Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-10-2019

Cuatro claves para entender la Bolivia de Evo 2019-2025

Katu Arkonada
Rebelin


Cmo es posible que en el pas con mayor crecimiento de la regin se ponga en duda la continuidad del presidente responsable de su estabilidad poltica y econmica?

Para responder a esta pregunta vamos a intentar ensayar no una, sino varias respuestas.

Proceso electoral. Aunque se ha explicado varias veces desde el domingo de las elecciones, no ha habido ninguna manipulacin de los resultados. De hecho, ningn lder o partido opositor en Bolivia ha presentado ni una sola prueba de fraude, y las actas escaneadas de cada mesa electoral, donde haba fiscalizacin de cada partido poltico, se pueden consultar en lnea en la web del rgano Electoral Plurinacional (OEP).

Lo que s hubo es una muy mala gestin de los resultados. En primer lugar, por parte del OEP, que par la Transmisin de Resultados Electorales Preliminares (TREP)en el 83% una vez que empez a cargar las actas del cmputo oficial de resultados.

Pero tambin hubo una psima gestin comunicativa del gobierno boliviano cuando la oposicin interna y externa comenzaron a hacer su trabajo cuestionando los resultados y no supo dar una explicacin clara y certera de lo que estaba sucediendo, allanando el camino para que la OEA y las trasnacionales de la informacin (con Jorge Ramos a la cabeza), que no han cuestionado al gobierno de Piera por imponer una dictadura violenta y sangrienta en Chile, pudieran sembrar la duda en la opinin pblica internacional. De hecho, la mala gestin comunicativa es solo la culminacin de un 2019, y especialmente de una campaa electoral, donde no se logr comunicar nunca para qu se quera la reeleccin de Evo.

Mesa y Chi. Estos dos factores tambin son importantes para entender los resultados. En principio parece difcil de entender como el vicepresidente de Gonzalo Snchez de Lozada y presidente ms timorato de la historia, un candidato sin estructura poltica, haya podido alcanzar en 2019 un 36% de los votos y casi forzar una segunda vuelta que con toda seguridad le hubiese convertido en presidente. Tambin parece difcil de entender como Chi Hyun Chung, un pastor evanglico desconocido y con un discurso homfobo y misgino, haya podido quedar tercero alcanzando ms de medio milln de votos (878%).

La respuesta es ms sencilla de lo que parece, y es que una parte importante de la ciudadana no ha votado por Mesa, sino contra Evo, aun si el candidato opositor no les convenca. A su vez Chi ha acumulado el voto duro ms reaccionario, doblando el porcentaje obtenido por Oscar Ortiz, representante de la derecha crucea, que qued en cuarto lugar.

Eso s, es importante mencionar que la suma de Mesa, centro-derecha, Ortiz, derecha, y Chi, ultraderecha, suma el 4953% de los votos. Si le sumamos el resto de opciones electorales de derecha que sacaron porcentajes pequeos, la suma supera ampliamente la mayora de votos.

Podemos concluir por tanto que Evo Morales ha ganado las elecciones en primera vuelta ms por demritos de la oposicin, que no fue capaz de unirse ni de construir ni un candidato ni una alternativa electoral slida, que por mritos del oficialismo. De hecho, es necesario reflexionar la prdida progresiva del voto que va ms all del ncleo duro del MAS-IPSP, voto que en 2005 fue del 51%, en 2009 del 64% y en 2014 del 61%, bajando al 49% en el referndum de 2016 y al 46% en 2019.

Factor Evo. Es claro que Evo Morales sigue siendo un lder que interpela a una amplia mayora social en Bolivia, pero que ha ido perdiendo la confianza de las clases medias urbanas, en un pas que paradjicamente se ha ido desplazando de rural a urbano en la medida en que se sacaba de la pobreza a casi 3 millones de personas (la extrema pobreza pas del 384% en 2005 a menos del 15% actual). Pero se construyeron millones de consumidores sin politizar (o ms bien, politizados por los medios de comunicacin) que han estado a punto de ser los verdugos del proceso de cambio boliviano, de manera similar a lo sucedido en Argentina en 2015.

2019-2025. En 2025Bolivia festeja su 200 aniversario de la independencia republicana que encabez, dando su nombre al pas, el Libertador Simn Bolvar. Esta segunda y definitiva independencia, y probablemente el cierre de un ciclo constituyente que comenz antes de la victoria de Evo en 2005 (ms bien all por los 90s con las marchas indgenas en defensa de la tierra, el territorio, y la soberana sobre los recursos naturales), se presenta como el momento ms complicado para un gobierno que reinicia en enero 2020 con el nivel de deslegitimacin ms alto de sus 14 aos de historia.

Y si ya en febrero de 2016 la ciudadana no entendi (no se le explic en realidad) la necesidad de un referndum, toca ahora hacer pedagoga de la necesidad de terminar lo que se empez. De la necesidad de profundizar el proceso de cambio y apretar el acelerador de la revolucin en salud y justicia, los grandes pendientes del proceso. Asimismo, solo una verdadera revolucin cultural, que impulse la formacin poltica y la memoria historia, sern garanta de defensa de lo conquistado. Pero para ello, y como la gente no come ideologa, es necesario cuidar ms que nunca la estabilidad econmica y la redistribucin de la riqueza.

Y todo ello, ante los cantos de sirena de quienes quieren bajar banderas y construir un proceso light para las clases medias clsicas, apostando por hacer palanca en tu ncleo duro, aquel que, cuando las cosas se ponen complicadas, nunca te abandona.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter