Portada :: Cultura :: Cine
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-10-2019

Comportarse como adultos, Varoufakis como hroe flmico fallido

Ignasi Franch
El Salto

El realizador griego Costa-Gavras firma un docudrama sobre meses de reuniones entre el gobierno de Syriza y la Comisin Europea. El antiguo ministro de Finanzas griego es representado como la excepcin honesta en una negociacin que no es ms que un simulacro.


Una escena de Comportarse como adultos de Costa-Gavras

Tiene sentido que el veterano realizador griego Konstantinos Gavras, autor de muestras de un cine poltico que oscilaba entre el drama y el thriller en cintas como Z o Desaparecido, se haya interesado por una crisis econmica mundial que ha afectado especialmente a su pas. Ya lo hizo cuando estren El capital, un relato de los desmanes del capitalismo financiero protagonizado por el arribista nuevo presidente de un banco francs de ficcin. A golpe de conspiraciones, desconfianzas y espionajes en espacios de superlujo, el realizador amagaba con la posibilidad de un thriller pero terminaba ofreciendo un Rojo y negro de ascenso al poder y conspiraciones para mantenerlo.

El capital desprenda un cierto aire a comedia negra: varios monlogos a cmara, reminiscentes del recurso teatral del aparte dirigido al pblico, ratificaban las escapadas irnicas y, a la vez, proporcionaban un final desolador. Son unos nios. Unos nios grandes. Se divierten y seguirn divirtindose hasta que todo estalle, afirmaba el protagonista.

Comportarse como adultos tambin remite a la inmadurez como una explicacin de los cataclismos de la economa de casino. Costa-Gavras toma como base el libro del mismo ttulo con el que el poltico Yanis Varoufakis recuerda sus aos como ministro de finanzas griego y sus negociaciones (o simulacro de ellas) para reestructurar la deuda soberana del Estado heleno. El ttulo alude a un comentario de Christine Lagarde, ex directora del Fondo Monetario Internacional: se necesitaban adultos en esas habitaciones donde algunos de los principales responsables de la economa europea discutan a gritos. La procedencia de la cita quiz explica sus limitaciones: Lagarde se fijaba en el dedo del infantilismo posible de un reducido nmero de individuos, en lugar de mirar a la luna de unas polticas y unos dogmas econmicos dominantes durante dcadas.

ILUSTRACIN DE LA VERDAD SEGN VAROUFAKIS

En su acercamiento al material, Gavras se aleja de las inflexiones sarcsticas de El capital y, especialmente, de Arcadia. En ese ltimo filme, un ejecutivo desempleado decida recuperar su estatus laboral eliminando a aquellos que pueden ser su competencia. En Comportarse como adultos, la apuesta es por un relato poco apasionado de la agona griega. Al fin y al cabo, el sufrimiento ciudadano tiene lugar a kilmetros y kilmetros de distancia de las salas de reuniones donde se deciden las polticas que contribuyen a eternizarlo.

En la narracin se trata la gestin europea del drama griego y la esperanza abortada del gobierno de Syriza. El resultado tiene trazas de la tendencia a la hagiografa propia del biopic: el Varoufakis interpretado por Christos Loulis (Love me not) es tenaz y comprometido, de reacciones rpidas y con capacidad oratoria. El cineasta parece rendirse parcialmente al personaje, pero no ha escogido al hroe flmico ms improbable del cine del crac financiero: en Malas noticias, otra adaptacin narrativa de un libro de no ficcin, la estrella era Henry Paulson (secretario del Tesoro estadounidense y antiguo presidente ejecutivo de Goldman Sachs).

Si el griego firma una declaracin de amor, esta mantiene una cierta sobriedad. No se usan subrayados musicales ni visuales con los que realzar los discursos de un hroe vencido pero resilente. La misma existencia de la pelcula es una prueba de ello: el economista no consigui doblegar a la denominada Troika pero s ha conseguido que exista un filme que se alinea implcitamente con su visin de los acontecimientos.

En la misma lnea de dignidades derrotadas, un aspecto potencialmente loable de la pelcula (no embellecer ni inocular pica en los parlamentos de Varoufakis a travs de recursos estticos espectacularizadores) tambin se puede leer como un fracaso: el de un cineasta que no consigue o no quiere conseguir transmitir sus ideas con algo ms que con palabras. Y esas palabras, adems, pueden resultar previsibles. Ms all de los oportunos dardos al escasamente democrtico poder informal de la Comision Europea, o de las alusiones al no demasiado conocido plan griego de emitir otra moneda, se puede presuponer que la audiencia potencial de la pelcula conocer buena parte de la materia abordada.

LA SINCRONICIDAD DE LA TRAGEDIA Y DE LA STIRA

En unos cuantos aspectos, Gavras parece querer escapar de las posibles sobreactuaciones estilsticas del cine poltico con vocacin didctica o propagandstica. La msica inicial del filme otorga un matiz sarcstico a unas imagenes de archivo sobre el malestar de los ciudadanos griegos. Las movilizaciones populares no se miran con indignacin arrebatada, sino con una cierta distancia irnica. Y eso presagia una comedia negra que no llega a desarrollarse plenamente: Comportarse como adultos toma la forma de docudrama moderadsimo en sus decisiones estilsticas.

Deca Karl Marx que la historia ocurre una primera vez como tragedia y se repite como farsa. El ltimo filme de Gavras escenifica de alguna manera la sincronicidad de ambas en un mundo de trincheras mediticas que saturan de mensajes. El dramtico sufrimiento que tiene lugar en Grecia llega a las instituciones internacionales, desde el Banco Central Europeo al Fondo Monetario Internacional, en forma de farsa que no puede emocionar a una lite poltica indiferente al dolor ajeno.

Quiz el realizador de Amn pretende dotar de una apariencia de objetividad a la mirada heredada de Varoufakis. La representacin de ese sufrimiento podra considerarse impdica o sentimentalizante, pero la ausencia casi total de esta compromete la fuerza dramtica de la narracin. Se nos ofrece un retrato muy vagamente irnico de una sociopata colectiva cuyos efectos conocemos pero no vemos: raramente se nos proporciona un contraplano que evidencie la aparente alienacin ideolgica (o el mero cinismo) de los gobernantes europeos, para los cuales la vapuleada ciudadana helena goza de pagas y servicios onerosos a expensas del resto del continente. Y esa imagen ausente, unida a una cierta indeterminacin tonal, provoca que ni la tragedia ni la farsa acaben de hacer pleno acto de presencia.

SIN HORIZONTES

Si la mencionada cita de Lagarde puede entenderse como un producto revelador de la ideologa de la francesa, Comportarse como adultos tambin puede verse como una emanacin de la opinin de Gavras. El realizador ha confesado que no ve una salida al laberinto griego. Su pelcula parece contagiada de esa ausencia de horizontes polticos, y tambin lleva este fallo de la imaginacin al terreno estilstico: el griego no parece capaz de idear maneras de representar la evidente dificultad de rebatir el no hay alternativa thatcherista.

Cabe hacerse la pregunta de si un cine ms o menos didctico, que pone en imgenes una visin de la realidad histrica reciente, debe ser atractivo o sorprendente. Sea como fuere, este Gavras que solo rompe con la moderacin mediante pequeas transgresiones puede impulsar a anhelar otra pelcula que no ha existido.

Algunos espectadores fantasearn con una manera ms exploradora de entender el cine poltico; otros anhelarn la inoculacin de tics de thriller, de espectacularizacin hollywoodiense o de un sarcasmo desatado. Quiz los aos de crisis econmica perdurable han generado hartazgos e insensibilizaciones que dificultan retratar dolores en clave dramtica, y eso impulsa a usar un distanciamiento que, en este caso, respeta implcitamente ese dolor no mostrado. El autor parece ms proclive a autolimitarse y moderarse (con pequeas transgresiones, como un retrato casi pardico del entonces presidente Alexis Tsipras) que a abrirse caminos. Y por ello parece introducirse, como su protagonista, en un cierto callejn sin salida.

El cineasta solo se libera duraderamente en los ltimos minutos del filme, cuando decide escaparse de la literalidad, de los caminos prosaicos e informativos (con el sesgo correspondiente, inevitable) del biopic ligeramente cido que ha ofrecido.

Concluye la funcin con una coreografa alucinatoria: el acoso europeo a Tsipras, representado como ratn en un laberinto sin ms salida que la rendicin, toma forma de baile mudo. No deja de ser un subrayado de una tesis que ya estaba clara: para Varoufakis, las negociaciones con Europa no eran ms que un dilogo fingido que deba concluir con un sumiso continuismo. La humorada final hermana forma y contenido: un simulacro que escenifica un simulacro.

@IGNASIFRANCH

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/cine/comportarse-como-adultos-pelicula-costa-gavras-varoufakis-grecia-troika-negociaciones

Trailer

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter