Portada :: Chile :: Chile: Rebelin antineoliberal
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-11-2019

Marcos Roitman: Piera ha traspasado la Constitucin de Pinochet, otorgando poderes para reprimir

Mario Casass
El Clarn de Chile


En entrevista con Clarn, Marcos Roitman (1955), socilogo y columnista de La Jornada, analiza las protestas en Chile: Que estalle la crisis en el segundo gobierno de Piera es circunstancial. Pero la corrupcin, la desigualdad social, las reformas de las pensiones, los escndalos financieros, la aplicacin de la Ley Antiterrorista al pueblo mapuche, la venta del pas a las trasnacionales, la privatizacin de la educacin y los dficit sociales en materia de vivienda, sanidad se han dado en las administraciones de la Concertacin y la Nueva Mayora. Incluso cuando hablamos de justicia reparadora a quienes padecieron los tormentos de la dictadura o directamente fueron asesinados, detenidos desaparecidos, los polticos de la Concertacin fueron timoratos. Gracias a su Ley de Amnista, los torturadores y cmplices civiles de la dictadura han quedado impunes, incluso algunos de ellos estn en la cmara de diputados, en el senado, son alcaldes o tienen cargos pblicos. Asimismo, apoyaron la liberacin del genocida en Londres.

El periodista Julio Scherer escribi: Desde 1973 Joan Garcs ha trabajado como ninguno para documentar el genocidio de Chile. En los cuatro compartimentos de su oficina slo hay sillas, escritorios, libros, legajos, expedientes, telfonos. Me recibe junto al socilogo Marcos Roitman, dos secretarias y un auxiliar (Pinochet. Vivir matando, 2000). Este prrafo reconoce el papel de Roitman durante el juicio contra el genocida en Londres, el intelectual chileno era la persona de mayor confianza de Joan Garcs en 1998. En septiembre de 1973, Roitman estudiaba en la Universidad Tcnica del Estado, fue detenido y torturado en el Estadio Chile. En la actualidad es catedrtico de la Universidad Complutense de Madrid y coordina la coleccin Inter Pares de la Editorial Akal, tambin contina acompaando a Joan Garcs en varios viajes por Latinoamrica y en el juicio por la indemnizacin del Clarn. Incluso no descarta regresar a Chile: Ir para compartir con la ciudadana sus demandas de dignidad, justicia social y las luchas democrticas por abrir las grandes alamedas. Tarea an pendiente.

MC.- Marcos, la prensa internacional exagera en la cobertura de las manifestaciones venezolanas, pero parece haber un cerco meditico ante las protestas en Chile, cul es tu anlisis de la prensa espaola?

MR.- Vivimos un mundo en guerra, donde la batalla consiste de romper las resistencias mentales. As el enemigo a vencer no es un pas, una ideologa, que tambin, sino la capacidad de cuestionar el orden que se le presenta. Sumisin, control y obediencia para aprobar invasiones, magnicidios o golpes de Estados. De esta manera se filtran las noticias, se redactan los comunicados y se presentan los conflictos. Cuando afectan a los aliados como Chile, se minimizan, miente o se crean noticias para distraer la atencin invisibilizando aquellas que no responden a los objetivos de seguridad hemisfrica. Ahora cuando se trata de una potencia o pas enemigo, se le desacredita continuamente y sin piedad. Esto sucede con Venezuela. En particular los medios de comunicacin de masas en Espaa se han mostrado fieles a los intereses de Estados Unidos para Amrica Latina y bajo este parmetro, todo aquello que redunda en sus intentos por desacreditar al gobierno es bienvenido. Por el contrario el gobierno neoliberal de Sebastin Piera es su amigo, hay que protegerlo, darle aires y apoyarlo. As, las protestas se diluyen en noticias de segundo orden, desparece de las pginas centrales y deja de ser un suceso a comentar. Se entrevistan a dirigentes y se presentan columnas de opinin que hagan anlisis benevolentes, salven el modelo neoliberal y pongan a Chile como un ejemplo de pas exitoso. Es decir se descontextualizan, hasta hacerlas irrelevantes. Hoy, 1 de noviembre, por ejemplo, no haba en las pginas de internacional de la mayora de la prensa escrita, nada destacado sobre Chile.

MC.- El abogado Joan Garcs y t fueron observadores electorales en Venezuela, te interesara regresar a Chile para recopilar testimonios de las violaciones a los derechos humanos?

MR.- Es cierto, fui invitado por el Consejo Electoral, junto a Joan Garcs y representantes de los partidos polticos del arco parlamentario espaol para acompaar algunos de los procesos electorales. Pero en el caso de Chile, no creo que el gobierno tenga intenciones de construir comisiones de verificacin sobre violaciones de derechos humanos, torturas o detenciones ilegales cometidas por las fuerzas armadas y carabineros. Incluso han traspasado la propia constitucin pinochetista vigente, otorgando poderes para reprimir que no estn contenidos en su articulado. As lo hace ver la carta abierta redactada por los Premios Nobel Alternativos cuya lista la encabeza, justamente, Joan Garcs. Otra cosa es ir para compartir con la ciudadana sus demandas de dignidad, justicia social y las luchas democrticas por abrir las grandes alamedas. Tarea an pendiente.

MC.- Qu te parece la renuncia del Ministro del Interior?, soluciona una parte del problema?

MR.- El ministro de interior, primo del presidente, estaba muy cuestionado desde antes de las protestas, para Piera ha sido una oportunidad para destituirlo, dando la impresin de haber tomado el toro por los cuernos, pero ha sido una medida cara a la galera. El problema es de fondo. El sistema neoliberal imperante en Chile desde 1974, tras las polticas de shock que llevaron a la implantacin del neoliberalismo militarizado.

MC.- Por qu debe renunciar Sebastin Piera?  

MR.- En cuanto a la renuncia de Piera, tampoco es relevante, si ello no supone un proceso constituyente. Piera es prescindible si el objetivo es salvar el modelo imperante. En eso hay un acuerdo estratgico. Podrn dejar caer al soldado Piera y buscarn recambios en personajes relevantes que han estado inmersos en los pactos y defendido las reformas neoliberales. En este sentido, el recambio podra venir del Partido Socialista, la Democracia Cristiana, o el PPD, incluso de Renovacin Nacional o la UDI. No hay grandes diferencias. Pueden incluso llegar a un acuerdo nacional para dar continuidad al neoliberalismo, remozando su fachada. Piera es prescindible.

MC.- Cundo habr una nueva Constitucin poltica en Chile?

MR.- Eso est por ver. Esperemos que pronto. Pero tampoco es una panacea. Recordemos que Bachelet inici un proceso espurio que acab en nada. Otra cosa es presentar un proyecto democrtico, donde su articulado responda a las necesidades de las grandes mayoras sociales, se reconozca la autonoma y soberana territorial del pueblo mapuche, se protejan las riquezas bsicas, sistemas de pensiones pblicas, una educacin pblica de calidad y gratuita, una sanidad universal, un sistema de impuestos progresivos, derechos sociales, polticos, culturales, el matrimonio homosexual, o el control a las fuerzas armadas, una Carta Magna capaz de romper la lgica del neoliberalismo y proponer otro pacto social. Una constitucin nueva no es garanta de constitucin democrtica y progresista. Se puede lavar la cara, y eso ya lo hizo Ricardo Lagos, quitando la firma de Pinochet y sealando que era una nueva constitucin.

MC.- Cul es la responsabilidad de la Concertacin/Nueva Mayora en esta crisis?

MR.- Dira, toda. Sus presidentes Patricio Aylwin, Frei Ruiz Tagle, Ricardo Lagos y Michelle Bachelet, han conducido, desarrollado y bendecido la propuesta econmica del pinochetismo. Que estalle la crisis en el segundo gobierno de Piera es circunstancial. Pero la corrupcin, la desigualdad social, las reformas de las pensiones, los escndalos financieros, la aplicacin de la Ley Antiterrorista al pueblo mapuche, la venta del pas a las trasnacionales, la privatizacin de la educacin y los dficit sociales en materia de vivienda, sanidad se han dado en las administraciones de la Concertacin y la Nueva Mayora. Incluso cuando hablamos de justicia reparadora a quienes padecieron los tormentos de la dictadura o directamente fueron asesinados, detenidos desaparecidos, los polticos de la Concertacin fueron timoratos. Gracias a su Ley de Amnista, los torturadores y cmplices civiles de la dictadura han quedado impunes, incluso algunos de ellos estn en la cmara de diputados, en el senado, son alcaldes o tienen cargos pblicos. Asimismo, apoyaron la liberacin del genocida en Londres. Qu ms podemos decir. Todos sus presidentes han estado salpicados por escndalos. Y qu decir del escndalo del peridico El Clarn, donde se unieron todos, desde la derecha pinochetista hasta los socialistas, para seguir manteniendo el duopolio de la prensa, negando as la libertad de informacin y prensa en Chile.

MC.- En su momento hablamos de la decepcionante campaa electoral de Camila Vallejo respaldando a Bachelet, ves un nuevo oportunismo del Partido Comunista?

MR.- Creo que a Camila Vallejo le van a perseguir siempre sus palabras en la entrevista al peridico espaol El Pas en 2012: Jams estara dispuesta hacer campaa por Bachelet. Quin puede olvidar su afirmacin en medio de la crisis de la Concertacin y bajo unas fuertes protestas populares de 2011, donde cobr protagonismo como dirigente estudiantil, de las Juventudes Comunistas y del partido. Ella debe ser consciente y sobre todo saber que luego, cuando sin rubor, hizo campaa junto a Bachelet, le pasara factura. Si algo debe caracterizar a un dirigente comunista es su consecuencia, all se juega su dignidad poltica. Ese fue el sentido de la decepcin, su prdida de dignidad poltica. Tal vez, debi renunciar a ser candidata a diputada, predicar con el ejemplo. En su partido los tena, Recabarren sin ir ms lejos, o los cientos de militantes que fueron detenidos, torturados y asesinados por la dictadura. A partir de ese momento, lo que diga no tiene valor que el oportunismo poltico. Lo cual no supone negar su capacidad poltica. En cuanto al oportunismo del Partido Comunista, creo que tiene una lucha interna donde se juegan posiciones que buscan mantener la trayectoria que les mantuvo al lado y formando parte de las luchas democrticas en Chile, y quienes buscan hacer travestismo poltico, que se llamen comunistas es otra cosa, que lo sean tambin.

MC.- Todava tiene credibilidad Bachelet al enviar observadores de la ONU a Chile?

MR.- Creo que como representante de ONU es su deber, otra cosa diferente es el sentido de los informes que se redacten. Habr que esperar. Pero la credibilidad de Bachelet es nula, no por el informe sobre Venezuela, sino por su quehacer poltico como Ministra de Defensa primero y presidenta posteriormente. Acaso olvidamos la aplicacin de la Ley Antiterrorista a la nacin Mapuche? La carta abierta dirigida a los 108 das de huelga de hambre por los presos polticos mapuche. Desde Jos Saramago, Noam Chomsky, Luis Seplveda se levantaron para acusarla del exterminio que preceda sus polticas. Y qu decir de sus escndalos como presidenta que afectaban a su familia. En fin, su credibilidad desapareci cuando llam to al golpista de la fuerza area Matthei, quien fue responsable de las torturas de su padre que supusieron su muerte, en un acto pblico y lo abraz. Sin comentarios.

MC.- Finalmente, escribiste el Breve manual actualizado del golpe de Estado, es viable que los milicos repitan un golpe para garantizar el orden y apaciguar la guerra contra los aliengenas chilenos?

MR.- Creo que las fuerzas armadas ya no tienen la misin de ejercer el poder formalmente. Vivimos un proyecto de liberalismo militarizado, donde el papel que cumplen los militares est ms all convertirse en los protagonistas de un golpe de Estado, al menos en Chile. Tienen autonoma y responden a un proyecto de seguridad hemisfrica de los Estados Unidos. Su dimensin poltica es garantizar el sistema de poder real y no los gobiernos temporales. En eso, como sucedi en 1973, no actuaran por su cuenta. Estados Unidos decide. Mientras no peligre su modelo de capitalismo neoliberal y su papel subordinado dentro del TIAR, las fuerzas armadas chilenas han agotado su credibilidad tras 1973. No estn en condiciones de patrocinar un golpe de Estado y sus aliados de la plutocracia tienen otras armas para revertir procesos. Un golpe de Estado al viejo estilo, se antoja extemporneo. Hoy, la fronda aristocrtica chilena tiene ms recursos que las bayonetas.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter