Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-10-2019

El STF empieza a ser juzgado

Carol Proner
Brasil 24/7

Traducido del portugus para Rebelin por Alfredo Iglesias Diguez


La garanta de la presuncin de inocencia es algo muy serio y viene de lejos. Desde Justiniano hasta nuestros das, estaba prevista en el derecho islmico, en la tradicin romano-germnica, atraves la Edad Media y gan los cdigos de la Ilustracin y las declaraciones y pactos sobre derechos civiles y polticos del siglo XX, culminando su trnsito histrico en forma de consenso universal, expresado en el artculo 11 de la Declaracin de 1948: 1. Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio pblico en el que se le hayan asegurado todas las garantas necesarias para su defensa.

La traduccin del sentido civilizatorio de la norma al derecho patrio [Ndt.: est hablando de Brasil], se encuentra en el prrafo LVII, del Ttulo II, de los Derechos y Garantas Fundamentales, de la Constitucin de 1988: Nadie ser considerado culpable hasta que la sentencia penal condenatoria sea firme, dispositivo simtrico al que garantiza el artculo 283 del Cdigo de Procedimiento Penal (CPP): nadie podr ser detenido sino en flagrante delito o por orden escrita y fundamentada de la autoridad judicial competente, en el transcurso de sentencia condenatoria tramitada en juzgado o, en el curso de la investigacin o del proceso, en virtud de prisin temporal o prisin preventiva.

Fruto de tiempos arbitrarios nos encontramos con que el artculo 283 del CPP, a pesar de evidente constitucionalidad, pas a ser evaluado por la Suprema Corte en tres recursos de constitucionalidad promovidos por entidades y partidos, recursos cuya interpretacin espera a ser juzgada desde hace dos aos. La decisin de juzgar, pospuesta en numerosas ocasiones, finalmente entr en el orden del da de la Corte y se hizo prioritaria en la agenda poltico-jurdica del pas, debido a que en este momento es parte necesaria del combate entre el Estado Democrtico de Derecho y el Estado de Excepcin.

No obstante, qu es lo que se juzga a partir de hoy [17/10/2019]?

Una forma de responder a esta pregunta es decir que lo que se juzga es la constitucionalidad de la prisin anticipada a la pena, asegurada por decisin precaria del STF desde 2016. El Supremo puede, con indisimulada agresin a la Constitucin, mantener la ejecucin provisional de la pena despus de la sentencia en segunda instancia o revisar la decisin, entendiendo que la prisin anticipada contrara la presuncin de inocencia, hiere la Constitucin y las normas civilizatorias, y abre la posibilidad de que numerosos presos sean liberados hasta que no sean condenados en sentencia firme. Optando por la Constitucin, se abren otras posibilidades que ahora no viene al caso explorar.

Pero hay otra forma de entender ese juicio. Lo que verdaderamente est en juego es el propio Supremo Tribunal Federal (STF), la integridad de la Corte para ejercer el control de constitucionalidad y de legalidad del sistema de justicia criminal. Lo que se juzga, a los ojos de la opinin pblica y de la sociedad brasilea, es la autoridad del STF para ejercer lmites a las excentricidades interpretativas que insisten en flexibilizar o suprimir las garantas constitucionales del debido proceso y de la amplia defensa. El Supremo deber, en una especie de autojuicio, decidir si rechaza la arbitrariedad o se pone del lado del Estado de Excepcin que prospera en el pas, con relevante protagonismo del poder judicial. Y estar siendo observado y juzgado por una sociedad que ya comprendi perfectamente cul fue el papel de la Corte, pasivo o activo, en los episodios de inconstitucionalidad que se siguieron al golpe de 2016.

El anuncio del juicio de los recursos de constitucionalidad sobresalt a los generales y a los representantes de la extrema derecha que, atrincherados en la mentira del combate a la corrupcin, alertan de los riesgos de convulsin social en el caso de que el STF no resista la tentacin de cumplir la Constitucin. Se sabe que, desde hoy hasta el da 23 de octubre da probable del juicio el tono de los tuits subir. Pero la bella apariencia de la tropa est en fase de descrdito debido al apoyo de los militares a un gobierno corrupto, golpista y traidor a los intereses nacionales, y eso sin mencionar la decadente figura del ministro de Justicia ni la trama lavajatistas desenmascarada por las revelaciones del The Intercept.

El momento, por lo tanto, no es el idneo para usar la disculpa de la tutela militar y est claro que los magistrados del STF, individualmente considerados, no sern olvidados si quisieran atribuir su falta de coraje a los desgastados calcetines de soldados que sirven a los intereses de otros ejrcitos. Las Fuerzas Armadas, con respecto a la Suprema Corte, tienen el deber de cumplir la Constitucin. Y el pueblo brasileo, lo mismo que las Fuerzas Armadas, tambin tiene el deber de defenderla y el derecho de juzgar a quienes no lo hacen. Hoy, el STF empieza a ser juzgado.

Carol Proner es doctora en Derecho, profesora de la Universidade Federal de Rio de Janeiro y directora del Instituto Joaqun Herrera Flores.

Fuente: https://www.brasil247.com/blog/stf-comeca-a-ser-julgado

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar la autora, al traductor y Rebelin como fuente de la traduccin.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter