Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-10-2019

Un acto entraable de solidaridad

Andrs Gmez
Rebelin


Escribo este artculo a propsito del llamamiento de Cuba al Encuentro Antimperialista de Solidaridad, por la Democracia y contra el Neoliberalismo, que tendr lugar en La Habana del 1 al 3 de noviembre prximos, organizado por el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), el Captulo Cubano de los Movimientos Sociales y la Jornada Continental por la Democracia y contra el Neoliberalismo.

No hay duda que el Encuentro ser una importante contribucin a la bsqueda de la imprescindible unidad de la izquierda de nuestra regin y al fortalecimiento de la solidaridad con las causas justas por las que luchan nuestros pueblos.

El llamamiento del Encuentro seala la importancia de la participacin en el mismo de una heterognea representacin de Estados Unidos y Canad, amigos, seala el llamamiento, que siempre se han puesto del lado de la justicia en el caso de las luchas del pueblo cubano por su liberacin.

Precisamente quiero aprovechar la oportunidad para referirme a un acto de genuina y profunda solidaridad en la historia patria. Por casualidad estaba releyendo el valioso libro de la respetada acadmica cubana, Marial Iglesias Utset, Las metforas del cambio en la vida cotidiana: Cuba 1898-1902, cuando llego a los asuntos concernientes a la poltica educacional del gobierno interventor durante la primera intervencin estadounidense en Cuba (1899-1902).

La notable accin solidaria con el pueblo cubano en aquel vital momento histrico fue obra de Alexis Everett Frye estadounidense-, Superintendente de Escuelas de Cuba, nombrado por el gobernador militar provisional de Cuba, Leonard Wood.

nicamente quiero aadir al relato de la autora del libro, el cual citar a continuacin, es que Alexis E. Frye, naci en el estado de Maine, EE.UU.; fue educador, dedicado a los mtodos de la enseanza y a la geografa. Contaba entonces con 40 aos de edad, y estaba recin casado con una educadora cubana, Mara Teresa Arruebarrena. Cuba en aquellos aos tena una poblacin aproximada de 1 milln 600 mil personas, entre estos 350 mil jvenes entre 5 y 14 aos de edad. De slo 775 escuelas pblicas que haba en toda la Isla en 1887, al terminar la devastadora Guerra de Independencia en 1898 solamente existan 541. La inmensa mayora de la poblacin cubana de entonces era analfabeta. Pero el clamor general por la independencia era continuo y profundo.

Escribe sobre estos asuntos la autora:

[] El mismo Mximo Gmez relata en una carta escrita en 1900 como, al visitar con su familia el 10 de octubre la tumba de su hijo y la de Maceo, coincidi con ms de 400 nios de las escuelas cercanas al lugar que fueron all en orden y compostura admirable a colocar flores sobre la tumba de los hroes.

[] Entonces, a contrapelo de la poltica cultural anexionista del Gobierno de ocupacin, la escuela pblica se convirti en esos aos en un importante espacio de difusin y reproduccin de prcticas nacionalistas y en particular de la simbologa patritica.

[] Adems de la fuerte presencia de sentimientos nacionalistas entre los mismos maestros y miembros de las juntas de educacin locales, el hecho de que el superintendente norteamericano de escuelas de Cuba [Alexis Frye] fuese un hombre de ideas progresistas, expresadas a menudo en abierta contradiccin con los tpicos funcionarios neocoloniales como era el caso del gobernador de Cuba, Leonard Wood, propici este tipo de conversiones.

De hecho por increble que pueda parecer, la primera edicin masiva hecha en la Isla del Himno de Bayamo (100,000 ejemplares) fue impresa en diciembre de 1900 por iniciativa de Alexis Frye, costeada de su propio peculio.

Cuba se enfatiza en la carta [fechada en La Habana el 17 de diciembre de 1900 con la firma del seor Frye] que acompa a la distribucin del folleto debe ensear a sus hijos que cualquier nacin que intente pisotear la libertad humana es tirana y que todo tirano es cobarde. Debe ensearles que es forzoso que los hroes cubanos estn siempre apercibidos para defender con su vida y su tesoro, la independencia patria, contra todo poder extranjero, sea cual fuere, que en aos venideros intente empuar el cetro del tirano.

El folleto con la letra del himno patritico fue repartido entre los nios de las escuelas de toda Cuba, con el propsito de que en el primer da de este nuevo siglo en todas partes de la Isla se escuche el Himno Nacional, en forma tal que los nios de todos los hogares puedan elevar su voz en coro, y que todos aprendan la ms alta leccin de patriotismo, que para siempre, escudar de todo peligro a esta bella y heroica tierra.

Andrs Gmez, director de Areitodigital

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter