Portada :: Bolivia :: Golpe de Estado en Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-11-2019

Bolivia y el regreso de la cuestin militar de la mano de Washington y la OEA

lvaro Verzi Rangel
Rebelin


El derrocamiento del gobierno popular de Evo Morales en Bolivia confirma que la cuestin militar est de vuelta en Amrica Latina, como resguardo de los planes de Estados Unidos para el control civil y poltico de su patio trasero, y garanta para la apropiacin de las enormes riquezas naturales de la regin.

En Amrica Latina, las luchas sociales en Chile o Ecuador, el golpe de estado en Bolivia, la intervencin estadounidense en Venezuela, las elecciones en Uruguay, la prisin de Lula, las polticas del FMI, el avance de las iglesias evanglicas, el retorno al militarismo, la violencia en las ciudades, la migracin, el racismo, son expresiones de esa guerra global.

Esta guerra, aunque no se quiera aceptar, ya es parte de todos los mbitos de la vida del ser humano y condiciona su propia sobrevivencia como especie, seala el ex vicecanciller ecuatoriano Kintto Lucas.

Para eso fue necesario ir minando todas las instancias de integracin regional para poder involucrar a las fuerzas armadas en asuntos de orden pblico, en la vida electoral, su involucramiento en la violacin de los derechos humanos, la militarizacin del supuesto combate a las drogas, en la represin de las migraciones, en situaciones inspiradas, estimuladas por la poltica militar estadounidense en la regin.

Tambin fue necesario rescatar el belicista Tratado Interamericano de Asistencia Recproca (TIAR), para tener otro frente y ste miltar- de ataque contra Venezuela, Bolivia, Nicaragua, o quien osara enfrentarse a las polticas de Washington.

Donald Trump, el presidente estadounidense, lo dej en claro: Ahora estamos un paso ms cerca de un Hemisferio Occidental completamente democrtico, prspero y libre. Estos eventos envan una fuerte seal a los regmenes ilegtimos en Venezuela y Nicaragua, dijo.

"Estados Unidos aplaude al ejrcito boliviano por acatar su juramento de proteger no slo a una persona, sino a la constitucin boliviana () Despus de casi 14 aos y su reciente intento de anular la constitucin boliviana y la voluntad del pueblo, la partida de Morales preserva la democracia y allana el camino para que el pueblo boliviano haga escuchar sus voces", dijo Trump, dejando en claro la participacin de su gobierno en el golpe a Morales.

En Brasil, el presidente, el vice, numerosos parlamentarios y ms de la mitad del gabinete presidencial son militares, de estrecho vnculo con EU: un militar brasileo es hoy vicecomandante de interoperabilidad del Comando Sur.

El gobierno de Jair Bolsonaro aprob un acuerdo bilateral para el lanzamiento de satlites, cohetes y naves desde la base de Alcntara y firm un acuerdo con la Guardia Nacional del Estado de New York. En Uruguay, el exgeneral Guido Manini obtuvo con un partido ultraderechista, Cabildo Abierto, once por ciento de los votos en la eleccin de octubre, logrando tres senadores y 11 diputados.

La influencia del Comando Sur estadounidense en Centroamrica es decisiva y la actuacin de los militares es clave en seguridad interna, supuesta lucha contra el narcotrfico, frenar la migracin hacia EU, en materia ce seguridad interna y en la defensa de gobiernos corruptos e impugnados.

En Mxico, la creacin de la Guardia Nacional para combatir el crimen organizado no ha implicado la desmilitarizacin de la guerra contra las drogas. En Venezuela, el principal sostn del gobierno de Nicols Maduro son los militares.

En Colombia, el lentsimo avance por parte del gobierno de los compromisos de la paz acordada con las FARC y el fracaso del dilogo con el ELN es en parte causada por la presin de las fuerzas armadas, financiadas y preparadas por Estados Unidos, hoy preocupadas por las crecientes denuncias de sistemticas violaciones a los derechos humanos y a la presentacin de falsos positivos (campesinos asesinados y vestidos como guerrilleros para mostrar victorias militares).

El presidente Lenn Moreno, en Ecuador, necesit del respaldo y la represin de las fuerzas armadas para imponer el paquetazo de medidas neoliberales. Su foto junto a los cuatro representantes de las fuerzas armadas puso en evidencia el papel castrense en el sostenimiento de un gobierno impopular. En Chile, Sebastin Piera quiso imponer ms medidas neoliberales y logr un estallido social. Su respuesta fue decretar el estado de emergencia y aplicar mano dura de la mano de Carabineros y fuerzas arnadas.

Para el vicerrector de la Universidad argentina Torcuato di Tella, Juan Gabriel Tokatlian, lo ocurrido el domingo en Bolivia se enmarca en lo que algunos analistas llaman el neogolpismo, encabezado abiertamente por civiles y con apoyo tcito o complicidad explcita de las fuerzas armadas, de forma de que la violacin constitucional sea menos ostensible y preservar una semblanza institucional aunque sea virtual.

Apostar contra la democracia

Desde el estallido de la crisis econmica en 2008, la oligarqua financiera global y su articulacin con las elites regionales dejaron de apostar a la democracia, sealan Matas Caciabue y Paula Gimnez, investigadores del Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico.

Fue justo al mismo tiempo que los pueblos de la regin lograban consolidarla como herramienta de organizacin, con capacidad de otorgar niveles de reparacin econmica y justicia social para las inmensas mayoras de la regin ms desigual del planeta, Este duro presente, caracterizado como el de una regin en disputa, comenz con el golpe civil y militar contra Mel Zelaya en la Honduras de 2009.

A este rosario se agregan el intento de golpe de Estado tambin en Bolivia en 2009 y que la rpida intervencin de los pases de la regin y de los organismos de integracin bloquearon, el derrocamiento jurdico-mafioso de Fernando Lugo en el Paraguay de 2012

Se suma el golpe continuado en Venezuela desde el fallecimiento de Hugo Chvez en 2013, que escal con las guarimbas y el inicio de las sanciones econmicas estadounidenses de 2015, y la guerra de carcter no convencional desde la segunda asuncin de Nicols Maduro en este 2019 (sin olvidar, por supuesto, el golpe de abril de 2002 y el paro petrolero de 2003).

No se puede olvidar el desgaste jurdico-meditico del gobierno de Cristina Fernndez en 2015 y el posterior triunfo de Macri y su alianza Cambiemos (recordando tambin el golpe patronal agrario de 2008) ni el impeachment (juicio poltico) contra Dilma Rousseff en 2015 y la criminalizacin de la militancia del Partido de los Trabajadores.

Ni la posterior detencin por probados mecanismos del law-fare (guerra jurdica) de Lula Da Silva que, de estar en libertad, habra ganado las elecciones de 2018 en Brasil, donde finalmente se impuso el ultraderechista Jair Bolsonaro.

Y hay que mencionar las traiciones por parte de Lenn Moreno en Ecuador y Nayib Bukele en El Salvador que expresan defecciones de los sectores burgueses a los programas de transformacin en los que estaban inscritos, adems de los movimientos destituyentes contra el sandinismo en Nicaragua de 2018, a pocos meses de unas elecciones donde Daniel Ortega obtuvo ms del 72% de los votos.

Hoy, ante nuestros ojos se edifica en Bolivia una dictadura cvico-militar que ha aplicado una fuerte censura meditica y ha empezado a detener a activistas sociales, dirigentes polticos y funcionarios del gobierno constitucional, bajo el ala de Estados Unidos, la secretara general de la Organizacin de Estados Americanos y el Grupo de Lima (de respaldo a las polticas injerencistas de Estados Unidos).

A destruir lo construido

Lo que tanto cost construir en tres lustros del Movimiento Al Socialismo puede desaparecer en horas o das. Los logros sociales, econmicos, tnicos, culturales, de gnero que hicieron de Bolivia un ejemplo en programas de salud, educacin y vivienda sern demonizados, considerados los causantes del golpe de Estado:

-Bolivia pas de ser el pas ms pobre de Amrica, a ser el pas con el mayor crecimiento de Amrica: increment su PIB en un 400 porciento. El salario mnimo aument en mil por ciento,

-Se termin la discriminacin para con indgena y se cre la Repblica Plurinacional de Bolivia. Se promovi la cultura y el respeto al medio ambiente, el amor a la Pachamama.

- Se cre una nueva Constitucin que le dio derechos a los trabajadores, a los campesinos, a los estudiantes, a las mujeres y a los indgenas;

- Se nacionaliz el gas y el agua. Se construyeron ms de 25 mil kilmetros de carreteras, 134 hospitales, 7.191 centros deportivos, 1.100 escuelas.

- El analfabetismo pas de 22,7 por ciento a 2,3 por ciento

- Se crearon 12 fbricas de litio, tres de cemento, dos fbricas automotrices, 28 de textiles y se crearon 12.694 cooperativas,

-Se eliminaron las ocho bases militares que EU tena en Bolivia, y se desarmaron las misiones de la DEA y la CIA,

- La mitad de los cargos pblicos son ocupados por mujeres, de las cuales el 68 por ciento son Indgenas.

-Se cre la Pensin para los Adultos Mayores a partir de los 65 aos y se estableci un Bono para todos los Estudiantes de Bolivia,

- Bolivia lanz su primer satlite, el Tupac Katar.

El odio acumulado por la plutocracia en un pas donde la dominacin oligrquica se funda en un discurso de superioridad tnico racial es el aglutinante, seala Marcos Roitman. Alcaldes atados a los rboles, obligados a caminar de rodillas, insultados, sacados de sus hogares, apaleados, amenazados de muerte. Y un pueblo que sale desarmado a defender su lucha, su historia

La violencia en manos de hordas fascistoides suple y complementa la accin de las fuerzas armadas y la polica amotinada. Una situacin novedosa en la tcnica del golpe de Estado, sin olvidar el anticomunismo ultramontano, un fantasma fuera de moda, pero que siempre viene bien para manipular poblaciones.

lvaro Verzi Rangel. Socilogo, Codirector del Observatorio en Comunicacin y Democracia y del Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE, www.estrategia.la)

http://estrategia.la/2019/11/12/ bolivia-y-el-reghington-y-la-oea /

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter