Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-10-2019

La vida empuja pero no siempre para donde queremos!

Fernando Dorado
Rebelin


En Amrica Latina acaban de ocurrir dos hechos de gran trascendencia. Explotaron en forma simultnea los dos modelos de mostrar por derechas y por izquierdas. El modelo neoliberal de Chile y el modelo progresista-socialista de Bolivia, mostraron enormes fisuras y falencias. Todo ello, al calor de una serie de protestas que ocurren en el mundo.

Inditas y potentes movilizaciones populares han estallado en el ltimo ao. En general, responden a necesidades concretas y actan por fuera de lo controlado (no-partidista y no-institucional). Chalecos amarillos en Francia, jvenes de Hong Kong, movilizaciones globales contra el cambio climtico, migraciones masivas en Centroamrica, protestas en Catalua y Lbano, levantamiento indgena y popular en Ecuador, han sido los ms visibles pero en mltiples pases y regiones se han realizado cientos de actividades del mismo o similar tipo.

La expansin territorial de los caracoles zapatistas en Mxico, la resistencia Mapuche en Chile, y las formas de supervivencia autnoma de los Kurdos de Rojava (Siria), son otros hechos de diferente naturaleza pero de importancia superlativa que tambin se deben destacar.

La movilizacin callejera y la presencia masiva de mujeres y jvenes ha sido lo ms notable, entusiasmador y estimulante. El papel de las redes sociales para convocar y para neutralizar la desinformacin de los poderes establecidos y dominantes, es otro aspecto a subrayar. Aparecen nuevos liderazgos que colocan en primer lugar las necesidades que motivan la accin de protesta y rechazan ideologismos que dividen y estorban. Se nota cierta espontaneidad; es lo ms natural.

Es importante tener en cuenta que todas estas movilizaciones, alzamientos, levantamientos y protestas populares se desarrollan en el marco de una crisis global del capitalismo, que los grandes centros financieros y los gobiernos de todas las potencias quieren ocultar a sus pueblos, y por ello, la llaman ralentizacin del clima de negocios, desaceleracin econmica global, tendencias recesivas predominantes o estancamiento relativo del crecimiento econmico.

Lo importante es que la vida empuja y los hechos obligan a tomar partido, a pensar y evaluar. Y los actos se convierten en ejemplo. Los poderosos tienen miedo, miden sus pasos y acciones, saben que su situacin es precaria y utilizan el miedo a la violencia y la anarqua para salir en defensa de las instituciones. La violencia masiva y persistente frente a los desmanes de las fuerzas del orden, es otra de las caractersticas de las movilizaciones populares del ao 2019.

A continuacin presento unas preguntas que son un aporte al debate que se est desarrollando en este instante al interior de los movimientos y organizaciones sociales y polticas, independiente de la actitud que hayan asumido sus dirigentes frente a algunas de esas protestas. Esa actitud puede haber sido la de participacin y apoyo activo, la expectativa optimista y/o pesimista, la oposicin y/o el menosprecio de la accin respectiva, o tambin, su valoracin negativa.

Los que por ahora concentran nuestra atencin fueron motivadas por un comunicado que lanz una de tantas organizaciones socialistas de la regin, entusiasmada por lo que ocurre en Chile y que en su parte final dice: Llamamos a todas las organizaciones internacionales para hacer una lectura en comn de este momento y para aunar las fuerzas revolucionarias para acabar con el capitalismo sanguinario que nos somete a la miseria y a la muerte [1].

Me pregunto: Cules sern esas organizaciones internacionales? Si existen? Cules son esas fuerzas revolucionarias? Existe siquiera un mnimo borrador de la lectura en comn de los hechos? El capitalismo sanguinario se puede acabar de un momento a otro por medio de una insurreccin o un alzamiento popular? Cul es la mejor forma de apoyar estos estallidos de rabia y frustracin de amplios sectores populares, mujeres, jvenes, pueblos indgenas y trabajadores?

Estoy seguro que la mayora de los pequeos grupos que se auto-califican internacionales y/o se creen vanguardia de las fuerzas revolucionarias, han sido tomadas por sorpresa por estos hechos. Por otro lado, gran parte de las izquierdas han estado detrs de los gobiernos progresistas y/o de las estrategias electorales, y as mismo, basan sus anlisis en argumentos de tipo geopoltico, otorgndole el principal protagonismo a las potencias imperiales, sobredimensionando su papel manipulador e ilusionndose con fantasas de diverso tipo.

Hoy, muchos de estos anlisis repiten lo que un pensador colombiano cuestionaba hace ms de 40 aos cuando deca: Juzgamos nuestra causa y nuestros actos con base en nuestros propsitos y la de los adversarios por los resultados. O sea, cuando estamos de acuerdo con una protesta popular, decimos que esta es causada por las condiciones materiales; pero, cuando las protestas populares son contra los gobiernos o poderes con los que simpatizamos, ellas son fruto de la manipulacin de nuestros enemigos. No tenemos el mismo rasero para analizar los hechos, y ello, nos impide interpretar la realidad y actuar en consecuencia con ella.

No obstante, la vida empuja y seguir empujando. Y el ejemplo cunde y abre camino. Los pueblos marcan la pauta y nos obligan a rectificar. Y hay que hacerlo con urgencia.


Nota

[1] Chile Octubre 2019. Tendencia Socialista Revolucionaria, organizacin hermana de la CSR en Chile. CSR-Mxico: http://socialistarevolucionaria.org/chile-octubre-2019/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter