Portada :: Mundo :: China
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-10-2019

Salada preocupacin
China hace frente al alto consumo de sal

Veena S. Kulkarni y Raghav Gaiha
IPS


La casi meterica transicin de China, que pas de ser una economa de bajos ingresos a una de medianos ingresos en cuatro dcadas, suele percibirse como un milagro similar al desarrollo econmico de Japn tras la Segunda Guerra Mundial.

El producto interno bruto (PIB) de China pas de 200 dlares (actuales) en 1978 a 9.470 dlares en 2018 (segn indicadores de desarrollo del Banco Mundial). No sorprende entonces que el crecimiento rpido y casi sostenible haya concentrado el inters de acadmicos y dirigentes polticos por igual.

China se embarc en una serie de reformas sistemticas en su planificada y centralizada economa en 1978, lo que permiti impulsar su crecimiento econmico.

En las casi tres dcadas que siguieron a las reformas, China multiplic su crecimiento por ocho con un PIB y PIB por habitante de 9,5 por ciento y 8,1 por ciento respectivamente; siempre midindolo en dlares estadounidenses (Hofman and Wu 2009).

Los datos resultan ms excepcionales cuando se comparan con la situacin anterior de ese pas, tanto en el perodo previo a la reforma, como con respecto a sus contemporneos en ese entonces.

Con un PIB promedio de 2,1 por ciento, varios pases superaban a China en las dos dcadas anteriores a las reformas, pero en el perodo 1978-2005, su PIB por habitante se ubic en lo alto de una lista de 105 pases (Hofman and Wu 2009).

El extraordinario crecimiento de los ingresos parece haber acompaado otros indicadores econmicos como el de pobreza y riqueza por adulto.

La pobreza disminuy en ms de cuatro quintas partes en menos de una dcada, pasando de 17,2 por ciento, en 2010, a 3,1 por ciento, en 2017 (segn indicadores de desarrollo del Banco Mundial). Adems, hubo un notable aumento de la riqueza por adulto, pasando de 4.292 dlares, en 2008, a 47,810 dlares, en 2018 (segn Global Wealth Data Book 2018, Instituto de Investigacin del Credit Suisse).

Adems, la convergencia entre el momento de las reformas econmicas y la transicin demogrfica disminuy la dependencia que significa tener una menor proporcin de poblacin no trabajadora con respecto a la poblacin econmica activa, lo que cre una tormenta perfecta para impulsar el crecimiento econmico.

La tendencia actual de un crecimiento econmico de entre seis y siete por ciento sin duda indica una trayectoria descendente, pero las perspectivas en trminos absolutos siguen elevadas.

Sin embargo, las proyecciones indican que ese escenario, ms raro que desfavorable, tendr un esperado y significativo impacto en la composicin del perfil etario y epidemiolgico de China. Todos los indicadores de salud estndares muestran que culmin lo que los demgrafos llaman transicin epidemiolgica.

La transicin epidemiolgica se caracteriza por dos elementos interrelacionados: una mayor concentracin de la mortalidad en edades mayores y el predominio de una mortalidad causada por enfermedades degenerativas en comparacin con las contagiosas.

La esperanza de vida en China entre 1990 y 2017 aument durante casi una dcada para las mujeres, pasando de 70,7 a 74, 5 aos, y en ms de una tercera cuarta parte de una dcada para los hombres, pasando de 66,9 a 74,5 aos (segn Global Burden of Disease).

El drstico aumento de la esperanza de vida obviamente se traduce en un aumento de la proporcin de adultos mayores en la poblacin total.

La proporcin de personas mayores de 65 aos aument a ms del doble, de 4,43 por ciento, en 1950, a 9,33 por ciento, en 2015, y las proyecciones indican que aumentar a 11,97 por ciento, en 2020. Un anlisis de esa tendencia indica que el nmero de adultos mayores, a diferencia del perodo entre 1950 y 1970, no solo aument de forma sostenida, sino que lo hizo de forma notoria despus de 1990.

La proporcin de adultos mayores proyectada de 11,97 por ciento, para 2020, es ms del doble de la de 1990, cuando fue de 5,63 por ciento (segn Perspectivas de la Poblacin Mundial 2019: Aspectos Destacados, de la Divisin de Poblacin del Departamento de Asuntos Econmicos y Sociales de las Naciones Unidas). Las proyecciones, considerando la edad de 60 aos como referencia, indican que ms de una de cada cuatro personas ser un adulto mayor en 2040 (segn la Organizacin Mundial de la Salud).

En cuanto al segundo componente de la transicin epidemiolgica, las enfermedades no transmisibles son responsables de ms de 80 por ciento de las 10,3 millones de muertes prematuras y de 77 por ciento de los aos de vida ajustados por discapacidad, lo que no est tan lejos de la situacin de pases de la Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo Econmicos (OCDE).

Una revisin de las 10 principales causas de mortalidad entre 2007 y 2017 muestra la concrecin de la segunda parte de la transicin epidemiolgica. Salvo por las lesiones de trnsito, las 10 principales causas de muerte entran dentro de la categora de enfermedades degenerativas.

Adems, tanto en 2007 como en 2017, las principales cuatro causas de mortalidad: embolia, enfermedad cardaca, enfermedad pulmonar obstructiva crnica y cncer de pulmn estn casi que inequvocamente relacionadas con el estilo de vida. Las dos primeras, que estn vinculadas a la hipertensin, aumentaron 27 por ciento y 54 por ciento entre 2007 y 2017, respectivamente.

Adems, aument 95,7 por ciento la proporcin de muertes causadas por la enfermedad cardaca hipertensiva, en el mismo perodo. Esta enfermedad pas del lugar 11 al ocho.

Asimismo, la clasificacin de las enfermedades por su impacto en el nmero de aos de vida perdidos o que causaron muertes prematuras muestra que la embolia y la enfermedad cardaca isqumica encabezan la lista tanto de 2007 como de 2017.

Adems, entre esos aos, el aumento de su impacto mortal correspondi 21,8 por ciento para la embolia y 43,9 por ciento para la enfermedad cardaca isqumica. El correspondiente aumento de la enfermedad cardaca hipertensiva fue de 79,8 por ciento. Y otra evidencia desconcertante del creciente efecto perjudicial de la hipertensin puede recogerse del creciente nmero de enfermedades que causan discapacidad.

Le embolia pas del lugar 13, en 2007, al cinco, en 2017. Los efectos combinados que causan ms muertes y discapacidad por embolia o enfermedad cardaca isqumica fueron de ms de 25 por ciento y 40 por ciento respectivamente.

Adems, con respecto a los 10 pases del grupo comparativo preparado por el Proyecto Global Burden of Disease, GBD (carga mundial de la enfermedad), basado en una clasificacin regional del GBD de indicadores sociodemogrficos y de socios comerciales, los aos de vida perdidos y los aos de vida ajustados por discapacidad debido a embolia o enfermedad cardaca isqumica son ms elevados en China.

Esos patrones y tendencias claramente muestran una transicin hacia un estilo de vida ms propenso a la incidencia de enfermedades cardiovasculares, un cambio que empricamente se ha observado que est asociado al aumento de ingresos, a la mayor urbanizacin, la globalizacin y al consumo de alimentos procesados como sustitutos de la comida fresca y casera.

Esto ltimo parece ser un elemento que ha incidido en que el perfil epidemiolgico de China se incline hacia enfermedades cardiovasculares como la embolia, la enfermedad cardaca isqumica y la enfermedad cardaca hipertensiva. El riesgo asociado a la dieta result ser uno de los factores principales para explicar la mayor parte de las muertes y casos de discapacidad en 2007 y en 2017.

Adems, hubo un aumento de 29, 6 por ciento del riesgo asociado a la dieta entre esos aos (Global Burden of Disease).

Uno de los ingredientes responsable de que los alimentos puedan comerse y/o para mejorar su sabor es la sal. Pero esta es la principal fuente de sodio, y el aumento de su ingesta causa hipertensin y, por lo tanto, eleva las probabilidades de embolia, infarto y de otras enfermedades cardiovasculares.

El consumo de sal promedio para un ciudadano chino es de 10,5 gramos, por encima de los seis gramos recomendados por las Pautas para la Dieta de China (segn la Organizacin Mundial de la Salud).

Adems de la sal que se agrega a la comida casera y se lleva a la mesa, su utilizacin por encima del nivel ptimo se ha atribuido al aumento del consumo de alimentos envasados sumado a la disminucin de la ingesta de frutas, verduras y fibras, como granos integrales.

El ndice de Sostenibilidad Alimentaria, que rene promedios ponderados de indicadores de salud y nutricin, fue creado por la Unidad de Inteligencia de The Economist y el Centro Barilla para la Alimentacin y la Nutricin. En l, China se ubica en el lugar 21 entre 38 pases para los cuales The Economist tambin cre el ndice de Desafo Nutricional.

El papel enorme que tiene la sal a la hora de determinar si la dieta de la poblacin es saludable y, por consiguiente sus aos con buena salud, cobra mayor preponderancia cuando se considera el hecho de que la poblacin china envejece con rapidez y que los adultos mayores son ms susceptibles de tener hipertensin y enfermedades cardiovasculares.

Adems, la disminucin del consumo de sal se considera una de las estrategias ms rentables para mejorar los ndices de salud y reducir el nmero de muertes. La Organizacin Mundial de la Salud (OMS) estima que 2,5 millones de muertes podran prevenirse en todo el mundo reduciendo el consumo de sal a los niveles recomendados.

La OMS, en colaboracin con organizaciones locales y el gobierno chino, ha lanzado campaas pblicas para generar conciencia y ha ofrecido apoyo para disminuir el uso de sal en hogares, escuelas, mbitos laborales y la industria alimentaria.

El Consejo de Estado, como parte de la Iniciativa China Saludable 2030, se puso el objetivo de reducir la ingesta de sal en 20 por ciento. Adems, la Fundacin Barilla encabeza el reconocimiento de la urgencia de reformar la industria alimentaria para ajustarla con una produccin sostenible de alimentos saludables, como lo muestra el informe Arreglando el negocio alimentario, la industria alimentaria y los Desafos de los ODS, del 24 de septiembre de este ao.

Adems del activismo, un rea que necesita una evaluacin cuidadosa es el gasto estatal en salud. El enlentecimiento del crecimiento econmico, sumado al cambio demogrfico hacia un mayor nmero de adultos mayores aumenta la urgencia de planificar el futuro.

Se estima que el gasto en salud se multiplicar por tres y llegar a 10 por ciento del PIB en 2060 (segn sealan el Banco Mundial y la OMS este ao). Eso cobra mayor importancia considerando enfermedades como la hipertensin, que suele ser consecuencia del elevado consumo de sal. Como la hipertensin es asintomtica en sus primeras etapas, es fcil que no haya un diagnstico temprano.

En China se estima que 13,8 por ciento de los 270 millones de personas con hipertensin tienen controlada la enfermedad (segn la OMS). Por ello es fundamental concentrarse tanto en la prevencin como en el tratamiento del mal.

El costo de no hacerlo es elevado para la sociedad por la prdida de aos productivos por muerte o discapacidad.

Teniendo en cuenta el respeto que tiene China de la misin de la OMS y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que buscan no dejar a nadie atrs, parece que ese pas est comprometido con el objetivo de reducir la ingesta de sal en la prxima dcada en el marco de una iniciativa mayor de garantizar una vida productiva y saludable a todos sus ciudadanos.

Veena S. Kulkarni es profesora adjunta del Departamento de Criminologa, Sociologa y Geografa de la Universidad Estatal de Arkansas, Estados Unidos; y Raghav Gaiha es investigador honorario del Instituto de Desarrollo Global, de la Universidad de Manchester, Inglaterra.

Fuente: http://www.ipsnoticias.net/2019/10/salada-preocupacion-china-frente-al-alto-consumo-sal/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter