Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Usos y abusos de Hait
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-10-2019

Hait
Protestas interminables en una repblica olvidada

Brbara Ester
CELAG

Las protestas populares en Hait son un episodio de las consecuencias, cada vez ms estructurales y catastrficas, de una historia de saqueo y olvido.


En Hait la crisis de rgimen se agudiza luego de semanas de protestas ininterrumpidas. Los disturbios actuales son la culminacin de ms de un ao de agitacin y casi tres aos de descontento con el actual mandatario, Jovenel Mose. Los manifestantes se aglutinan en el Palacio Nacional, en las oficinas de la ONU y en las calles para demandar la renuncia del presidente. La crisis poltica no es nueva sino que condensa, cuanto menos, los dos ltimos gobiernos del Partido Haitiano Tet Kale (PHTK). Su fundador, Michel Martelly (2011-2016), al igual que su discpulo Mose, son acusados de desviar los fondos de la ayuda internacional de las dos ltimas catstrofes climticas que azotaron la isla. Como consecuencia, la poblacin fue condenada al hambre, la pandemia y el debacle de su economa. Lucrar con la desgracia de millones de compatriotas parece ser la receta del capitalismo del desastre[1]. Una vez ms, tal como lo hiciera en su origen como la otredad incmoda de la Revolucin Francesa, Hait muestra que, por encima de cualquier valor universal de humanidad, para la comunidad internacional los negocios son negocios[2].

Hait presenta uno de los mayores niveles de inseguridad alimentaria del mundo, con ms de la mitad de la poblacin y el 22% de los nios del pas- con desnutricin crnica. Su ndice de Desarrollo Humano la posiciona entre los ltimos puestos, no slo de la regin sino del mundo: 168 sobre 189 pases[3]. Los indicadores de la calidad de vida de la poblacin son apabullantes y, adems, Hait debe hacer frente a las catstrofes naturales que azotan el Caribe. El ndice de Riesgo Climtico Global de 2019 coloca a Hait en cuarto lugar de entre los pases ms afectados por los desastres climticos anuales, ranking que encabezan Puerto Rico donde se logr en las calles la renuncia de su gobernador[4], tambin acusado de malversar fondos de ayuda- y Honduras, sobre cuyo presidente pesan graves acusaciones de fraude, corrupcin y narcotrfico[5].

A casi diez aos del terremoto ms devastador y mortfero de su historia, Hait no slo sigue sin recuperarse de esos destrozos, sino que sufre una nueva crisis poltica y social que se agrav desde mediados de septiembre. En un contexto de inflacin del 15%, un dficit de $89,6 millones de dlares, y una moneda (gourde) en rpida devaluacin, se espera que este ao la crisis humanitaria solo empeore. Sumado a esto, la crisis del suministro de electricidad, debido a la falta de gasolina, termin por desatar el descontento social frente a una cotidianeidad desbaratada: no funcionan el transporte pblico, el comercio ni las escuelas.

As, las habituales catstrofes naturales han terminado por naturalizar las consecuencias sociales de los problemas polticos, los cuales involucran a actores locales que de ningn modo lograran sortear la crisis sin la venia de los intereses internacionales y la invisibilizacin de la crisis por parte de sus vecinos latinoamericanos, concentrados en la situacin venezolana.

Un presidente ilegtimo, el origen de la crisis actual

Mose lleg a la poltica como un outsider[6], representando a la elite agraria gracias a su rol como dirigente de Agritrans, una empresa bananera del nordeste. Su experiencia poltica previa era nula, pero fue escogido por Martelly (PHTK) como su sucesor. En las elecciones primarias de octubre de 2015 Mose obtuvo el primer lugar con un 32,81%. Sin embargo, los comicios estuvieron signados por las denuncias de fraude, intimidacin de votantes y protestas callejeras, por lo que finalmente fueron anulados. Martelly, con el apoyo de los Estados Unidos (EE. UU)., la Organizacin de los Estados Americanos (OEA) y de otros gobiernos extranjeros, quera cuanto antes resolver el traspaso del Gobierno a su sucesor. Sin embargo, los funcionarios electorales -debido a las persistentes protestas sociales y una nueva catstrofe, el paso del huracn Matthew- demoraron en tres oportunidades consecutivas una nueva votacin ante la amenaza de violencia incontenible[7].

El malestar social que aglutin al arco opositor, lderes religiosos y empresariales, as como miembros de la dispora haitiana y organizaciones de derechos humanos, se condens en la falta de transparencia de los procesos electorales y la necesidad de reformar el proceso de votacin. Entre febrero de 2016 y febrero de 2017 se estableci un Gobierno interino a cargo de Jocelerme Privert, quien fue electo por la Asamblea Nacional para llenar el vaco de poder tras la finalizacin del mandato de Michel Martelly. Unas nuevas elecciones se desarrollaron en noviembre de 2016 y, a contrapelo de la coyuntura, Mose result electo en primera vuelta con el 55,67% de los votos[8]. Nuevamente, la denuncia de fraude empa unos comicios que demoraron ms de un mes en ser validados.

Sumada a la escasa legitimidad de origen, el incremento de la conflictividad social y la crisis poltica tienen tres elementos clave: (1) la crisis del combustible; (2) un gran recambio institucional y (3) la manifiesta corrupcin de sus funcionarios.

En cuanto al precio del combustible, desde 2005 el Gobierno de Hugo Chvez cre el Programa Petrocaribe, el cual permiti a Hait comprar, desde 2006, petrleo a precio subsidiado. Los fondos liberados por este beneficio permitan favorecer al desarrollo de infraestructura y programas sociales, de salud y educacin. Producto del bloqueo y la crisis econmica que atraviesa, en marzo de 2018 Venezuela detuvo los envos de barriles a precio subsidiado. Sumado al fin del beneficio, el Gobierno haitiano anunci en julio del mismo ao la eliminacin de los subsidios a la energa. Esta impopular medida estuvo en consonancia con lo acordado en febrero de 2018 con el Fondo Monetario Internacional (FMI): un paquete de reformas estructurales a su economa, eufemismo utilizado para nombrar el ajuste. A cambio, el organismo prometi prstamos financieros por 96 millones de dlares para ayudar al pas a pagar su deuda[9]. El ciclo de una nueva crisis poltica comenz con el aumento del petrleo y sus derivados: 38% la gasolina, 47% el diesel y 51% el kerosene[10]. Frente a ello, la calle volvi a estallar, las protestas se masificaron y la polica reprimi, generando ms muerte y ms caos. Finalmente, la medida fue derogada.

Como consecuencia del ajuste impulsado por el FMI, se agudiz la crisis institucional caracterizada por un recambio permanente de funcionarios, especialmente del primer ministro, cargo que tiene como funcin la mediacin entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo para lograr gobernabilidad y consenso. Luego de la oleada masiva de protestas de julio de 2018, Jack Guy Lafontant present su renuncia. Mose, entonces, busc reemplazarlo con un conocido abogado y exrival presidencial, Jean-Henry Cant, intentando de esta forma lograr la unidad con la oposicin. Tan slo seis meses despus, Cant fue removido. Su sucesor fue Jean-Michel Lapin, quien dur apenas cuatro meses en el cargo para finalmente presentar su renuncia proclamando la falta de acuerdo entre los actores polticos. Horas ms tarde, el presidente Mose nombr a su cuarto primer ministro, Fritz-William Michel, portador de un perfil ms tecncrata y hasta entonces funcionario del Ministerio de Economa y Finanzas. A diferencia de sus antecesores, Lapin ni siquiera consigui la ratificacin de su cargo por parte del Senado no porque el oficialismo careciera de mayora sino debido a los disturbios ocasionados-, por lo que formalmente todo el Gabinete carece de institucionalidad. La ltima intentona de lograr la designacin de Lapin, en septiembre de este ao, culmin con un senador del oficialismo, Jean-Marie Ralph Fthire, descargando un arma de fuego contra los manifestantes en el Parlamento con el saldo de un fotgrafo y un guardaespaldas heridos[11].

Por ltimo, en febrero de 2019 estall el escndalo de corrupcin popularizado como #PetroCaribeChallenge. El hashtag se origin mediante un tweet que preguntaba en creole: Dnde est el dinero de PetroCaribe? Desde entonces comenzaron el activismo por una auditara colectiva y una nueva oleada de movilizaciones contra el Gobierno haitiano, acusado de malversar miles de millones de dlares provenientes del subsidio venezolano. Como corolario de la gran movilizacin ciudadana, a fines de mayo el Tribunal de Cuentas entreg al Senado un informe mediante el cual concluy que al menos 14 exfuncionarios malversaron ms de 3.800 millones de dlares del programa Petrocaribe entre 2008 y 2016. Sobre el actual mandatario, el informe detalla que Agritrans fue adjudicataria de contratos para construir proyectos bananeros y carreteras que jams fueron realizados, a pesar de recibir el dinero para tales fines[12].

Ayuda o injerencia internacional?

Es Hait un Estado fallido? Desde su independencia y su primera Constitucin, en 1804, Hait pas por 30 golpes de Estado y tuvo 20 constituciones. Actualmente, vive una de sus mayores crisis sociopolticas desde la ocurrida en su bicentenario (2004) con el golpe a Jean Bertrand Aristide, luego de que ste manifestara que Hait exigira una reparacin histrica a Francia, su exmetrpoli. Finalmente, Francia tom la iniciativa en la solucin de la crisis haitiana y forz la dimisin de Aristide. En febrero de 2004 el mandatario abandon Hait en un avin estadounidense, escoltado por militares de ese pas. Desde entonces y hasta octubre de 2017 el pas fue intervenido por la ONU (Organizacin de Naciones Unidas) mediante la Misin de Estabilizacin de las Naciones Unidas para Hait (MINUSTAH)[13]. Posteriormente, se adopt la forma de Misin de las Naciones Unidas de Apoyo a la Justicia en Hait (MINUJUSTH), una misin que busc estandarizar el sistema de administracin de Justicia de Hait a los modelos implementados en las ltimas dos dcadas en la regin. La MINUJUSTH garantiz un contingente policial como forma de alivianar el uso de la fuerza. No obstante, con la tendencia regional de militarizacin de las fuerzas de seguridad esto se traduce en el mantenimiento de la ocupacin y la represin. La prrroga de existencia de la misin concluy su mandato el 15 de octubre de 2019, lo que no implica que la ONU abandone Hait sino, ms bien, que busque nuevas formas de injerencia[14][15].

Si bien laayuda humanitaria tiene como objetivo proporcionar alimento, asistencia sanitaria y psicolgica con aprobacin del Gobierno y sin violar su soberana -especialmente frente a catstrofes naturales- en la prctica ha sido desvirtuada paraintervenir militarmentenaciones, derrocar gobiernos y apoderarse de su riqueza natural[16]. Luego del terremoto de 2010, la MINUSTAH colabor con una comisin de 7 mil soldados y policas. El saldo: cientos de denuncias de abusos sexuales y una epidemia de clera causada por quienes fueron a brindar asistencia[17][18].

De acuerdo al exdirector del Fondo de Asistencia Econmico y Social (FAES) de Hait entre 2012 y 2015, Klaus Eberwein, slo el 0,6% de las donaciones internacionales termin en manos de organizaciones haitianas, un 9,6% en manos del Gobierno haitiano y el 89,8% restante fue canalizado a organizaciones no haitianas. Lamentablemente, Eberwein fue hallado sin vida con un disparo en la sien en un hotel en Miami antes de comparecer frente a una comisin anticorrupcin del Senado haitiano sobre los fondos de Petrocaribe y las malas prcticas de la Fundacin Clinton[19].

Los fondos se tradujeron en la proliferacin de ONGs que comenzaron a proveer funciones que sola cubrir el Estado, consolidando una nueva etapa en la agenda del sistema neoliberal. Mientras las ONGs avanzaban el Estado se retraa, incidiendo tanto en la soberana como en la autodeterminacin del pas[20]. La intermediacin de las organizaciones permite que quienes las financian, como el Banco Mundial, el Gobierno de EE. UU. , el Fondo Monetario Internacional o empresas transnacionales, obtengan la liberacin de las barreras arancelarias, lo que termina por devastar la produccin interna y, por tanto, la economa del pas mediante la privatizacin de los servicios pblicos y la contratacin de empresas privadas internacionales para ofrecerlos. Este mapa configura lo que la economista Naomi Klein ha denominado como capitalismo de desastre, que opera junto con la doctrina del shock. Segn su tesis las crisis derivadas de catstrofes, como en el caso de Hait, habilitan oportunidades de negocios para la inversin privada, as las potencias y los intereses de las multinacionales consiguen anclarse en el territorio arrasado de la mano de las ONGs.

A modo de conclusin

El PHTK es el actual garante de los negocios del capital internacional, fundamentalmente mediante el traspaso de tierras campesinas a transnacionales estadounidenses. Para ello slo cuenta con un escueto sector de la oligarqua local, quien se beneficia con una parte del desvo de fondos a expensas de la mayora de la poblacin. La exacerbacin de la dependencia de la ayuda internacional combina el tradicional colonialismo con una nueva fase del neoliberalismo como gestor del desastre. La influencia norteamericana consolid una economa haitiana predominantemente extractiva -aproximadamente 2.000 millones en depsitos minerales explotados principalmente por corporaciones estadounidenses y canadienses-[21]. Actualmente, dicha influencia es el nico sostn de un presidente impopular, cuya dimisin sigue exigiendo el pueblo en sus protestas masivas.

Mientras los lderes de la oposicin llaman a los manifestantes a no claudicar hasta obtener la renuncia de Mose, la consigna se hace carne: les estamos diciendo a las personas que viven en el rea de Cit Soleil y a la poblacin haitiana que se levanten para derrocar a este Gobierno afirm Francois Pericat, un participante en las protestas del 27 de septiembre a The Associated Press en alusin a un barrio pobre y sobrepoblado de Puerto Prncipe.El presidente Jovenel Mose no est haciendo nada por nosotros, slo nos est matando[22]. Mose asumi la Presidencia un 7 de febrero, fecha emblemtica que recuerda el final de casi 30 aos de dictadura (1957-1986) de la familia Duvalier, Franois (Papa Doc) y su hijo Jean-Claude (Baby Doc), quien finalmente huy de la isla producto de las protestas generalizadas. Luego del anuncio del cierre de la MINUJUSTH, Mose ha afirmado que no presentar su renuncia y dice no querer tener otro 1986 [23]; sin embargo, la sublevacin popular est cada vez ms cerca de repetir la hazaa.

Notas:

[1] Naomi Klein, La doctrina del shock. El auge del capitalismo de desastre, Paids, Argentina, 2008.

[2] https://www.celag.org/haiti-herida-abierta-de-america-latina/

[3] https://reliefweb.int/sites/reliefweb.int/files/resources/Haiti%20Country%20Brief_%20August_2019.pdf

[4] https://www.celag.org/puerto-rico-afilando-cuchillos/

[5] https://www.celag.org/honduras-una-decada-de-golpes-e-inestabilidad/

[6] https://www.voanoticias.com/a/haiti-presidente-moise-investidura-trump-eeuu/3705034.html

[7] https://www.nytimes.com/es/2016/02/06/editorial-haiti-democracia-en-pausa/

[8] https://www.celag.org/informe-electoral-haiti/

[9] https://www.nodal.am/2019/10/decadas-de-neoliberalismo-neocolonialismo-e-injusticia-climatica-han-llevado-a-haiti-al-limite-por-keston-k-perry/

[10] https://pulsonoticias.com.ar/8911/el-fmi-agita-las-llamas-de-la-insurreccion-en-haiti/

[11] https://www.ap.org/ap-in-the-news/2019/ap-photographer-wounded-in-haiti-shooting

[12] https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-48711839

[13] http://www.ieee.es/Galerias/fichero/cuadernos/CE-131.pdf

[14] https://news.un.org/es/story/2019/10/1463911

[15] https://mundo.sputniknews.com/america-latina/201910161088993267-mision-de-paz-de-la-onu-concluye-mandato-en-haiti-sin-impedir-brotes-de-violencia/

[16] https://www.theguardian.com/world/2019/oct/11/haiti-and-the-failed-promise-of-us-aid

[17] https://www.celag.org/haiti-resultado-intervencion-humanitaria/

[18] https://www.nytimes.com/2017/06/26/world/americas/cholera-haiti-united-nations-peacekeepers-yemen.html

[19] http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/08/08/hallan-muerto-a-un-funcionario-de-haiti-que-iba-a-denunciar-a-la-fundacion-clinton/

[20] https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-37614689

[21] https://www.nodal.am/2019/10/decadas-de-neoliberalismo-neocolonialismo-e-injusticia-climatica-han-llevado-a-haiti-al-limite-por-keston-k-perry/

[22] https://www.nytimes.com/2019/09/28/world/americas/haiti-protests-moise.html

[23] https://www.jornada.com.mx/2019/10/16/mundo/026n4mun

Fuente: http://www.celag.org/haiti-protestas-interminables-en-una-republica-olvidada/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter