Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-11-2019

Lenn Moreno o la parlisis nacional

Jorge Oviedo Rueda
ALAI


La imagen de un pas sentado en una silla de ruedas es la que mejor describe la actual situacin del Ecuador. En dos aos y medio la paraplejia del mandatario se ha trasladado a la nacin.

Las medidas del 1 de octubre no son, ni de lejos, el comienzo de la crisis poltica que ahora vivimos, la crisis comenz hace dos aos y medio, en el nivel econmico, no precisamente poltico. Moreno debi haber dado continuidad al modelo que logr implantar su antecesor en los diez aos precedentes. Los hechos, desde entonces, demuestran que Lenin Moreno no estaba capacitado para sostener sobre sus hombros esa responsabilidad histrica. Opt por traicionar al proyecto correista y entregarse al poder transnacional y a la derecha empresarial ecuatoriana.

La traicin no es una mera arenga poltica, es un golpe artero contundente dado para matar el proyecto progresista que representa la figura de Rafael Correa. Su intencin de fondo es darle vuelta al modelo de un Capitalismo de Estado que asume, entre sus responsabilidades, las de atender las necesidades sociales de los sectores menos favorecidos, obligando a los ms favorecidos a democratizar sus ganancias va la optimizacin de la recaudacin fiscal y la ampliacin de los beneficios laborales de los trabajadores. Un modelo que llev a sostener a polticos neoliberales como Alberto Dahik que haba que destruirlo si queramos conservar la salud de la economa.

Todo el accionar econmico y poltico de Lenin Moreno se inscribe en ese objetivo y en eso consiste su traicin.

El gran salto hacia atrs de Lenin Moreno

Pese a su paraplejia el gobierno de Lenin Moreno logra dar un sorprendente salto hacia atrs en la economa nacional. Para poder hacerlo inicio un plan perfectamente meditado de desprestigio poltico del gobierno de la revolucin ciudadana. El caballo de batalla utilizado fue el de la corrupcin. Desde su silla ortopdica lanz la impactante chalaca de un latrocinio de ms de 70 mil millones de dlares por parte del correismo, lo que de inmediato converta a su antecesor en el gobierno ms corrupto de la historia. La cifra colosal, sin sustento real de ninguna clase, tena como nico objetivo comenzar a justificar el viraje del modelo econmico-poltico armado hasta entonces por el gobierno correista. Se trataba de posesionar, en la opinin pblica nacional, la idea de que haba que cambiar de modelo. Tres aos despus ningn ente gubernamental, comenzando por la ridcula Secretara Anticorrupcin de la Presidencia de la Republica, ni la Asamblea Nacional, ni la Fiscala han podido comprobar nada de semejante atraco a los intereses nacionales, pero, en cambio, al ciudadano comn, que a duras penas se entera de lo que pasa en el pas viendo la prensa libre e independiente, le han grabado en la mente la idea de que Correa y su gobierno fueron ms corruptos que todos los de la partidocracia juntos. Ese era justamente el objetivo. Habindolo logrado, el camino estaba expedito para el gran viraje.

Uno o dos ministros fusibles nada significaron en el desmontaje del andamiaje econmico construido por el correismo. La fiesta comienza realmente con el nombramiento de Richard Martnez al ministerio de Economa y Finanzas, detrs del cual se van sumando genuinos representantes de las concepciones neoliberales, hasta que queda conformado un equipo econmico capaz de enterrar definitivamente las concepciones progresistas de Correa. Equipo afin, por supuesto, con las teoras y concepciones fondomonetaristas. El nivel poltico representado en la falsa lucha contra la corrupcin correista aterrizando en el cambio del modelo econmico. No es fruto de la genialidad poltica del mandatario, sino resultado de las exigencias del modelo de dominacin del capitalismo corporativo mundial, que les da empleo a polticos pusilnimes y corruptos como Lenin Moreno, Ivn Duque o Sebastin Piera.

Los ejes de la restauracin neoliberal

Los ejes que conforman el alma del modelo no son muchos ni tampoco innovadores o nuevos, son los mismo que han llenado los bolsillos de las lites y han empobrecido a los pueblos y que vienen aplicndose desde la poca de Reagan y Margaret Thatcher, los mismos que mediante la fuerza fueron impuestos en el Chile pos socialista y los mismos que en la actualidad han hundido economas como la Argentina de Macri.

La lnea estratgica de este modelo es la recuperacin de los activos del Estado para beneficio de la empresa privada y, sus realizaciones tcticas ms importantes son: la disminucin de los impuestos para el sector privado y la flexibilizacin laboral para los trabajadores. La ausencia absoluta de inversin en la matriz productiva obliga al Estado a recurrir al endeudamiento externo para paliar la crisis estructural que el modelo implica, convirtindose la deuda externa en un mecanismo expansivo del cual es imposible salir y cuyo efecto real sobre la economa de nuestros pases es la dependencia y el subdesarrollo.

Para llevar adelante un modelo de esta naturaleza hay que ser genticamente pro capitalistas. Alberto Dahik, Guillermo Lasso, Richard Martnez, Pablo Arosemena, Alarcn, Nebot son parte consubstancial de este rebao. Lenin Moreno es su instrumento poltico, como un piano, que suena slo cuando le acarician las teclas.

El progresismo correista parte de la concepcin tica de que la riqueza social debera ser mejor distribuida. No es una idea radical, ni nada tiene que ver con las concepciones del comunismo marxista, no llegan ni siquiera a rozar seriamente el socialismo como concepcin terica, se basa en la idea humanista de que no es justo que a nivel global la riqueza se concentre en poco ms del 2% de una poblacin mundial que bordea los 8 mil millones de seres humanos, se basa en la lgica, entonces, ms all de la teora o de las ideologas, aunque las ideologas contestatarias a esta realidad coincidan con ese infalible sentido comn. Es a esta lgica que Lenin Moreno traicion, convirtindose en su sepulturero cuando su obligacin era darle continuidad y fortalecerla. Es en este nivel donde su traicin alcanza dimensiones histricas.

Qu es lo que Lenin Moreno es incapaz de comprender de la realidad actual?

Personalidades como las de Lenin Moreno son patolgicamente limitadas para comprender cul es el sentido de la Historia. No pueden distinguir la delicada lnea que separa una poca de cambios de la de un cambio de poca. Los fenmenos globales del desarrollo econmico ligados a la transformacin inverosmil de la ciencia y la tecnologa nos estn exigiendo nuevas comprensiones de la realidad, cuya esencia primordial es aceptar que el capitalismo ha preparado ya, ahora en el siglo XXI, las condiciones cualitativas para el cambio de sistema. Ese nuevo sistema es el socialismo que, por lgica histrica, se tiene que desenvolver sobre la base tecnolgica y cientfica preparada por el capitalismo desde su nacimiento. Esa transicin es la que vive la humanidad en los momentos actuales y lejos est de ser pacfica y ordenada, por el contrario, la violencia ser una de sus ms dramticas caractersticas. Doble violencia, la que ejercern los defensores del viejo sistema y la que desplegarn los aupadores del nuevo. Es el fin del capitalismo corporativo mundial que no resistir el empuje del 98% de la poblacin mundial, asediada por el hambre y las necesidades. Es el momento de la expropiacin revolucionaria de las nuevas tecnologas capaces de producir por arriba de las necesidades del ser humano y que ahora son aprovechadas de forma privada por los dueos del capital. Slo hay un argumento a favor de los defensores del ancian regim y es el de la fuerza atmica. Nada es imposible para los dueos del poder que no dudarn en hacer volar el planeta si de defender sus privilegios se trata.

Es en el marco de esta restauracin neoliberal que se explican todas las medidas polticas y de economa poltica adoptadas por el gobierno de Lenin Moreno. Recortes en los presupuestos de educacin que afectan a cerca de un cuarto de milln de nios, en salud pblica, en vialidad, en infraestructura, en reforma del Estado, la reduccin de aranceles que permite la fuga de dlares en una economa dolarizada y la supresin del impuesto a la renta que obliga al gobierno a endeudarse ms slo para cubrir el servicio de la deuda y hace imposible controlar el pago del impuesto a la renta. La ley Econmica Urgente enviada a la Asamblea Nacional para su discusin, refleja de forma ordenada, los intereses de las lites nacionales y rubrica de forma agresiva la traicin neoliberal de Lenin Moreno a los ideales del progresismo ecuatoriano. Es esta ley la que configura la imagen de un pas sentado en una silla de ruedas, aquejado de apopleja e incapaz de afrontar los retos que nos plantea el futuro.

Lenin Moreno es un poltico ignorante que confunde la administracin de una empresa con la conduccin del Estado. Bsicamente no entiende que desde el poder se tiene que trazar rutas, perfilar derroteros que permitan marchar a la nacin a un futuro mejor. Defender las viejas frmulas fondomonetaristas es insistir en el fracaso y cerrar los ojos a las nuevas realidades que estn comenzando a nacer. Si sus decisiones le afectaran a l y a su familia, poco importara, pero est jugando con la suerte de quince millones de ecuatorianos.

Los ejes de la restauracin progresista

Todo hace pensar que avanza una segunda ola del Progresismo a nivel latinoamericano. En Argentina la conciencia sembrada por el kischnerismo acaba de dar un golpe contundente al fondomonetarismo, en Chile se rompi el dique neoliberal impuesto por la dictadura pinochetista, en Ecuador el pueblo indignado sali a las calles a protestar contra su ignorante mandatario, Bolivia reafirm su marcha indetenible a un nuevo tipo de socialismo reeligiendo a Evo Morales, Venezuela resiste, Hait eleva su voz, Uruguay se agita, en Puerto Rico crece la conciencia nacionalista, Mxico mantiene firme el timn del progresismo renovador. La Historia como una fuerza que sube indetenible en la espiral evolucionista, nos est pidiendo el concurso de la inteligencia humana, porque sola no es suficiente. Esa inteligencia es la de los pueblos que han comenzado su marcha para rebozar con su contenido el continente caduco del capitalismo salvaje. Restaurar el Progresismo ser el aporte que el pueblo ecuatoriano har a la gran marcha de los pueblos, aliado con las fuerzas revolucionarias que saben que en el horizonte se perfila el socialismo renovador y profundo. Estas son las claves para avanzar en la lucha poltico-econmica de restauracin del progresismo en el Ecuador:

El progresismo, de aqu en adelante, tiene que ser, sobre todo, un movimiento poltico-ideolgico con una slida estructura partidaria, capaz de dar direccin revolucionaria al movimiento. Sin esos elementos no se podra avanzar.

La clave de la lucha poltica est en profundizar todas las iniciativas poltico-econmicas implementadas por el correismo en la primera etapa. Profundizarlas significa radicalizarlas, pero, por otro lado, se necesita avanzar, ir ms all en la lucha contra la oligarqua. Para hacerlo se tiene que tener concepciones poltico-ideolgicas sobre estos tres temas fundamentales:

  1. El poder

  2. La matriz productiva y

  3. La educacin

Sobre el primer punto. Se debe tener claro que toda lucha poltica gira en torno del poder del Estado que va, desde una Junta Parroquial hasta la Presidencia de la Repblica. El poder no es poder si no tiene el respaldo del pueblo, entendido como la suma de todos los sectores populares, de los sectores medios pauperizados, minoras inconformes, profesionales progresistas, feministas, jvenes, jubilados, ecologistas etc., etc., etc. Tampoco es poder efectivo si los sectores sociales no estn en capacidad de movilizarse constantemente por sus aspiraciones. Es el partido el que se encarga de movilizar a su militancia y sus aliados. En el mbito del poder hay que definir una poltica de alianzas bajo el principio de ir de la izquierda (el partido) hacia el centro, nunca al revs y siempre bajo un acuerdo programtico.

Sobre la matriz productiva. Dar prioridad a la produccin agrcola para desplazar paulatinamente al sector industrial a un segundo plano. El fin es producir ms valores de uso, lo que tendera a una transformacin profunda a mediano y largo plazo de nuestra forma de vida. La base de este proceso es la implementacin de una Reforma Agraria que elimine, de forma definitiva, la gran propiedad terrateniente y el latifundio, acercndonos al ideal de un Sumak Kawsay actualizado que armonice la vida del ser humano con la naturaleza y mantenga el equilibrio dinmico de la economa.

Y tres, la educacin. Es en este sector donde comienza una verdadera revolucin. Se debe implementar una educacin nacional, igual para todos, sustentada en el principio bsico del servicio y no del lucro, profundamente humana y solidaria.[1]

Este es el sentido de la Historia, aspecto sobre el cual nuestro mandatario no tiene ni la menor idea. La nacin, al igual que l, se encuentra con apopleja. La restauracin progresista tiene que echarla a andar.

Nota:

[1] Vase: Oviedo Rueda, Jorge: Hablar claro y sin complejos: https://wordpress.com/block-editor/post/nucanchisocialismo.com/1111

Fuente: http://www.alainet.org/es/articulo/203175



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter