Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-11-2019

Las ONG, mano ejecutora del filantrocapitalismo?

Eduardo Luque Guerrero
Crnica Popular


No hemos salido aun de la prehistoria. Cuando Marx hizo esta afirmacin, intuy de forma magistral algunos de los procesos que enfrentamos en la actualidad. Somos prehistoria de un tiempo que se define como postmodernidad. El Neoliberalismo impone por doquier sus soluciones. Frente al azote de la desigualdad que genera, inventa el denominado filantrocapitalismo y potencia las ONG.

Occidente ama a las ONG porque nos hacen sentir que se puede arreglar el mundo. Lo nico que tenemos que hacer es realizar una donacin: con 10 o 20 euros, podemos acallar nuestra conciencia, podemos sentirnos solidarios. La pobreza y el hambre no son un accidente del sistema sino la consecuencia del mismo. Es una realidad estructural. Asistimos a una crisis global. Una crisis posmoderna donde el mercado global se queda pequeo frente a la demanda planetaria.

ONG cuntas son y cul es su papel?

El Capitalismo Neoliberal de raz anglosajona, como describe Ha-Joon Chang e Ilene Grabel [1], pretende imponer sus soluciones a una crisis que ya es planetaria. Aunque hace mltiples propuestas, slo analizaremos dos: la primera, como hemos sealado, fue crear las Fundaciones filantrpicas https://www.cronicapopular.es/2019/05/las-fundaciones-filantropia-neoliberal-esa-cosa-llamada-sistema/ https://www.cronicapopular.es/2019/05/las-fundaciones-ii-el-mejor-negocio-del-mundo-o-la-gran-marana-de-la-industria-de-la-educacion/; y, la segunda, como correlato de la primera, la creacin, compra o utilizacin de multitud de ONG.

El capitalismo Neoliberal pretende as ocultar el nivel de riqueza, tan obsceno como insultante que ha alcanzado, disfrazndolo de altruismo social. Esta forma de actuar le permite generar formas de penetracin y control poltico sobre los Estados (a travs de sus inversiones) sin necesidad de someterse al arbitrio de las urnas. Hoy, algunas fundaciones, que por su volumen superan en presupuesto al de muchos pases juntos, disean la poltica nacional e internacional fuera del control democrtico

Existen cientos de miles de ONG en el mundo (se habla de 10 millones). En EEUU, operan un milln y medio. En Amrica Latina son cerca de un milln y es, paradjicamente, uno de los continentes con mayor desigualdad social. En Rusia, 277.000. En India, ms de 2 millones, segn los ltimos datos, siempre difciles de contrastar. El humanitarismo neoliberal o lo que nosotros calificamos como filantrocapitalismo es un enorme negocio que genera alrededor de 150 mil millones de dlares anuales.

Describir el mundo humanitario es una labor herclea. La indefinicin de sus propios objetivos y su tipologa las hacen difciles de clasificar. Son cientos de miles, no son iguales y tienen, en general, intereses, objetivos y mtodos de actuacin diferentes. Un anlisis ms profundo cuestiona gran parte de esa aureola que intencionadamente se ha creado a su alrededor.

No podemos definirlas de forma genrica. Algunas cumplen roles de denuncia poltica y ayuda humanitaria legtimas y necesarias; otras, por el contrario, estn al servicio de las corporaciones econmicas. Otro grupo se transforma en brazos ejecutores de la poltica internacional de los Estados. Y muchas responden a los intereses espurios de las fundaciones filantrpicas, autntico poder en la sombra del Neoliberalismo. En realidad, y es lo que constatamos, el primer tipo de ONG, las que cumplen el papel de denuncia social, sirve de coartada a la existencia de las segundas, las que estn al servicio de fundaciones y los Estados.

Cmo podemos identificarlas?

Aunque como decimos su clasificacin es casi inabarcable, haciendo un ejercicio de sntesis, podramos identificarlas por lo que dicen que no son (no son gubernamentales) aunque este calificativo no es del todo cierto. Gran parte de su financiacin procede de los propios Estados o instituciones ligadas directamente con los gobiernos. La USAID, por ejemplo, depende de los fondos proporcionados por el Pentgono. La AECI espaola est ligada directamente al Ministerio de Asuntos Exteriores. A travs de esta organizacin humanitaria se vehiculan las subvenciones que reciben otras ONGD ms pequeas que realizan las intervenciones en las zonas previamente definidas por el gobierno de turno.

Aunque las ONG hacen gala de su independencia y publicitan esa caracterstica como un marchamo de honestidad, tampoco es del todo cierto. En las ONG grandes, las fundaciones filantrpicas, que son las grandes donantes, exigen la participacin de representantes en el Comit ejecutivo de turno. En el caso espaol, muchas ONG estn ligadas al mbito religioso, caso de Manos Unidas, que declaran explcitamente ser catlicas, o Critas, cuya funcin, aprovechando la ayuda humanitaria, es evangelizadora. Otras ONG, aunque hacen gala de su independencia ideolgica dependen de organizaciones polticas o sindicales como (Faes, Fundacin Largo Caballero, Paz y solidaridad)

Podramos definirlas por su carcter no lucrativo. En el mundo anglosajn, se utiliza el apelativo de non profit organization. Se distinguiran, as, de otras organizaciones que buscan beneficios econmicos para sus inversores. Tampoco es del todo correcto. Si bien muchas ONG no reportan beneficios, s es cierto que crean una burocracia administrativa importante que en muy poco se diferencia de la empresa normal.

Los escndalos de algunos dirigentes de ONG, que viven con todo lujo, es un tema comn en los diarios. A otro nivel, tambin es un tema controvertido puesto que algunos donantes (por ejemplo, la Fundacin Bill y Melinda Gates) piden la devolucin de los prstamos con los intereses correspondientes. El caso ms sangrante han sido las donaciones de Zuckerberg (Facebook),que han sido vehiculadas no como fundacin altruista sino como Sociedad de responsabilidad limitada (LCC en ingls) lo que permite gestionarla como una empresa privada ms y, si dona algo a beneficencia, se le descuenta de los impuestos que habra de pagar al fisco.

Otras ONG contratan, con sueldos astronmicos, a comunicadores cuya divisa es la mxima eficiencia en la recogida de fondos. No dudan en aplicar los mismos mtodos publicitarios a las ONG que a empresas clsicas de inversin. Otras, como la AECI (Agencia Espaola de Cooperacin Internacional), financian ONG bajo la premisa de que stas han de dedicar sus proyectos a las zonas sealadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores. As, una organizacin humanitaria depende orgnicamente de ese Ministerio y queda vinculada a travs de la Secretara de Estado para la Cooperacin Internacional y para Iberoamrica (SECIPI). Su funcin, como hemos dicho, es gestionar la poltica espaola de cooperacin internacional. Por ejemplo, bajo la presidencia de Aznar, la AECID acab apoyando el golpe de estado fallido contra Hugo Chvez; en la actualidad, esta misma organizacin ha donado 2,5 millones de dlares a diversas ONG , a travs de la OEA (Organizacin De Estados Americanos) en una clara injerencia contra el gobierno de Nicols Maduro.

En general las ONG no plantean ninguna alternativa al sistema, siguen sus reglas al competir en el mercado de las subvenciones pblicas y privadas, mientras que en el fondo no dejan de ser unos funcionarios de un estado que no quiere cumplir con sus responsabilidades. Son los estados los que deberan asumir el papel de estas organizaciones; slo as se asegurara el escrutinio y el debate pblico. El impacto de las ONG ha sido muy negativo en el desarrollo de movimientos sociales autnomos, desmovilizando a grupos y asociaciones al reemplazar a sus lderes naturales por coaptacin.

El Banco Mundial y las ONG

Aunque han existido desde el Medievo, el autntico protagonismo de las ONG se produce a partir de 1982. En ese ao, el Banco Mundial (BM), que promueve la puesta en prctica de la liberalizacin econmica (proceso conocido como capitalismo por desposesin [2]) decide convocar a las ONG para estudiar su papel en el proceso. Se sabe que la puesta en prctica de la liberalizacin econmica-privatizacin generar enormes impactos sociales y afectara a la mayor parte de los pases.

Evidentemente, no eran razones humanitarias las que empujaban al Banco Mundial; era preciso amortiguar de alguna forma el enorme impacto social. Era necesario ocultar el rostro del capitalismo neoliberal y difuminar la capacidad de respuesta de las poblaciones afectadas. La importancia de estas organizaciones fue creciendo de tal forma que, en 1988, el Banco Mundial pas a integrarlas en su organigrama de trabajo [3].

A estas organizaciones se les atribuyen varias ventajas sobre los organismos estatales. El primero es la supuesta capacidad para movilizar recursos con rapidez. El segundo, el alto grado de motivacin personal y, como consecuencia, el coste reducido de sus actividades. Todo esto est an por demostrar aunque, en la medida que las ONG se desarrollan, el capitalismo neoliberal que pretende reducir el Estado se siente cada vez ms cmodo. El pensamiento nico persigue, al reducir las funciones y obligaciones de los Estados, traspasar sus responsabilidades a la denominada sociedad civil. Se consigue la despolitizacin de la ciudadana y que los ciudadanos dejen de cuestionar las acciones de sus gobiernos, puesto que todo queda en medio de la nebulosa de la solidaridad. Se pretende de esta forma que la sociedad civil se encargue de paliar los efectos de la privatizacin de los servicios pblicos bsicos. El boom de las ONG forma parte de este envite y cumple con esos objetivos.

No debemos caer tampoco en la generalizacin. Hay ONG y colectivos de ayuda mutua o desinteresada que cumplen un papel esencial en la denuncia de las causas de la pobreza y la guerra, pero, desgraciadamente, son pocas y, sobre tod, raramente son convocadas por los medios para explicar sus posiciones y, menos aun, reciben ayudas estatales.

El capitalismo del desastre, las ONG, Fundaciones y privatizacin

En octubre de 1998, el huracn Mitch asol toda Amrica Central. La tragedia fue de enorme magnitud y pases y sociedades muy pobres cayeron en la desesperacin ms absoluta. La ayuda humanitaria, que era altruista segn se dijo, se convirti en un eslabn ms de una larga cadena de dominacin. Semanas despus de la terrible catstrofe, el Congreso hondureo, uno de los pases ms afectados, permiti la privatizacin de los aeropuertos, los puertos, las carreteras, la telefona estatal, la compaa nacional del agua y se eliminaron las leyes de la reforma agraria. Otros pases siguieron su ejemplo: Guatemala, Nicaragua.

El desastre humanitario se ha convertido en una enorme fuente de negocio, tanto a nivel poltico como econmico. El 5 agosto de 2004, el presidente Bush decidi crear la Oficina del Coordinador para la Reconstruccin y Estabilizacin. Su objetivo era reconstruir una veintena de pases que, curiosamente, no haban sido destruidos ni necesitaban ayuda humanitaria. Naomi Klein lo define de forma grfica: un gobierno fiel a la destruccin preventiva perpetua ahora tiene una oficina estable para la reconstruccin preventiva.

El auge de esta forma de capitalismo depredador, el capitalismo del desastre, utiliza bsicamente la desesperacin creada por una catstrofe para acometer una ingeniera radical, social y econmica de enorme magnitud. En 2005, el huracn Katrina asol las costas de Nueva Orleans causando una autntica devastacin que fue aprovechada por las organizaciones privadas encargadas de la reconstruccin para acabar con la educacin pblica e imponer las Charter Schools, un sistema totalmente privado que se mantiene hasta hoy. El tsunami de Sri Lanka, en 2004, acab entregando los recursos del mar y la costa a corporaciones extranjeras ligadas al turismo, con la inestimable ayuda de las ONG y los marines de Estados Unidos.

Despus de una catstrofe, los gobiernos hacen lo que sea para obtener ayuda en dlares, incluso si eso significa acumular deudas impagables. As, los pases, vase el caso de Hait, se convierten en Estados con soberana limitada: tras el terrible terremoto del 12 de enero del 2010, se produjo el desembarco masivo de ONG bajo el amparo de 5000 marines que controlaron el pas. Una de las organizaciones ms activas fue la Iglesia de la Cienciologa, con sus figuras mediticas al frente (Tom Cruise o John Travolta, entre otros). La Iglesia de la Cienciologia es una autntica multinacional de la religin; de ella dependen multitud de ONG que desarrollan importantes campaas contra el aborto, la contracepcin y el matrimonio homosexual.

Afganistn es otro ejemplo de manual. La ayuda proporcionada al pas, despus del ataque norteamericano, permiti la privatizacin de toda la asistencia sanitaria: los fondos del ministerio de sanidad fueron dirigidos hacia las ONG que llevaron sus dispensarios privados de salud; lo mismo pas con el sistema de agua, telecomunicaciones

Para que el mtodo sea admitido, se precisa de la participacin de los mass media Las fundaciones juegan ah un papel enorme. Sus inversiones en el campo de la comunicacin son imprescindibles, permiten acallar la respuesta poltica progresista desvindola hacia el buenismo humanitario.

Se pretende generar una nueva tica y nuevas fuentes de legitimacin social. La repeticin constante del drama humanitario consigue generar en el consumidor de imgenes un distanciamiento complaciente: la guerra es cosa de pases atrasados, de dictadores y masas fanatizadas, de religiones oscuras. Armados de esa superioridad moral (que tiene un mucho de tnica), se impone el impacto emocional que permite redirigir las voluntades hacia espacios sociolgicamente controlados. Los medios intervienen generando una visin polticamente correcta: se centrarn en el drama de los refugiados en alta mar, pero olvidarn intencionalmente, los responsables de la tragedia.

Por ejemplo, nos hicieron creer que Gadafi era un tirano cruel. As que algunos reputados intelectuales de derechas, pero tambin muchos de la izquierda postmoderna, pontificaron sobre la bondad de unas supuestas primaveras rabes. Mientras el presidente libio era sodomizado con una bayoneta, se preparaban las avalanchas de refugiados que revientan las costuras de una Unin Europea que ya agoniza. La risa sardnica de Hillary Clinton an resuena en las arrasadas calles de Sirte. En 2016, en la revista Global Research, Vanessa Beeley puso nombre a esta nueva forma de guerra. La defini como: El frente humanitario. Intelectuales venezolanos la haban descrito con anterioridad, analizando los documentos oficiales de la guerra sucia contra Venezuela producidos por las oficinas de inteligencia del Pentgono.

Los grandes donantes

Como hemos venido sealando, las conexiones entre el altruismo filantrpico y los gobiernos son muy estrechas. La financiacin procedente, directa o indirecta, de las administraciones sera uno de estos nexos, el otro el espacio poltico que comparten. Es un proceso acelerado. Vemos actualmente como esas organizaciones marcan la agenda poltica de los gabinetes. En ocasiones, es casi una relacin simbitica. Poco a poco, como hemos explicado, las fundaciones toman el control de zonas, antes propias y exclusivas, de la gobernanza nacional e internacional de los pases. Promueven, a travs de los medios que controlan, intervenciones en unas u otras direcciones. Utilizan los recursos estatales, incluidos los ejrcitos nacionales si es preciso, para asegurar sus intereses.

La experiencia exitosa de estas organizaciones ha provocado que organismos estatales hayan mutado, al menos para el gran pblico, en organizaciones humanitarias (ONG). Dos de los casos ms notables son la USAID y la NED (National Endowment for Democracy (NED).

La USAID (la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional)

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) es una agencia federal independiente creada en 1961. Est organizada en torno a nueve oficinas especializadas, una de las cuales se dedica a la promocin de la democracia. Por una parte, financia a organizaciones extranjeras que llevan a cabo proyectos democrticos en sus pases y, por la otra, a otras ONG estadounidenses para que pongan en marcha sus propios proyectos relacionados con la democracia.

En general, la intervencin de esta ONG ha consistido, en los lugares donde ha realizado una labor humanitaria, en imponer la privatizacin de los servicios bsicos como en Irak o Hait. Uno de los casos ms sangrantes fue el caso peruano. La USAID aport 35 millones de dlares en 1990 a Alberto Fujimori con el objetivo de reducir la pobreza, pero las recetas neoliberales que promovi la ONG provocaron el hundimiento econmico del pas y su miseria. Como no pudieron reducir la pobreza, decidieron reducir el nmero de pobres y esterilizaron de forma forzosa a 300.000 mujeres indgenas.

Para EEUU, la intervencin humanitaria representa un gran negocio, puesto que obliga a abrir los mercados a los productos made in USA. Segn reconoce la propia USAID, los retornos econmicos de sus inversiones superan el 80% de las donaciones. Se crean miles de puestos de trabajo humanitarios que estn dotados de grandes fondos pblicos y privados al servicio de los intereses de donantes como Rockefeller, Soros, Gates, Ford y Omidyar (eBay).

Afganistn fue durante aos el principal receptor de las ayudas de EEUU y fue, con Hait, el paraso del "oenegedeismo" que funcion en paralelo a la invasin norteamericana. Al mismo tiempo que las tropas tomaban la capital, desembarcaron en Kabul cientos de ONG, muchas expertas en gnero. Tenan que salvar a la mujer afgana aunque fuera a golpes de Napalm. La USAID destin 216 millones de dlares en 2018 para empoderar a 75.000 mujeres y algunas ONG incluso llegaron a crear revistas especficas para mujeres, en ingls!!!. Segn el Inspector General Especial para la Reconstruccin de Afganistn, slo se empoderaron a unas 50 personas y el dinero de los contribuyentes se esfum.

Otro pas intervenido fue Venezuela. Segn WikiLeaks, esta organizacin norteamericana ha financiado a ONG contrarias al gobierno venezolano desde que Chvez alcanz el poder en 2002.

En 2014, la USAID tuvo que abandonar Ecuador. Despus de que el presidente Rafael Correa les diera el ultimtum: Vamos a evaluar el rol de la USAID, a poner lneas de accin muy claras, y, si no las quieren cumplir, que les vaya bonito, vayan a ayudar no ms a otros pases, Correa acus a la USAID de destinar 4,3 millones de dlares a un Proyecto de Fortalecimiento Democrtico, que, en realidad, buscaba desestabilizar a gobiernos electos democrticamente. Esto se tradujo en que el grupo Pachakutik, financiado por la USAID y NED, apoyaran el intento de golpe de Estado contra Correa. De la mano del nuevo presidente, Lenin Moreno, la USAID ha vuelto a imponer sus intereses en Ecuador.

Un ao antes y en el pas vecino, Bolivia, el organismo haba sido expulsado acusado de intromisin en los asuntos del pas. En los ltimos 50 aos, la USAID haba gastado 2 mil millones de dlares en ayuda y cooperacin y el pas segua teniendo unos ndices de desarrollo terriblemente bajos. Segn el gobierno de Evo Morales, entre 2005 y 2006, la USAID dirigi el 75% de su esfuerzo financiero a apoyar a grupos separatistas que pretendan provocar la secesin incluso de forma violenta del resto del pas, como se vio ms tarde.

La NED. (National Endowment for Democracy)

La NED ha sido definida como la vitrina legal de la CIA. Fue fundada en 1983 por Ronald Reagan y cont, desde el primer momento, con el apoyo de Margaret Thatcher (en realidad, el proyecto era muy anterior porque se trabajaba desde haca aos en la idea). De hecho, nace porque se privatiza la CIA. Esta organizacin haba sido acusada de mltiples escndalos y era preciso levantar una cortina de humo. Como declar en 1991, su creador, el acadmico Allen Weinstein, mucho de lo que estamos haciendo ahora -con la NED- la CIA lo haca de forma encubierta hace 25 aos.

Se pretenda que la NED y sus ramificaciones apareciesen como fruto de la sociedad civil, capaces de posicionarse por encima de la lucha partidista actuando a favor de un Ideal Universal. Presentada como una O la NED puede emprender iniciativas polticas que las embajadas no pueden sin violar la soberana de los Estados que las acogen. Por ello esa organizacin se encarga, desde hace ms de 30 aos, de las acciones encubiertas pero legales de la CIA. Intentando no despertar sospechas, ha venido creando una extensa red mundial de corrupcin, comprando e influyendo en sindicatos, partidos polticos de izquierda y de derecha para que defiendan los intereses de Estados Unidos. Entre sus dirigentes ms destacados, todos con profundas concepciones democrticas, figuran Henry Kissinger, Franck Carlucci, Zbigniew Brzezinski y Paul Wolfowitz.

Su presupuesto proviene principalmente del Congreso norteamericano, pero tambin recibe financiacin de otras entidades como la Open Society Foundation, del especulador financiero George Soros. Su objetivo es la promocin democrtica. De hecho, la NED ha estado en el centro de todas las revoluciones de colores, desde el derrocamiento de Slobodan Milosevic en el ao 2000 hasta la fecha. En 2003, en el vigsimo ao de su creacin, la NED hizo gala de su capacidad: reconoci pblicamente que haba creado enteramente al sindicato Solidarnosc, en Polonia, la Carta 77, en Checoslovaquia, y Otpor, en Serbia. Se felicitaba por haber creado tambin importantes medios de comunicacin en el pas as como en Irak.

Como es, al menos formalmente, una institucin no gubernamental, se permite presentarse frente al mundo como un Organismo de Ayuda Humanitaria. Nada ms lejos de la realidad. Ms del 96% de su financiamiento procede de la Ayuda de los EEUU para el Desarrollo Internacional (USAID) y del Fondo Nacional para la Democracia. Se financia con partidas libradas por los gobiernos norteamericanos y supervisados por el Congreso. No trasciende en su totalidad el total de inversiones que realiza. Es un secreto muy bien guardado porque se utilizan otras fundaciones como pantalla, entre las que las ms conocidas son: la Smith Richardson Foundation [4], la John M. Olin Foundation (sin actividad tericamente desde 2005) o la Lynde and Harry Bradley Foundation [5]. Estas tres organizaciones han sido acusadas en varios foros de blanquear el dinero que la CIA destina a la solidaridad.

La NED financia cuatro estructuras que redistribuyen el dinero en funcin de los intereses del gobierno estadounidense. La primera atiende al mundo sindical a travs del Instituto de Sindicatos Libres (Free Trade Union Institute FTUI), hoy rebautizado como Centro Americano para la Solidaridad de los Trabajadores (American Center for International Labor Solidarity ACILS). Es la rama sindical de la NED, su principal canal de influencia en el mundo sindical. Distribuye ms de la mitad de las donaciones de la NED. Su objetivo es el movimiento sindical, especialmente el no comunista. En nuestro pas, sindicatos como UGT, USO, ELA-STV fueron contactados en la dcada de los 80 y recibieron financiacin.

La segunda, el Centro para la Empresa Privada Internacional (Center for International Private Entreprise CIPE). Su gestin la realiza la Cmara de Comercio de EEUU. Dos son sus grandes xitos: generar el encuentro anual de las mayores fortunas mundiales en Davos y haber creado Transparency International, que est acusada de servir para el reclutamiento de informantes para el FBI.

La tercera, el Instituto Republicano Internacional (International Republican Institute IRI-) cuya gestin est en manos del Partido Republicano y presiona sobre los partidos de derechas. Su director fue, en su momento, John McCain.

La cuarta, el denominado Instituto Nacional Democrtico de Asuntos Internacionales (National Democratic Institut for International Affairs NDI), cuya gestin est en manos del Partido Demcrata. La influencia de esta organizacin es enorme. Por ejemplo, el actual responsable del NDI, Tom McMahon, estuvo en Francia para organizar las elecciones primarias del Partido de Macron.

Tanto el IRI como el NDI interfieren de forma sistemtica en los procesos democrticos en Europa a travs de varias fundaciones polticas vinculadas a los grandes partidos europeos (seis en Alemania, dos en Francia, una en Holanda y otra en Suecia).

Bajo la sombra de la NED, otros pases crearon organizaciones anlogas. Canad cre la fundacin Derechos & Democracia (focaliz su actividad en Hait y Afganistn) y el gobierno de Reino Unido financi la Westminster Foundation for Democracy (WFD). La UE, en 2001, cre una estructura similar a la norteamericana, la European Instrument for Democracy and Human Rights (EIDHR). Su objetivo es financiar a ONG implicadas en la defensa de los derechos humanos y la accin poltica. Su presupuesto, 7.000 millones de euros al ao.

Los grandes receptores

No hay donantes sin receptores. Entre las organizaciones receptoras ms importantes, se encuentran algunas especialmente llamativas y cuya trayectoria est cuajada de irregularidades. Si deseamos entender la lgica de estas organizaciones es imprescindible conocer los entresijos de las ms conocidas:

Freedom House

La NED, como hemos sealado, acta como un centro de coordinacin de mltiples ONG ligadas a los intereses geopolticos de EEUU. Pero es la Freedom House (que tambin recibe financiamiento de la NED) la que acta como centro de adiestramiento de estas ONG, observatorios o fundaciones. Fundada en 1941, es una organizacin privada, no partidista y sin fines de lucro que promueve supuestamente la democracia mediante la asistencia a iniciativas no violentas en pases donde las libertades estn restringidas. Para ello, utiliza principalmente dos vas. En primer lugar, Freedom House elabora informes de situacin que son tenidos en cuenta incluso por la ONU. En segundo lugar, financia a los defensores de los derechos humanos y a los lderes de la sociedad civil en el extranjero, en particular para la formacin en paralelo con el Albert Einstein Institut (AEI) de activistas y lderes mediticos.

El Albert Einstein (AEI)

Fue fundada en 1983 por Gene Sharp. El Albert Einstein Institution (AEI) es una organizacin sin nimo de lucro que tiene como objetivo difundir la democracia en todo el mundo mediante el estudio de mtodos de accin no violenta. Sharp describe 198 mtodos no violentos que pretenden destruir los pilares que sustentan a las dictaduras. Evidentemente el concepto de democracia o dictadura lo define el Instituto segn los intereses norteamericanos: Chvez gan ms de una docena de elecciones y siempre fue tildado de dictador, lo mismo que Maduro. Sus mtodos han sido ampliamente utilizados en la mayora de las Revoluciones de colores que se han producido en la ltima dcada.

En los ltimos decenios se han evidenciado una acumulacin de malas praxis que ponen en cuestin su autntico inters humanitario. Algunas de las afirmaciones anteriores slo se contemplan a la luz de estas irregularidades.

Sin querer ser exhaustivos, otras organizaciones que se han visto agitadas por los grandes escndalos son ONG mundialmente conocidas:

Oxfam, el smbolo de lo que nunca debe ser una ONG

Es una de las ONG ms conocidas del mundo. Con 25.000 empleados y cientos de miles de colaboradores, es una autntica multinacional de la filantropa. Su sede en la ciudad britnica de Oxford, le ha permitido (como a otras muchsimas ONG) recibir fondos del gobierno de Reino Unido (uno de sus mayores donantes). Gracias a eso y a la importancia de sus patrocinadores y los medios de comunicacin, se ha ido granjeando una buena reputacin de honestidad, responsabilidad y espritu filantrpico que est quedando muy mal parada.

En 2018, la ONG cometi el inmenso error de poner en evidencia la actuacin del gobierno britnico con la poblacin ms excluida del Reino Unido. Rpidamente, se filtraron a la opinin pblica las acusaciones sobre el comportamiento inmoral de algunos de sus miembros ms destacados, que estaban trabajando en Hait. Las acusaciones eran reales y verdicas: se evidenciaba as algunos de los lados ms oscuros de esta multinacional de la filantropa.

Los casos que han salido a la luz golpean la lnea de flotacin de la ONG en su parte ms frgil. Son acusaciones sobre uso inmoral de las donaciones y prostitucin infantil. Salieron a la luz varios casos. El primero, la contratacin de prostitutas con dinero de la organizacin en Chad, donde la organizacin lleva trabajando desde 1966, y en Hait, desde 2011. Se evidencia la podredumbre que envuelve a alguno de sus proyectos ms emblemticos.

Era un secreto a voces, se rumoreaba desde haca aos, que algo turbio suceda en torno a esa y otras ONG mundializadas (la crisis en Hait ha provocado que otras ONG despidieran a ms de un centenar de miembros a consecuencia de actuaciones similares). El presidente de otra gran multinacional de la solidaridad, Kevin Watkins, de Save the Children admiti que los efectos txicos del escndalo nos debilitan a todos.

La situacin explot en 2011. Las denuncias por abusos se hicieron pblicas, aunque fueron acalladas por la prensa. En 2012, Oxfam encarg una investigacin interna, dirigida por Helen Evans, para tramitar las denuncias sobre los casos de explotacin sexual y otros abusos, como los cometidos en Hait y, con anterioridad, en el Chad. De todo este proceso, surgieron mltiples dossiers. Incluso sali a la luz que, en algunas tiendas de Oxfam en Londres (los chicos y chicas pueden colaborar desde los 14 aos), existan denuncias por abusos sexuales.

El equipo de investigadores liderado por Helen Evans, impresionado por el alcance de las irregularidades descubiertas, reclam ms medios para profundizar la investigacin pero el desinters y la burocracia de la propia organizacin la paralizaron hasta que, finalmente, la investigadora, aburrida despus de tres aos, abandon.

A pesar del informe, la ONG levant una cortina de silencio, hasta que el escndalo estall definitivamente, en 2018. En ese momento, la ONG, en un intento de salvar la cara, ofreci la dimisin de la directora adjunta, Penny Lawrerence, pero no as la del resto de la cpula directiva.

Todo ha quedado en unas cuantas disculpas, se ha entonado el mea culpa y se ha intentado dar carpetazo al asunto. Es ms, para hacer la cuestin ms rocambolesca, el organizador de las fiestas con prostitutas en Hait, Roland van Hauwermeiren, pact su salida y encontr empleo en otra ONG (Accin contra el hambre), que le envi a Bangladesh. Este personaje, antiguo soldado belga, haba trabajado con anterioridad en Liberia para la organizacin MERLIN, organizacin absorbida por Save the Children. En 2004, envuelto en una nube de acusaciones y sospechas sobre su vida sexual abandon el pas y fich, a pesar de su currculum, por Oxfam. En 2006, fue contratado como director general de la agencia en Chad, Congo y Hait, de donde, como hemos dicho, tuvo que dimitir tras reconocer que reciba a prostitutas en su residencia.

El diario The Times recogi las declaraciones de algunos trabajadores de Oxfam que narraban cmo se haban convertido algunas casas alquiladas en prostbulos, donde incluso haba nias con camisetas de Oxfam corriendo semidesnudas. Siempre es igual. Hombres, normalmente blancos y occidentales, que se aprovechan de su posicin de poder para cometer abusos. Otros les protegen, restan importancia a esa conducta o, si lo anterior no es suficiente, encubren lo sucedido. Las ONG, no son inmunes a ese mecanismo de control que garantiza la impunidad e incluso puede llegar a castigar o ignorar a los que se atreven a denunciarla. De hecho, es tal la importancia de esta ONG para los propios gobiernos, en este caso el ingls, que este no ha tomado medidas especficas.

La investigadora de los escndalos, Helen Evans, comunic sus conclusiones a la Charity Commision (organismo pblico que fiscaliza a las ONG y organizaciones benficas) y al Ministerio de Cooperacin a travs de un diputado. Sin ningn xito.

La solidaridad es para algunos gobiernos un arma de presin poltica que se utiliza como un vehculo ms para imponer criterios de colonizacin. Por ello estas organizaciones humanitarias son tan valoradas por el stablishment, que hay que preservarlas mientras sean tiles y desecharlas a travs de dossiers verdicos, aunque ocultos a la opinin pblica.

Yugoslavia: Reporteros sin fronteras y Amnista Internacional

En la guerra de Yugoslavia, Reporteros Sin Fronteras y Amnista Internacional (especialmente esta ltima) fueron una de las claves para acusar a Milosevic de genocidio. Su presidenta, Irene Khan, fue acusada internamente de haberse confabulado con la OTAN para hacer la vista gorda de los crmenes cometidos por la aviacin occidental en el bombardeo de Belgrado, o la limpieza tnica llevada a cabo por los grupos terroristas de la UCK (Independistas kosovares) contra los serbios.

Hace algo ms de un ao, el Tribunal Internacional de la Haya para los Crmenes en la Antigua Yugoslavia dict sentencia en el caso Milosevic. Reconociendo en un informe de 3.000 pginas que el poltico yugoslavo no solo no era responsable de las matanzas que se le atribuyen sino que haba luchado denodadamente por la paz en su pas, Milosevic pas 15 aos en prisin mientras era juzgado, cuando todas las pruebas demostraban su inocencia, y fue asesinado en la crcel de alta seguridad donde estaba prisionero. Meses ms tarde de su muerte se hizo pblica la sentencia que no fue recogida por los medios ms que de forma tangencial. Como estos ejemplos hay decenas.

Reporteros sin Fronteras

Hace tiempo que a RSF se le retiraron los fondos del Consejo Econmico y Social de Naciones Unidas de los que disfrutaba. En julio de 2003, perdi tambin el reconocimiento del Comit de Organizaciones No Gubernamentales y el 11 de marzo de 2008 la UNESCO critic a Reporteros sin Fronteras y retir pblicamente su apoyo a esta organizacin por mentir.

Es, a pesar de esas evidencias, una de las ONG que ms influencia meditica tienen. Su misin oficial es defender la libertad de prensa en el mundo. Precisamente por ser ellos los que difunden y expanden las noticias, stas tienen amplia repercusin social. Se fund en 1985, al calor de las propuestas realizadas por el Banco Mundial (que, como recordaremos, alent la creacin de ONG de diversos tipos y funciones).

Segn las investigaciones del New York Times, RSF es financiada por la propia NED y la Open Society de Georges Soros. Por otra parte, la organizacin, no ha dudado en hacer gala de sus relaciones con el poder. En una entrevista de prensa, su Secretario General en aquel momento explic: Un da tuvimos un problema de dinero. Yo llam al industrial Francois Pinault para que nos ayudara. () Enseguida respondi a mi pedido. Y eso es lo nico que importa porque La ley de la gravedad existe, queridos amigos. Y tambin la ley del dinero.

La organizacin ha llegado a reconocer que una de sus fuentes de financiacin es el propio gobierno de los EEUU a travs de la National Endowment for Democracy. La organizacin lo reivindica: Efectivamente, recibimos dinero de la NED. Y no es ningn problema para nosotros. Otros donantes importantes son la Fundacin Ford y la Open Society Foundation.

Uno de sus objetivos ms importantes es el de mantener una fuerte crtica al gobierno cubano desde su fundacin. Nada extrao, si sabemos que otro de sus financiadores es el Center for a Free Cuba. Su supuesto papel como defensora de la libertad de expresin a nivel internacional ha sido muy cuestionada, sobre todo a partir del caso del periodista Sami Al-Hay, reportero del canal de Al-Yazeera. Este periodista fue detenido y torturado por las tropas norteamericanas y posteriormente enviado a Guantnamo. Liberado sin cargos seis aos despus, la organizacin tard cinco aos en investigar su caso.

Pero el caso de autismo ms grave de la organizacin fue cuando exoner de responsabilidad al ejrcito norteamericano en la muerte, el 15 de enero del 2004, del reportero espaol Jos Couso y su colega Taras Protsyuk, en Bagdad. Otro de los mayores aciertos de la ONG fue la defensa de los terribles bombardeos sobre Bagdad en 2003 cuando, a travs de sus voceros oficiales, afirm: el derrocamiento de la dictadura de Sadam Husein puso trmino a treinta aos de propaganda oficial y ha abierto una era de libertad nueva, llena de esperanzas y de incertidumbres, para los periodistas iraques. Para los medios iraques, decenios de privacin total de libertad de prensa, llegaron a su fin con el bombardeo del ministerio de Informacin, el 9 de abril en Bagdad. Igualmente, Robert Mnard, su secretario general en aquel momento acab legitimando el uso de la tortura.

RSF apoy el golpe de estado contra el presidente Arstide, en Hait, organizado por los servicios secretos franceses y estadounidenses con el argumento: La libertad de prensa recuperada: una esperanza a mantener. Tambin se posicion a favor de los golpistas que intentaron derrocar al presidente Hugo Chvez.

Mdicos sin fronteras

Fue fundada en Francia en 1971, aunque, curiosamente, tiene su sede central en Suiza. Esta organizacin ha sido acusada siempre de estar al servicio de la Direccin General de Seguridad Exterior (espionaje francs o DGS). Fue su propio fundador, Bernard Kouchner, quien afirm que las ONG francesas que l conoca trabajaban para el gobierno pasndole informacin.

Mdicos sin Fronteras (MSF) es la entidad, desde el punto meditico, que mejor representa la ayuda de emergencia. Permanentemente, se asocia su imagen a la catstrofe aunque de forma extremadamente simple. La nica esperanza la proporciona esa ONG que acaba patrimonializando la tica del compromiso al presentarse como los modernos hroes de la compasin. Sobre sus campaas se puede leer Ms de 50 millones de refugiados en todo el mundo lo han perdido todo huyendo de la guerra, la pobreza o la enfermedad. Nosotros les proporcionamos atencin mdica, vacunacin, formacin del personal local, nutricin, suministro de agua potable, saneamiento ambiental, etc.

Su campaa contra el gobierno sirio, basada en informaciones falsas (ataques con gases qumicos en Ghouta oriental o en Alepo, cuando proclamaba la destruccin del ltimo hospital.) y el apoyo proporcionado a las fuerzas de la oposicin al gobierno sirio cuando la ONG actu en las zonas ocupadas por los yhidadistas, le han restado credibilidad, as como los casos de abusos sexuales reconocidos en su proyecto en Hait, explotacin laboral etc En algunas zonas en conflicto, como en la guerra en Ucrania y el Dombass, se la conoce como el Batalln Mdico de la OTAN o Mercenarios Sin Fronteras.

En la guerra de Siria, la nica zona donde interviene actualmente esta organizacin es en la controlada por los yihadistas de al-Qaida. En una entrevista para NPR, el director ejecutivo de Mdicos sin fronteras en Canad, Stephen Cornish, reconoce que trataban a los combatientes de al-Qaida en la zona de Idlib, donde actualmente se libran duros combates.

Entre sus financiadores estn empresas tan conocidas como: Goldman Sachs, Wells Fargo, Citigroup, Google, Microsoft, Bloomberg e infinidad de entidades corporativo-financieras, algunas de ellas ligadas a la industria militar norteamericana, aunque tericamente no pueden aceptar fondos de empresas que obtienen ingresos del tabaco, alcohol, armas, productos farmacuticos, minera, petrleo, gas o industrias extractivas. Es la fundacin Rockefeller la que ha financiado durante aos, de forma muy generosa, a esta ONG en Norteamrica.

Siria: Adam Smith International, Integrity Global, Tamkeen y los Cascos Blancos

Muchas ONG, como hemos visto, nacen al calor de los conflictos y las guerras. La guerra en Siria no es una excepcin. El gobierno britnico dispone de un Fondo de Estabilizacin y Seguridad (Conflict Stability and Security Fund, CSSF). Su objeto terico era, entre otros, ayudar a la estabilizacin de la sociedad siria. ste financia tres ONG que han sido profundamente cuestionadas por el propio Parlamento ingls, en especial por el partido laborista: Adam Smith International, Integrity Global y Tamkeen.

Lord Ahmad of Wimbledon, a la sazn secretario de Estado, reconoci ante la Comisin de Relaciones Exteriores de la Cmara de los Comunes que el CSSF dedic a los grupos que apoya en Siria 66 millones de libras esterlinas en 2015-2016, 64 millones en 2016-2017 y que les ha asignado 69 millones para el ao fiscal 2017-2018. Parte de ese dinero fue entregado a los denominados White Helmets, Cascos Blancos, (otro grupo tambin supuestamente sirio, organizado por el MI6 britnico) que afirman hacer labores de defensa civil pero que se dedican, en realidad, a la propaganda contra la Repblica rabe Siria. Es una cortina de humo que oculta el apoyo del gobierno de Reino Unido a los grupos terroristas en la guerra siria a travs de las supuestas organizaciones humanitarias.

El espacio Panorama de la BBC desvel que la Adam Smith International (ASI), ONG catalogada como humanitaria, formaba policas en las zonas liberadas, es decir bajo control de los yihadistas de al-Qaeda.

Otra ONG muy significada en los ltimos tiempos ha sido el llamado Observatorio de los Derechos Humanos sobre Siria (OSDH). Lo compone una sola persona, llamada Osama Ali Suleiman, sin contactos en el interior de Siria, que vive en Coventry (muy cerca de Londres) y se sostiene gracias al presupuesto del Ministerio de Asuntos Exteriores ingls y, al parecer, de los fondos proporcionados por el M16 (servicios secretos). La conexin del personaje con su pas es cuando menos curiosa puesto que hace ms de 18 aos que no pisa suelo sirio, donde haba sido encarcelado tres veces por desfalco y delitos financieros, huyendo posteriormente a Reino Unido en el 2000.

Los Cascos Blancos

Como hemos dicho los Cascos Blancos es otra ONG muy reconocida tras la guerra siria. Su presupuesto en 2015 super los 50M. Fue fundada por un mercenario llamado James Le Mesurier que haba trabajado en operaciones especiales para la OTAN en Bosnia, Kosovo, Irak, Lbano, Palestina

Los White Helmets slo actan en las zonas ocupadas por los yihadistas sirios. En mltiples ocasiones, se les ha visto empuando armas de guerra y participando en combates contra el gobierno o recogiendo los cadveres de los asesinados por los yihadistas para fotografiarse despus con el casco y el chaleco de la ONG.

Los Cascos Blancos son el resultado de la industria de la propaganda sin nimo de lucro. Una de sus puestas en escena ms sobresalientes fue la trgica pera que se organiz en torno al nio Omran, rescatado en un bombardeo en Alepo y cuyas imgenes en el interior de una novsima ambulancia, dieron la vuelta al mundo.

A modo de conclusiones

En realidad, las ONGD son agentes muy importantes en la globalizacin. Son parte, sujeto y objeto del proceso y han adquirido una enorme influencia social. Es una verdad de Perogrullo decir que una parte importante de la sociedad activa de hoy en da se organiza en torno a estas organizaciones para incidir en lo social. Y no es menos cierto que, frente a un voluntarismo naif y apoltico o a la solidaridad de cheque, una parte de esa misma sociedad activa de hoy, en ocasiones muy joven, no conoce otra forma de organizacin social para incidir y cambiar las cosas.

Existe, pues, un potencial social encerrado. Hay mucha gente de buena voluntad que est haciendo cosas muy interesantes que se ha de potenciar, al igual que se ha de denunciar la manipulacin meditica en torno al "oenegedismo naif que se intenta inculcar.

La desesperacin de tantos nos afecta. Cada vez ms, las oleadas de desplazados por las guerras y las crisis ecolgicas llaman a nuestra puerta. Cada vez con mayor frecuencia, las fundaciones y las ONG ejercen, en detrimento de los Estados, un mayor liderazgo social. Si, por un lado, realizan campaas en contra del hambre y la desnutricin en el Tercer Mundo, sus donantes y financiadores son los beneficiarios de esas industrias contaminantes. Mientras claman contra la explotacin laboral, los conglomerados industriales que financian a las fundaciones y ONG son las responsables directas de esa sobreexplotacin laboral. Mientras proclaman la paz, algunas fundaciones y ONG alimentan a los grupos terroristas en Libia, Siria o Yemen.

Hoy, la antigua guerra colonial se disfraza de Intervencin humanitaria. Fundaciones que predican la democracia como forma de gobierno ideal, incitan la creacin de grupos xenfobos en un intento de acallar el malestar social que promueve el neoliberalismo. El espacio poltico, ganado por el miedo a los extraos es ocupado por la intransigencia. Se alzan muros y se tienden alambradas. La sociedad occidental hace dejacin de sus responsabilidades, prefiere la solucin propuesta por el sistema, el bolo humanitario sustituye a la implicacin poltica. El "oenegedeismo" se convierte en un lenitivo que no cura pero adormece las conciencias.

Notas

1 Chug-jang, J; Grabel, I. Reivindicar el desarrollo. Un manual de poltica econmica alternativa. Edit. Intermon-Oxfam. Barcelona 2006.

2 Esta concepcin ha sido desarrollada por varios autores, entre ellos Samir Amin y David Harvey al que se atribuye su paternidad.

3 http://documents.worldbank.org/curated/en/344581468740713911/pdf/WDP4010SPANISH.pdf

4 http://www.srf.org/programs/international-security-foreign-policy/

5 http://www.bradleyfdn.org/

Fuente: https://www.cronicapopular.es/2019/11/las-ongs-mano-ejecutora-del-filantrocapitalismo/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter