacionales, continentales o en la misma Iglesia universal. Finalmente, la experiencia de la Red Eclesial Pan amaznica REPAM, que rompe fronteras y busca una mayor articulacin entre las diferentes Iglesias locales y nacionales desde una mirada global ha ayudado y aportado a una comprensin amplia y universal.

Para la Compaa de Jess, el snodo ser un reto teniendo en cuenta su presencia actual en el territorio amaznico en varios pases, donde estamos ms de 60 jesuitas. Sin embargo, no es solo un desafo nuestro, sino de todo el cuerpo de la Compaa, que debe asumir un compromiso que comienza por la sensibilizacin frente a estas realidades que nos tocan a todos y hacer real y concreta, la prioridad que tiene la Conferencia de Provinciales jesuitas de Amrica Latina (CPAL) por la Amazonia. Hoy podramos decir que es una oportunidad para todos nosotros, reforzada por las Preferencias Apostlicas de la Compaa de Jess, donde podramos destacar particularmente la cuarta sobre el Cuidado de la Casa Comn., concluye p. Ferro.

Concluyendo, hay que resaltar que la diplomacia poltica de la misericordia impulsada por Papa Francisco ha logrado fracasar el contra-snodo de la alianza conservadora Bolsonaro-Duque-Bannon, como documentado por la Conferencia de Provinciales jesuitas de Amrica Latina (CPAL) en mi artculo Fracassou o contra-snodo sobre a Amaznia, programado em Roma por Bolsonaro (9).

Ahora desde el snodo Pan-amaznico en Vaticano se levanta otra voz crtica en contra del Presidente Duque.

Notas

(1) Cf. Instituto Pensar de la Pontificia Universidad Javeriana, Situacin de las Migraciones en la Gran Amazona Revisin del Estado del Arte, Septiembre de 2019; estudio solicitado por la Seccin de Migrantes y Refugiados como insumo para conocer y entender mejor el fenmeno migratorio en la Amazonia.

(2) IL #73.

(3) En las migraciones internacionales tambin habra que incluir los migrantes que llegan a la regin para prestar servicios pastorales en las distintas iglesias.

(4) Papa Francisco, Homila en la eucarista inaugural del Snodo de la Amazona, 6 de octubre de 2019.

(5) Benedicto XVI, Exhort. apost. postsin. Verbum Domini, 95.

(6) Homila del Papa Francisco en la Misa Inaugural del Snodo de la Amazona, 6 de octubre de 2019.

Ibd.

(7) Papa Francisco, Discurso en el Foro Internacional sobre "Migraciones y Paz", 21 de febrero de 2017, p.4

(8) Ibd., pp. 2 y 3.

(9) Morsolin C. Fracassou o contra-snodo sobre a Amaznia, programado em Roma por Bolsonaro. Conferencia de Provinciales jesuitas de Amrica Latina (CPAL). Septiembre de 2019 - http://www.cpalsocial.org/fracassou-o-contra-sinodo-sobre-a-amazonia-programado-em-roma-por-bolsonaro-3032

Cristiano Morsolin, investigador y trabajador social italiano radicado en Latinoamrica desde 2001. Co-fundador del Observatorio sobre Latinoamrica SELVAS de Miln (Italia), ha trabajado en la campaa Jubileo 2000 de la Conferencia Episcopal Italiana, en el Centro Tricontinental CETRI de la Universidad Catlica de Lovaina (Blgica). Autor de varios libros, el ms reciente Cambio civilizatorio y nuevos liderazgos sociales (en colaboracin con el Embajador de Naciones Unidas, Dr. Franco Vincenti) Ed. tropos, Bogot, marzo 2019 Prologo del Cardenal Turkson. Actualmente, colabora con Mons. Joaquim Pinzn, obispo de Puerto Leguizamo (Amazonia Colombiana), padre sinodal. Fue recibido en audiencia por el Papa Francisco el da 21 de octubre de 2017.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter