Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-11-2019

Invadamos Mxico!

Fred Reed
The Unz Review

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Supongo que a estas alturas todo el mundo ha odo hablar de la oferta de Trump de enviar al ejrcito estadounidense a "hacer la guerra a los crteles de la droga y limpiarlos de la faz de la tierra", mientras afirma que se puede hacer "de manera rpida y efectiva".

Trump lo expres como una oferta de ayuda, no como una amenaza de invasin, lo cual es tranquilizador. AMLO, el presidente de Mxico, sabiamente rechaz la oferta.

Si bien el presidente parece haber hecho la oferta de buena fe, tiene poca idea de Mxico, del ejrcito o los crteles. El ejrcito estadounidense no puede acercarse a borrarlos de la faz de la tierra, mucho menos eficaz y rpidamente. Tal incursin sera un desastre poltico y militar. El presidente necesita leer un poco.

Si AMLO invitara a los estadounidenses a Mxico, sera linchado. Pocos estadounidenses son conscientes de cunto odian a Estados Unidos en Amrica Latina y, en realidad, en la mayor parte del mundo. No saben de la larga serie de intervenciones militares, dictadores brutales impuestos y sostenidos y de su rapia econmica. Somoza, Pinochet, la guerra mexicano-estadounidense, el desprendimiento de Panam de Colombia, el bombardeo de Veracruz, la incursin de Patton, la lista podra ocupar pginas. El pblico mexicano considerara a las tropas estadounidenses no como salvadores sino como invasores. Lo que en verdad seran.

La incursin no derrotara a los crteles, por varias razones sobre las que Trump hara bien en reflexionar. Para empezar, Estados Unidos comienza sus guerras sobrestimando sus propios poderes, subestimando al enemigo y malinterpretando el tipo de guerra en la que se est embarcando. Esto es exactamente lo que Trump parece estar haciendo.

Probablemente piense que los mexicanos son solo jardineros y violadores y nosotros tenemos todas estas armas avanzadas hermosas y bonitos drones y cosas con luces parpadeantes. Una manada de violadores armados con paletas de jardn no sera difcil de derrotar por los Estados Unidos. Quiero decir, ponte serio, traficantes de droga contra los marines? Pan comido.

Ya sabes, como Camboya, Vietnam, Laos, Afganistn, Irak y Siria. Pan comido. Pensemos qu implicara una expedicin contra los narcos, a qu se enfrentara.

Para empezar, Mxico es un pas enorme de 127 millones de almas con los narcos repartidos de manera desigual. No se puede vigilar una nacin de ese tamao con una fuerza pequea ni tampoco con una fuerza grande. Un milln (absurdo) de soldados estara muy por debajo del uno por ciento de la poblacin. El xito sera imposible incluso si esa poblacin te ayudara. Que no lo hara.

Existen otros problemas Muchos.

Consideremos el terreno. El terreno es en el que luchan los militares. Comience con la Sierra Madre, una cadena montaosa brutalmente inhspita en el noroeste de Mxico, de donde provienen muchos de los narcos (Sinaloa est al lado). La vegetacin es densa, laderas empinadas, la comunicacin solo por senderos estrechos que los nativos conocen tanto como usted el camino de su bao. Nadie ms los conoce. La infantera estadounidense estara indefensa aqu. Los narcos se encontraran solo cuando ellos eligieran ser encontrados, lo que no sera en los momentos oportunos.

La Sierra Madre occidental, hogar de muchos de los narcotraficantes. He caminado por esas montaas, o lo he intentado. Es imposible para la infantera, peor para los blindados, y los aviones no pueden ver a travs de los rboles.

Los indios tarahumaras viven en la Sierra Madre. Frecuentan los senderos, a veces en grupos, y llevan cosas que no son identificables desde el aire. Frustradas, las fuerzas estadounidenses haran lo que siempre hacen: comenzar a bombardear o lanzar fuego infernal desde aviones no tripulados sobre lo que ellos piensan que son o podran ser narcos. Con frecuencia mataran a inocentes que no tenan nada que ver con las drogas. Esto no molestara a los militares, ciertamente tampoco a los operadores de drones remotos en Colorado o en otros lugares. Se les paga de todos modos. Los indios que acababan de convertir a sus familias en proyectos cientficos no podran hacer nada al respecto.

Bueno, nada ms que unirse a los narcos en algo que podra llamarse un "multiplicador de fuerza".