Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-11-2019

El neoliberalismo los cra y la Biblia los junta

Rafael Villegas
Rebelin


El pueblo boliviano vive hoy una tragedia y Amrica Latina est en grave peligro.

Cuando uno se pregunta porque los nacionalismos religiosos tiene tanto xito, debemos recordar que estos responden a una constante: todos los imperialismos se apuntalan desde una justificacin religiosa de supremaca blanca. As ocurri con la conquista de Amrica, el colonialismo en Sudfrica y en Palestina hasta el da de hoy. Todos ellos con la biblia en la mano y el supuesto aval de dios para destruir y conquistar. "Llenad la tierra, y sojuzgadla, y dominad sobre los peces del mar, y sobre las aves del aire, y sobre todas las bestias que se mueven sobre la tierra" (Gnesis 1:28). Tal es el mandato bblico que los insufla de odio y persecucin.

Queda en evidencia que -por detrs de los intereses que el imperialismo y las elites dominantes tienen en la conquista sobre los recursos naturales- se observa un profundo sustrato religioso que hace alianza con todo un sistema de smbolos que sostienen el aparato cultural del libre mercado. Marx no se haba equivocado. Defini certeramente al capitalismo como un sistema lleno de presupuestos religiosos que podemos encontrarlos en la nebulosa de la teologa.

Fernando Camacho, el Pastor Chi Hyun Chung, Jair Bolsonaro y el mismo Trump (ungido por el pastor Robert Jeffress, para comandar una cruzada mundial!) son la expresin de un tipo de subjetividad que asoma por arriba pero que se viene vertebrando desde hace dcadas en las entraas de la regin. Tiene que ver con el pensamiento mgico y la religin. Es el chasis que sostiene la locomotora del capitalismo en su actual modelo neoliberal.

La ilusin del progreso infinito, la utopa de la felicidad privada no tienen apoyo ms que en premisas teolgicas que operan como el fuselaje invisible de la poltica.

Estos profetas de la muerte no son una saliencia disruptiva del sistema, sino que guardan coherencia con un modo de produccin de sujetos. No es una anomala, sino la consumacin de un largo periodo de siembra subterrnea y capilar sobre las ilusiones religiosas que respaldan a la economa del libre mercado: El consumismo y salvacin personal.

Tenemos que pensar seriamente como hemos de dar la batalla cultural en estos tiempos tan oscuros. Si es que todava existe un cristianismo liberador, es evidente que no es el Cristo travestido con el que se sienten representados los poderosos y las elites de este mundo. El cristianismo del campesino Jess, oprimido junto a su pueblo por la meritocracia Romana es de otra naturaleza. Est presente en el dolor y la resistencia de los pueblos que claman por liberacin y justicia, en toda practica que religa al pueblo en torno a la justicia social, la armona con la naturaleza y el amor comunitario. Como la Pachamama. De all que el cristianismo jams pretendi ser la religin del libro, ni de ningn fundamentalismo, sino la religin del prjimo, del amor, del compartir.

Gracias Presidente y hermano Evo por marcarnos el camino, por ensearnos el evangelio del amor al prjimo, la hermandad, la justicia social y por desenmascarar a los eternos crucificadores!!. T has sembrado en tierra frtil y pronto, muy pronto volver a flamear la hermosa Whipala!!

Rafael Villegas es psiclogo y miembro del colectivo Teologa de la liberacin Pichi Meisegeier

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter