Portada :: Opinin :: Ctedra Che Guevara-Amauta
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-11-2019

Pensamiento de Ernesto Che Guevara
Cultura del debate y direccin econmica

Fidel Vascs Gonzlez
Rebelin


En su corta vida de 39 aos, Ernesto Che Guevara dej para la posteridad un arsenal de ideas de gran importancia para el desenvolvimiento social en aras de la emancipacin humana. Su pensamiento abarca los campos de la filosofa, la poltica, la moral, la tica, los aspectos sociales, la economa, la historia, la cultura, las relaciones internacionales, la direccin administrativa, entre otros. El estudio en amplitud y profundidad de la obra escrita del Che enriquecer sin duda el camino de la construccin del socialismo en Cuba y en otros pases, en especial, de Nuestra Amrica. Desde luego, en este empeo siempre hay que tener en cuenta que los tiempos que corren actualmente en Cuba y en el mundo son muy diferentes a los de entonces por lo que se requiere un esfuerzo dialctico para interpretar al Che.

El Che era un revolucionario muy honesto y consecuente en la teora y la prctica. Lo que pensaba, lo deca; y lo que deca, lo haca.

Una de sus enseanzas, especialmente para la Cuba de hoy, es su concepcin y ejercicio de la cultura del debate. Como era un intelectual muy creador, sus ideas generaban polmicas con otros pensadores. Defenda sus ideas con firmeza y argumentos fundamentados; pero respetaba las consideraciones de los dems aunque discreparan de las suyas. Donde quiera que asumi altos cargos pblicos, enseguida creaba una publicacin especializada. Fue fundador de Verde Olivo , la revista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, donde, por cierto, se recogen muchos artculos escritos por l pero publicados con pseudnimos. En el Ministerio de Industrias edit Nuestra Industria , donde dej sus principales artculos de temas econmicos. En esta revista se demuestra su condicin de polemista. All expuso sus concepciones sobre el sistema presupuestario de financiamiento para la direccin de las empresas en el socialismo y tambin se publicaban artculos de los defensores de otro mtodo de administracin empresarial: el clculo econmico. Resulta enriquecedor releer las pginas donde el Che publicaba sus ideas y, en la misma edicin, los conceptos discrepantes del francs Charles Bettelheim o del comandante Alberto Mora, entonces ministro de Comercio Exterior de Cuba.

Ese ejemplo que el Che nos dej de polemizar en las ideas, fundamentndolas con argumentos, sin ataques personales contra quien discrepaba y sin convertir la polmica en un torneo literario, tiene gran importancia para la Cuba de hoy. La transicin socialista en la que nos encontramos y la complejidad del mundo contemporneo requieren del concurso de diferentes ideas para encontrar el camino ms adecuado para el desarrollo econmico y social del pas. El debate de ideas est a la orden del da en nuestro proceso revolucionario y el tratamiento respetuoso en la polmica es una de las enseanzas que en este campo debemos asumir del Che.

Un tema que desarroll ampliamente el Che es el de la direccin de la economa. Al estudiar su pensamiento en esta materia hay que tener muy en cuenta que en los ms de 55 aos transcurridos desde entonces, el mundo y Cuba han cambiado radicalmente. Una de las caractersticas ms significativas que muestra la economa cubana de hoy es la diversidad de formas de propiedad sobre los medios de produccin. Ello se refleja en que ms del 30 por ciento de la poblacin econmicamente activa labora en el sector no estatal y la tendencia es a su incremento.

La etapa en la cual el Che subray que la tendencia debera ser: [...] a liquidar lo ms vigorosamente posible las categoras antiguas entre las que se incluye el mercado, el dinero y, por tanto la palanca del inters material [...], 1 ha da do paso a una poca en la cual se utilizan ampliamente dichas categoras. La red de relaciones monetario-mercantiles entre las unidades productivas del pas y su vinculacin con el comercio exterior se ha incrementado y complejizado muy por encima de cuando existan en la poca del Che.

El pensamiento econmico del Che forma parte intrnseca de su concepcin sobre la forma en que se deba construir el socialismo y marchar hacia la sociedad comunista; [...] la nueva sociedad donde los hombres tendrn caractersticas distintas: la sociedad del hombre comunista.2 El Che subrayaba que en el mtodo aplicado para alcanzar estos objetivos no se poda perder de vista la ltima y ms importante ambicin revolucionaria que es ver al hombre liberado de su enajenacin.3

Con sus ideas, realiz un aporte a la teora de la construccin del socialismo en los pases subdesarrollados. No obstante su importancia, su pensamiento no ha sido investigado y divulgado como merece. No se han cumplido plenamente las recomendaciones del Comandante en Jefe Fidel Castro cuando expres: [...] yo lo que pido modestamente, en este xx Aniversario, es que el pensamiento econmico del Che se conozca; se conozca aqu, se conozca en Amrica Latina, se conozca en el mundo: en el mundo capitalista desarrollado, en el Tercer Mundo y en el mundo socialista, que tambin se conozca all! [...] . 4

Y es que el ncleo duro de la concepcin del Che, el que destaca la importancia de la fuerza moral del hombre y de la fe que hay que tener en el hombre, es aplicable en todas las circunstancias en que se desarrolle la lucha popular revolucionaria.

La disyuntiva de los modelos de direccin econmica en Cuba ya no se dirime entre el sistema presupuestario de financiamiento, que defenda el comandante Ernesto Guevara, y el del clculo econmico, iniciado en la Unin Sovitica y promovido bsicamente, en aquellos iniciales momentos de la Revolucin, por el Dr. Carlos Rafael Rodrguez.

En sus consideraciones acerca del sistema que promova el Che, el Dr. Carlos Rafael Rodrguez subray: El Sistema Presupuestario est ms cerca de lo que tiene que ser la sociedad en el futuro, pero esto es solo una hiptesis y se refiere a un futuro algo distante, al futuro comunista. Parto del criterio que es el que nos ha llevado a aceptar las deficiencias y manquedades derivadas del Clculo Econmico, que este Sistema Presupuestario exige condiciones y posibilidades que no podemos alcanzar, no ya en el mediano plazo, sino incluso ms all [...] porque se basa en formas de control ms cercanas al comunismo. Eso es evidente. Es un salto como el que se propona Carlos Marx, del capitalismo a un socialismo avanzado. Nosotros, todos lo sabemos, no hemos dado ese salto. Ni siquiera la Unin Sovitica ha dado ese salto.5

Los aspectos de las ideas econmicas del Che que han perdido vigencia se refieren, principalmente, a cuestiones organizativas y de mtodos de direccin financiera. Ello se entiende mejor al comparar el concepto de empresa en ambos sistemas y sus finanzas.

Para el clculo econmico, un central azucarero es una empresa, la cual tiene fondos propios depositados en el banco, del que recibe crditos por los que paga intereses y acta con determinada autonoma financiera. Para el sistema de financiamiento presupuestario, todos los centrales azucareros del pas y otras unidades relacionadas con el azcar constituyen una sola empresa: la Empresa Consolidada del Azcar. Este sistema se basa en un control centralizado de la actividad empresarial; su plan y su gestin econmica son controlados por organismos centrales, en una forma directa; la empresa no tiene fondos propios, ni recibe crditos bancarios ni tiene autonoma financiera.

El sistema que propugnaba el Che no consideraba la categora mercanca en el intercambio de productos entre las empresas estatales. Los partidarios del clculo econmico s la consideraban como tal. Este ltimo criterio es el que se aplica actualmente en nuestro pas.

No obstante, el Che no desechaba las relaciones monetarias en la economa. El registro contable que l propona, se meda mediante el dinero, as como tambin el presupuesto de cada empresa y su relacin con los organismos centrales. En el pago del salario y su control se utilizaba dinero, as como en el comercio interior mayorista y minorista y en el comercio exterior.

Un aspecto de mayor calado en el cual se diferenciaban los sistemas en controversia era el acento en el uso del estmulo material o del estmulo moral. El Che consideraba que los partidarios del clculo econmico exageraban el papel del estmulo material en la produccin y lo situaban en un primer plano. En el sistema de financiamiento presupuestario, el estmulo material tena una participacin menor y se destacaba el estmulo moral. Esclareciendo su concepcin, el Che plante: Precisa aclarar bien una cosa: no negamos la necesidad objetiva del estmulo material, s somos renuentes a su uso como palanca impulsora fundamental.6

Se opona al predominio del uso de la estimulacin material directa porque [...] significara el retraso del desarrollo de la moral socialista.7

En un plano muy terico, el Che abord la existencia de la ley del valor en la transicin socialista. Hoy en Cuba la ley del valor tiene una mayor incidencia en la economa y en el plan de lo que conceba el Che. No obstante, tiene plena vigencia su aserto de que, en el socialismo, el rumbo econmico no puede dejarse a la accin espontnea de la ley del valor por encima de la voluntad de los hombres, quienes deben subordinarla a la direccin consciente de la sociedad mediante el papel rector de la planificacin.

Lo que ms nos interesa destacar a continuacin se refiere a las numerosas ideas y planteamientos del Che en materia de direccin de la economa que tienen plena vigencia en la actualidad.

Una de sus principales consideraciones est relacionada con el estricto registro contable de los hechos econmicos, la plena utilizacin del sistema de informacin estadstica con datos exactos y el control de costos. Al respecto, subray:

[...] nosotros consideramos que el costo de produccin es el elemento fundamental que har que el administrador de la unidad, de la empresa o el ministerio, en su caso, observar inmediatamente y a grandes rasgos el funcionamiento de la unidad productiva.8

Tambin daba especial importancia a la productividad al decir: Todo se reduce a un denominador comn en cualquiera de las formas que se analice: al aumento de la productividad en el trabajo, base fundamental de la construccin del socialismo y premisa indispensable para el comunismo.9

El Che fue un pionero en la aplicacin de la computacin al procesamiento de los datos estadsticos y contables en las unidades productivas, empresas y dems niveles de direccin econmica.

Tambin apunt que [...] el impulso ms formidable a la produccin se d por la va del desarrollo tecnolgico.10 El desarrollo de la ciencia y la tcnica alcanzadas en el capitalismo, deca: puede ser utilizada por el camino socialista sin temor de contagio de la ideologa burguesa.11

El Che se proyect sobre el futuro de los mtodos de direccin econmica en los trminos siguientes: Todo nuestro trabajo debe estar orientado a lograr que la tarea administrativa, de control y direccin, se vaya convirtiendo en algo cada vez ms simple y los esfuerzos de los organismos centrales se concentren en la planificacin y el desarrollo tecnolgico [...] En ese instante [...] ser posible acercarse al ideal de que la economa se rija mediante anlisis matemticos [...] sin olvidar, claro est que el ser humano, razn de ser de nuestra Revolucin y nuestros afanes, no puede reducirse a una mera frmula. 12

El aporte de mayor significacin en el pensamiento econmico del Che es haber destacado la relacin que existe entre la economa y la espiritualidad humana elevando la importancia de esta ltima, a diferencia de concepciones que se aplicaban entonces en la URSS y los pases socialistas europeos. Quizs donde mejor est expresada esta consideracin del Che es en el prrafo siguiente: Nosotros no concebimos el comunismo como la suma mecnica de bienes de consumo en una sociedad dada, sino como resultado de un acto consciente; de all la importancia de la educacin y, por ende, del trabajo sobre la conciencia de los individuos en el marco de una sociedad en pleno desarrollo material. 13

La conciencia a la que se refera el Che no solo acompaaba al desarrollo econmico, sino era un factor clave de influencia en la economa. As lo expona: Las esperanzas de nuestro sistema van apuntadas hacia el futuro, hacia un desarrollo ms acelerado de la conciencia y, a travs de la conciencia, de las fuerzas productivas.14

Viene a colacin lo planteado por el Comandante en Jefe Fidel Castro en sus largas conversaciones con el intelectual y periodista francs de origen espaol Ignacio Ramonet, director entonces del influyente mensuario parisino Le Monde Diplomatique, y que fueron publicadas bajo el ttulo Cien horas con Fidel. Ante una pregunta de Ramonet acerca de la polmica alrededor de las ideas sobre la direccin de la economa del Che, el Comandante en Jefe destac: [...] el Che defenda el mtodo del financiamiento presupuestario y otros compaeros se inclinaban a defender la autogestin financiera.

La preocupacin del Che no era simplemente el mtodo de direccin de la economa; no se opona a determinados estmulos materiales, pero siempre adverta contra los riesgos que supone el abuso de estos como motor fundamental de la produccin, y la incidencia de los mismos en la conciencia de los trabajadores.

Y conclua Fidel: [...] le confieso que, en el tema aludido, me gustaban ms las posiciones del Che, muy afines a nuestro modo de vida guerrillero en las montaas. Me agradaba ms la apelacin moral del Che, francamente. Che le daba gran valor a la conciencia comunista y al ejemplo. 15

Hay otros muchos temas abordados por el Che que tienen plena vigencia en la actualidad econmica de Cuba, entre ellos, la permanente valoracin de los inventarios y sus normas, el cumplimiento de los contratos y el uso adecuado del arbitraje para dirimir los litigios que surjan, la capacitacin de los dirigentes de la economa, la calidad en la produccin de bienes y la prestacin de servicios, la necesidad de contar con un plan perspectivo de desarrollo a 10 aos y ms, el complejo problema de los precios y los salarios, la lucha contra la indisciplina financiera y por el cumplimiento en fecha de los cobros y pagos incluyendo los aportes al presupuesto estatal.

El Che fue tambin el creador del trabajo voluntario en Cuba como parte de la formacin poltica e ideolgica de los ciudadanos. Con su ejemplo personal, moviliz a millones de cubanos en esta prctica.

En la aplicacin en nuestro pas de las concepciones econmicas del Che hay que tener en cuenta que las condiciones actuales de Cuba, inmersa en un mundo capitalista globalizado y sin el apoyo del otrora campo socialista encabezado por la Unin Sovitica, han cambiado en buena medida. Hoy la direccin de nuestra economa demanda una mayor descentralizacin en las decisiones basada en la necesaria ampliacin de las formas de propiedad sobre los medios de produccin, que incluye la estatal, la cooperativa, el sector privado nacional y extranjero, y el de los trabajadores por cuenta propia.

Todo ello determina una ampliacin del uso del mercado y sus categoras afines, como la ganancia, el crdito bancario, el dinero como medio de control, la mayor flexibilidad en la toma de decisiones en las empresas y que estas no dependan, en su gestin, de las aprobaciones centralizadas de los ministerios.

En estas circunstancias es necesario apelar al inters material de los propietarios y trabajadores. Al aceptar esta realidad, tambin debemos identificar los riesgos que ello entraa para la moral social, la cual debe basarse en el comportamiento tico y solidario entre los participantes en el proceso de produccin y, en general, entre los ciudadanos. Al respecto, no podemos olvidar la advertencia del Che de que la aplicacin de la palanca del inters material [...] no se convierta en algo que obligue al individuo, en cuanto a individuo, a la colectividad de individuos, a luchar desesperadamente con otros para asegurar determinadas condiciones de produccin o distribucin que lo coloquen en condiciones privilegiadas. Hacer que el deber social sea el punto fundamental en el cual se apoya todo el esfuerzo del trabajo [...]. 16

Reforzando esta idea, adquieren gran valor, en las actuales condiciones histricas de nuestro pas, las concepciones de Fidel en cuanto a la actitud personal de los cubanos, donde quiera que desenvuelvan sus actividades, al sealar que: Revolucin es [...] modestia, desinters, altruismo, solidaridad y herosmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jams ni violar principios ticos [...]. 17

Notas:

1Ernesto Che Guevara: Sobre el sistema presupuestario de financiamiento, Nuestra Industria, Revista Econmica No. 5, La Habana, febrero de 1964, tomado de Obras 1957-1967, t. II, Casa de las Amricas, La Habana, 1970, p. 272.

2Ernesto Che Guevara: El socialismo y el hombre en Cuba, Marcha, Montevideo, 12 de marzo de 1965, tomado de Obras 1957-1967, t. II, Casa de las Amricas, La Habana, 1970, p. 374.

3Ibdem, p. 375.

4Fidel Castro Ruz: Discurso en el XX Aniversario de la muerte de Ernesto Che Guevara, El Gran Debate, Ocean Press, 2006, p. 362.

5Carlos Rafael Rodrguez: Sobre la contribucin del Che al desarrollo de la economa cubana, en El Gran Debate sobre la economa en Cuba 1963-1964. Ernesto Che Guevara, Ocean Press, Melbourne, New York, 2006.

6Ernesto Che Guevara: Sobre el sistema presupuestario de financiamiento, Nuestra Industria, Revista Econmica No. 5, La Habana, febrero de 1964, tomado de Obras 1957-1967, t. II, Casa de las Amricas, La Habana, 1970, p. 263.

7Ibdem, p. 264.

8Ernesto Che Guevara: Consideraciones sobre los costos de produccin como base del anlisis econmico de las empresas sujetas a sistema presupuestario, Nuestra Industria, Revista Econmica No. 1, La Habana, junio de 1963, tomado de Obras 1957-1967, t. II, Casa de las Amricas, La Habana, 1970, pp. 211-212.

9Ibdem, p. 215.

10Ibdem, p. 218.

11Ernesto Che Guevara: Sobre el sistema presupuestario de financiamiento, Nuestra Industria, Revista Econmica No. 5, La Habana, febrero de 1964, tomado de Obras 1957-1967, t. II, Casa de las Amricas, La Habana, 1970, p. 259.

12Ernesto Che Guevara: Consideraciones sobre los costos de produccin como base del anlisis econmico de las empresas sujetas a sistema presupuestario, Nuestra Industria, Revista Econmica No. 1, La Habana, junio de 1963, tomado de Obras 1957-1967, t. II, Casa de las Amricas, La Habana, 1970, p. 217.

13 Ernesto Che Guevara: La banca, el crdito y el socialismo, Cuba Socialista No. 31, marzo de 1964, tomado de Obras 1957-1967, t. II, Casa de las Amricas, La Habana, 1970, pp. 299-300.

14Ernesto Che Guevara: La planificacin socialista, su significado, Cuba Socialista, junio de 1964, tomado de Obras 1957-1967, t. II, Casa de las Amricas, La Habana, 1970, p. 324.

15Fidel Castro Ruz: Cien horas con Fidel, conversaciones con Ignacio Ramonet, tercera edicin, Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana, 2006, pp. 281-282.

16Ernesto Che Guevara: Sobre el sistema presupuestario de financiamiento, Nuestra Industria, Revista Econmica No. 5, La Habana, febrero de 1964, tomado de Obras 1957-1967, t. II, Casa de las Amricas, La Habana, 1970, p. 284.

17Fidel Castro Ruz: Discurso por el Da Internacional de los Trabajadores el 1 de mayo de 2000, Plaza de la Revolucin, La Habana, 2000.

Fidel Vascs Gonzlez. La Habana, 1939. Doctor en Ciencias Econmicas. Profesor y periodista de temas econmicos, histricos y socio-polticos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter