Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-10-2019

Le llaman socialismo

Miguel Alejandro Hayes
Rebelin


La crisis del socialismo es la crisis de lo que as hemos llamado. Para bien o para mal el pensamiento mediado por el lenguaje, como en recurrencia a otras pocas, ha confundido palabras con cosas.

Se llama socialismo no a una construccin de relaciones y esquemas sociales capaces de autorreproducirse, sino a un estado al que se llega con herosmo y mstica poltica y que con nombrarlo se dej atrs al capitalismo. Acaso no se reflexiona en que si existe un socialismo no es ms que un capitalismo que se est negando a s mismo, al punto tal, que su fundamento empieza a mutar? No parece hacerse mucho y por el contrario tambin se le llama socialismo:
Alo que el discurso poltico bautiza de ese modo (por eso su defensa termina siendo solo la defensa de un signo poltico,el gobierno chino, el vietnamita, el cubano, el boliviano...).
Al acto de concientizar -polticamente- a las personas (lo que muchas veces no deja ver que en realidad se trata de construir las cimientos y contextos de prcticas sociales orgnicas en pro del bienestar humano, donde se subvierta la cotidianidad).

Alo guiado por un partido comunista (idea esta que rara vez puede ser avalada ante la razn, primero con los argumentos de la psicologa y las condiciones de vida de los obreros, y luego con lo mnimo de la evidencia emprica).

Ala sociedad construida desde el atraso, en bronca con el imperio, sin recursos naturales en cantidad (porque si no, no es una experiencia genuina).

Alo que se declara en pugna con el capitalismo (pero poco se sabe sobre la lgica de este ltimo, y se le reduce a un conjunto de principios metafsicos y leyes trascendentales).

Aasignar recursos sustituyendo al mercado por una planificacin en nombre de la justicia social (sin notar que tal mercado nunca deja de estar presente, y que a lo que se le llama planificacin no ha sido otra cosa que asignacin central).

Por si fuera poco, estn los que se han tragado el cuento de que lo que se haga llamar partido comunista, es tal cosa.

A la par, sellama enemigo del socialismo:

Alo que jurdicamente sea reconocido como propiedad privada (sin ver que, no el enemigo, pero s lo que debe intentar transformarse , es la reproduccin las condiciones de la propiedad privativa, es decir, la que reproduce la asimetra de la apropiacin del producto del trabajo social).

Acuatro chinchales que "son los que van a instaurar el capitalismo" (de paso, se porta el mito del buen emprendedor, el mismo que fue atacado por Marx en el Capital al demostrar que el capitalismo no surge de este - de un tipo que ahorr-, sino de la acumulacin originaria).

Adems, aunque est en las narices, no se aprecia que esa misma acumulacin originaria va encabezada por lites partidistas y militares, para lo que utilizan todo su poder supraestructural.

Lo peor es que al aceptar todo lo que ha sido conocido como socialismo y asociado a este como si lo fuese, se niega y se impide ver otras sociedades o experiencias que pudieran tener algo de socialismo (aunque esta(s) est(n) delante, sern rechazadas por causa de la envoltura ideo-poltica).

Tal vez todava parte de las fuerzas que defienden el socialismo no han sobrepasado las barreras que el sentido comn dominante y la enajenacin imponen y que se que se apoderan de la semantizacin de trminos que luego contaminan el ideal.

Hay un gran problema ah donde los entusiastas, activistas y militantes no van a pensar el socialismo como concepcin(es) a elaborar, sino que ya traen un lenguaje elaborado de modo que anlca la reflexin (propiedad privada, capitalismo, explotacin) y una idea preconcebida de moldes (partido a la gua, moralizacin socialista a la sociedad, etc.). Y ah est la derrota, en una ontologa socialista basada en un conjunto de requisitos jurdicos, polticos, estructurales, que se queda en un debate especulativo, con muchos qu, pocos cmo, y casi ningn por qu. As ha estado buena parte del intercambio y el conflicto dentro de la tradicin socialista, lamentablemente.

Por el contrario el ejercicio serio requiere desprenderse de esas ideas previas y meditar sobre qu tipo de dinmicas se podra construir una sociedad especfica y qu necesita esta para reproducirse e ir reduciendo sistmicamente las asimetras sociales.

Mientras tanto eso que llamamos socialismo seguir en crisis y se seguir defendiendo, no solo un conjunto de cosas equivocadas, sino que la lucha ser en ltima instancia para respaldar una postura de estado, casualmente la de un estado-partido, o sea, la postura de un grupo en el poder que gobierna para sus intereses, pero a nombre de los obreros.

El lenguaje es de cuidado, mire a lo que nos lleva!


Blog del autor: http://www.desdetutrinchera.com/marxismo/le-llaman-socialismo/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter