Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-11-2019

La derecha, Estados Unidos y el imperialismo en el siglo XXI

Yazmin Brbara Vzquez Ortiz
Alainet

Ponencia presentada en el Encuentro Antimperialista de Solidaridad por la Democracia y contra el Neoliberalismo, La Habana, Cuba, 1-3 de noviembre de 2019.


La accin de la derecha que enfrentamos es expresin de las particularidades que adquiere la disputa multidimensional por el poder en el imperialismo siglo XXI, en medio de lo que se ha denominado corrimiento de la concentracin de la riqueza y el capital a la concentracin del poder poltico.

En este contexto los objetivos de la Derecha no se reducen a obtener votos a travs de la participacin poltica. Sus propsitos se enfocan en dominar a la sociedad y al Estado, incluso ms all de la fuerza poltica que est en el gobierno. Ganar las bases sociales, subjetividades, imaginarios, espacios de organizacin y participacin social-polticos, los territorios, espacios institucionales, as como los de gobierno local y nacional, se constituyen en metas que trascienden la otrora intencin o apuesta de ganar votos para ocupar posiciones de poder.

En funcin de tales objetivos, los niveles de organizacin que ha desplegado la Derecha revelan los resultados graduales de un proceso continuo, acumulativo, de articulacin de las lites de poder y sus respectivos instrumentos de dominacin en dos niveles:

Del primer nivel, la Unin Democrtica Internacional (80s), la Unin de Partidos de Latinoamrica (90s) y la Organizacin Demcrata Cristiana para Amrica Latina (ODCA) constituyen ejemplos de los enlaces entre partidos de derecha de Estados Unidos, Europa y Amrica Latina. Enlaces que han sido funcionales para construir estrategias de dominacin y subversin poltico-ideolgicas, que solo se ajustan segn los contextos histrico-concretos, pero presentan muchos elementos de base en comn. Por ejemplo, operan a travs de espacios donde se integran:

En el segundo nivel de articulacin, las Redes de Intervencin desplegadas en Amrica Latina desde los aos 80 del siglo XX, muestran las interrelaciones que se establecen entre actores gubernamentales y no gubernamentales estadounidenses, actores vinculados a los objetivos de ese pas en la regin y actores latinoamericanos, de los entornos nacionales donde se intervienen, influyen, cooptan procesos de gestin de desarrollo, seguridad, democracia, gobernabilidad, entre otros, trabajando el contenido de los cambios que promueve la derecha desde una diversidad de espacios y sujetos que multiplican los alcances de su accin.

A estas Redes se integran actores gubernamentales y no gubernamentales de los Estados Unidos para capacitar, asistir, financiar en pases de la regin a comunidades, gobiernos locales y nacionales. La accin de la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID), la Fundacin Nacional para la Democracia (NED), el Centro Internacional de la Empresa Privada (CIPE), direccionadas hacia el empoderamiento comunitario y la promocin de acadmicos para incidir en la proyeccin de estrategias de desarrollo de gobiernos nacionales y locales es una muestra de ello.

En igual sentido, se destaca la insercin de acadmicos y tanques de pensamiento que estudian nuestras sociedades y construyen frmulas de cambio a la medida en cada caso, as como de instituciones financieras regionales o internacionales para financiar y consolidar la orientacin tcnica de los mismos (BID, FMI, BM).

Las corporaciones transnacionales tambin han estado presentes en estas redes. Su incidencia se ha revelado en la diversidad de espacios en los que se despliega su accin como parte de la legitimacin ideolgica y poltica de los cambios propuestos, desde la construccin de opinin pblica por las corporaciones mediticas, hasta el fortalecimiento de la cultura del emprendimiento, del empoderamiento productivo, con la participacin de corporaciones como Walmart en Modelos de Desarrollo rural.

Durante el gobierno de Donald Trump, y desde los avances que logr la derecha hemisfrica en las administraciones de Barack Obama, se promovi, como parte del esquema de intervencin, el despliegue de una red de Gobiernos engrosada por aquellos pases en los que la derecha fue retomando el poder ejecutivo. Desde la misma se articul el Grupo de Lima en funcin de aislar diplomticamente a Venezuela, un instrumento tambin aplicado contra Cuba en la dcada del 60 del siglo XX y al que se recurre, junto al uso de instrumentos financieros perfeccionados en las guerras econmicas y el bloqueo en el siglo XXI, como mtodo de asfixia ante la resistencia mostrada a la implementacin combinada de todos los dems mecanismos de intervencin ya mencionados.

Por ltimo, pero no menos importante, est la insercin de las fuerzas militares en este esquema. El Comando Sur, por ejemplo, promueve desde el ao 2017 el despliegue de una Red de Redes, articulando las ya existentes, como modo ms efectivo para hacer frente a los desafos de los Estados Unidos en la regin y en este ao, 2019, destacan los pronunciamientos de altos jefes de sus fuerzas militares sobre el objetivo que perseguirn: Valores, Ideas e Ideales. Cules pueden ser las implicaciones de tales objetivos? Sern, entre otras, que se potencie a las fuerzas militares latinoamericanas como objetivo de cooptacin para que encarnen un rol protagnico en aras del cambio de ser necesario?

Para estos propsitos, los enfocados en cooptar valores, ideas e ideales, ya han sido ensayadas al menos tres importantes Lneas de Accin con resultados de efectividad probada por esta derecha hemisfrica con raz global. Las dos primeras que referiremos:

Desde ellas la instalacin de un modelo racional pro-neoliberal, utilizando lo mejor del discurso y las prcticas de la izquierda, re-funcionalizadas para servir a los intereses del capital, consolida el sistema a travs de la dominacin cultural.

Y para cerrar el esquema de dominacin y subversin poltico-ideolgica, la tercera lnea de accin, tal vez la ms sutil: el secuestro, la toma de instituciones, leyes, polticas pblicas, formas de gobierno, para institucionalizar la dominacin poltico-ideolgica y la subversin con base cultural. Una lnea de accin a partir de la cual se promueven ajustes en leyes e instituciones a fin de inhabilitar o reprimir por vas legales a lderes y movimientos sociales que no resulten convencidos, cooptados a travs de los modos antes esbozados.

De esta forma la derecha trabaja combinando seduccin con coaccin, segn se requiera, para eliminar de forma radical cualquier oposicin, presente o en futuro potencial.

A los alcances que ha tenido su accin refieren de una parte, la capacidad para apropiarse de imaginarios, reconstruirlos y articular a diferentes grupos y organizaciones de la sociedad civil a sus modelos de gestin y procesos de disputa por el poder, especialmente a travs de la accin territorial, real y virtual. Y de otra, la capacidad mostrada para cooptar los espacios de organizacin y participacin poltica de la sociedad a travs del ajuste de leyes que han debilitado la accin de sindicatos y partidos polticos como la reforma laboral y electoral. En esta misma direccin, el fortalecimiento institucional de tribunales constitucionales ha sido funcional para frenar programas de corte social desde gobiernos de izquierda o para inhabilitar polticamente a sus lderes.

Por ltimo, es importante destacar los medios implementados para dominar al Estado a travs del supuesto perfeccionamiento de las formas de gobierno, que con el objetivo declarado de potenciar redes de colaboracin entre gobierno y sociedad civil, privilegian la insercin de gremios empresariales, y tanques de pensamiento que responden a los intereses de estas ltimas, en la construccin de modelos de gestin de importantes programas sociales, potenciando as el uso de matrices racionales e instrumentos tcnicos, supuestamente efectivos para obtener seguridad, progreso y democracia a nivel social. De esta forma, no importa si la fuerza de izquierda est en el poder ejecutivo, lo conveniente y efectivo desde las matrices tericas del capitalismo global puede secuestrar el rumbo del proyecto poltico, econmico-social si no hay un pensamiento crtico articulado a los programas de transformacin que contribuya a decantar y ajustar las mismas.

Para concluir, ante la capacidad de accin mostrada por esta derecha hemisfrica con nexos transnacionales, y en funcin de atender a los desafos de la izquierda para enfrentarla, algunas preguntas pudieran ayudar a la reflexin.

Cmo hacer al llegar al poder ejecutivo en Estados con una institucionalidad tomada por la derecha y el capital, ajustada para cumplir sus intereses, si queremos transformar en beneficio social?

Cmo hacer para reconstruir el tejido social de base, en aras de tener las fuerzas necesarias para cambiar todo lo que deba ser cambiado y poder gobernar, especialmente, junto al pueblo?

Cmo recuperar y promover la subjetividad de la izquierda? Los valores y una racionalidad adecuada para garantizar en todos los niveles y espacios el xito de la accin.

Y por ltimo: Cmo hacer todo lo anterior ante las fuerzas de la Derecha Hemisfrica, el Capital transnacional-Global y los Gobiernos Imperiales articulados para impedirlo?

Ante esas interrogantes las fuerzas de izquierda tambin tienen un proceso acumulativo de pensamiento y accin que a travs de la historia ha ido mostrando las vas posibles. Y sobre todo, una gran reserva de conocimiento acumulado en la praxis de los pueblos, partidos y gobiernos que luchan cada da frente a la avanzada del capital. La izquierda tiene todo lo necesario para constituir un gran tanque de pensamiento y accin social.

Yazmn Brbara Vzquez Ortiz es Profesora e Investigadora del Centro de Estudios Hemisfricos y sobre Estados Unidos de la Universidad de la Habana. Miembro del Grupo de Trabajo sobre Estados Unidos de CLACSO.

Fuente: https://www.alainet.org/es/articulo/203077



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter