Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-11-2019

Todo se consigue en la calle

Angel Cappa
Rebelin


No hay un solo derecho laboral o social en el mundo entero que no se haya logrado con luchas callejeras. Las clases trabajadoras han tenido que arrebatar a sus opresores de turno, con sufrimientos, crceles y humillaciones cada palmo de su avance hacia una vida digna.

Argentina no ha sido ni es una excepcin. Por eso el pedido de Alberto Fernndez a que las organizaciones sociales y laborales combativas que continan exigiendo lo que les corresponde, dejen de manifestarse en las calles de todo el pas, no fue ni siquiera odo.

Lo cierto es que esos mismos sectores populares votaron con alguna esperanza al nuevo gobierno que asumir el 10 de diciembre.

Recordemos una vez ms cul es la realidad detrs de la esperanza:

Cristina Fernndez cree que en el consumo reside la libertad, por eso se declara capitalista y tiene como objetivo un capitalismo serio (segn sus propias palabras). A pesar de lo absurdo de ese pensamiento y hasta inocente, no es descabellado si lo recibe gente que no puede consumir ni el pan nuestro de cada da.

Alberto Fernndez, en otros tiempos respaldo poltico del economista ultra liberal Domingo Cavallo, es ahora por esa capacidad camalenica de los triunfadores, no solo el as de espadas de CF a quien no hace mucho criticaba con tanta severidad, o ms, que la oligarqua anti peronista, sino tambin el valedor de una economa social que reponga algo de lo mucho que le robaron a los trabajadores y clases medias.

Felipe Sol y Sergio Massa, saltando de partido a partido, de ideologa a ideologa (inclusive comulgando en ocasiones con el macrismo), como si fueran piedras en un ro, cosa de no salpicarse nunca con el agua del compromiso duradero, y procurando ms bien quedar siempre limpios de culpa y cargo para estar dispuestos al mejor postor, son los otros hombres fuertes de la nueva esperanza blanca argentina.

De modo que hay que ser tozudamente, irremediablemente, optimista para confiar en que el nuevo gobierno que vendr, solucione los problemas de supervivencia que actualmente tiene la mayora del pueblo argentino.

En todo caso confiemos en un tal vez, en que todo es posible, en quien te dice, etc. o aceptemos la esperanza como vlida, como punto de partida y sigamos.

Muerto el perro se acab la rabia?

Macri no fue, ni es, otra cosa que una marioneta al servicio del neoliberalismo imperante no solo en Amrica Latina, sino en casi todo el mundo, salvo honrosas excepciones. Es decir, lo importante no es solo echar a Macri, aunque si era lo urgente, sino y sobre todo, superar esa dependencia al capitalismo globalizado, esa sumisin al poder econmico mundial representado por las multinacionales y el Fondo Monetario, que es la causa principal de casi todos los males y padecimientos populares.

Segn Alberto Fernndez, Donald Trump despus de felicitarlo por su triunfo en las urnas, dijo que lo ayudar a mejorar la situacin, y los dirigentes del FMI aseguraron que harn todo lo posible para que Argentina se recupere econmicamente.

Sabemos que es ms fcil creer que los reyes magos son Melchor, Gaspar y Baltazar, que confiar en que Trump y el FMI nos regalarn el bienestar que merecemos despus de quitarnos con mucho cuidado, para no lastimarnos, la soga que nos pusieron en el cuello.

Pongamos los zapatitos por las dudas, pero mientras tanto sera conveniente diversificar la apuesta.

Solo el pueblo salvar al pueblo

As como en otras y mltiples ocasiones el pueblo argentino modific una realidad que le era adversa, saliendo a las calles masivamente y poniendo en aprietos a polticos que decan representarlo (alguno de los cuales tuvo que huir precipitadamente en helicptero), no veo por qu a pesar de las nuevas promesas tipo sganme, no los voy a defraudar, ahora habr que resignar tan saludable costumbre.

Hay muchas experiencias compartidas por los trabajadores (y hasta por las clases medias cuando el corralito) como para confiar exclusivamente en otros salvadores de la patria.

Aun cuando el gobierno que asumir en diciembre tenga la bondadosa intencin de no defraudarnos, el pueblo en la calle le servira de apoyo. No es lo mismo, por poner un ejemplo, convencer a los empresarios (habituados a hacer lo que les parece caiga quien caiga) de que no es bueno ahogar a la gente, sin la gente detrs, que con la gente exigindolo en todas las plazas del pas.

Actualmente el pueblo chileno es un ejemplo de dignidad. A pesar de la sangrienta represin del gobierno de Piera se mantiene en su rebelin con una firmeza conmovedora. Igual que los indgenas en Ecuador, histricamente ninguneados, puestos de pie para dejar de ser invisibles. Cuando la democracia es un engao los pueblos saben el modo de ser protagonistas de su historia.

Si esta no es la izquierda, la izquierda dnde est?

Que el kirchnerismo no es la izquierda es un hecho aceptado por el mismo Nstor Kirchner en su momento. Y por Cristina Fernndez actualmente. El peronismo tampoco lo fue, si es que entendemos por izquierda la bsqueda de una sociedad socialista, o al menos anticapitalista. Esa estrofa de la marcha peronista que dice combatiendo al capital, no es ms que una especie de adorno, como un regalo que recibimos y no sabemos para qu sirve ni dnde ponerlo.

Entonces es lcito preguntarse dnde est la izquierda?

Si buscamos en la historia encontramos en las ciudades y en el campo a jvenes anarquistas, trotkistas y comunistas, tan voluntariosos y heroicos como incomprendidos por la incipiente clase trabajadora argentina. Tan arriesgados y convencidos como ajenos a la problemtica cotidiana de los proletarios autctonos. Tan llenos de ilusiones libertarias como conmovedoramente solos.

Despus el peronismo congreg a la mayora de las clases oprimidas que vivieron una fiesta de justicia y accedieron a derechos que ni soaban, aunque les pertenecieran. Entre el lder y los descamisados se teji un lazo con tanta fuerza que alcanza todava para que cualquiera que tome esa bandera sea seguido por multitudes. El peronismo se inund de falsos perones y el movimiento perdi significado. Solo queda el nombre, la memoria colectiva y el recuerdo vivo de Evita, que si apunt a una sociedad sin opresores ni oprimidos.

En esos aos la izquierda desorientada no solo no entendi el movimiento, sino que hasta milit en su contra, lo que supuso la antipata de las mayoras que an persiste. O acaso la indiferencia, que es peor

Sin embargo algunos de sus militantes, como John W.Cooke, Ongaro, Ortega Pea, Rodolfo Walsh, Rofolfo Puigros, intentaron desde adentro darle un rumbo revolucionario, acompaando a la clase obrera, aunque promoviendo siempre una conciencia crtica para la construccin de una patria socialista.

Actualmente la izquierda radical y anti capitalista, repleta de razones y anlisis que parte de la realidad argentina y latinoamericana, no logr sin embargo ser parte de las preferencias obreras y marginales y no pudo superar su marginalidad en las urnas.

Es posible que sea el momento de dejar el combate contra el gobierno electo, sin resignar la crtica, para sumarse a la aceptacin de lo menos malo y desde all, con el pueblo en la calle siempre, ir poco a poco sumando adhesiones para exigir los cambios necesarios.

No s dnde lo le pero es una gran verdad: los tiempos de los pueblos son generalmente ms lentos que la urgencia de los militantes.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter