Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-10-2019

Pinochet en la memoria

Chiara Bianchini
El Salto

La biografa de Pinochet publicada por Mario Amors es una herramienta para combatir la imagen proyectada del dictador chileno.


Foto: Hoover Institution

Se ha publicado recientemente la biografa militar y poltica de Augusto Pinochet, del historiador y periodista valenciano Mario Amors. Es una investigacin minuciosa y ampliamente documentada de la vida del exdictador chileno, escrita por un historiador notoriamente de izquierdas, ya bigrafo de personajes como Pablo Neruda y Salvador Allende.

Para el autor, se ha tratado del desafo de escribir sobre una figura que detesta y, a la vez, de llenar un vaco en la historiografa chilena. La nica biografa de Pinochet existente hasta ahora haba sido escrita por un historiador exministro de la dictadura: Una biografa sin documentacin, que se sustenta esencialmente en sus juicios personales y en las memorias del exdictador, dice Amors. En este sentido, su obra viene a cuestionar un cierto monopolio de la verdad que han mantenido sobre Pinochet, como personaje histrico, los individuos y grupos que se definen como sus partidarios.

El autor afirma que su propsito es fijar una imagen de Pinochet en la Historia. Por esto, en la presentacin, invita a las lectoras y lectores a que juzguemos, a la luz de las informaciones que aqu se aportan, cmo Pinochet ser recordado por la Historia.

Lo mismo le pregunt un periodista tras la publicacin del libro en Chile: Pinochet ha vencido o ha perdido?, Vence o pierde ante la Historia?. En realidad, no es posible fijar un relato en el continuo devenir de la memoria, del que la historiografa y el mercado editorial son solo algunos fenmenos.

Sin embargo, es una pregunta interesante. Y lo es especialmente en estos das, cuando Chile se revuelve entre la esperanza y la violencia, y las imgenes del pasado aparecen bajo distintas formas en el espacio pblico.

Preguntarnos sobre Pinochet ante la Historia nos permite, sobre todo, observar nuestro presente, que es el lugar desde dnde establecemos si ha perdido o ha vencido.

Amors contesta a El Salto que Pinochet pierde. En primer lugar, ante la justicia internacional que, a pesar de no existir condenas en Chile, lo ha consignado como un criminal contra la humanidad. Y esto gracias a las redes internacionales de activismo por los derechos humanos, que han dado vida y hecho posible ese ejercicio de justicia.

La experiencia del caso Pinochet ha resonado en tiempos recientes, por ejemplo, en la llamada Querella Argentina, que Amors trat en su libro Argentina contra Franco (Akal, 2014). La misma Audiencia Nacional que en octubre de 1998 aprob que Espaa tena competencia para juzgar a Pinochet se ha negado, por ejemplo, a extraditar a Argentina a dos de los ex agentes de la Brigada Poltico-Social acusados de torturas, dice Amors.

Si nos preguntamos sobre la imagen que el mundo tiene hoy de Pinochet, nos damos cuenta de que nuestra memoria de la dictadura chilena se ha construido gracias a la lucha social y jurdica en defensa de los derechos humanos. Y que el xito de esa lucha, en este y otros casos, se ha visto condicionado por las relaciones de poder que marcan la poltica y la diplomacia internacional, que influyen a su vez en nuestra forma de recordar.

Pinochet ha perdido ante el coraje del pueblo chileno, y este es otro elemento que emerge en la biografa de Amors y que resulta relevante en el panorama memorial y poltico del Chile actual. En el trasfondo de la figura de Pinochet, emerge una imagen que contribuye a cuestionar el mito segn el cual el pueblo chileno se liber de Pinochet a travs de la pluma y el papel, en referencia al referndum de 1988.

La investigacin de Amors recuerda que Pinochet fue vencido electoralmente tras aos de movilizacin. Los lderes de la Concertacin han tratado de borrar esta movilizacin popular y de asentar la idea de que, en definitiva, fueron ellos quienes lograron, al encabezar la batalla poltica del plebiscito, sacar a Pinochet de La Moneda, dice el autor. El libro contribuye a recordar para la Historia que Pinochet perdi ante la valenta y la obstinacin de un pueblo que luch persistentemente ante los tanques, las torturas y las desapariciones. Es una memoria que el discurso oficial tiende a olvidar y que, sin embargo, revive con fuerza en las movilizaciones actuales.

Pinochet ha perdido tambin porque ha perdido la dignidad. A pesar del discurso mesinico con que legitimaba su poder, cuando fue llamado a responder de sus actos, eludi su responsabilidad apelando de forma abiertamente engaosa a la demencia senil. Incluso lleg a traicionar a sus subordinados, con tal de exculparse a s mismo.

Ms all del juicio que se pueda tener sobre sus respectivos proyectos polticos, es revelador comparar esta estrategia escapista, por ejemplo, con la decisin del presidente Allende, quien defendi hasta la muerte el proceso que haba liderado Por qu Pinochet no hizo lo mismo?, por qu no enfrent los jueces y la crcel si tanto crea en su misin? La actitud del dictador, que se muestra en este libro, indica que, en realidad, todo el aparataje discursivo que sustentaba su poder era una farsa, que encubra muchos intereses, entre ellos su enorme ambicin de poder y riqueza. En este sentido, Pinochet viene a recordarnos que hay una diferencia entre las palabras y las cosas, como dira Foucault, y que no cabe equidistancia histrica ni poltica entre la honestidad y el oportunismo.

Pinochet pierde por muchas razones. Pero tambin es cierto que a la vez vence, y por esto la pregunta tiene sentido. A travs del libro se ve que Pinochet vence, no solo porque finalmente eludi las condenas y la crcel, sino tambin por las huellas que ha dejado en el sistema democrtico chileno. Pinochet sigue venciendo porque logr vaciar de sentido los marcos de la democracia formal y usarlos para institucionalizar la dictadura. La estrategia transformista con que pas de ser un general sublevado a presidente de la repblica y luego senador vitalicio o la vigencia de su Constitucin que, siendo una herramienta autoritaria, ha recibido el sello democrtico de parte de los sucesivos gobiernos y es esgrimida hoy para justificar la represin, son ejemplos de cmo los mecanismos de la democracia han podido ser manipulados para servir al autoritarismo. La obra de Pinochet pervive en las instituciones porque se ha disfrazado de democrtica, y recordarlo nos pone en alerta ante esta palabra tan invocada en los discursos oficiales.

Pinochet sigue venciendo tambin en el mbito ms general de la cultura poltica. El autor afirma que su obra tiene especial sentido en el momento presente, cuando diferentes voces dentro y fuera de Chile se atreven a defenderlo y actualizan una parte de los viejos mitos del pinochetismo. Se refiere aqu no solo a la derecha chilena sino, por ejemplo, a las opiniones positivas sobre la dictadura de Pinochet por parte de personajes como Bolsonaro o Trump.

Pero es evidente que su pervivencia poltica va ms all de las referencias explicitas al pinochetismo. Es revelador, a este respecto, comparar los discursos citados en el libro con los de las nuevas derechas que recorren Chile, Amrica y Europa. El argumento de la salvacin de la patria, la apologa de las fuerzas armadas, la restriccin de libertades civiles y la criminalizacin de la accin poltica en nombre del orden pblico y la seguridad, la manipulacin del concepto y las formas de la democracia son algunos elementos que retornan casi invariados en el escenario presente. Pinochet vence all donde estos discursos y estrategias encuentran legitimacin pblica, pues que tengan o no un vnculo explicito con el pinochetismo, le ofrecen una potencial victoria discursiva, ya que se apoyan en los mismos principios.

La obra de Pinochet pervive tambin, notoriamente, en el modelo neoliberal que se ensay bajo su rgimen, con la asesora de los llamados Chicago Boys. En Chile la gente sufre un modelo instaurado a sangre y fuego en 1975 que, al mismo tiempo, beneficia a la lite que controla los principales medios de comunicacin y el poder econmico, dice Amors.

Pinochet preconiz la idea de una modernidad entendida como posibilidad ilimitada de acumular beneficios y consumir objetos y bienes. Este modelo, que no toma en cuenta el derecho a la vida digna, ni prioriza la garanta de necesidades bsicas como la vivienda o la salud, no solo es vigente en Chile, sino que en las ltimas tres dcadas, se ha convertido en un dogma global, an con las diferencias territoriales que caracterizan el sistema-mundo. Es un paradigma que instaura la codicia como valor de vida y la desigualdad como sistema de organizacin social, y es lo que nos ha llevado a la crisis ecolgica y humanitaria que estamos viviendo. En esto Pinochet sigue venciendo, y esa victoria es lo que el pueblo chileno est cuestionando en las calles.

Esta biografa nos invita a reflexionar sobre el rol de Pinochet en la Historia. Si nos tomamos en serio este ejercicio, puede ofrecer algunas claves para entender no solo el pasado, sino tambin el presente. No solo Chile, sino en general el mundo en que vivimos. En esta perspectiva, si lo sabemos interrogar, Pinochet, a pesar suyo, puede convertirse en una memoria transformadora. Una memoria que contribuya, como dira Walter Benjamin, a que el enemigo deje de vencer.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/chile/pinochet-memoria-biografia-mario-amoros#



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter