Portada :: Bolivia :: Golpe de Estado en Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-11-2019

Bolivia ante su condicin: clasismo, racismo y golpe

Oscar Soto
Rebelin


Cuando Eduardo Galeano graficaba la colonizacin de forma sencilla no por ello simplona-, deca: "Vinieron. Ellos tenan la Biblia y nosotros tenamos la tierra. Y nos dijeron: 'Cierren los ojos y recen'. Y cuando abrimos los ojos, ellos tenan la tierra y nosotros tenamos la Biblia". En la constelacin de la dominacin indgena y el despojo latinoamericano se enuncian la poltica y la religin. La poltica como instrumento de coercin y la religin como forma de domesticacin. No es muy difcil identificar el saldo de ese ejercicio poltico-religioso: pueblos indgenas silenciados (es ms justo decir masacrados) y cosmovisiones ultrajadas.

Finalmente, luego de infinidad de intentos, se concreta por estas horas un obsceno y perverso Golpe de Estado sobre una de las revoluciones culturales y sociopolticas ms virtuosas en la historia del capitalismo perifrico reciente. La osada del MAS (Movimiento al Socialismo), como un emergente poltico de la resistencia campesina-indgena en Bolivia, es mucho ms trascendente que lo que nuestros registros democrticos pueden apuntar: el proceso de irrupcin popular en Bolivia expresa una impugnacin al ejercicio poltico de las clases dominantes, por un lado; y el reconocimiento de espiritualidades hegemonizadas, por otro.

Las razones del Golpe

Tal como lo demuestra su originalidad de lucha, el gobierno de Evo consolida un bloque de poder subalterno en ejercicio de funciones estatales. La nacionalizacin de los hidrocarburos y la convocatoria de una Asamblea Constituyente, o la finalizacin de los negocios que le representaban a Bolivia una sangra econmica histrica y la soberana energtica y poltica sobre los recursos propios del territorio andino, explican los motivos de la empresa fascista por estos das. No en vano, Luis Fernando Camacho y su familia (parte de la oligarqua monoplica boliviana, afectada por las medidas de Evo que consagraron el acceso a los servicios de gas y energa como un derecho social gestionado por el Estado) lideran este proceso de desestabilizacin.

Otra de las causales de este momento fundante del epicentro racista y de clase en Bolivia, remite a una vieja querella: el cristianismo dominador occidental, como sustento religioso del imperio, no pierde productividad cuando de construir hegemona se trata. La irrupcin de un indio-militante en el gobierno de un pas que pas de ser el ms pobre de Nuestra America, a constituirse en uno de los que mejores resultados econmicos y sociales exhibe (en un contexto regional que es una lgrima), ha implicado que la anquilosada religin del imperio deje de ser oficial y que la mstica de la pachamama tambin recorra los palacios oficiales de Bolivia. Lo de Evo en el poder es tambin una cuestin ancestral que, solo para empezar, merece una matemtica de 500 aos.

Los dos componentes que repelen la revolucin boliviana se llaman clasismo y racismo. Ambos expresan una forma de poltica y religin contrapuestas. El clasismo de esos sectores econmicos corporativos acta el mejor libreto de Trump y se animan con los Bolsonaro y los Macri en la regin, en una Bolivia rica en litio y recursos naturales. Y el racismo antiindgena histrico, que fund parte de los territorios latinoamericanos negando y quemando los colores infinitos del rastro aborigen (no por nada hoy se incinera la whipala como gesto de revancha).

Walter Benjamin sola decir que ni los muertos estarn seguros ante el enemigo si ste vencey es ese enemigo que no ha cesado de vencer. Lo que ahora le espera al pueblo pobre boliviano, a Evo Morales, a lvaro Garca Linera, a las organizaciones campesinas, sindicales y movimientos sociales, no es ver vencer a los viejos enemigos de Nuestra America, sino rearmar con paciencia esa veterana esperanza que camina por Amrica Latina.

Oscar Soto. Politlogo. Facultad de Ciencias Polticas-UNCuyo / CEFIC-Tierra (UST-Movimiento Nacional Campesino Indgena)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter