Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-11-2019

Se cumplen treinta aos de la cada del Muro de Berln
Resistencia, no muros

Maren Mantovani
Rebelin


Este 9 de noviembre se cumplen treinta aos de la cada del Muro de Berln y de la proclamacin de la superioridad de Occidente y de su modelo de libre mercado con el que iban a caer todos los muros. Tres dcadas despus se han construido ms de 70 muros en todo el mundo. Visto desde el punto de vista de la Campaa Palestina contra el Muro, parece que el mundo est atravesando un proceso de israelizacin.

De hecho, hasta 2002, fecha en que Israel comenz a construir su muro de apartheid en la Cisjordania ocupada, los muros eran un tab poltico. Incluso el muro que encarcela a toda la poblacin palestina de Gaza desde 1995 se mantuvo en silencio. La indignacin que provoc la construccin por parte de Israel de un muro de ocho metros de altura en Cisjordania fue enorme al principio, en parte porque, al contrario de la mayora de los otros muros, este se construye en territorio ocupado. Pero a pesar de que la Corte Internacional de Justicia en 2004 declar ilegal este muro as como cualquier apoyo internacional al mismo, la decisin se qued en los cajones de la diplomacia d e la ONU mientras que los muros se normalizaron y globalizaron.

La propia Europa ya ha construido ms de mil kilmetros de vallas, seis veces ms que la extensin del Muro de Berln. El presidente de Estados Unidos Donald Trump arranc el ao con el cierre de gobierno ms prolongado de la historia del pas y un Congreso enfrentado entre quienes queran financiar su gran, grueso y hermoso muro y quienes apoyaban la versin de un muro tecnolgico, como propona la dirigente demcrata Nancy Pelosi. India, Turqua, Arabia Saud, Tnez, Marruecos, Argentina y muchos otros pases estn construyendo muros de los que se oye hablar mucho menos.

Para entender este proceso de globalizacin de los muros Stop the Wall ha publicado "Resistencias, no muros: una antologa para un mundo sin muros", una recopilacin de ensayos y entrevistas que presenta tanto un anlisis profundo y una investigacin sobre los muros como experiencias de las luchas contra ellos. Esta antologa saca a la luz las conexiones entre los muros de todo el mundo y en su ltimo captulo recoge diversas iniciativas llevadas a cabo como parte de la convocatoria de un Mundo sin Muros hecha por los movimientos palestinos y mexicanos en 2017 y respaldada por ms de 400 movimientos y redes en todo el mundo.

El llamamiento inicial, que ha instituido el 9 de noviembre como Da Global de InterAccin por un Mundo sin Muros, declara:

Desde el Muro del apartheid de Israel en tierras palestinas hasta el muro de la vergenza de Estados Unidos en tierras indgenas en la frontera con Mxico los muros son monumentos de expulsin, exclusin, opresin, discriminacin y explotacin. [...] Los muros no slo se han levantado para fortificar las fronteras bajo control estatal sino para demarcar la frontera entre los ricos, los poderosos, los socialmente aceptables y los 'otros'.

Con ocasin del III Da Global intelectuales, periodistas de investigacin y activistas del movimiento popular de Palestina, Israel, Mxico, Estados Unidos, Grecia, Italia, el Estado Espaol, el Pas Vasco, Marruecos, el Shara Occidental, Brasil, Argentina, India y Cachemira comparten en esta antologa sus puntos de vista y visiones.

La globalizacin de los muros es consecuencia de la actual crisis econmica, civilizacional y ambiental global que revela la incapacidad de la lite gobernante para dar respuestas efectivas a las necesidades de las personas. Incapaces de prometer de manera creble el bienestar, adoptan lo que Charles Derber y Yale R. Magrass llaman el "relato de la seguridad". Este relato infunde miedo en nuestras sociedades al inventar amenazas falsas y empeorar las amenazas reales, adems de justificar la autoridad de la lite gobernante como la nica fuerza que puede garantizar al menos la seguridad y la supervivencia. El resultado inevitable es la aparicin de fuerzas racistas, supremacistas y excluyentes, desde Narendra Modi de India hasta Bolsonaro de Brasil, la extrema derecha europea y Donald Trump.

No es casual que estas fuerzas consideren a Israel su modelo y los distintos tipos de muros una herramienta de dominio sociopoltico y geopoltico. El apartheid y el proyecto colonial de Israel ofrecen paradigmas, mtodos y tecnologa probados sobre el terreno para implementar esas polticas racistas y supremacistas.

Sin embargo, los muros no son algo nuevo, sino una herramienta colonial antigua, que Israel adopt para sus propsitos actuales. Khury Peterson-Smith, uno de los organizadores de la declaracin Solidaridad Negra con Palestina de 2015, describe en su contribucin cmo Estados Unidos es una "Nacin de Muros" ya que histricamente ha usado muros para avanzar en su conquista colonial. El apoyo de Estados Unidos y la adopcin de la versin israel de los muros contemporneos no son sino una consecuencia de esa trayectoria.

Juan Hernndez Zubizarreta, miembro del movimiento vasco por los derechos de las personas migrantes Ongi Etorri Errefuxiatuak, define los muros como elementos de una dinmica en la que las prcticas fascistas y totalitarias avanzan hacia un nuevo modelo de neofascismo. Los considera parte de la guerra de las estructuras capitalistas, heteropatriarcales y coloniales contra pueblos de los que se libran mediante la expulsin, la explotacin y la necropoltica.

Para Israel la globalizacin de los muros, el aumento de la extrema derecha y las polticas de expulsin y exclusin son una fuente inestimable de legitimacin y, al mismo tiempo, abren mercados cada vez mayores. Un resumen del extenso estudio de Mark Akkerman sobre la industria del muro muestra un aumento global del 8% anual y un aumento europeo del 15% en el gasto de militarizacin fronteriza. Riya AlSanah y Hala Mashood muestran cmo las compaas militares y de seguridad nacional de Israel utilizan su ventaja comparativa sobre otras al vender su militarizacin fronteriza y tecnologa de muro como "probadas sobre el terreno", no solo para la construccin del muro de Estados Unidos en la frontera con Mxico.

En el marco del relato de la seguridad, la otra cara del paradigma de los muros es, segn Jamal Juma', la creacin de una sociedad de vigilancia que crea un panptico que despoja a las personas de todas las capas que podran proteger sus derechos y su intimidad. Una vez ms, la tecnologa y la metodologa israeles son lderes en el mercado al utilizar Palestina como laboratorio al aire libre las 24 horas del da. Los recientes escndalos en AnyVision o el spyware de NSO Group son solo dos ejemplos.

El sistema de los muros es penetrante y no est solamente en las fronteras ni se expresa solamente en estructuras fsicas. Los muros de nuestras mentes o lo que Gilberto Conde denomina las cartografas imaginarias son el resultado del poder simblico de los muros y del poder normativo de su rgimen asociado de leyes, polticas pblicas, ideologas y otros muchos factores que impiden el acceso a la justicia.

Est claro que solo juntas podemos derribar estos muros.

La antologa ofrece tambin espacio para reflexionar sobre las acciones iniciadas conjuntamente para derribar los muros: los Tribunales Populares, las Caravanas Populares, as como las iniciativas de boicot, desinversin y sanciones (BDS) para derrumbar la arquitectura de la impunidad que protege a las empresas que permiten, facilitan y se benefician de los muros de la injusticia.

Las y los activistas de base y movimientos al frente de la lucha reiteran en sus contribuciones su llamado a c ortar los vnculos de complicidad, de apoyo de Israel a la militarizacin y las polticas racistas en todo el mundo. Gizele Martins, del movimiento de favelas en Ro de Janeiro, reflexiona sobre su experiencia en Palestina, donde ha visto utilizar las mismas tcticas que utiliza la polica militar de Ro adiestrada por ISDS, una compaa de seguridad israel. Subraya elocuentemente que es imprescindible que los movimientos se unan cuando "globalizan la forma en que nos matan".

En vez de ceder a la tentacin de dejarse llevar por los cada vez ms furibundos y brutales ataques, es hora de levantar la cabeza, mirar ms all de los muros, percibir otras luchas y conectarlas con la nuestra para ganar fuerza y confianza juntas. Esta mirada ms all de los muros nos permite vislumbrar en el horizonte un mundo de justicia, libertad e igualdad, nos da esperanza y nos marca el rumbo.

La antologa Resistencia, no muros. Una antologa para un mundo sin muros se puede leer en este enlace http://antologia.stopthewall.org/

Maren Mantovani es coordinadora de las relaciones internacionales de la campaa palestina Stop the Wall.

Este artculo se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a la autora y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter