Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-10-2019

Carta abierta de una catalana a Andrs Manuel Lpez Obrador
El Rey de Espaa representa como nadie el supremacismo imperialista

Rebelin


Estimado presidente,

Recientemente, en un gesto de osada histrica, solicit Usted formalmente al rey de Espaa que pidiera perdn a los pueblos originarios por los agravios y crmenes cometidos durante la conquista de Amrica. La respuesta, no se hizo esperar. El gobierno visiblemente ofendido y en nombre de su majestad-, rechaz de forma tajante su peticin. Dems personajes de la escena poltica, periodistas y espaoles, en general, respondieron tambin con dureza y misivas poco amistosas, cuando no con verdaderos insultos hacia su persona por tamao atrevimiento. Sepa Usted que el desprecio que siente el ciudadano espaolista, no slo por los pueblos que fueron aniquilados sino tambin por sus pobladores actuales, es mucho. Tanto, que duele! El inters de Espaa por este Continente no ha variado en siglos, sigue siendo puramente extractivista.

Sepa, estimado presidente, que ni el Estado espaol ni tampoco ninguna de sus instituciones, ofrecern jams ningn tipo de disculpas por nada de lo all acontecido, pues el orgullo sentido por esas conquistas constituye alimento para el espritu del maltrecho imperio espaol. As, centuria tras centuria y en memoria del gran genocidio cometido en el Continente Americano, Espaa celebra cada 12 de octubre, con exaltacin militar y patria, esa gran gesta de muerte insuperable. Siendo que el corporativismo espaolista afecta transversalmente a casi toda la escena poltica espaola, no existe la autocrtica ni la necesidad de reparacin histrica. La mentalidad imperialista impide reconocer los crmenes cometidos. Y el Rey representa como nadie ese supremacismo imperialista. Recuerda Usted el vergonzoso episodio en el cual el anterior monarca reprob en pblico al entonces presidente de Venezuela, mandndole cerrar la boca?

Usted preside ahora uno de los pases ms biodiversos del planeta. Mxico alberga especies animales y vegetales nicas en el planeta. Y ms de una sesentena de pueblos originarios sobreviven a pesar de la conquista y de los embates sobre la colonia. Sin embargo, la historia nos muestra que la tarea ms difcil no es el proceso de descolonizacin de los territorios sino el de las mentes que han sido colonizadas. Las administraciones coloniales se van, pero las mentes colonizadas se quedan y se reproducen a s mismas de generacin en generacin. Esta es, en realidad, la verdadera conquista, la verdadera gesta.

Deber Usted hacer pues una profunda introspeccin en su cableado mental, no vaya a ser que sin darse cuenta termine por hacer exactamente lo mismo que aqullos a los que ahora pide que se disculpen. Sera de una alta incoherencia personal, poltica e histrica que Usted que reclama la peticin de perdn por parte de los espaoles, se alineara ahora con aquellos poderes econmicos cuyo nico inters sigue siendo la extraccin, explotacin y usurpacin de los recursos naturales situados en los territorios de pueblos indgenas.

En el breve comunicado que el gobierno espaol ofreci como respuesta a su peticin, se dice que la llegada, hace 500 aos, de los espaoles a las actuales tierras mexicanas no puede juzgarse a la luz de consideraciones contemporneas. Y aade: El Gobierno de Espaa reitera su disposicin para trabajar conjuntamente con el Gobierno de Mxico y continuar construyendo el marco apropiado para intensificar las relaciones de amistad y cooperacin existentes entre nuestros dos pases.

Sin embargo, el abuso y los crmenes cometidos sobre dichos pueblos no son agua pasada tal como pretenden hacernos creer los poderes polticos y financieros. Las relaciones de amistad y cooperacin que se iniciaron entre ambos pases despus de la muerte del dictador espaol, propiciaron desde el gobierno neoliberal de Felipe Gonzlez y, en connivencia con los respectivos mandatarios mexicanos, la entrada de empresas espaolas en territorio mexicano que provocaron y siguen provocando estragos entre los distintos pueblos indgenas y en el campesinado, en general. La mitad de los beneficios econmicos de las empresas espaolas en la actualidad tienen su origen en Amrica Latina; una gran parte de los cuales se obtiene gracias al abuso y al crimen practicado en las Comunidades de estos pueblos.

Lderes indgenas y defensores de los Derechos Humanos de la sociedad civil organizada luchan dura e incansablemente en el terreno desde hace dcadas con la finalidad de frenar esas incursiones empresariales que destrozan los modos de vida de dichos pueblos y les condenan a una existencia pauprrima marcada por la angustia y el miedo, cuando no a la extincin. Bien sabe Usted, estimado presidente, que los defensores de los derechos de los pueblos indgenas y de sus territorios arriesgan su vida a diario. Que son amenazados y perseguidos siempre y, a menudo, asesinados. Algo que sera imposible sin la necesaria colaboracin de gobernantes y funcionarios que se lucran tambin con el terror practicado.

Millones de mexicanos y ciudadanos del mundo rebosaron alegra cuando por fin Usted fue elegido presidente de los Estados Unidos Mexicanos. De repente, una nueva administracin que acababa con interminables sexenios de oscuridad y que prometa terminar con la impunidad de corruptos y asesinos, abriendo as una nueva etapa de esperanza entre los mexicanos. Mucha felicidad sent, le confieso.

Sin embargo, despus de sus primeros pasos en el gobierno parece que no est entre sus prioridades ejercer un control severo y exhaustivo sobre los proyectos de empresas espaolas de capital trasnacional y sus actividades, sobre todo al interior de territorios indgenas y reas naturales protegidas. En dicho sentido, me llega la triste noticia que la empresa espaola Cox Energy pretende construir su tercer parque fotovoltaico en la zona de influencia del rea de Proteccin de Flora y Fauna Laguna de Trminos, en el golfo de Campeche. Dicho humedal es el ms grande y uno de los ms ricos por su diversidad biolgica y valor ecolgico, formando parte de la cuenca hidrogrfica ms importante de Mxico. Sin embargo, parece no importar demasiado: la ubicacin del parque fotovoltaico se proyecta a lo largo de una corriente natural de agua situada en una regin en que se localizan Sitios Prioritarios para la Conservacin de Primates.

Tambin los Pueblos Indgenas, actores propuestos como fundamentales para la Cuarta Transformacin anunciada por su gobierno, parece que seguirn siendo violentados y abusados por una administracin que propuso para el verano realizar consultas al por mayor en las Comunidades indgenas de todo el pas sobre temas fundamentales para la Reforma Constitucional sobre Derechos de los Pueblos Indgenas. Quienes participan en los procesos de consultas libres, previas e informadas, conocen que ni un verano ni dos son suficientes para cubrir todas las etapas que requiere el convenio 169 de la OIT; menos todava, unas pocas semanas, tal como se pretende con este proceso de consultas exprs que recorrer todo el pas: una falta de respeto a los modos y costumbres de los pueblos originarios y un incumplimiento manifiesto de la legislacin nacional e internacional. En consecuencia y, delante de las dificultades que se prevn, no tenga la tentacin, le pido, de utilizar a los ejrcitos para reprimir a las Comunidades que se resistan a entrar en esta suerte de juego con trampa del que ya se conoce de antemano quien va a ser el nico ganador.

Por ltimo, recordarle que el pasado mes de marzo y tras muchos aos de lucha social y jurdica, el Tercer Tribunal Colegiado del Quinto Circuito, emiti sentencia de amparo definitiva a favor del pueblo Guarijo, protegiendo sus derechos colectivos a la consulta y consentimiento previo, libre e informado respecto a la construccin de la presa Los Pilares en el ro Mayo. Pocas semanas despus y, a pesar del amparo judicial, Usted mismo en rueda de prensa anunci la autorizacin de recursos para la continuacin de dicha obra faranica que, de concluirse, destruir el hbitat natural y sagrado de este pueblo originario. Las razones que se exponen para retomar las obras, curiosamente, son las mismas que esgrima la anterior administracin neoliberal padrecista. La embestida de megaproyectos que despojan del agua vital a los pueblos indgenas para beneficio de sectores empresariales privilegiados parece, pues, no tener fin. La actividad minera, cmo no, se proyecta como la principal beneficiaria de esta presa en aguas del ro Mayo.

Y no, seor presidente, el Estado espaol no va a pedir perdn. La Iglesia catlica, tampoco. La mentalidad imperialista no permite el reconocimiento del otro distinto. Sea Usted pues quien lidere esa reparacin histrica y d ejemplo a aqullos que con su arrogancia fueron incapaces de hacerlo. Propngase pasar a la Historia como el presidente que supo establecer un dilogo sincero entre ambos mundos. Nos necesitamos mutuamente. Reconozca y proteja a los Pueblos Indgenas en todos sus derechos y termine de una vez por todas con tanta injusticia ocultada y dolor acallado. Sea un buen lder para su Nacin de Naciones y proteja en toda su diversidad la vida y la cultura en territorio mexicano. Y si puede, por favor, en toda Amrica Latina.

Desde Catalunya, con esperanza,

Laietnia

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter