Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Usos y abusos de Hait
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-10-2019

Hait y la necesidad de otro mundo

Cristbal Len Campos
Rebelin


Inicia la sptima semana de protestas en Hait, cuyo ejemplo es el extremo de las consecuencias suscitadas por las polticas neoliberales aplicadas en Amrica Latina, su condena arrastrada por siglos, lo sumerge en una constante crisis de gobierno y social, durante todo el ao de 2019, una cadena de manifestaciones itinerantes sean registrado, teniendo la comn caractersticas con los recientes acontecimientos en otros pases latinoamericanos en el rechazo tajante a las medidas econmicas implementadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el imperialismo estadounidense, pero en Hait, los causes se desbordan porque a diferencia de otros pases, este no ha tenido en dcadas un periodo intermedio de estabilidad, aunque sea cierto tambin, que en muchos pases (como Chile) ese periodo de estabilidad result ser ms farsa que verdad, la pobreza extrema, la desigualdad, la violencia estructural, la sobre-explotacin y el racismo, son elementos que definen casi por norma la realidad de la nacin caribea, que adems, carga sobre su espalda, una permanente campaa de ocultamiento por los grandes medios de comunicacin, pues de las crisis, protestas y reclamos sociales en Hait no se habla, ni siquiera para descalificarlos y tergiversarlos, el silencio es tal, que verdaderamente pone en entre dicho la integridad humana. Hait es la evocacin continua de la necesidad de construir otro mundo.

Las protestas reiniciaron por la escasez de combustible y el aumento de su precio, la falta de comida, medicamentos, gas, agua potable y por la devaluacin de la moneda, esto agudizando la crisis econmica que se vive en el pas ms pobre de Latinoamrica, donde la mayora de la poblacin sobrevive con dos dlares al da, o, mucho menos. El pueblo ha tomado las calles para enfrentar al neoliberalismo, trabajadores y trabajadoras resisten la represin brutal que ha deja muchos asesinados y encarcelados, mantienen la fuerza para continuar, varios sindicatos y el movimiento feminista junto a diversos partidos polticos se van agregando, la organizacin de base permite otorgarse solidaridad entre los desposedos (algo que el poder burgus jams comprender), el magisterio y los estudiantes se han sumado al paro general, el pueblo se agrupa bajo el nombre de Foro Patritico que ha propuesto ante el deseo de renuncia del presidente un gobierno de transicin por un perodo de tres aos para atajar los problemas de hambre, miseria y desempleo que afecta a ms del 80% de la poblacin, y la reforma de las instituciones estatales segn las necesidades de la poblacin. La lucha haitiana siempre tiene un toque ms elevado en su densidad, pues no slo se lucha por frenar medidas anti-populares, sino que se lucha por sobrevivir como pueblo, nacin y seres humanos.

Frente a las movilizaciones populares, el presidente haitiano, Jovenal Mose, ha declarado que no se encuentra aferrado al poder si no a las reformas que pretende implementar, pero no dice que las reformas pretendidas son modificaciones constitucionales, modificaciones a la ley aduanera y del sector energtico, todo, para seguir beneficiando a las saqueadores y explotadores, el presidente Mose, es acusado de corrupcin y se ha exigido su renuncia, por lo que justifica su aferrado amor al poder diciendo que es necesario ver cmo podemos sacar provecho de esta crisis, cmo hacer de esta crisis una oportunidad, la realidad no es ms que el cinismo de quien oprime, la oportunidad planteada es la permanencia de un estado de indefensin agudizado por la injerencia imperialista y neocolonial, Hait es la muestra de la soberbia y la venganza, la primera colonia liberada de Amrica es hoy el pas ms lastimado por todas esas viejas potencias nostlgicas de su hegemona, la muestra es el botn de oro, Hait vive una ocupacin desde principios del siglo XXI, con el pretexto del envo de ayuda humanitaria, una coalicin de naciones la mantienen asediada, el aval de la ONU a esta condicin es otra de las muchas incongruencias en el seno del organismo internacional, el pasado 17 de octubre la ONU dio a conocer la continuacin de su poltica intervencionista con el programa BITUH, que dar continuacin del MINUJUSTH que precedi a los Cascos Azules, quienes cometieron mltiples vejaciones contra el pueblo haitiano.

Una de las grandes movilizaciones que se han registrado en estas nuevas jornadas de resistencia, fue justamente dirigida a ese intervencionismo, los manifestante se dirigieron al cuartel general de la ONU cerca del Aeropuerto Internacional de Puerto Prncipe, ah expresaron su repudio al apoyo del Grupo Central al gobierno de Jovenal Mose, este grupo lo conforman nada menos y nada ms que un representante especial de la Secretara General de la ONU, los embajadores de Alemania, Brasil, Canad, Francia, Estados Unidos y los representantes de Espaa, la OEA y la UE, todos estos piases y estas organizaciones guardan un silencio culposo sobre la real situacin que se vive en Hait, todos desde luego, son cmplices de la opresin de larga duracin que ha padecido, todos se benefician y extraen grandes riquezas, el neocolonialismo es real, tan real como la bota imperialista en el mundo. Hait libra una larga batalla contra todo el sistema mundial y es olvidado por la gran mayora de naciones. Ya es tiempo de dar luz a la verdad en Hait y extremar las manifestaciones de apoyo, la liberacin haitiana es tambin la emancipacin de los pueblos latinoamericanos.

Ninguna solucin favorable al pueblo haitiano vendr de las polticas neoliberales impuestas por el FMI, el imperialismo y neocolonialismo, Hait como toda Nuestra Amrica enfrenta el reto y la necesidad de construir un nuevo orden mundial, esta regin del mundo est llamada a ser vanguardia en esta impostergable urgencia, la resistencia contra el neoliberalismo ha de conducir a los pueblos a la abierta crtica de todo el sistema capitalista y a la formulacin de un proyecto emancipador global, el socialismo tiene que levantar la mano para dar cauce a las demandas sociales, reformularse para concretar el anhelo de un mundo realmente justo, libre y humano.

Cristbal Len Campos es integrante del Colectivo Disyuntivas

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter