Portada :: Opinin :: J. Petras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-02-2006

La tirana de Israel sobre Estados Unidos

James Petras
Rebelin

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


Qu pas tiene en su territorio cientos de espas, topos y colaboradores trabajando, con total impunidad, para un gobierno extranjero desde hace ms de 30 aos como sucede en EEUU? Segn han informado antiguos y actuales periodistas que conocen bien el tema, algunos de los cuales han sido interrogados recientemente por el FBI, los agentes de la polica federal sealan a la polica secreta israel Mossad como organizadora y promotora de esa red de espionaje.

Durante el pasado ao, en una de las ms amplias investigaciones sobre el espionaje llevadas a cabo nunca, unos cien agentes del FBI estuvieron entrevistando, desde sus oficinas en ciudades por todo el pas, a miles de testigos potenciales, informantes y sospechosos relacionados con el espionaje israel en Estados Unidos.

Un antiguo reportero de un influyente semanario britnico me cont que haba sido interrogado en dos ocasiones, durante un total de unas doce horas, sobre la colaboracin de los medios de comunicacin con el Mossad a la hora de transmitir como noticias informacin falsa y propaganda a favor de Israel. De las conversaciones mantenidas con los periodistas entrevistados por el FBI surge un cuadro de penetracin profunda y a gran escala de los espas israeles y sus colaboradores en la sociedad y gobierno estadounidenses. Segn mis fuentes, el FBI ha estado investigando durante treinta aos las redes israeles de espionaje, aunque la investigacin se vio a menudo obstaculizada por polticos de ambos partidos en pago a los favores recibidos de lobbys israeles y de ricos financieros para lograr que las campaas electorales acabaran favoreciendo a Israel. Segn un escritor del britnico Economist, hasta el FBI result infiltrado: el testimonio presentado por el escritor en los primeros aos de la dcada de 1980 implicando a Richard Perle y Paul Wolfowitz en la entrega en mano de documentos a agentes del Mossad, fue eliminado de los archivos del FBI y ha desaparecido.

Al pasar de los aos, los servicios secretos israeles se han ido haciendo ms atrevidos y groseros en sus operaciones en EEUU. La red abarca a cientos de israeles, a estadounidenses-israeles (doble ciudadana) y a sus colaboradores locales (sayanin o voluntarios seguidores judos de los agentes israeles fuera de Israel). Como secuelas del 11-S, cientos de agentes israeles que estaban rondando por las oficinas gubernamentales, fueron reunidos y deportados en silencio. En silencio, pero no porque no estuvieran cometiendo crmenes graves, sino para evitar que se incrementaran los ataques polticos desde las organizaciones pro-Israel ms importantes y su clientela en el Congreso.

La expulsin masiva de espas israeles fue una respuesta por el fallo de Israel cuando hubiera debido cooperar para impedir la masacre de miles de personas en Nueva York el 11 de septiembre de 2001. Parece que el FBI consigui reunir pruebas de que la inteligencia israel tena detalladas evidencias del ataque terrorista del 11-S y no proporcion la informacin a las autoridades estadounidenses. Sin embargo, siguieron afirmando que los israeles les haban dado la informacin justo antes del ataque que sac al FBI de la pista. Aunque el Mossad tiene la mayor red de espionaje y el sistema de apoyos ms poderoso de cuantos pases operan en EEUU, lo que resulta de especial inters es que, segn los investigadores del FBI, esas operaciones estn penetrando las ms altas esferas del gobierno estadounidense, incluido el despacho del Vicepresidente Cheney. La prolongada investigacin y la reciente y masiva asignacin de recursos y agentes para investigar la conexin israel se debe precisamente al espinoso asunto de tener que estar tratando con sospechosos en las esferas ms altas de gobierno. Segn un polica federal de Filadelfia, un paso en falso podra llevar a los peces gordos a cargarse la investigacin. Por eso, los investigadores estn extendiendo los interrogatorios para que alcancen a todas las fuentes posibles, acumulando miles de pginas con transcripciones, declaraciones juradas, intervencin de conexiones telefnicas, videos de todos los posibles expertos o potencialmente implicados en las operaciones de espionaje de Israel desde hace mucho tiempo. A pesar de la intensificacin de las investigaciones, montones de agentes israeles y recientes reclutados continan con las operaciones, muchos de ellos con la cobertura protectora de grupos cristianos evanglicos filo-sionistas as como de los sayanin. Un objetivo clave de la investigacin del FBI, pero uno muy difcil de forzar, es el AL una unidad secreta de katsas experimentados (oficiales de caso del Mossad que reclutan agentes enemigos, como los describi Victor Ostrovsky, antiguo agente del Mossad, en By Way of Deception)

Segn las fuentes de mi peridico, el caso de Judith Miller pasando desinformacin de origen israel fue una prctica comn durante los aos de las dcadas de 1980 y 1990. Muchos de los periodistas importantes y escritores de editoriales aceptaron y publicaron o divulgaron, a sabiendas, la informacin falsa israel difundida por agentes del Mossad que actuaban como consejeros polticos desde la Embajada de Israel.

La investigacin del FBI sobre las extensas operaciones de espionaje de Israel en EEUU es consecuencia de varios factores. Tras aos de estrecha colaboracin entre la inteligencia israel y el FBI, ste (junto con la CIA) asumi la vergenza por el fracaso de los servicios de inteligencia en el 11-S sin mencionar la falta de cooperacin por parte de Israel al no haberles informado sobre lo que saban. En segundo lugar, la descarada invasin a gran escala de los operativos israeles sobre el rea del FBI (en EEUU), ha socavado las actividades propias de las agencias, ha erosionado su posicin como agencias de seguridad y ha desafiado de modo especial sus operaciones de contra-espionaje. En tercer lugar, el ascendente de Wolfowitz, Feith y Perle en los ms altos escalones del Pentgono y de Elliot Abrams, Rubin y Libby en el Consejo Nacional de Seguridad, el Departamento de Estado y la Oficina del Vicepresidente, facilit la transferencia rpida y masiva de documentacin confidencial y decisiones delicadas al ejrcito de operativos del Mossad y a los altos funcionarios de la inteligencia militar tanto en EEUU como en Israel.

El flujo de informacin de EEUU a Israel se convirti en un torrente incontrolado y, por lo que respecta al FBI, lo peor de todo fue que a nivel organizativo se convirtieron en actores marginales cuando no directamente despreciados. Lo que les result particularmente mortificante fue tener al menos cinco testigos deseando testificar contra Wolfowitz y Feith por un incidente de espionaje anterior y no poder ni tocarles a causa de sus altas puestos y del respaldo presidencial (especialmente tras el 11-S). El FBI estaba realmente preocupado por la profunda penetracin en el Estado y por el papel clave que Israel jugaba asesorando, dirigiendo y transmitiendo propaganda y directrices a sus agentes, colaboradores y a las organizaciones sionistas ms importantes en la carrera hacia la invasin estadounidense de Iraq. Dada la histeria de guerra y la propaganda anti-terrorista bombeada por todo el aparato ideolgico pro-Israel, los agentes israeles en el gobierno actuaron abiertamente y con total impunidad, desafiando tanto al FBI como a la CIA al establecer su propia Oficina de Planes Especiales como operacin clave de inteligencia para transmitir informacin falsa directamente desde Israel hasta la Casa Blanca.

El inicio, y las inmediatas secuelas, de la guerra de Iraq y la subsiguiente ocupacin supusieron el punto culminante de la tirana israel sobre Washington. Asesores pro Israel, miembros del gabinete, idelogos, portavoces, miembros del Comit de Accin Poltica Israelo-Estadounidense (AIPAC, en sus siglas en ingls) y sus aliados en la Conferencia de Presidentes de las Organizaciones Judas ms Importantes (CPMJO, en sus siglas en ingls) celebr su xito presionando a EEUU a destruir completamente al principal adversario de Israel (Iraq), su ejrcito, su economa, sus sistemas administrativo y educativo y su infraestructura.

Sin embargo, la celebracin de la victoria de Israel sobre el buen sentido e intereses nacionales de EEUU fue efmera. En cuanto la resistencia iraqu se fortaleci, en cuanto las bajas estadounidenses aumentaron y los costes de la guerra se dispararon, el pueblo estadounidense se volvi contra la guerra y el apoyo a la Administracin Bush ha cado en picado. Con estos cambios polticos, los agentes israeles y los colaboradores en el gobierno, autores y arquitectos de la guerra, debido a la investigacin, perdieron parte de su inmunidad. Al detectar el FBI el cambio favorable en el clima poltico, procedi a ampliar enormemente su investigacin; se sucedieron interrogatorios que incluyeron a Feith, Wolfowitz, Perle y otros neocon sionistas identificados con la inteligencia israel. La siempre cautelosa agencia, temerosa de los ataques de los partidarios incondicionales de Israel en el Congreso de EEUU y en el Ejecutivo (Senadores Clinton y Lieberman, Secretaria de Estado Condi Rice y el Vicepresidente Cheney) se centr en los delitos de tres clebres elementos trabajando a favor de Israel Irving Scooter Libby, de la oficina del Vicepresidente, por revelar la identidad de una agente secreta de la CIA; Larry Franklin, un funcionario del Pentgono de segundo rango unido a Feith y Wolfowitz, por espiar para Israel; y en dos dirigentes del AIPAC, el lobby pro Israel ms importante, Rosen y Weissman, por pasar documentacin confidencial a agentes del Mossad en la embajada israel y por complicidad con periodistas de la corporacin de prensa de Washington. Como la investigacin del FBI sobre la conexin israel logr llegar hasta los niveles ms altos en la jerarqua estatal, Wolfowitz, cuya ambicin de toda la vida era ser el nmero uno en el Departamento de Defensa, dimiti de repente y fue nombrado para presidir el Banco Mundial; Feith tambin dimiti y se reincorpor a su firma legal israelo-estadounidense cuando la investigacin lleg hasta uno de sus conductos ms importantes (Franklin) por proporcionar inteligencia a los israeles.

El FBI ha intensificado sus dragas en la muy extensa red de espionaje israel y sus colaboradores en el AIPAC, la CPMJO y las organizaciones evanglicas cristiano-sionistas y muchas otras organizaciones comunales. Al mismo tiempo, los jerarcas israeles, los operativos del Mossad y los funcionarios del gabinete israel han intensificado su campaa para involucrar a EEUU en una nueva guerra contra Irn. Todas las organizaciones importantes pro Israel, los idelogos y funcionarios de la Administracin se han hecho eco de esa lnea belicosa. Los Senadores Clinton y Lieberman declararon pblicamente que, a la hora de bombardear Irn, los intereses israeles son el factor determinante de la poltica estadounidense hacia Oriente Prximo

A pesar de las investigaciones del FBI, el AIPAC ha lanzado una de sus ms virulentas y agresivas campaas de propaganda para satanizar a Irn, haciendo circular informacin falsa desde Israel sobre la amenaza de las (no existentes) armas nucleares de Irn y presionando con xito al Congreso para que ladren ante la voz del Amo. A pesar del horrible desastre que para EEUU ha resultado ser la invasin de Iraq, en la cual los colaboradores israeles jugaron un papel decisivo, estn siguiendo el mismo guin a favor de la guerra con Irn inventndose armas de destruccin masiva y amenazas para la seguridad de EEUU. El AIPAC est haciendo circular, entre todos los miembros del Congreso, fotos areas de bien conocidos e inspeccionados laboratorios experimentales iranes como si fueran lugares secretos de armas nucleares. Todos los idelogos neocon sionistas importantes han producido como si fueran salchichas una serie de artculos en los que repetan como loros la compartida lnea estatal israel sobre la amenaza iran y la necesidad urgente de imponerle o bien sanciones o bien llevar a cabo un ataque militar. En la actualidad, todo el aparato a favor de Israel supone la fuerza poltica ms influyente presionando para la confrontacin militar de EEUU con Irn, en contra de la opinin de todas las compaas petrolferas importantes de dentro y fuera de EEUU.

Segn un periodista que sola trabajar con el columnista Jack Anderson y al que el FBI pas seis horas entrevistando, el FBI se ha asegurado la cooperacin del ya condenado espa israel y antiguo oficial del Pentgono, Lawrence Franklin, en el prximo juicio a los altos dirigentes del AIPAC Rosen y Weissman. Estn ahora intentando alcanzar un acuerdo con el ltimo para llegar hasta los escalones ms altos de poder del AIPAC y del Gobierno Federal. Pero el proceso de investigacin del espionaje israel es lento y tedioso precisamente porque se introduce profundamente en las ms altas instancias del gobierno y se irradia por una amplia red de organizaciones de la sociedad civil. Teniendo en cuenta la gran presin de los israeles a favor de un inminente ataque militar contra Irn, no es probable que las investigaciones logren socavar su empeo en la guerra.

Sin embargo, puede suceder que las desastrosas consecuencias militares, polticas y econmicas de la guerra contra Irn aadidas a las prdidas en Iraq y Afganistn- hagan aumentar ms an el rechazo hacia la Administracin Bush y el aparato pro-Israel. Una decidida reaccin popular podra impulsar que se llevaran a cabo ms arrestos y ms procesamientos de funcionarios pblicos en altas instancias y entre los millonarios y operativos de las redes israeles que estn presionando a favor de la guerra.

Estas guerras desastrosas al servicio de Israel podran lograr que los ciudadanos estadounidenses reflexionen y reaccionen frente al sometimiento de la poltica exterior estadounidense ante Israel. En ltima instancia, incluso podramos ver la reinstauracin de una Repblica Americana libre de enredos exteriores, por citar a George Washington, y de los Benedict Arnold [*], como alardean los Senadores estadounidenses.

N. de T.:

[*] Benedict Arnold vivi entre 1741-1801 y su nombre se ha convertido en EEUU en sinnimo del traidor a su patria, aunque durante los primeros aos de la Revolucin Americana fue un general brillante y muy respetado. A partir de 1780, presionado al parecer por una situacin econmica precaria y quiz tambin por su falta de promocin en el ejrcito, empez a pasar importante informacin militar a los britnicos, ponindose ms tarde al frente de tropas britnicas. Cuando acab la guerra se traslad a vivir a Londres.

 

 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter