Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-10-2019

Evo gana y Bolivia tambin

Alfredo Serrano Mancilla
CELAG

Evo Morales, luego de catorce aos de gestin, obtiene una votacin muy importante, 46,8% de los votos, y gana en primera vuelta.


Bolivia vuelve a elegir como primera fuerza poltica al MAS, de Evo Morales. Con datos escrutados al 95% del sistema TREP (Transmisin de Resultados Electorales Preliminares), el presidente indgena logra el 46,8% de los votos, con una diferencia de 10,1 puntos con respecto al siguiente candidato ms votado, Carlos Mesa (36,7%); el tercer lugar lo ocupa contra todo pronstico el pastor evangelista coreano Chi Hyung Chung, quien obtuvo un 8% de los sufragios -y que supuso la novedad con un discurso ultraconservador-; el gran perdedor es Oscar Ortiz, el Bolsonaro de Santa Cruz, quien solo obtuvo un 4%.

Por tanto, se confirma ya que Evo Morales ser el prximo presidente de Bolivia para los prximos aos al haber obtenido en esta primera vuelta ms del 40% de los votos y ms de diez puntos de ventaja sobre el siguiente candidato.

Hay dos aspectos muy significativos a destacar en esta cita electoral. Por un lado, Evo Morales, luego de catorce aos de gestin, obtiene una votacin muy importante, 46,8% de los votos; y adems logra la mayora absoluta en las cmaras de diputados y senadores. Definitivamente, el exdirigente cocalero contina siendo el lder que mejor sintoniza con los sentidos comunes de los bolivianos (nacionalizaciones, bonos sociales, soberana), y tambin con las preocupaciones cotidianas presentes en el metro cuadrado de cada ciudadano. La cuestin econmica (ingreso, consumo, ahorro) tambin es crucial en la valoracin positiva de su gestin. Evo Morales sigue teniendo un bloque slido de votos muy fieles que conforman la identidad poltica predominante en el pas.

Por otro lado, hay que resaltar la consolidacin del voto til anti Evo en el arco opositor. Mesa, el segundo en disputa, capt buena parte del electorado de Ortz. Esto ya se poda observar en la ltima encuesta Celag: Mesa tena una imagen positiva muy baja (33%) y, en cambio, su techo electoral era del 40%. Cmo se explica esto? Porque el voto til anti Evo estaba muy latente en esta eleccin. Casi la mitad de los no votantes de Evo estaba dispuesta a cambiar de candidato con el nico objetivo de evitar su victoria. En otras palabras, es como si buena parte del espritu de la segunda vuelta ya hubiera estado presente en esta primera vuelta. El votante anti Evo ms fundamentalista apoy al segundo contendiente. Y aun as, a pesar de esta concentracin del voto anti Evo, Carlos Mesa qued a una considerable distancia del actual y tambin prximo- presidente.

Hay que evitar caer en la trampa de considerar a los no votantes de Evo Morales como un bloque monoltico. Se diferencian, al menos, dos importantes grupos al interior de esa bolsa de votantes. Un grupo que estara conformado por la ciudadana de voto ms voltil, menos fiel, quizs ms despolitizada en un sentido partidario, ms aspiracional y que no suele dar cheques blancos para siempre. Y otro grupo que s conforma una identidad poltica clara anti Evo, caracterizado ms por el odio, por la discriminacin racial, por la pertenencia a una clase socioeconmica ms afn a los principios neoliberales, y tambin con un fuerte componente regionalista (especialmente en el caso de Santa Cruz).

A partir de aqu, una vez que termina el tempo electoral, la poltica sigue su curso. Los partidos opositores desconocen los resultados tal como lo vienen advirtiendo desde hace semanas, e incluso meses. Seguramente, como as lo hiciera en otros momentos, la faccin ms anti Evo forzar acciones no democrticas y violentas para intentar desestabilizar el pas. Su mayor capacidad para lograr este objetivo se concentra en Santa Cruz. Y probablemente se volvern a repetir escenas vividas en los primeros aos de gobierno del MAS. De esta manera, se constata que el tema regionalista cruceo es un tema no saldado en Bolivia a pesar de los mltiples intentos por resolverlo. Pero tambin hay que destacar que hay otra parte de la ciudadana que, aunque no votase a Evo, lo que desea es continuar con su vida de la manera ms normal posible.

Al otro lado de la disputa est Evo Morales, quin consolida una victoria importante y que desde ahora en adelante deber afrontar el desafo de emprender las transformaciones econmicas, sociales e institucionales que le exige el pueblo boliviano. Y al mismo tiempo, tendr que gestionar un tiempo inmediato de alta tensin poltica en las calles, y quizs, tambin con cierta presin internacional. No obstante, Evo Morales ya ha demostrado en ms de una ocasin que es capaz de superar momentos muy adversos. Lo hizo antes de ser presidente y tambin durante su gestin.

Fuente: http://www.celag.org/sobre-las-elecciones-en-bolivia/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter