Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-11-2019

El retorno del sindicalismo

Phillipe Fournier
Alter Quebec / Sin Permiso

Sin que se pueda hablar de un fuerte regreso del sindicalismo en Estados Unidos, durante algn tiempo ha habido una creciente movilizacin por parte de los trabajadores de diferentes sectores (maestros, restaurantes, hoteles) frente a las crecientes desigualdades, estancamiento o cada de salarios, el deterioro de las condiciones de trabajo y el trabajo a tiempo parcial.


Durante ms de dos semanas, casi 50.000 trabajadores de General Motors, afiliados a United Auto Workers (UAW), han llevado a cabo huelgas en unas 50 fbricas. Con la avalancha de escndalos que caen sobre la Casa Blanca, la noticia pasa en silencio. Pero es un sntoma del regreso del sindicalismo a la escena poltica y econmica estadounidense.

En la historia estadounidense, las movilizaciones en GM a menudo han tenido un gran impacto a nivel nacional, como fue el caso de la huelga de Flint en 1936, el movimiento de Detroit de 1945-1946 y la huelga de 1970. Los acuerdos de GM han servido como marco para las negociaciones con otros fabricantes de automviles, como Ford y Fiat Chrysler, y sus mltiples proveedores.

Esta huelga se sita en el contexto del declive del sindicalismo en los Estados Unidos en las ltimas dcadas. Hoy, solo el 10.5% de los trabajadores estadounidenses estn sindicalizados, en comparacin con ms del 30% a principios de la dcada de 1960. Alentadas por la desregulacin financiera y econmica, las compaas han trasladado sus actividades de fabricacin al sur de los Estados Unidos y a pases donde los costes de produccin son ms bajos.

La relacin de fuerzas entre las grandes corporaciones estadounidenses y los trabajadores sindicalizados ha cambiado radicalmente: desde principios de la dcada de 1980, los sindicatos han estado en declive progresivo. La nueva dinmica ha contribuido significativamente al estancamiento de los ingresos de la clase media y a la exacerbacin de la desigualdad, y la crisis econmica de 2008 solo los ha amplificado.

Estimacin de las prdidas diarias por huelgas en 2019 de GM

En 2007, GM estuvo al borde de la bancarrota, lo que llev al gobierno de los Estados Unidos a adoptar un rescate de 51 mil millones de dlares. Los trabajadores se vieron obligados a aceptar grandes concesiones para mantener sus trabajos. Los empleados contratados despus de 2007 (aproximadamente un tercio de la fuerza laboral actual) reciben un salario por hora de 17 dlares con pensiones y beneficios muy reducidos, mientras que aquellos contratados antes de 2007 ganaban 31 dlares y tenan pensin completa. La UAW tambin acept que la compaa contratara trabajadores a tiempo parcial (7% de la fuerza laboral actual), a 15 dlares la hora, con pocos o ningn beneficio y prcticamente sin seguridad laboral.

Mientras tanto, GM ha remontado su situacin financiera y ha obtenido ganancias de ms de 35 mil millones de dlares en los ltimos tres aos. Su CEO en jefe, Mary Barra, se ha embolsado 22 millones de dlares en 2018. Sin embargo, el reciente plan de reestructuracin de la compaa, que busca ahorrar 1.100 millones de dlares, incluye el cierre de tres plantas, con despidos que podran afectar a miles de trabajadores. Barra ha dejado claro que el "status final" de estas fbricas dependera de las negociaciones en curso con la UAW.

En esta primera huelga desde 2007, los trabajadores de GM dicen que quieren recuperar lo que perdieron. Exigen una paga ajustada a la inflacin (para volver al nivel de vida de antes de 2008), regularizacin de los empleados a tiempo parcial, seguro de salud para todos, mejores beneficios y un compromiso de la compaa de aumentar la proporcin de la produccin en Estados Unidos (incluida la reapertura de fbricas cerradas).

Contexto favorable

Sin que se pueda hablar de un fuerte regreso del sindicalismo en Estados Unidos, durante algn tiempo ha habido una creciente movilizacin por parte de los trabajadores de diferentes sectores (maestros, restaurantes, hoteles) frente a las crecientes desigualdades, estancamiento o cada de salarios, el deterioro de las condiciones de trabajo y el trabajo a tiempo parcial.

Esta movilizacin se beneficia de una situacin econmica favorable: la tasa de desempleo ha bajado y el crecimiento ha sido bastante vigoroso.

En el frente poltico, el Partido Demcrata y la mayora de los candidatos a la nominacin han brindado un apoyo incondicional a los trabajadores de General Motors (la mayora de los cuales se encuentran en las fbricas del Medio Oeste, una regin clave para las elecciones de 2020), y ha hecho de la reduccin de las desigualdades y la mejora de las condiciones de trabajo elementos centrales de sus plataformas. Estas posiciones son respaldadas por una gran parte del electorado estadounidense.

Atrapado, el presidente Trump ha dicho poco desde el comienzo de la huelga. En 2016 deca ser un defensor de los trabajadores, prometi mantener empleos en los Estados Unidos y repatriar a las compaas estadounidenses. A pesar de las exenciones fiscales y la desregulacin, las inversiones y las reubicaciones de plantas prometidas no han aumentado significativamente. El sector manufacturero tiene 1,4 millones de empleos menos que en diciembre de 2007 y, aunque el presidente favorece el nacionalismo econmico, ciertamente no est a favor de la redistribucin de la riqueza o el resurgimiento de los sindicatos. Todo ello podra proporcionar armas a los demcratas.

El desarrollo de la huelga en GM es impredecible, pero apunta un resurgimiento del sindicalismo y la izquierda poltica que podra redefinir el panorama poltico.

Phillipe Fournier. Investigador del Centro de Estudios e Investigaciones Internacionales de la Universidad de Montreal.



Texto original: http://alter.quebec/etats-unis-le-retour-du-syndicalisme/

Traduccin: Enrique Garca


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter