Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-10-2019

Tesis sobre octubre

Max Bahro
Rebelin


El gobierno ha cruzado las lneas que lo separaban del lado oscuro de nuestra historia.

A) El mismo se ha encargado, en los ltimos aos, de desmantelar la Constitucin del Cambio y finalmente echarla por tierra con el forzamiento de su cuarta re-postulacin B) Ha decido, en el 2016, pasar por encima de la "voluntad popular" (el fundamento irrebasable, junto con el sentir de la Madre Tierra) y violentar la puerta que el pueblo le haba cerrado para contrabandear su entrada a la repostulacin.

Con el cruzamiento de esas lneas todo se vuelve posible. Lo que esta conjurndose en las ltimas horas es la confirmacin de ese escenario, la confirmacin de que si el gobierno se atrevi a entrar por la ventana no era para estar dispuesto a salir por las actas. Las cosas parecan indicar, no obstante, que el forzamiento final de resultados poda ejercerse en la segunda vuelta de Diciembre. Aunque la celebracin de victoria del domingo en Palacio de Gobierno, deba hacernos pensar que se trataba de "una declaracin de culpabilidad" de lo que se haba tramado. Las primeras seales de que su contrincante recibira el apoyo de la tercera y cuarta fuerza electoral, y la probabilidad de que, en las siguientes semanas, se entregue a los nervios y a la imposibilidad de auto-controlarse y controlar tal situacin, de cara a Diciembre, llevo a precipitar la ejecucin del forzamiento de resultados.

Esto ltimo significa haber aceptado que tal imposicin slo puede ser sostenida con el uso feroz de la violencia ante las reacciones movilizadas de los sectores. Eso es lo que ha empezado en las pasadas horas. Es la activacin y puesta en prctica de un libreto: forzamiento y sometimiento de instituciones, resultados, voluntades populares, con la mano izquierda, y con la mano derecha el uso brutal de la violencia. Ha aceptado el precio de sangre que cuesta desbaratar resultados. Con tal aceptacin el gobierno ha terminado de entrar en la etapa ms oscura de su historia, y por tanto ms crtica. Mas critica que la coyuntura incendiaria del 2008, pues en aquella coyuntura la oscuridad violenta provena principalmente desde las afueras del bloque revolucionario (el pueblo organizado y movilizado formo con el gobierno un frente ante la arremetida que vena, dicho a grosso modo, desde afuera). Mientras que hoy la oscuridad contrarrevolucionaria, contra-popular, se ejerce desde el interior del gobierno.

Y es tambin para el pueblo un momento ms crtico, que se ha sorprendido de pronto con un extrao (el gobierno hoy es un extrao), ms crtico incluso que la coyuntura del 2001-2003, puesto que en aquella coyuntura la poblacin tena la proteccin de sus estructuras organizativas, y desde ellas la capacidad de movilizarse organizadamente en bloques frente al poder totalitario del gobierno de entonces. Hoy la poblacin esta desamparada de sus estructuras organizativas tradicionales y orgnicas, ha sido erosionada su capacidad de movilizacin y resistencia con la corrupcin y clientelismo de las dirigencias. Y es ms sombra la perspectiva, porque adems la capacidad de violencia que tiene hoy el estado a su disposicin es enormentemente superior a la fuerza policial y militar debilitada del Estado de entonces. A eso hay que aadir el profundo desamparo informativo en el que se encuentra, ya que la gran mayora de la prensa (radial, audiovisual y escrita) ha sido cooptada y funcionalizada bajo el condicionamiento financiero de la poltica comunicacional del gobierno, con lo cual la prensa mayoritaria, como ha sido usual en la historia, est subordinada al poder.

En este escenario, hay algunos elementos que son de resaltar.

a) un factor en el imaginario colectivo que podra jugar un cierto rol en contra de la ejecucin "de este libreto por parte del gobierno, es la referencia negativa en diferentes sectores de la poblacin, ms/menos informados, del caso Venezolano. Independientemente de si apoyaron o no al gobierno, nadie desea vivir "el caso de Venezuela. De manera que este elemento imaginario podra jugar un rol en el posicionamiento que tomen los actores en la coyuntura que se abre, tanto si estn dentro o fuera de las instituciones, independientemente del sector en el cual se encuentren, sobre todo en sectores militares, policiales, pero tambin empresariales y bancos, y orientar su acoplamiento en coordenadas que no necesariamente sean las que manda el oficialismo. De manera que este giro que imprimi el gobierno en los ltimos das, podra llevar a que en su propio seno, se agrieten an ms las diferentes fracciones, as como en sectores de poder civil o uniformado.

b) tiene por otro lado un peso cualitativo y simblico, tanto hacia el exterior como hacia el interior del pas, el que la OEA as como la Unin Europea, a travs de sus representantes en las comisiones observadoras, hayan advertido el "giro repentino en la tendencia del registro de votacin despus de su interrupcin sin explicacin (palabras de Antonio Costas). La renuncia del Vocal Costas, el nico sobre quien quedaban rasgos de credibilidad, y de la Vocal Departamental de Chuquisaca, expresan an ms el "computo desacreditado (palabras de Costas) y la terrible presin que desde el oficialismo se ejerci sobre el Tribunal Electoral. nforas y "maletas electorales as como "papeletas marcadas halladas en diferentes lugares no oficiales (domicilios, calles), actas de votacin que no coinciden con registros computados, insuflan an ms lo desacreditado del cmputo. Este rechazo de las comisiones de observadores, tiene, como se ha dicho, no solo un impacto hacia el exterior, sino tambin en los imaginarios y disposiciones (en trminos generales, as como de grupos y sectores) en el interior de pas.

c) Es de esperar tambin que, en la coyuntura que se abre, la presin por parte del gobierno sobre el "ejercito pastoril de la burocracia (ministerios, empresas pblicas, etc), vaya a aumentar. Esto significa el sper incremento del verticalismo y del clientelismo, as como las purgas internas en las plantillas de funcionarios, y la colocacin de "compaeros leales (serviles) en puestos jerrquicos, con el consecuente sper-deterioro de la ya muy disfuncional Gestin Publica. En la "evolucin que ha seguido y est siguiendo la Gestin Publica (donde en su interior se estn dando multiplicidad de factores cualitativos) el gobierno est perdiendo ms que fortalecindose. No parece que esto vaya a cambiar en la coyuntura que se abre, sino a profundizarse.

d) Otro lugar donde, es de advertir, el gobierno aumenta la presin es en la franja informativa. El hecho que en el exterior no estn disponibles imgenes e informacin al minuto de lo que acontece en estos das en el pas, muestra que los medios locales estn contenindose en cuanto a la produccin y difusin de noticias (la manera de elaboracin de titulares, imgenes). El psimo material informativo con el que cadenas como La Jornada, Pagina 12, der Spiegel, die Zeit, CNN, elaboraron y transmitieron noticias sobre Bolivia, y que, por otro lado, sean Telesur y RT quienes disponen de material extenso (otorgado por el gobierno), es una muestra de aquello. El aumento de la sofocacin en la produccin y difusin independiente de noticias, ahonda ms el desamparo informativo y comunicacional que se ha mencionado, quedndole a la poblacin el uso de las redes sociales. Uso restringido y desarrollado, sobre todo, entre la poblacin joven y urbana, en tanto que la poblacin adulta y adulta mayor urbana, recurre principalmente a los contados programas de radio, mientras en el campo reina la desinformacin, o cuando menos el "bloqueo informativo.

e) Se advierte en la movilizacin de la poblacin una especie de raquitismo en cuanto a su organizacin. No hay como otrora, una capa dirigencial "fuerte adems de "histrica (con un peso moral ganado en largas dcadas de lucha) que funcione como engranajes comunicativos entre las organizaciones, conformando, entre todas, una movilizacin compacta y en bloque, as como slida. Las dirigencias histricas se han extinguido, por causas naturales, mientras que las que quedaban han sido en su mayora cooptadas y subordinadas al gobierno, con clientelismo y corrupcin de por medio, y por otro lado no ha habido renovacin independiente (precisamente la danza de intereses en las redes dirigenciales de poder ha impedido las renovaciones). De manera que hay una ausencia de "voceros orgnicos en cuanto a su estructura. No parece ser que en el futuro inmediato haya una refundacin de las organizaciones tradicionales desde sus bases, o el surgimiento de nuevas capas dirigenciales, "legitimas y "fuertes. Con lo cual, la movilizacin si bien puede estallar en fuerza, adolecer de organicidad, lo que confiere sostenimiento paulatino de demandas y presiones, lo que a su vez es trabajo dirigencial menudo y cotidiano. Esta es una de las dolencias capitales en la actualidad.

f) un componente de este libreto, ligado al anterior punto, es el uso de sectores afines para enfrentar las movilizaciones de los sectores civiles. Esto se acompaa con el despliegue de la fuerza policial y militar. Tales lneas de accin se sostienen aumentando el clientelismo y el verticalismo en el cuerpo policial y militar, as como aumentando el asesoramiento/injerencia de la experiencia militar cubano-venezolana. Esto, lo ha demostrado el caso del pas vecino, produce, adems de tensar las cadenas de mando en su interior, el deterioro de esas estructuras y el aumento de su corrupcin interna para contener las fracciones y disidencias. En el caso venezolano, el ltimo recurso fue entregar el mando orgnico de la polica y la armada venezolana a la inteligencia cubana. Volvemos con esto al punto antes mencionado, en que esta referencia negativa que hay sobre lo sucedido con la polica y la armada venezolana, podra ser un referente que juegue en el imaginario de nuestra polica y de nuestros militares, y por consiguiente en la manera como se diagramen las capas de oficiales y suboficiales en esta nueva coyuntura.

La visin del gobierno no tendr otro curso que no sea el de mayor ofuscacin en la coyuntura que se abre. Es de esperar que su visin se reduzca an ms, que aumente el nerviosismo y la susceptibilidad/paranoica, con el consiguiente aumento de la torpeza y la violencia. Es de resaltar que el gobierno ha dejado de pensar, desde hace un tiempo, en construir algo o para construir algo, y ha cado en el pensamiento de creer que est en Guerra. Todo parece indicar que se radicalizara en esta esquizofrenia y har lo que tenga que hacer, como lo ha demostrado, para mantenerse en Palacio de gobierno.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter