Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-11-2019

Argentina ante el espejo boliviano
Si ladra y tiene cola es golpe de Estado

Carlos A. Villalba
Rebelin


"Nuestro peor delito o pecado es que ideolgicamente somos antiimperialistas. No por este golpe vamos a cambiar por trabajar por los humildes. Hemos bajado la pobreza extrema y hemos fortalecido la lucha de los pueblos. Muchas gracias hermano presidente mexicano, a su gobierno

Evo Morales al pisar tierra mexicana

 

Estoy orgulloso de haber sido vicepresidente de un indio. Y en estos tiempos difciles que se vienen para mi amada Bolivia seguir luchando junto a Evo por ese pas plurinacional e igualitario que tanto soamos

lvaro Garca Linera, tras el golpe de Estado

 

Cuando un animal ladra y mueve la cola, es un perro; si malla y para la cola, es un gato; cuando un general le dice a un presidente electo por su pueblo que debe renunciar es un golpe de Estado. Como en este caso lo es la expulsin de sus cargos del presidente de la Repblica Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, y de su vice, lvaro Garca Linera.

La regin y el mundo asisten a un golpe cvico, policial y militar, como lo defini el destituido mandatario de ascendencia originaria aymara que, en 13 aosy a partir de la renacionalizacin de gran parte de los recursos hidrocarburferos y mineros de su pas, desarroll el proceso de transformaciones ms profundas -y beneficiosas para su pueblo- del siglo XXI en toda Latinoamrica.

Los cambios estructurales que condujo superaron incluso los logrados a partir de la redistribucin de la renta petrolera en Venezuela o Ecuador y la granaria en la Argentina; estuvieron por encima de las leves mejoras del Chile de Michelle Bachelet y de las conquistas de los sectores populares del Uruguay del Frente Amplio y hasta fueron ms all de los logros del fabuloso hambre cero de Lula da Silva en Brasil.

La revolucin plurinacional de la Bolivia de Evo se apoy en esos cambios que le permitieron multiplicar la inversin en proyectos sociales, aumentar sueldos, reducir el desempleo, alcanzar tasas de crecimiento de su economa que, como suceder en este 2019, ascienden al 3,5%, contra la cada de 3 puntos en la Argentina de Mauricio Macri. Y, sobre todo, entre 2005 y el ao en curso reducir la pobreza en 23 puntos, desde aquel altsimo 38,2% inicial.

Ms esencial que cualquier indicador econmico, fue la revolucin cultural que posibilit en base a ampliacin de derechos, el empoderamiento de las mayoras originarias del pas, la organizacin del campesinado, la aprobacin de la Constitucin del Estado Plurinacional que instaur cuotas de parlamentarios originarios, un sistema judicial indgena aplicado a determinadas regiones, reconoci territorios indgenas junto a los niveles administrativos tradicionales y dio derechos a la Madre Tierra que, lejos de constituir una metfora del romanticismo, sent las bases del desarrollo de un modelo de Buen Vivir, con control del extractivismo.

Indias, cholas, negras, indios, cholos, negros, abandonaron su condicin de invisibles y semiesclavas y esclavos pasaron a ser, sencillamente, personas, protagonistas de los cambios, conductores de sus vidas y de su gobierno. Algo semejante, aunque a otra escala, a la obra de Milagro Sala, la primera prisionera poltica del actual gobierno argentino, y de su gobernador jujeo, Gerardo Morales.

El racismo de las minoras indignadas en la prdida de sus privilegios, el fascismo de los grupos de choque, las Fuerzas Armadas inficionadas por el Departamento de Estado de los Estados Unidos y su Comando Sur, adems de la Administracin para el Control de Drogas (DEA por sus siglas en ingls, responsable de la operacin narco de infiltracin y espionaje de Evo conocida como Rey Desnudo),lograron el objetivo destituyente. Lo hicieron junto a las policas perdidas en las corrupciones locales; a las grandes corporaciones del mineral y los hidrocarburos y a la conduccin de la Organizacin de los Estados Americanos (OEA), manejada por la administracin Trump y regenteada por el ex canciller uruguayo Luis Almagro.

Despus llegan las ancdotas, dolorosas a la hora de escribir estos apuntes de urgencia. Pero hasta lo ms superficial se trama con la estructura profunda del actual mundo financiarizado y apropiador de recursos. Cuando Luis Fernando Camacho, apodado el Macho, para rimar con todo lo ms despreciado del siglo XXI, entr con su Biblia de cruzado en su Jerusaln del Palacio Quemado (gracias Gustavo Veiga por la ms exacta imagen de los sucedidos), no era solo un exaltado mesinico arrodillado sobre la bandera boliviana y a punto de prender fuego a la wiphala de siete colores de los pueblos originarios de la cordillera de los Andes. Enrealidad fue la rica Santa Cruz, productora del tercio del PBI nacional y el 70 % de los alimentos del pas, junto a su Medialuna compartida con Beni, Pando y Tarija, la que expulsaba a la administracin de un Estado que asumi el control de los bienes comunes y procedi a su redistribucin.

Tampoco era solo el miembro de un grupo econmico que, con la renacionalizacin de Morales se qued sin los 1000 a 1500 dlares por casa que costaba la conexin a la red de gas que pas a ser gratuita, adems de perder las ganancias millonarias por su extraccin y comercializacin, ni era un simple acusado de "coadyuvar a personas y empresas a esconder sus fortunas en entidades offshore, lavar dinero y establecer esquemas de evasin de impuestos" por los mismos Panama Papers que involucran al mandatario argentino que considera que lo suyo no es golpismo. La destitucin de las autoridades legalmente constituidas prepara las condiciones para el reasentamiento de las corporaciones de los hidrocarburos y, muy especialmente de los minerales estratgicos como el coltn y el litio, claves para la industria aeroespacial, nuclear y de las comunicaciones digitales.

El plan de vuelo de una Amrica en construccin

A la hora de escribir estos doloridos apuntes de emergencia hay muchos temas que van quedando en el tintero; no por faltos de importancia sino, precisamente, por las urgencias del momento, por ejemplo, la bsqueda de explicaciones a las prdidas de votos de muchos gobiernos nacionales y populares entre un mandato y otro o, un fenmeno tambin compartido, el empecinamiento reeleccionista de sus lderes. Del mismo modo que van quedando fuera del relato el papel, una vez ms, que juegan en los procesos desestabilizadores los grupos de medios concentrados, las estructuras judiciales y su guerra contra las figuras representativas de esos gobiernos que llegan a sus encarcelamientos, a persecuciones implacables y hasta destituciones. Sin embargo, cabe decirlo, en este caso, el continente no asiste a ese eufemismo del golpe blando sino, con todas las letras a un golpe de Estado a la vieja usanza, con las oligarquas y las corporaciones transnacionales decidiendo y los uniformados -formados por Estados Unidos y sus agencias- operando.

El presidente electo argentino, Alberto Fernndez, tuvo que estrenar rpidamente, y desde el llano, el diseo de su poltica exterior independiente, solidaria y latinoamericanista. Acababa de reconocer la victoria electoral del presidente constitucional de Bolivia, no terminaba de abrazarse en Mxico con Andrs Manuel Lpez Obrador y coordinaba el encuentro del Grupo de Puebla en Buenos Aires cuando estall el ataque contra Evo y su modelo.

Lo primero que hizo fue llamar a las cosas por su nombre, al pan pan y al golpe golpe. Lo segundo, generar las condiciones para que el Presidente de Bolivia no fuese asesinado en medio de una cacera que se mantiene hasta el momento en su pas y que agrega caractersticas de venganza tnica a la persecucin poltica, junto a la obvia garanta del derecho de asilo a quienes lo reclamaran ante los consulados argentinos en el pas vecino.

La vergonzosa posicin de un gobierno que tiene como fecha de defuncin el cercano 10 de diciembre, dio ms relieve an a la actuacin del futuro mandatario y de sus colaboradores en el tema. Mientras Macri dudaba y terminaba por aceptar la orientacin negacionista y pro golpista del Washington, su embajador Normando lvarez Garca comparaba la destitucin bajo amenaza de un Presidente con la partida en helicptero de Fernando de la Ra, reprimiendo al pueblo con decenas de muertos en medio de la peor crisis econmica y social del pas generada por sus propias polticas,y el canciller Faurie se mantena fiel al blasn de ser un hecho desgraciado de la historia de la diplomacia argentina" con que fue condecorado por Fernndez.

Cuando se acaba el tiempo de Cambiemos, la situacin ahond la crisis con el radicalismo que, ahora, rechaza la posicin macrista, y hasta logr que la Asociacin Profesional del Cuerpo Permanente del Servicio Exterior de la Nacin (APSEN), siempre discreta y silenciosa ante la falta de respeto a la que fueron sometidos los funcionarios que representa por parte de la Casa Rosada y su gestor en el Palacio San Martn, le enmendaron la plana a su superior y, sin las sutilezas de su profesin, repudiaron el golpe de Estado.

Sin los recursos del aparato estatal, con dos celulares y, eso s, una buena agenda de contactos internacionales nutrida en especial desde su triunfo en las primarias decisivas del 11 de agosto pasado, Alberto Fernndez se puso al frente del operativo. Dialog con AMLO, quien ya estaba en tema y, juntos, organizaron el asilo del colega depuesto y la ruta del rescate de alguien cuya cabeza ya tena precio (u$s 50.000). Tuvo que hablar con Macri, explicarle la situacin e, incluso, informarle que los consulados estaban cerrados lo que impeda el ejercicio del derecho de asilo para perseguidas y perseguidos polticos.

Argentina hubiese sido el lugar para que Evo comenzase su destierro; sin embargo, la sujecin a los intereses de Estados Unidos y hasta la falta del sentido de oportunidad por parte de su actual jefe de Estado, fueron reemplazados por el mecanismo de relaciones fraternas que acababa de inaugurarse entre Mxico y Buenos Aires. La decisin soberana de Lpez Obrador y el compromiso de su amigo del Sur reemplazaron el papel que deben cumplir organismos subregionales como la Unin de Naciones Suramericanas, en tanto la OEA es conducida desde el Norte.

Entre las diferentes prdidas continentales producidas a partir del reflujo de los procesos populares, se encuentra precisamente esa visin estratgica de Patria Grande y la desarticulacin en la prctica de espacios como la propia Unasur o la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeos (CELAC) que, sin Lula ni Dilma, sin Cristina Kirchner y sin Rafael Correa quedaron desmanteladas.

El periplo del avin militar mexicano que rescat a Evo, con el aeropuerto de partida rodeado de personas que lo protegan, inscribe la huella de la Amrica del presente, con el espacio areo argentino, brasileo y ecuatoriano negado para un vuelo que, a esa altura, cumpla una misin humanitaria; con Per que autoriz la recarga de combustible pero que no pudo resistir las presiones cuando la nave ya tena en su interior la carga preciosa de un indio que mostr al mundo que se puede, pero de verdad y en beneficio de los ltimos de la fila.

Tambin expres la decisin soberana de un gobierno que todava no arranc, el del Frente de Todxs en la Argentina, cuyo conductor podr repasar los hechos, revisar los peligros que implica incluir a la DEA y sus propuestas en las problemticas de seguridad y trfico, que algunos miembros de su entorno le proponen, y analizar los comportamientos de estructuras que gustan recostarse sobre las directrices, y los recursos, de un Comando Sur que, aunque no desembarca marines, se vale de problemticas como las humanitarias para mantener su incidencia territorial y la cercana a los bienes estratgicos que, como Bolivia, Argentina tambin los tiene y no todos con nombre de mamfero lechero.

Carlos A. Villalba. Periodista y Psiclogo argentino. Investigador asociado al Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (http://estrategia.la/). Miembro de La Usina del Pensamiento Nacional y Popular (http://www.usinadelpensamientonacional.com.ar)

http://estrategia.la/2019/11/12/ argentina-ante-e-golpe-de-estado /

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter