Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-10-2019

Discurso liberal
Las (entre) cruzadas del poder en Amrica Latina y su relacin con Cuba

Maikel Pons Giralt
Cuba Socialista


Por estos das de consternacin en pases como Chile y Ecuador ha salido a la palestra un denominador comn como motivo de la indignacin social: las polticas neoliberales y sus efectos estructurales y estructurantes en los ndices de desigualdad y pobreza. El discurso conciliador/represivo de las cpulas de derecha gobernantes en Latinoamrica, intenta mostrar como detonadores de las protestas la teora de la conspiracin madurista/corresta/fidelista (como dijera un amigo en un post), as como la dicotoma civilizacin/barbarie (viejo recurso colonial/liberal) acusando a los protestantes de vndalos. En un claro intento de ningunear, inferiorizar y rebajar perfil al trasfondo econmico, poltico y social de lo que sucede.

El llamado a la cordialidad, el respeto y la proteccin de la propiedad privada como funcin principal del Estado (para lo cual se apela a todo el uso de la violencia) da la sensacin de escuchar el clsico discurso liberal. Digo sensacin porque al decir de Bobbio (1989) ese Estado liberal () es justificado como el resultado de un acuerdo entre individuos en principio libres que convienen en establecer los vnculos estrictamente necesarios para una convivencia duradera y pacfica.

Lo que presenciamos hoy da la medida de cuan porosa e incierta puede ser la tradicin democrtica liberal del Estado latinoamericano. Por un lado garantiza la actuacin del libre mercado (llmese transnacionales extranjeras y oligarquas desnacionales) en condicin minimalista, al estilo clsico. En otro (y el mismo) sentido, adquiere tintes autoritarios y dictatoriales maximizados cuando aparecen amenazas a las estructuras impuestas, que precisamente son las que no garantizan las anheladas y etreas libertades, ni la convivencia pacfica y duradera de la ciudadana. Estas inconsecuencias histrico-estructurales del liberalismo son bien descritas por Roberto Gargarella.

En estos momentos asistimos, una vez ms, al trnsito de la supuesta sociedad slida a una sociedad lquida, maleable, escurridiza, que fluye, se rebela y emancipa. Por supuesto es preocupante para el (neo) liberalismo que tiene el delirio psiconrico primigenio de instaurarse como (mal) estado ideal de la Humanidad. Los trabajos del politlogo argentino Guillermo ODonnell sobre lo que l califica como el Estado burocrtico-autoritario y su tensa relacin con la democracia y la ciudadana, brindan luces en el actual escenario. Ser interesante profundizar el cmo se produce hoy esa transmutacin del Estado democrtico (neo) liberal al Estado burocrtico-autoritario pre-dictadura.

Segn el historiador liberal Yuval Noah Harari (2018): La humanidad est perdiendo la fe en el relato liberal que ha dominado la poltica global en las ltimas dcadas (). No obstante los discursos liberales en varios lugares del mundo y Amrica Latina, tienen una influencia nada despreciable. Se articulan, son travestidos con otras demandas contemporneas y siguen marcando su rumbo propio en nuestros lares. Muy a pesar de sus resultados polticos y sociales concretos. Ejemplo de esto es la Red Liberal de Amrica Latina (RELIAL) que es la unin de organizaciones liberales ms representativa de la regin. Como visin proyectan una Latinoamrica unida en su rica diversidad gracias a la consolidacin de las ideas de la libertad, responsabilidad individual, respeto a la propiedad privada, economa de mercado, el imperio de la ley, el gobierno limitado y la paz.

En la actualidad es integrada por 42 organizaciones de 17 pases. Entre otros ilustres miembros, se encuentran: el think thank Ecuador Libre, que tiene como Presidente -adivinan?- a Guillermo Lasso, la eminencia gris detrs del giro neoliberal de Lenn Moreno; y en Chile Libertad y Desarrollo, cuyo Director Ejecutivo es Luis Larran, el ltimo ministro pinochetista de la Oficina de Planificacin Nacional de Chile (ODEPLAN), ntimo de los Chicago Boys en el diseo de las polticas neoliberales, y cercano colaborador de Sebastin Piera.

Hace solo unos das esta Red, siguiendo los pasos de la Organizacin de Estados Americanos (OEA), haca una Declaracin donde manifestaba: su preocupacin y () su repudio a las graves acciones contra las personas y la propiedad ocurridas en las repblicas de Ecuador y de Chile. Ms adelante culpa a los gobiernos de Cuba y Venezuela, pues segn ellos: Lo convalidan sus declaraciones de apoyo a esos vandlicos los hechos y las de los movimientos de izquierda de otros pases que les guardan simpata. Nada de la represin militar y policial. La RELIAL forma parte de una organizacin articulada a nivel mundial que es la Liberal International, la cual rene partidos polticos y organizaciones de los cinco continentes. Tanto una como la otra tienen un historial en los ltimos aos que las relaciona directamente con intentonas y golpes de estado democrticos en pases como Venezuela, Nicaragua y Honduras. En este ltimo pas resalta como el usurpador del poder Roberto Micheletti fue recompensado como Vice-Presidente de esa organizacin internacional por su enorme y valiente acto en favor de la democracia.

El temor al poder del pueblo lo demuestran constantemente utilizando el eufemismo liberal de tirana de las mayoras, retomado de Alexis de Tocqueville. No por gusto su perspectiva de democracia es a la americana. Por ende su foco en los ltimos 20 aos ha estado en desarrollar una cruzada, que segn las circunstancias va de abierta a sutil, contra los gobiernos de izquierda (s) en Amrica Latina. Convertir a los lderes populares en populistas y a la voluntad popular en populismos, se convierte en su discurso preferido para la disputa ideolgica y simblica por el poder.

Este ao fue publicado en el sitio de la RELIAL un sugerente ttulo llamado Una mirada liberal: la democracia ante el poder de la mayora. Desde el prlogo se plantea la principal cuestin: Cmo defender la democracia de las mayoras?. La presentadora Birgit Lamm con pesar reconoce que: El optimismo con el que en 1992 Francis Fukuyama anunci el fin de la historia y la victoria de la democracia liberal y de la economa de mercado como modelo idneo para satisfacer las necesidades de los seres humanos, se ha evaporado. Y luego de explayarse en argumentos sobre la debilidad institucional de los sistemas en Amrica Latina, apunta lo siguiente: La leccin aprendida de este cambio de paradigmas que vivimos ahora en nuestros pases es que la democracia liberal necesita educacin y vigilancia permanente.

Esa idea de vigilancia permanente me remite a tres elementos, observados en el contexto actual. 1ro: hegemona en la (des) informacin por los medios de comunicacin cooptados por el poder oligrquico; 2do: una represin sistemtica dirigida a descabezar cualquier liderazgo que articule las fuerzas sociales en tensin, que incluye estrategias sofisticadas de criminalizacin; 3ro: una proyeccin discursiva conciliatoria donde se refuerza el compromiso con los valores clsicos del proyecto (neo) liberal, a saber proteccin del mercado, bienes individuales, y por consecuencia el Estado de derecho como garante de la estabilidad por medio de la violencia.

Cuba no escapa de la tendencia liberal existe una larga tradicin-, aunque hoy sus bases fundamentales radican fuera de la isla, en trminos discursivos observo un ascenso en los espacios pblicos, especialmente en trminos econmicos y polticos. Su representante fundamental es la Unin Liberal Cubana (ULC) que se proyecta como un partido poltico que busca acabar con el gobierno castrista por la va pacfica y defiende la instauracin en la Isla de una democracia liberal, cree que Cuba necesita un gran pacto cvico que restablezca la concordia nacional y coloque al pas a la altura de los tiempos que vivimos. Es un miembro activo de la RELIAL y la International Liberal, y su cara visible es el conocido Carlos Alberto Montaner, quien con su blog y la revista Poder se ha convertido en un idelogo fundamental de la teora liberal y antipopulista dentro de estas organizaciones. Por estos das se mantiene bien activo brindando su versin amaada sobre los acontecimientos en Chile y las elecciones en Bolivia. Durante la discusin del proyecto de Constitucin el pasado ao 2018 la ULC manifest su deseo de que Cuba no avanzara constitucionalmente hacia un socialismo sino hacia la economa de mercado y el pluralismo poltico. De igual manera resulta llamativo el espacio Programa Cuba, instituido en la universidad colombiana Sergio Arboleda. El mismo se proyecta como un centro de pensamiento estratgico referente en Amrica Latina para estudiar la historia, la poltica, la cultura, la economa y la sociedad cubana desde perspectivas diversas y con una orientacin democrtica y liberal. A pesar de su reciente creacin se han realizado varios eventos teniendo como temas Amrica Latina y especialmente Cuba.

Ejemplo de ello fue el Segundo Dilogo sobre Cuba: Economa y Sociedad y el Tercer Dilogo sobre Cuba: Defensa de la democracia en Amrica Latina realizados respectivamente en abril y agosto de este ao. Ambos foros contaron con la participacin de politlogos y economistas cubanos, y las discusiones se centran en la transicin poltica en Cuba a partir de la perspectiva econmica, sus implicaciones en el modelo socialista y sus efectos en la sociedad cubana, adems de abordar el peligro de las dictaduras y la necesidad de la democracia liberal en pases como Venezuela y Cuba. Este proyecto contiene tambin la revista de divulgacin Foro Cubano ya con 12 ediciones, que suma las voluntades de varios cientistas sociales del patio.

El discurso liberal se intenta mostrar hoy como realidad y alternativa pujante y vigorosa en el contexto latinoamericano, y como parte de ella en Cuba. Sus cdigos tericos, simblicos y mediticos convocan a avanzar en el aumento y desregulacin del mercado; a la privatizacin e intervencin mnima del Estado en los asuntos individuales (lase empresarios privados), a partir de generar una matriz de opinin que refuerce en el imaginario la incapacidad estructural, las trabas burocrticas y la ineficiencia en la gestin del gobierno cubano, restando importancia al efecto del bloqueo econmico; a una mayor pluralidad poltica, donde el Partido Comunista y el sistema de organizaciones de la sociedad civil creado durante la Revolucin pierdan cada vez ms la credibilidad e influencia sistmica. Para esto se utilizan diferentes estrategias discursivas entre ellas: el capitalizar simblicamente llamados a la resistencia cvica pacfica; a las demandas identitarias feministas, LGBTI, raza, medio ambiente y proteccin a animales, aspectos estos que ciertamente generan bolsones de desigualdad, pobreza, inequidad y descontento en la sociedad cubana actual. Todo esto convertirlo no solo en fuentes de discusin, dilogo y bsqueda de soluciones para una agenda social, sino tambin en una actitud dplex que por un lado proyecta una perspectiva de tolerancia y convivencia pacfica en ese pluralismo deseado y por otro intenta tensionar y conflictuar el ms mnimo tema para inducir a la desesperanza, la explosin social y la transicin hacia una sociedad, que tampoco explican muy bien cul ser y a quin o quines favorecer.

En la realidad cubana de hoy se muestran estos (entre) cruzamientos que remiten a la entronizacin de valores jurdicos, polticos y econmicos de tipo liberal, que necesitan ser estudiados y profundizados en su justa medida. Me pregunto:cules son las condiciones sustantivas, posibilidades y lmites, para una convivencia social justa, en trminos de esa sociedad pluralista en Cuba? cules son los obstculos y limitaciones de una liberalizacin excesiva de las fuerzas productivas que compiten en el mercado, con una actitud minimalista del Estado, en detrimento de los sectores que ya estn desfavorecidos? cmo garantizar que estructuralmente esas brechas no se amplen, al contrario se reduzcan o minimicen?. Los ejemplos del impacto de las prcticas y los discursos liberales en Amrica Latina no son muy halagueos al respecto.

Noto que las discusiones sobre estos temas la mayor de las veces toman una connotacin de atrincheramientos ideolgicos polticos, que no permite avanzar lo suficiente en aspectos esenciales de lo epistmico-conceptual. Esta guerra de posiciones acadmicas e intelectuales subvierte, limita y/o corrompe la posibilidad de considerar, desde el reconocimiento a la diferencia, propuestas creativas y honestas que enriquecen y articulan con el proyecto social cubano. Y al propio tiempo genera una ceguera epistmica que impide identificar claramente, y criticar con sentido cientfico y descolonizador ese discurso liberalista, que va del espectro igualitario al conservador.

Los liberales continan afirmando que el estado liberal reformista, legalista y algo libertario es el nico estado capaz de asegurar la libertad. As lo confirma Wallerstein en su libro Despus del liberalismo agregando que: () quiz eso fuera cierto para el grupo relativamente pequeo cuya libertad salvaguardaba, pero desdichadamente ese grupo nunca ha pasado de ser una minora perpetuamente envas de llegar a ser la totalidad. La prctica poltica y los hechos sociales hoy nos demuestran que el liberalismo realmente existente contina siendo el liberalismo conservador, por lo cual necesita ser desafiado e interpelado.

Coincido con Gargarella que para defender el socialismo ante el liberalismo se necesita sostener tres compromisos fundamentales que el liberalismos e niega a mantener (al menos de forma estructural): el compromiso con la idea del autogobierno, el compromiso con una cierta idea de comunidad, y el compromiso con una idea fuerte de igualdad. Esa negacin y fetichizacin del poder, constituyen para el liberalismo su mayor desafo ante la comunidad poltica, que son los pueblos, y que hoy se muestran como la verdadera potencia.

Siguiendo a Enrique Dussel en sus 20 tesis de poltica le corresponde a las fuerzas de izquierda en articulacin con los diversos movimientos sociales, generar una accin poltica estratgica que permita una verdadera transformacin crtica de lo poltico. Una praxis anti-hegemnica que reivindique el poder liberador del pueblo como hiper potencia, y garantice la construccin de nueva (s) hegemona (s). En un nuevo orden poltico donde se conjuguen la paz, la alteridad y la solidaridad. Solo as podremos plantarle cara y disputarle el poder al discurso y las prcticas liberales en Amrica Latina.

Referencias:

Bobbio, Norberto. Liberalismo y democracia. Mxico: FCE, 1989.

Noah, Yuval. 21 leccionespara el siglo XXI. Editorial Debate, Barcelona, 2018.

Fuente: http://www.cubasocialista.cu/2019/10/28/discurso-liberal-las-entre-cruzadas-del-poder-en-america-latina-y-su-relacion-con-cuba-por-maikel-pons-giralt/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter