Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-11-2019

Lenin en 1917
7 y 5

Fernando Manuel Rojas
La Tizza

Ponencia presentada en el taller Lenin en 1917. De las Tesis de abril a El Estado y la Revolucin, realizado en el Instituto Cubano de Investigacin Cultural Juan Marinello entre los das 20 y 21 de abril de 2016. Tomado de Y seremos millones. Memorias del taller Lenin en 1917. De las Tesis de abril a El Estado y la Revolucin, ICIC Juan Marinello, 2017. pp. 4962.


Se me ocurri contarles sobre el ao 1917. No el ao 1917 completo, sino siete meses y cinco das de ese ao. Me acord enseguida de aquello del siglo XIX largo y el siglo XX corto, ya que le hicimos hace unos aos en marzo de 2013 un homenaje en este mismo lugar a Eric Hobsbawm. As que les voy a contar siete meses y cinco das, que me parece que son los momentos definitivos, tanto en el sentido elemental del momento que va de la revolucin burguesa a la toma del poder por los bolcheviques, como por la expresin concentrada de la actividad tctica y estratgica del partido y de las complejidades socioeconmicas.

El trabajo termina precisamente con una mirada hacia esas complejidades vistas en una proyeccin de futuro. Esta idea de acotarlo temporalmente a siete meses y cinco das es porque se trata de la distancia temporal entre dos frases de Vladimir Ilich Lenin. La primera, la que pronuncia el 3 de abril en la noche cuando llega a la estacin de Finlandia. Se imaginan ustedes el escenario: al hombre lo van a recibir con una pucha de flores los lderes del comit ejecutivo de los sviets, que eran los mencheviques y los eseristas; van a entregarle flores al socialista emigrado imagnense cun ridculo podra ser que Chkheidze le estuviera entregando a Lenin un ramo de flores, Lenin no sabe qu hacer con el ramo, se encarama en la tanqueta, pronuncia un discurso muy combativo y termina diciendo: Viva la revolucin socialista mundial!.

La segunda frase la pronuncia siete meses y cinco das despus, cuando se para por primera vez en la tribuna del II Congreso de los Sviets. Recuerden que el congreso empieza sin l, estaba en la clandestinidad desde julio, estaba en la clandestinidad mientras se inicia el levantamiento unos aos despus explic, con mucha justicia, que toda la labor prctica del levantamiento fue dirigida por el presidente del sviet de Petrogrado, el compaero Len Trotsky, y el Comit Militar Revolucionario; Lenin llega a una de las sesiones del congreso, se para en la tribuna y lo primero que dice no es el final del discurso, es el principio es: La revolucin obrera y campesina, de cuya necesidad han hablado siempre [la palabra siempre es clave] los bolcheviques, se ha realizado.

Le ese texto muchas veces, hasta un da en que lo le en ruso y me percat de cun aguda era, segn las circunstancias en que la frase era pronunciada, su trascendencia. La traduccin correcta del ruso no sera realizado, como dicen todos los textos; la traduccin correcta de la frase sera: La revolucin obrera y campesina, de cuya necesidad han hablado siempre los bolcheviques, se ha consumado. Esa sutileza idiomtica me hizo meditar mucho en cuntas cosas hay entre la frase del 3 de abril y la frase del 26 de octubre 8 de noviembre despus que se hizo el ajuste del calendario, porque en realidad pareciera que se est hablando de dos procesos diferentes: el proceso internacional al que se le da la bienvenida y el proceso nacional que se realiza.

Eso es tambin el ao 1917. O sea, cmo hay dos procesos, dos revoluciones perfectamente interconectadas, transcurriendo juntas en un mismo torbellino de acontecimientos; y cmo en esa complejidad del devenir revolucionario, de las tan dismiles tareas que tiene, se expresa con mucha claridad la consecuencia y la coherencia de Lenin, que lo primero que enfrenta es tener que conquistar el partido. Lo primero que tiene que hacer Lenin cuando llega a Rusia es conquistar l al partido.

Como se conoce, los bolcheviques haban practicado desde que empieza la guerra lo que ellos llamaron el derrotismo revolucionario. O sea, la idea de que haba que desear la derrota del gobierno opresor capitalista propio, tener una estrategia interna socialista pacifista y transformar la guerra de los imperialistas en una revolucin mundial. Los bolcheviques venan de una tradicin coherente con esa estrategia, vamos a decir pacifista revolucionaria, derrotista revolucionaria, tendente a la revolucin. Haban sido un partido revolucionario desde siempre.

En la misma medida, los dems partidos incluso los mismos partidos soviticos dejaban de serlo. Los partidos no bolcheviques los que agrupaban a sectores no proletarios haban propugnado la alianza con las capas ms pobres de la sociedad. Mientras que los mencheviques,[1] por el contrario, haban insistido en alianzas ms amplias y haban ido perdiendo, en lo que ellos presentaban, esa perspectiva revolucionaria, y a la larga haban estado insistiendo en que lo que haba que hacer era acompaar aunque la frase parezca demasiado fuerte para un militante socialdemcrata de la poca a la burguesa en la realizacin de su revolucin.

Hasta los bolcheviques como Trotsky seal ms adelante coincidan en la idea de que las tareas de la revolucin inmediata eran sobre todo tareas burguesas. Incluso, como sucedera ms de una vez con otras tendencias socialdemcratas, la idea que predominaba era la de no dar saltos, no quemar etapas, haba que pasar por momentos ms significativos que los pasados por Rusia. Los bolcheviques pensaban que las tareas no resueltas del capitalismo las debera resolver la propia revolucin, y como se conoce, hay una consecuencia entre esta posicin y su alianza con las posiciones afines en el movimiento socialdemcrata europeo. Posiciones por dems que en el ao 1915, cuando se realiza la conferencia de Zimmerwald, y en 1916, cuando se realiza la de Kiental, tambin eran minoritarias en el contexto socialdemcrata mundial, como minoritarias eran las concepciones bolcheviques en la socialdemocracia rusa.

En ese escenario, la victoria de la Revolucin de Febrero toma a los bolcheviques de sorpresa. Es una idea que Trotsky ha dicho en ms de una oportunidad y que suscribo. Los toma aislados, no solo de las masas, sino de un espectro socialdemcrata mucho mayor que el por ellos representado. Los toma divididos. Lenin est desde el exilio y, como lo hace en la estacin de Finlandia, pide un esfuerzo combativo revolucionario para seguir haciendo avanzar la revolucin. Stalin y Kamenev, que estn en Rusia, estn planteando hacer presin sobre el Gobierno provisional. Por cierto, las posiciones individuales pueden prefigurar acontecimientos posteriores en la historia de Rusia, pero ese no es el tema de hoy. Y los bolcheviques tambin estn confundidos. Los ha tomado por sorpresa esa marea revolucionaria de febrero.

Se produce el viaje de Lenin y otros militantes a travs de Alemania, pactado con las autoridades de ese pas bajo condiciones muy honestas, pero que ser utilizado durante todo el ao 1917 en una campaa antibolchevique feroz. Es algo que hoy puede parecerle a uno medio extrao, pero usted revisa los peridicos de la poca y se les trataba como agentes alemanes todo el tiempo, con la evidencia cierta de que haban realizado un viaje en un vagn de tren por el territorio de aquel pas. Y adems de ese escenario, Lenin en los primeros meses de 1917 habla de una gran ola pequeoburguesa que atraviesa el pas, expresndola como una caracterstica neta de esa revolucin.

Existe un gran desconcierto. Hay un personaje del libro de John Reed que est diciendo todo el tiempo que le parece que en Rusia hay grandes extremos y mucha gente aptica en ese momento. Eso, por supuesto, hace posible la presencia de una gran cantidad de ilusiones de apoyo al Gobierno. Rusia, como el mismo Lenin dijo, se convirti, del pas que ms oprima a sus ciudadanos a sus sbditos, cuando hablamos de su gobierno monrquico, en el pas ms democrtico de Europa. Eso crea enseguida un grupo de ilusiones entre las masas de apoyo al Gobierno provisional. Y es adems la expresin ms clara del viraje que se ha producido en la tradicin socialdemcrata un viraje que se inicia desde finales del siglo XIX en la medida que la idea del reformismo, la idea de que no hace falta tomar el poder revolucionariamente, van ganando terreno; pasando por el momento en que los grandes partidos socialdemcratas en Europa votan a favor de los crditos de guerra y apoyan a sus gobiernos en la Primera Guerra Mundial, hasta el momento en que en Rusia lo que hace la socialdemocracia a la sazn mayoritaria es apoyar al Gobierno provisional.

Lenin va a lidiar con esa ola pequeoburguesa toda su vida. Va a ser una constante de toda su vida analizar al pequeo propietario y al pequeoburgus. Y dejo, para algn evento posterior, una comparacin entre esa aseveracin de la gran ola pequeoburguesa que atraviesa Rusia en febrero de 1917 y lo que termina diciendo al final de su vida, en 19221923: que la tarea del proletariado es convivir con el pequeoburgus, trabajar con el pequeoburgus. Por cierto, ah hay otra sutileza lingstica: la palabra convivir en ruso se puede escribir de dos maneras: con el prefijo u o con el prefijo co (ko, si furamos a traducirlo a una lengua latina); el prefijo u significa una convivencia ms activa, no es la simple convivencia en que yo acepto lo que t quieres que acepte; el prefijo u, que es el que Lenin usa por ejemplo en el trabajo sobre las cooperativas para hablar del pequeoburgus, significa que la convivencia tiene que ser activa, creativa.

La idea compartida por un grupo de bolcheviques de presionar al Gobierno provisional que es la idea que Lenin empieza a combatir enseguida en las Cartas desde lejos cuando dice: Ninguna presin, ningn compromiso, el Gobierno provisional es el gobierno de los burgueses est unida a una posicin que aparece en algunas resoluciones del Comit Central del partido,[2] a otro planteamiento tctico del ncleo de los bolcheviques que est en Rusia: la de que hay que avanzar hacia la dictadura revolucionaria del proletariado y los campesinos, que es el planteamiento de Lenin en 1905. Una de las cosas ms interesantes que podra hacerse es leer los textos de Lenin y de Trotsky de 1905 desde la perspectiva de 1917, pero tampoco es el tema de hoy.

Esos bolcheviques estn diciendo eso porque estn anclados en aquella lgica de la revolucin anterior. Y, sin embargo, esta sigue siendo la vieja discusin del carcter y las fuerzas motrices de la revolucin, que Lenin resuelve de manera muy creativa cuando dice en febrero de 1917: La dictadura revolucionaria y democrtica de los obreros y campesinos ya existe. No hay que avanzar a conquistarla, porque ella ya existe en los sviets. Y ese es el fundamento de lo que se conoce ampliamente como la dualidad de poderes. O sea, Lenin dice: la tarea de 1905 en parte ya la tenemos cumplida, porque tenemos esa dictadura en los sviets; lo que sencillamente los sviets no han tomado el poder. De ah se entiende perfectamente su planteamiento: Entonces lo que hay que hacer es tomar el poder. Ningn apoyo al Gobierno, y los sviets a tomar el poder.

Mientras Lenin est diciendo esto, cul era la dinmica en la direccin del partido? Recuerden que les dije que Lenin tuvo que convencer al partido. Lenin se queda prcticamente solo en estos postulados cuando escribe las Tesis de abril, que fueron sucesivamente a una conferencia de los bolcheviques y a una conferencia de todos los partidos socialistas. Las dos veces Lenin fue tildado de loco. Y est la famosa ancdota muy grfica de que en el momento en que Lenin ha terminado de hablar en la segunda conferencia, despus que logra convencer a algunos bolcheviques esto le pas varias veces en su vida: le pas en abril de 1917, le pas cuando se preparaba el golpe revolucionario, le pas cuando la paz de Brest-Litovsk, despus que ha hablado del programa de abril ya aprobado en la conferencia de los bolcheviques, termina de hablar, se sienta en los ltimos bancos de la conferencia de los socialistas y uno de los oradores mencheviques dice que en Rusia no hay ningn partido, ninguna fuerza capaz de conducir a las masas hacia el poder, y por eso hay que apoyar al Gobierno, y Lenin grita desde atrs: Ese partido s existe!. En un momento en que los bolcheviques eran en total 24 000.

Imagnense ustedes qu confianza tiene ese hombre en lo que se puede lograr; claro, ya acaba de convencer a sus compaeros. Lenin convence al partido, rearma el partido esta ltima es la manera ms correcta, dicho por el propio Lenin, de considerar al proceso de principios de abril dentro del partido: el rearme del partido, el partido comprende cmo creadoramente Lenin ha entendido dnde est la dictadura revolucionaria de los obreros y los campesinos, y es el planteamiento de que los sviets tomen el poder por va pacfica. Es la consideracin de que esto es posible: que los sviets tomen el poder y que el Gobierno no va a tener, en ese momento, la capacidad para enfrentarlos.

Cuento esto para poder describir a continuacin cmo se producen entonces los movimientos tcticos y de qu manera tan creadora l los va a resolver. El Gobierno provisional va perdiendo respaldo en la medida en que se aleja de los intereses populares. Un pico de ese proceso hay que situarlo en mayo, cuando el canciller Miliukov dice que el gobierno actual o sea, el Gobierno provisional va a llevar la guerra hacia la victoria final. La guerra es, de todas las causas, la ms antipopular. Fjense que en cada planteamiento de los bolcheviques durante siete meses y cinco das, el primer problema es el de la guerra. De la misma manera en que el Gobierno se va alejando de los intereses populares, van perdiendo fuerza los mencheviques, los eseristas y otras facciones socialdemcratas soviticas. Usted puede seguir ese recorrido, como un reloj casi exacto, desde febrero hasta octubre de 1917. Y mientras todo eso est sucediendo, hay una crisis permanente en el frente, el ejrcito va de derrota en derrota, hay una cada permanente de la produccin y se est produciendo una guerra campesina.

Les deca que los bolcheviques eran 24 000 en febrero. Aqu yo hice un ejercicio para hablar de las fuentes se lo dedico a Paco Ignacio Taibo, que ltimamente, cada vez que escribe algo, cita muchas fuentes, se los comento porque me result atractivo: contrast los datos de Diez das que estremecieron al mundo con los datos de una Enciclopedia de la Revolucin Rusa aparecida en 1977, cuando el compaero Brezhniev era el secretario general del Partido Comunista de la Unin Sovitica, y al ver que los datos coinciden estoy dispuesto a garantizar que son bastante exactos. Eran 24 000 en febrero, 100 000 en junio inmediatamente despus del llamamiento de Miliukov de llevar la guerra hasta la victoria final, 240 000 en agosto cuando el partido hace su sexto congreso, 350 000 a finales de septiembre en ese mes se produce el intento de golpe del general Kornilov y medio milln en el momento de la revolucin. Fjense a qu velocidad crece la militancia. En la misma medida estn perdiendo peso las otras facciones socialdemcratas y est perdiendo respaldo el Gobierno.

Y regresando a los orgenes de estos comentarios creo que la clave est en entender, por un lado, la dialctica de la condicin internacional, de la lgica internacionalista del partido y de la revolucin que propugna; y por otro, la de la toma del poder por los bolcheviques como solucin a una crisis nacional. Cuando Lenin le est gritando a Chernov y Tsereteli que s hay una fuerza en Rusia capaz de resolver el problema, ms que nada lo que le est diciendo a esa asamblea de fuerzas muy diversas es que alguien tiene que resolver la crisis nacional. Se lo dice tambin a la teora de la revolucin, que por supuesto perdi mucha fuerza en la medida en que los socialistas de finales del siglo XIX y los primeros aos del XX dejaron de ser revolucionarios, dejaron de pensar en la toma del poder. Se olvida con frecuencia que Marx analizaba siempre las revoluciones precisamente como la consecuencia y la solucin de una crisis; recuerden los trabajos sobre la historia de Francia. Esa dialctica, la de que el planteamiento internacionalista no se separa de que hay que resolver un problema, que si no se resuelve el pas estalla, es bsica para entender lo que pasa despus.

Cada hito del ao 1917 entre febrero y octubre es una muestra del crecimiento de esa crisis y del replanteamiento tctico de Lenin y los bolcheviques. Obsrvense todos los textos de Lenin desde que est en Suiza. Los movimientos tcticos son impresionantes.

Nos quedamos hace unos minutos en el rearme del partido y la tctica del desarrollo pacfico, que es la nica nota clara en la confusin reinante. Es la nica fuerza que condena la guerra y no habla en abril con expresiones de apoyo al Gobierno, como hacan los otros socialdemcratas, no habla con ambigedad. Es la nica nota clara: tomemos el poder pacficamente, todo el poder a los sviets.

Y algo que fue sealado certeramente por John Reed al que hay que leer como historiador y como periodista, fue un observador muy agudo: al no tener mayora en los sviets, los bolcheviques demostraban que al plantear tomar el poder no tenan ambiciones. Estaban pidiendo el poder para otros. Y pensaban en esto la ponencia de Frank Garca Hernndez me sirvi de mucho [3] conquistar la mayora en los sviets ellos mismos. Pero los sviets podan tomar el poder antes.

Va a haber seguramente el programa lo dice un texto sobre las Tesis de abril,[4] por lo que no me voy a detener largamente en eso. Sencillamente les comentar que es un programa radical, pero al mismo tiempo es un programa modesto. No es un programa clsico socialista. La nica nacionalizacin que aparece es la de la tierra. Y Lenin explic ms de una vez en esa poca, y lo explic por ejemplo cuando persuadi al II Congreso de aprobar el Decreto de la tierra, que en Rusia podas nacionalizar la tierra porque los campesinos nunca la haban tenido; y si la nacionalizabas y se las entregabas conseguas el mismo efecto que lo que ellos reclamaban. Pero esa no hubiera sido la tctica si Rusia hubiera sido un pas como Francia, por ejemplo, donde tradicionalmente haba existido el pequeo propietario rural. No se plantea la nacionalizacin de las industrias: se plantea el control popular. O sea, las Tesis de abril son un documento socialista, son un documento del curso al socialismo, pero no son todava un programa socialista radical. Es un programa para conquistar a la gente. Es un programa para resolver la crisis y que empieza precisamente por la toma del poder.

Hay que destacar que, tanto en el planteamiento de tomar el poder pacficamente como en el planteamiento de conquistar los sviets desde dentro, como en las propias medidas que aparecen en las Tesis y este es otro rasgo distintivo de la prctica bolchevique y que se escapa por la conciencia que tenemos de que hubo un levantamiento armado, los bolcheviques trataron todo el tiempo de preservar la legalidad; la legalidad sovitica, no la legalidad del Gobierno provisional, no la legalidad de la Duma municipal, no la legalidad de la Asamblea Constituyente en un momento posterior al golpe revolucionario, pero s la legalidad sovitica.

Despus de julio hay otro pico: cuando sale la manifestacin popular de julio, el Gobierno decide usar la violencia. Se proscribe a los principales dirigentes bolcheviques, algunos van a la crcel Trotsky y Kamenev van a la crcel, Lenin y Zinoviev se esconden, empiezan a cerrarse por la fuerza los peridicos bolcheviques y las oficinas de los sindicatos, se reprime violentamente la manifestacin de julio. Lenin propone entonces cancelar por un tiempo la consigna Todo el poder a los sviets. Vuelve a producir un movimiento tctico, no hay condiciones para la toma del poder por los sviets. Y se concentra entonces en lo que pudiera ser la segunda parte de la situacin en abril: en conquistarlo.

La conquista del poder por los sviets, sin embargo, no se produce como consecuencia de un movimiento electoral a partir de la propaganda y la lucha poltica, aunque todo esto que he explicado, por supuesto, significaba una gran actividad propagandstica. La consigna y ese es otro movimiento tctico ejemplar de Todo el poder a los sviets y la conquista de los sviets se produce cuando recuerden lo que deca Lenin en abril los bolcheviques son la fuerza que lidera el enfrentamiento a la conspiracin de Kornilov. La conspiracin de Kornilov es para destruir al Gobierno provisional, los bolcheviques se ponen al frente del pueblo para destruir la conspiracin. Logran un liderazgo en el enfrentamiento al golpe de Kornilov, y a partir de all empiezan a ganar mayora en los sviets. Han conquistado la mayora en los sviets a principios de octubre.

El final es un poco ms conocido. Lenin plantea y convence al partido con algunas defecciones, como se conoce de que hay que dar el levantamiento armado. Trotsky le dice que si el Sviet toma el poder primero y se da el golpe despus, el problema no sera poltico, sino policaco, una frase genial; o sea, estamos sencillamente manteniendo el orden que el Sviet ya estableca. Hay una tercera posicin que es la de Kamenev y Zinoviev, que denuncian pblicamente la conspiracin del golpe revolucionario. Se trata todo el tiempo de seguir preservando la democracia sovitica, y en realidad la sublevacin, el conflicto armado aunque la historiografa sovitica posterior desconoci, escamote, escondi casi totalmente ese hecho, por la implicacin directa que Trotsky tena en l y porque era muy difcil, si se reconoca lo que realmente haba pasado, sostener esa idea que est en el estalinismo primigenio de que todo sucedi con arreglo a un plan desde que Carlos Marx vino al mundo empieza por el inters del Gobierno provisional de llevarse al frente la guarnicin de Petrogrado.

Haba una preparacin para la toma del poder, haba guardia roja, haba destacamentos armados, haba un Comit Militar Revolucionario; pero no se hubiera producido un levantamiento armado como se produjo si no trata el Gobierno de llevarse la guarnicin. Y la verdad es que Lenin le dice a Trotsky: As tambin puede ser. Y ah te das cuenta de cun flexible y a la vez radical poda ser el jefe bolchevique.

Ellos trataron por todos los medios, aun en ese escenario, de preservar los cauces legales soviticos. Por supuesto, con mucha firmeza. Como deca, Zinoviev y Kamenev denuncian pblicamente la revolucin. Lenin los acusa de traidores, pide su expulsin del partido, el Comit Central no lo aprueba y ellos siguen trabajando con los bolcheviques todo el tiempo. En las vsperas de la toma del poder le estn proponiendo a Lenin hacer concesiones a los partidos soviticos para que todos entren en el Gobierno. Lenin les dice: Tienen que entrar con los planteamientos que estamos haciendo, tienen que entrar con el programa bolchevique. Y cuando los socialistas de izquierda le afirman: S, entraremos con ustedes en el Gobierno los dems se niegan, incluso se fueron de los sviets, lo que pasa es que ya el congreso era mayoritariamente bolchevique toda vez que los sviets principales eran bolcheviques tambin, cuando los socialistas de izquierda le dicen a los bolcheviques que aceptan su programa, Lenin se dirige a los dems: Ya ven, nos siguen. Una sola fuerza. Bastaba.

O sea, cmo lograr tomar el poder por las armas, hacer presos a los ministros, ocupar las principales instalaciones, y a la vez que el Congreso de los Sviets se desarrollara, que discutiera, que aprobara los primeros documentos del nuevo Estado? Cmo se trat de preservar la legalidad? Cmo se hizo el esfuerzo por ganar a todos los partidos soviticos?

Los bolcheviques satisfacan las principales demandas de la poblacin. Ninguna otra fuerza lo haca. Y lo demostraron consecuentemente con su programa desde abril hasta octubre. Estas demandas eran a su vez las tareas democrtico-burguesas pendientes. Y lo que les deca, comparando con el ao 1905, de que ya los sviets eran, en la condicin de la dualidad de poderes, la dictadura democrtico revolucionaria del proletariado y los campesinos, me permite criticar otro aserto en este caso un aserto del segundo trotskismo que es la idea de que la concepcin tctica de Lenin en 1917 se debe a que asumi las tesis de la revolucin permanente. Eso, en rigor, no es cierto. Lenin permanece fiel a su concepcin del ao 1905, pero la resuelve de otra manera.

Por supuesto, todo eso despus se discuti de manera demasiado escolstica durante los aos posteriores y probablemente no tiene ningn significado prctico, toda vez que Lenin y Trotsky pudieron trabajar juntos y estar de acuerdo en todas las cuestiones fundamentales, salvo en la que ya expres de si el problema sera poltico o policaco.

Hay algo que tiene que ver con el tema del evento, toda vez que se trataba de tomar el poder contra una masa de revisionistas, reformistas que haca tiempo haban descartado esa accin, no solo en Rusia, sino tambin en los principales pases europeos: Lenin dedic el periodo que tuvo que estar en la clandestinidad a estudiar, precisamente, el Estado. Dato curioso: el libro completo no se publica hasta el ao siguiente. Solo en 1918 sali El Estado y la Revolucin. Y si furamos a pensar en su pertinencia para este momento, creo que su valor principal significa lo que tuvo que estudiar el jefe bolchevique y cmo lo aplic creadoramente en la factura de la obra revolucionaria directa.

Una lectura de los documentos que se aprueban inmediatamente despus de que se toma el poder, los documentos de los primeros momentos, del II Congreso de los Sviets, puede significar o puede aportar tambin a la idea de estos dos procesos: un proceso revolucionario internacional que se inicia y un proceso obrero y campesino que se consuma. Por ejemplo, cuando Lenin dice: Vamos a edificar el orden socialista, no est planteando un rumbo socialista a la usanza de lo que pudiera haber sucedido, por ejemplo, en 19201921: lo que quiere decir con edificar el orden socialista es formar el gobierno sovitico. Los textos que se emiten A los pueblos de Rusia y A los ciudadanos de Rusia lo que hacen es evocar lo que pas en la Francia del siglo XVIII: Llamamiento a los ciudadanos

Los planteamientos econmicos, el Decreto de la tierra y las mismas Tesis de abril usted los puede encontrar repetidos de manera casi idntica en Las tareas inmediatas del poder sovitico, que se escribe unos meses despus en la primavera de 1918 donde se habla de la abundancia de sectores en la economa, donde se plantea hacer las cooperativas a paso gradual. No es la construccin de un socialismo a marcha forzada, ni mucho menos el comunismo.

Por eso, la idea que me parece importante subrayar, es que al concluir esta fase de siete meses y cinco das los hechos y las discusiones tericas que se convirtieron en parte de la memoria colectiva del comunismo muchos aos despus, todava no se han producido, todo eso viene despus. Lo nico que ha pasado es que se consum la revolucin obrera y campesina y que hay un programa revolucionario comunista, con muchas cosas por resolver. No se planteaba an ninguna contradiccin entre la perspectiva nacional rusa (la bolchevique), ms avanzada que la del menchevismo y corrientes afines, y la perspectiva de la revolucin mundial. Esas dos tendencias, esos dos planteamientos estratgicos son todava el 8 de noviembre de 1917 la misma cosa, y en ellos se han educado las masas. Las masas que dicen: hay dos clases, el proletariado y la burguesa; as explica un obrero en Diez das que estremecieron al mundo lo que est pasando, pero a la vez dice: nosotros queremos paz, tierra y pan.

Y quizs eso sea porque esa dialctica peculiar se comprenda por la masa. Piensen que Lenin, cuando explica el Decreto de la paz, dice: Nosotros s estamos por el defensismo revolucionario, nosotros s estamos por la guerra revolucionaria. Comprenlo con lo que dir cuatro meses despus cuando los alemanes estn a las puertas de Ucrania y se estn discutiendo estos temas cun diferente es el escenario: la paz es una demanda generalizada, la paz sin anexiones ni contribuciones. Era la demanda ms popular, no solo para Rusia, sino para las naciones oprimidas. Y en ese momento, en estos siete meses y cinco das, se prefigura algo que creo capital para nosotros, por eso es tan bueno que se haya hablado de nuestra visin cubana: en ese momento en que hay una demanda compartida por los pueblos oprimidos los de Rusia y los de otros pases y los proletarios rusos, se empieza a prefigurar esa alianza entre los proletarios y los pueblos oprimidos que marca lo mejor de las revoluciones del siglo XX.

En definitiva, el socialismo ni triunf al unsono ni triunf en los pases ms avanzados. Y despus, murindose, Lenin dir que los pases ms avanzados llegarn al socialismo de otra manera, una de las herejas ms tremendas de Lenin que habra que estudiar mucho, una especie de prefiguracin del Estado de Bienestar. Pero no, en este momento todava no se trata de eso. Se trata de que la revolucin ha triunfado en un pas grande, un pas subdesarrollado. Es ese el pas que tiene el aliento para que la revolucin triunfe en otro sitio. Y esas condiciones peculiares de cmo se juntan la solucin de una crisis nacional y un planteamiento comunista internacional explican tambin el impacto de la Revolucin Rusa, lo explican no solo a partir de lo que hizo la III Internacional o de la experiencia bolchevique que es, digamos, la manera tradicional de hablar del impacto de la Revolucin de Octubre : cmo el resto de los revolucionarios del mundo bebieron de la experiencia bolchevique o se sumaron a la III Internacional. Es ms que eso: es tambin una explicacin sobre su impacto que tiene que ver con la peculiaridad de sus fuerzas motrices, de su carcter y de sus tareas.

Y hoy es posible afirmar que la economa mundial, las condiciones de la periferia del capitalismo, nos debieran conducir a estudiar mejor este brevsimo periodo si queremos hablar de una experiencia futura de revolucin socialista.

Notas

[1] Uso mencheviques como el smbolo en trminos de masas proletarias ms amplias de muchas ms corrientes, para no detenerme en todas. Estaban los trudoviques, eseristas, maximalistas y otras diversas corrientes que se opusieron a los bolcheviques.

[2] Los bolcheviques se hacan nombrar Partido Obrero Socialdemcrata de Rusia(b). Para nombrar a los mencheviques se usaba la (m).

[3] Se refiere a la ponencia presentada en el taller por Frank Garca Hernndez, del Instituto Juan Marinello, con el ttulo Rosa, Lenin y la cuestin democrtica cubana revolucionaria. Se publicar prximamente por La Tizza. (Nota de La Tizza)

[4] Se refiere a Cien aos de las Tesis de abril: de la lucha por el poder al empoderamiento inducido, del periodista y diplomtico cubano Pedro Pablo Prada. (Nota de La Tizza)

Fuente: http://medium.com/la-tiza/7-y-5-eed57f0e0956

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter