Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-10-2019

Lula libre y...?

Eric Nepomuceno
La Jornada


El pasado viernes los   abogados de Luiz Incio Lula da Silva informaron formalmente a los tribunales correspondientes lo ya sabido: el ex presidente se rehsa a aceptar cualquier decisin judicial que no sea la anulacin del juicio que lo conden (dicho sea de paso, sin prueba alguna).

Se trata de una decisin poltica, sin mucha salida en trminos jurdicos: la legislacin brasilea impone que una decisin del Poder Judicial sea cumplida sin menoscabo.

Por lo tanto, si se decide por la progresin de condena del actual rgimen cerrado al semiabierto, cuando l tendra que salir de la crcel atendiendo a determinadas normas. Ni modo: habr que aceptar y cumplir. Habr que esperar un poco para saber qu determina la jueza encargada de su caso.

Un da antes, el jueves, empez en el Supremo Tribunal Federal brasileo, instancia mxima de la justicia en el pas, una discusin absolutamente inslita: se trata de decidir si es constitucional algo que est en la Constitucin.

La decisin ser conocida en esta semana, y tendr influencia definitiva sobre Lula da Silva y otro nutrido grupo de detenidos.

Ninguno, sin embargo, ni de lejos, con el impacto del caso del ex presidente.

Parece ridculo, pero Brasil es cada da un pas cada vez ms propenso a presenciar ridiculeces como esa.

Dice la Constitucin que alguien slo podr ser llevado a la crcel cuando estn agotados todos los recursos judiciales. Y Lula no tuvo una decisin en la Corte Suprema, ltimo recurso.

Su situacin es un caso clarsimo de violacin de lo que dice la Constitucin. Y eso para no mencionar, claro, toda la manipulacin de su juicio, ampliamente comprobada por el material obtenido y divulgado por la publicacin The Intercept del periodista estadunidense Glenn Greenwald.

Est ms que demostrado que el entonces juez Sergio Moro actu de manera parcial, orientando a los fiscales, para llegar a la condenacin contra Luiz Incio Lula da Silva sin prueba alguna.

Moro que ahora es ministro de Justicia y Seguridad Pblica de Bolsonaro, que slo fue nombrado porque Lula no disput los comicios en octubre de 2018.

Mientras la Corte Suprema decide si es constitucional algo que est en la Constitucin, y el preso poltico ms notorio del mundo anuncia que no acepta otra salida que no sea que se le declare inocente, se da por descontado que en las prximas semanas o a lo sumo de aqu a finales de ao Lula da Silva saldr de la crcel donde permanece desde abril de 2018.

Y la gran duda es qu pasar cuando l pueda hablar a la gente y pueda crear o intentar armar nuevas articulaciones polticas y reforzar viejos lazos.

El actual entorno poltico brasileo es absolutamente catico. El clan presidencial, integrado por el presidente Jair Bolsonaro y su tro de hijos polticos el senador Flavio, investigado por desvo de dinero pblico, el diputado nacional Eduardo y Carlos, concejal municipal por Ro de Janeiro, hace un desastre cada da o, mejor dicho, a cada hora.

Ahora mismo han logrado crear una violenta ruptura en su propio partido, el Partido Social Liberal (PSL), que no es sino una mezcolanza de intereses espurios que resultar en una corrosin ms en una ya harta desarticulacin de gobierno.

Bolsonaro no cuenta con ninguna articulacin en el Congreso, lo que hace que Brasil viva una especie de parlamentarismo blanco.

Como prcticamente no existe dilogo y articulacin entre un gobierno sin norte, pues que sea en el Congreso lo que los dioses determinen.

Una vez suelto, Lula da Silva ser pieza absoluta e irreversiblemente fundamental en el panorama poltico brasileo.

Lo que Bolsonaro y sus seguidores ms slidos lograron imponer en Brasil es algo indescriptible.

Hay un clima de odio y violencia, de antagonismos radicales, mientras la nacin navega sin rumbo, en direccin a un abismo cuya profundidad hoy es ignorada.

Las acciones descerebradas de Jair Bolsonaro no afectan nicamente a la ms absolutamente confusa realidad brasilea, sino que se extienden por el mapa, aislando Brasil a cada hora que pasa de cualquier posicin mnimamen-te compatible con el rol que la nacin merece.

Con Lula libre, y por ms limitada que sean su libertad y espacio de accin, el inepto Bolsonaro tendr que enfrentarse a un experto en articulaciones polticas.

Y eso ser esencial y decisivo para cambiar de manera radical el tenebroso panorama poltico brasileo, que se encuentra en el ms bajo nivel de toda su embrollada historia.

Nunca antes hubo un mandatario tan errtico y mediocre, nunca antes se vivi un ambiente tan abyecto y tan lleno de abyecciones.

Nunca antes, ni siquiera en tiempos de la ms reciente dictadura militar (1964-1985), hubo un clima tan notoriamente tenso en Brasil.

Nunca hubo un tiempo de tan intenso e insensato antagonismo, de tanta agresividad, de tanto absurdo desvariado y sin sentido, llevado a cabo por un jefe de gobierno desgobernado.

En semejante escenario volver Luiz Incio Lula da Silva a aparecer.


Fuente: https://www.jornada.com.mx/2019/10/20/opinion/015a1pol


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter