Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-11-2019

Se tensa la disputa religiosa en Nuestramrica
Dios ha vuelto al Palacio Quemado

Francisco Bosch
Rebelin


Un sindicalista indgena gobern Bolivia desde el 22 de enero de 2006 hasta el 10 de noviembre de 2019. En este momento permanece refugiado en el Chapare, su cuna como dirigente cocalero. Evo Morales Ayma fue invitado a renunciar por las fuerzas armadas. Toda Amrica Latina est en un momento bisagra de disputa, la cuerda se ha tensado, y el campo religioso ha salido a relucir su potencia combativa. Nos guste o no, Bolsonaro y Camacho se dicen Hijos de Dios.

Pensar la fe, para volver a creer

En la media luna frtil: cuando la cruz no es santa

Dios a la cabeza de esta lucha, Dios que menosprecio el dictador. El tirano cuando lleg al gobierno sac a Cristo del pas. Dios va a volver a Palacio.

Luis Fernando Camacho, frente a la multitud en Santa Cruz, 4 de Noviembre 1 .

Un hombre de gorra habla a los gritos. Una plaza con miles de personas lo escucha y aplaude. Jefe cvico de la oposicin, encabeza el paro, da un plazo de 48 horas para la renuncia del presidente y redacta una carta de renuncia. El mismo le facilita la tarea al presidente, dice que se la va a entregar en La Paz. Miles de personas, en el Cristo Redentor de Santa Cruz, se encienden con su discurso. Luis Fernando Camacho, el hombre que habla, nombra a Dios continuamente, lo nombra desencajado, en el mismo tono que nombra a las gloriosas fuerzas armadas. Camacho, el Macho Camacho, esta flanqueado por dos hombres, uno de los cuales sostiene una gran imagen de la virgen Mara. El otro le pasa una biblia. Mientras habla la toma con su mano derecha: Voy a la Paz, al palacio de Gobierno, con la Biblia, no con armas.

El Dr. Chi es ms formal. Usa corbata roja y traje oscuro. Habla bien el espaol, pero basta escuchar una palabra para darse cuenta que viene de lejos. Nacido en Corea del sur, Pastor presbiterano, estaba decidido en recuperar Bolivia para el Seor. En las polmicas elecciones del 27 de octubre en Bolivia, obtuvo cerca del 9 % de los votos, siendo una gran revelacin, en medio de la esperada polarizacin electoral. Obtuvo la diferencia de votos entre oficialismo y oposicin. Y nadie dudara a quin iran sus votos.

Camacho y Chi comparten la fe, aunque van a diferentes iglesias. Uno catlico y el otro presbiteriano. Celebran la cada del MAS con igual alegra, tributan con el mismo fundamentalismo su creencia. Leen con igual mirada los textos bblicos. Comparten imagen de Dios: su color, su acento, su clase, sus mandatos. Ambos conectan con la religiosidad del pueblo y han decidido ponerla a producir para generar una ruptura en el proceso boliviano.

En esa misma tierra, cuatro aos atrs, un hombre vestido de blanco, con un tipo de sabana que luce incomoda, se encuentra con los movimientos populares de diferentes lugares del mundo. Es larga la lista de invitados, pero para resumir, son todos lxs descartadxs: indias, cartoneros, sindicalistas, vendedores informales, campesinas. Los llama poetas, les tira encima el futuro de la humanidad. Y el tambin abre la Biblia, este viejo libro en disputa, y les dice: La biblia nos recuerda que Dios escucha el clamor de su pueblo y quisiera yo tambin volver a unir mi voz con la de ustedes: las famosas 3T, tierra, techo y trabajo. Para todos nuestros hermanos y hermanas. Lo dije y lo repito: son derechos sagrados. Vale la pena luchar por ellos. Que el clamor de los excluidos se escuche en Amrica Latina y en toda la tierra.

Desde la media luna frtil, recordando aquella otra medialuna de Palestina, el sucesor de un pescador bruto, vuelve a legitimar religiosamente la lucha de lxs de abajo. Con el mismo libro y bajo el mismo nombre, cuatro aos despus, se est consumando un golpe de estado contra los poetas sociales de NuestrAmrica.

En el centro de poder: Dios cabe en el Palacio?

El Camacho les ha hecho leer la Biblia a los herejes

Marcos Pumari, Lder cvico Potos (parte de la liturgia en el Palacio)

Una liturgia acaba de empezar: el mismo hombre de gorra, acompaado por un gento en plaza Murillo, ingresa en el Palacio Quemado. Lleva consigo una bandera de Bolivia, una carta de pedido de renuncia del presidente (redactada por l mismo), y una biblia. El presidente Evo no ser parte de la cita: camina al Chapare, con la decisin de la renuncia tomada y un pas incendiado por la violencia. Las fuerzas armadas han allanado el camino para que la liturgia soada por Camacho tenga lugar, en la tarde del 10 de noviembre de 2019, sin prensa, pero con un celular para eternizarla:

Bajada la Whipala, recortada de todos los uniformes militares, la nica y verdadera bandera de la gloriosa Republica boliviana extendida en el piso de la casa de gobierno. Sobre ella, se abre el libro que contiene las respuestas, que ha alimentado la lucha contra el tirano. Apoyada sobre la biblia, la carta de renuncia, que ya no ser necesaria, porque al parecer dios los ha escuchado. Decoran la imagen tres hombres, hombres, de rodillas. Se trata de una reverencia al dios que los ha trado desde los departamentos lejanos, hasta el centro de pedir, para dar con la cabeza del mximo mandatario.

La vuelta de Dios al palacio tiene fecha: se fue cuando el indio lleg al poder y regres el da que el indio se march. Ya Pizarro lo haba hecho con el indio Atahualpa, all por Cajamarca, hace cinco siglos. Los calendarios y las geografas del poder se sincronizan para marcar nuevas fiestas.

Volver a Galilea, volver a la Argentina, volver a San Pablo, volver al Chapare

El colonialismo es la imposicin de determinados modos de vivir de unos pueblos sobre otros, tanto econmica, cultural o religiosamente. Rechazamos una evangelizacin de estilo colonialista.

Doc. Final del Snodo Panamaznico, 55.

Amrica Latina es tierra de golpes. Los ha tenido de todo tipo: terremotos, invasiones, colonizaciones, guerras y dictaduras. Los golpes militares, ablandados por la mediacin de otras instituciones del Estado, ha iniciado un camino de normalizacin del Sur: hace 10 aos sacando a Mel Zelaya de su cama, destituyendo a Lugo y Dilma, y ahora con Evo.

En tiempos de disputa en NuestrAmrica, la fe vuelve a ser crucial. Los que han tomado el Palacio y colocado la Biblia en el centro, son los mismos que desde el congreso de Brasil nombraban a dios y celebraban las torturas. En el centro de poder, un dios poderoso, que da pone las cosas en su lugar: enaltece a los de arriba y humilla a los pequeos (justito lo opuesto del Magnficat). El Dios guerrero vuelve a encender los corazones de los que piden sangre, movidos por el odio a la diferencia, reclaman sacrificios para los dolos del poder y del dinero.

Este dios encuentra hoy un nuevo Macho que le rinda tributo: el Macho Camacho, que bien podra confundirse con el boxeador boricua, multicampeon mundial, que resolvi todo en su vida a los golpes y termin asesinado a los tiros.

Pero frente al odio que quiere poner las cosas en su lugar, recuperar la normalidad, volver a entronar a su dios, siempre es posible volver:

Hace ms de dos mil aos, mujeres de los mrgenes y hombres descartados vuelven a Galilea, lugar de organizacin y vida compartida. Vuelve a la provincia, para reconstruir la esperanza, desde el olor a muerto todava fresco. El artesano masacrado en nombre del dios del imperio y del templo, volva a arder en medio de ellos. El Dios de la comunidad le ganaba al dios del poder, en los mrgenes de los mrgenes, de una tierra arrasada por el imperio Romano, se encenda la esperanza de la resurreccin, bandera popular de todos los tiempos. Volver a creer en la vida, fue posible, en las mesas donde no faltaba el pan y se espantaba el miedo.

Hace ms de 60 aos, en la patria pequea del Obispo de Roma, Pern dejaba el poder, despus del bombardeo en Mar del Plata, en medio de una rebelin militar. El exilio antes que la sangre. El tiempo privilegiado sobre el espacio: al irse, confa que la organizacin vence al tiempo. La iglesia cmplice del golpe, no pudo evitar que en el viaje de vuelta, el lder de los trabajadores viniera acompaado del padre Mgica. Volva un Dios compaero, fiel aun en el exilio, que construira su casa en medio de las villas y que buscar cuidar a los descamisados de cada tiempo.

Hace menos de una semana, un metalrgico con nueve dedos quedaba en libertad despus de 580 das en crcel. Lula poda volver al mar y a San Pablo. Las Lawfare en nombre del dios de la pureza, contra los corruptos populistas, no pudo sepultar la fe de un hombre que perdi a su nieto en prisin. En su segunda larga temporada en prisin, despus de la vivida en tiempos de dictaduras. Volver a encontrarse con el Dios de la libertad.

El domingo 10 de noviembre Evo volvi al Chapare. Tierra de coca y enormes ros, clima clido y pueblos organizados. Volver a la cuna, para sanar y para garantizar la seguridad necesaria para construir colectivamente la resurreccin. Volver a su Galilea, lugar de organizacin y lucha, para reinventar los sueos.

La guerra por la imagen de Dios est en marcha. Ellos han recuperado el Palacio. Nosotros tenemos todas las Galileas.

Vamos a volver a ser hermanos, pero antes tendremos que matar al dios blanco, pudiente y varn que ellos embanderan.

Vamos a volver a la fe de nuestro pueblo. All estn las experiencias de la Pascua, el Paso decisivo de nuestra poca.

Nota:

1 Cfr. https://www.youtube.com/watch?v=ZYzGIvJQSUg

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter