Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-10-2019

Entrevista al ex diputado constituyente y senador peruano de izquierda Ricardo Napur
"No se puede analizar la situacin actual en Chile sin tener en cuenta al gobierno de Allende y su contrapartida, el del dictador Pinochet"

Mario Hernandez
Rebelin


M.H.: Una situacin de movilizacin popular en Amrica Latina en Chile, Ecuador, Per, Honduras y Hait.

R.N.: No te olvides de Venezuela y Colombia.

M.H.: Quera nombrar a los pases del cartel de Lima. Qu reflexin te merece esta situacin Ricardo? Hoy queramos hablar del Per pero creo que la situacin nos excede.

R.N.: S, hay que hablar de los hechos acaecidos en varios pases, por ejemplo, en Per, Bolivia, Chile, Argentina y Brasil teniendo en cuenta lo que destaca y conmueve a las personas, que es la rebelin de los sectores populares que con sus actos estn no solamente protestando sino rebelndose contra el orden establecido. Si bien es cierto que esto siempre ha ocurrido en diferentes momentos y con diferentes caractersticas.

Lo que quiero destacar son algunas ideas para no crear confusin, teniendo en cuenta que quienes se han informado de estos hechos se informan tambin de los anlisis que hacen los medios de prensa que estn a su disposicin. Por ejemplo, yo no creo que se est en una etapa de reversin de la dominacin liberal conservadora por una de tipo populista o de lo que algunos llaman los movimientos nacional populares. Eso es peligroso porque la realidad de nuestros pases seala que no se puede homogeneizar porque hay que tener en cuenta las particularidades de cada pas, que son importantes y muy diferentes.

Antes de entrar a la interpretacin ms actual, podemos pensar, por ejemplo, en el caso de Ecuador, que es un pas no solamente subdesarrollado sino que adems su economa est dolarizada, vivi de la explotacin petrolera, limitadamente minera, de la exportacin agropecuaria y, sobre todo, es importante referirse al casi milln de ecuatorianos que estn viviendo en EE UU y otros pases.

En ese pas se ha producido un hecho singular porque los movimientos sociales han tenido presencia en la vida social y poltica del pas, algunos lo centran en el movimiento campesino ms importante que tiraron abajo 3 presidentes, entre ellos algunos de perfil autoritario. Movimientos sociales que no solamente se han rebelado siempre sino que se han organizado siempre.

Cuando analizamos la situacin de Ecuador tenemos que encontrar esta peculiaridad, porque todos los que defienden el sistema y que estn comprometidos en la defensa de todo lo que es la dominacin democrtico liberal conservadora en el pas, caracterizan como les da la gana a que responden al chavismo, Cuba, o a Correa. Ese hecho tiene que ser tomado en cuenta porque las movilizaciones en Ecuador son de perfil histrico y, adems, hay una organizacin de todo el campesinado de larga data. Eso le da una particularidad.

En cuanto a Per, mi pas, nadie lo cita porque no ha habido movimientos sociales de perfil explosivo, casi rebeliones o de la violencia que ha habido en Ecuador o en Chile, pero la connotacin de las movilizaciones sociales que hay que calificar en su particularidad, es notable.

Las movilizaciones sociales cambiaron toda la estructura poltica del pas, Vizcarra estaba prcticamente en la lona, haba sustituido a Kuczynski; no se olviden que Per tiene 5 presidentes acusados de robo, no solamente de coimeros, de robo. Pero las movilizaciones sociales lo sustentaron a l. Vizcarra no tena partido, estaba en el aire, y las masas se apoderaron de l y lo empujaron a tomar medidas contra el fujimorismo, la herencia del conservador, autoritario y desptico Fujimori.

Son las masas las que cambiaron la realidad poltica del pas y no lo hicieron a travs de formas explosivas como en Chile y Ecuador, sino movilizndose y dndole un sustento poltico a alguien que no tena solo el 30% del apoyo popular. Entonces han determinado que este hombre pase a la ofensiva, liquide al Congreso sin ninguna violacin constitucional y ha cambiado las relaciones de fuerzas polticas en el pas.

Esa movilizacin popular que se mantiene es de una significacin importante y tiene que ser calificada no por los actos de violencia formales sino por la significacin poltica. Porque ahora que se ha establecido una nueva situacin esas masas que estn entonadas, estn en actitud de pasar a la ofensiva, porque Vizcarra es un demcrata liberal, no es de centro izquierda, l es uno de los hombres del grupo de Lima y, por lo tanto, es un liberal conservador.

Ah viene el segundo momento de la movilizacin poltica, donde estas masas que le dan apoyo le exigen las reivindicaciones postergadas de los otros gobiernos. De tal manera que la situacin es abierta. Y hay una situacin de participacin de las masas inteligente, aluvional, es un momento de una coyuntura poltica que ha cambiado prcticamente el destino del pas, y tendremos la vigilancia para saber dnde va Vizcarra y cul es la situacin en el prximo devenir del Per. Es un hecho muy importante de tipo cualitativo a tener en cuenta.

Lo de Chile tambin tiene una historia, es un proceso largo y complejo. No se puede analizar la situacin actual, la reaccin explosiva y la rebelin de los de abajo sin tener en cuenta antecedentes como el gobierno de Allende y su contrapartida que fue el gobierno del dictador Pinochet. El gobierno de Allende que fue uno de los que ms reformas radicalizantes realiz en Amrica Latina, despus de Cuba, que fue enormemente progresista, pero dej las cosas a medio camino porque en el momento de dar el salto cualitativo, como ocurri en Cuba cuando las masas exigan su propio gobierno porque la derecha dirigida desde EE UU contragolpeaba ferozmente, el gobierno de Unidad Popular y el propio Presidente Allende no dio ese salto y permitieron la llegada de Pinochet.

Esas dos realidades estn en el seno de la memoria poltica de Chile o sea de las masas populares. Si las masas estuvieron aparentemente dormidas en Chile, es porque el post pinochetismo, la coalicin de la Democracia Cristiana con los Socialistas, actuaron como reformistas tibios y no se atrevieron a cambiar todo el sistema jurdico y poltico montado por Pinochet. Lo administraron con pequeas reformas con Bachelet.

En Chile haba una especia de laguna contenida para que no desbordara, con la complicidad de los reformistas centro izquierdistas radicalizados y cuasi revolucionarios de la poca de Allende, que devinieron en administradores del sistema conciliando disposiciones con la derecha neoliberal.

Ya todo el mundo sabe que el pinochetismo hizo las posiciones del rgimen en Chicago, la opresin a las masas, la desigualdad social infinita, el dominio oligoplico de un grupo de empresarios; estos son los que, incluso despus del fracaso de las ilusiones que tuvieron en sus representantes reformistas, se han rebelado a travs de procesos que vinieron desde antes, porque no olvidemos que los estudiantes se rebelaron incluso con Pinochet, y son uno de los sectores ms golpeados adems de todos aquellos que no se benefician, porque en Chile se paga la educacin, la salud, las comunicaciones y otras cosas; esa laguna contenida ha desbordado.

Las formas no interesan, porque si recordamos lo que ha dicho Piera estamos en guerra contra un enemigo poderoso implacable que no respeta a nada y a nadie y que est dispuesto a utilizar la violencia y la delincuencia. Acaba de decir esto Piera. La trampa miserable de esta declaracin est en que l apoy a Pinochet, lo defiende, o sea que est diciendo que hay dos tipos de violencia, la violencia de los que mandan, la violencia de los que tienen el poder, de los que no se detienen, de los que se llaman neoliberales, o democrticos liberales que son estos gobiernos tipo Macri y la violencia popular.

Para ellos Pinochet puede matar por miles, bombardear la sede gubernamental, ejercer el poder por aos, la clase dominante puede ejercer la violencia sistemticamente, puede terminar con cualquier conquista social y privar de toda posibilidad y beneficio a las masas populares; pero los de abajo no lo pueden hacer. Y los de abajo se expresan como pueden.

De tal manera no hay que ver las manifestaciones de Chile desde sus efectos secundarios, si algunos grupos quemaron algo, sino la significacin de la rebelin de los estudiantes, que contina en el camino de los que intentaron ganarle a Bachelet y que ahora, junto con sectores populares y sociales postergados, estn hacindose presentes diciendo Basta ya, abajo los militares, afuera los tiranos.

Desde la resistencia sectorial y a travs de reivindicaciones concretas se ha ido politizando la situacin, hasta el extremo que hoy se est pidiendo a nivel de masas que se caiga este gobierno, es decir que se vaya Piera. Doy estos dos casos para ver la significacin de lo que ocurre regionalmente en Amrica Latina.

En Bolivia hay una emergencia social donde las clases dominantes han sido arrinconadas

Pero no quiero dejar pasar un hecho actual, el de Bolivia, que es una expresin poltica muy importante. Bolivia era un pas oligrquico en extremo manejado por 20 empresas, sin democracia, con 20 o 30 golpes militares en su historia, con una clase gobernante pequea, con una ayuda militar permanente y luego vino la emergencia obrera que continu la revolucin del 9 de abril de 1952 y ahora la emergencia campesina que se ha reflejado con Evo Morales.

Pero ese hecho es a destacar, porque si Evo Morales se mantiene y acaba de ganar las elecciones en Bolivia donde normalmente el proceso electoral no favorece a los de abajo, porque toda la estructura del poder est montada para la expresin del voto, que es degenerativo porque las campaas electorales tienen visos que no tienen nada que ver con un desarrollo serio o formal de representacin autnoma o calificada de lo que las masas necesitan.

Las masas nunca estn representadas directamente en los procesos electorales de esto que se llama la democracia actual. Y sin embargo la de Bolivia es una eleccin importante, los analistas y los diarios destacan cuando hablan de lo progresivo de Bolivia, que logr crecer al 3 o 4 %, que es de los pocos pases que crecen, que ha logrado semi nacionalizar su industria, que es un gobierno diferente y es un gobierno reformista y progresivo diferente a los otros y destacan lo que podramos llamar la expresin de un desarrollo econmico y social importante; pero no apuntan a lo ms importante, que a travs de la emergencia que signific la lucha, primero de los obreros y despus de los campesinos, en Bolivia hay una emergencia social donde las clases dominantes han sido arrinconadas, y se ven obligadas a aliarse a EE UU en forma miserable y a asumir las formas ms ilegitimas de representacin poltica porque no pueden ejercer su poder como antes.

Cit estos casos para intentar llegar a algunas conclusiones, no se pueden analizar estos procesos como fenmenos y como una dicotoma diciendo que se estn rebelando los de abajo, sin tener en cuenta el proceso mundial y la realidad actual de Amrica Latina. No es desdeable que insistamos permanentemente que EE UU en su decadencia imperialista est obligado a refugiarse dominando a Amrica Latina. La palabra comn de decir que EE UU quiere la recolonizacin de nuestros pases, es actual, lo que pasa es que no puede hacer lo que haca en Centro Amrica y el Caribe, invadiendo Santo Domingo y Panam o los pases centroamericanos porque el desarrollo de Sudamrica es otro. Pero est intentando y lo va a intentar, por eso es que Venezuela no puede ser olvidada.

El anlisis de Venezuela no parte de los errores que existen en todos los gobiernos y ms en los gobiernos reformistas radicalizados, teniendo en cuenta la realidad de un pas como Bolivia que hered ese rgimen, sino la agresin imperialista, es la opresin nacional lo que est de por medio. Si EE UU quiere recolonizarlos que observe bien quin va a defender a los pueblos y cmo van a reaccionar porque el imperialismo no trae bienestar, se ala con las burguesas nacionales para hacer una dominacin perversa en estos tiempos.

La idea de democracia va desapareciendo, ellos imponen, cualquier gobierno que hoy se llame democrtico es autoritario por la forma que usa para la dominacin del pueblo, para esclavizar el pensamiento popular, para hacer una cultura del oprobio en su beneficio. Venezuela tiene que ser destacada porque el acento no hay que ponerlo en los defectos o errores, porque tendramos que decir que todos los gobiernos hacen lo mismo o peor. Lo ms importante es que Venezuela a travs del Chavismo y sus masas son las que estn resistiendo. El embrin de Venezuela es la resistencia chavista, lo que est empujando al rgimen a mantenerse y obliga a los militares a mantenerse neutrales, que es un hecho extraordinario en Amrica Latina.

A Venezuela hay que nombrarlo primero por la opresin nacional, lo que quiere EE UU es su petrleo y a travs de l hacer pie all, y como tiene la mano de los gobiernos de Colombia, avanzar sobre la Amazonia. Y a partir de ese hecho estratgico es que hay que juzgar la existencia de los regmenes de cada pas y las formas explosivas que toman las relaciones de clases, las protestas populares.

M.H.: Hace poco tuve una conversacin con jvenes chilenos en Brasil, que me decan: No conocimos otra cosa que el neoliberalismo. Y esa reflexin que ha trascendido: No estamos luchando por un aumento de 30 pesos, estamos luchando por 30 aos. Y otro tema al que me quiero referir es el silencio de nuestra Cancillera. Esa misma Cancillera que acciona y denuncia permanentemente al rgimen de Venezuela, hace silencio ante 15 muertos y 2.600 detenidos.

R.N.: La cita de Piera vale para eso, la violencia que ejercen los poderosos es legtima, la violencia que ejercen los de abajo defendiendo sus derechos incluso a vivir mnimamente es ilegtima y merece, como l dice, ser sancionada, al extremo de decir que es una guerra contra un enemigo poderoso e implacable. Eso es lo que piensa Macri y lo que piensan todos los liberales conservadores de nuestra Amrica Latina y del mundo entero. Ellos no reconocen que ejercen la violencia, porque el sistema es violento. De tal manera que pueden ejercerla porque ideolgicamente creen que son dueos de la historia, porque los otros son miserables, no emprendedores que no supieron ganarse un lugar en la vida y los consideran enemigos implacables. Acaso el que dice que el trabajador o el trabajo es un costo, no est diciendo lo mismo? Si el que trabaja produce la riqueza y es lo que permite que acumule y que los ricos sean an ms ricos, a pesar que son un pequeo nmero y un hecho insignificante en la ecuacin trabajo. Esa es la peor violencia que puede haber.

Los Pinochet, la polica represiva, los que matan, los que hacen como Patricia Bullrich y compaa; el rgimen es violento, el sistema de dominacin es violento y los de abajo cuando se rebelan estn haciendo historia porque estn rebelndose no solo por un derecho particular sino que estn generando las bases para una resistencia y una rebelda para decir basta ya, que en algn momento tiene que haber un cambio entre las relaciones de fuerza y entre las clases. Tendramos por ltimo, cuando nos organicemos y tengamos ms conciencia, que definir cmo organizamos los instrumentos que estamos forjando y cmo podemos utilizar herramientas alternativas y un sistema alternativo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter