Portada :: Bolivia :: Golpe de Estado en Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-11-2019

Se desata la furia popular
El pueblo boliviano rechaza el golpe de Estado

Eduardo Paz Rada
Rebelin


El intento de regularizar el golpe de estado en Bolivia por parte de los jerarcas militares con los representantes de la derecha oligrquica, apadrinados por Donald Trump y sus operadores regionales establecidos en Miami y el Departamento de Estado, ha desatado la furia popular en las calles y caminos de todo el pas, particularmente en el eje troncal de La Paz, El Alto, Norte Potos, Cochabamba y Santa Cruz, defendiendo la democracia y poniendo el jaque a militares, policas y a la Guaid boliviana escogida como ficha para aparecer como presidenta.

A la bronca por el golpe dado a Evo Morales el pasado 10 de noviembre, quien deba terminar su mandato el 22 de enero prximo, ahora se ha sumado el malestar y protesta por los actos de grupos policiales y polticos conservadores de haber quemado y pisoteado la whipala, emblemtica bandera de la identidad indgena elevada a smbolo nacional de la patria. Este hecho trajo a la memoria las declaraciones de Jeanine Guaid Aez que manifest su rechazo a la whipala despus que la Asamblea Constituyente de 2009 la convirti en smbolo.

La lucha popular se expresa en decenas de miles de obreros, campesinos, comerciantes, informales, indgenas, villeros y vecinos, hombres y mujeres por igual, junto a ancianos y nios, y se ha cobrado la vida de al menos seis personas sin que los medios de comunicacin controlados y manipulados den la informacin. Inclusive en la regin de Yapacani (camino de Cochabamba a Santa Cruz) los militares han preparado trincheras de guerra para intentar frenar a los colonizadores de la regin.

Hasta ahora el pueblo de la ciudad de El Alto, bastin de la rebelin popular de octubre de 2003 que tir abajo a los gobiernos neoliberales y a sus partidos, nuevamente se ha convertido en la vanguardia de lucha movilizando a las masas mas excluidas y marginadas, las que en los ltimos tres das se han desplegado hacia el centro de la ciudad de La Paz y asedian los palacios ejecutivo y legislativo. A su vez, los campesinos han iniciado el cerco a las ciudades principales restringiendo el comercio de productos bsicos de consumo y cerrando totalmente la circulacin de vehculos en las carreteras.

Se moviliza todo el pas

En el Norte de Potos, Unca y Llallagua, donde confluyen los ayllus o comunidades ancestrales con los trabajadores mineros, el control territorial ha obligado al repliegue de los efectivos policiales y militares, mientras que en las ciudades principales han sido incendiadas ms de una decena de cuarteles policiales porque el movimiento popular considera que sectores policiales han traicionado al pueblo y a la democracia con su motn del sbado pasado.

En el sur de Cochabamba los barrios populares han desarrollado masivas manifestaciones que fueron reprimidas por las fuerzas conjuntas de policas y militares, aunque sectores militares se negaron a tomar medidas y protegieron a los manifestantes en el cuartel cercano a la Tamborada, acto parecido se produjo en Oruro, donde los soldados se negaban a salir afirmando que no pueden atacar a su pueblo porque ellos vienen del mismo. El segundo de los dirigentes cocaleros de la regin del Chapare, Andrnico Rodriguez, convoc a una movilizacin nacional y ha anunciado que la movilizacin de los cocaleros ser total controlando un territorio que articula el oriente y el occidente del pas.

Esto ha generado bloqueos en Parotani, carretera que vincula a Cochabamba con La Paz y Oruro, y en la regin el altiplano andino, por una parte, y la realizacin de manifestaciones en Montero, cerca a la ciudad de Santa Cruz, y en la ciudad de Cochabamba, al centro del pas, por otra.

Evolucin de la escalada

El golpe en cascada o bola de nieve estuvo orientado por el dirigente del Comit Cvico de Santa Cruz, Fernando Camacho, quien impuls concentraciones masivas en la Plaza del Cristo en esa ciudad, rechazando los resultados electorales del 20 de octubre calificados de fraudulentos y pidi la renuncia del presidente Evo Morales. Su accin fue acompaada tambin con bloqueos urbanos y manifestaciones masivas de los sectores medios y acomodados, principalmente, en varias ciudades del pas, las que fueron amplindose hasta culminar con el motn policial en Cochabamba el sbado 9 de noviembre. Inclusive se incendiaron los edificios de varios Tribunales Departamentales Electorales y de Gobernadores y Alcaldes del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Al da siguiente Camacho ingres al Palacio de Gobierno en la Plaza Murillo donde dej una biblia, una bandera y una carta (borrador de renuncia del presidente) y poco despus el Alto Mando Militar pidi la renuncia del presidente consolidando el golpe de estado a pesar del pedido de Morales de realizar un dialogo nacional. El discurso de Camacho se caracteriza por el anticomunismo, la exacerbacin cristiana, la crtica a la dictadura de Morales y la restitucin de la democracia en el pas. No dej de hacerse la analoga de la colonizacin espaola con la cruz y la espada sobre los indgenas.

Los parlamentarios conservadores, una minora tanto en la Cmara de Diputados como en la de Senadores, vulnerando la Constitucin y las leyes, impulsaron a que la senadora Jeanine Aez se autoproclamara presidenta del Estado en una reunin sin qurum de parlamentarios, tomando el Palacio de Gobierno y acelerando la posesin de un nuevo Alto Mando Militar y convocando a la pacificacin nacional ante la violencia que se generaliza en el pas. Esta situacin ha sido respondida con una reunin paralela y mayoritaria de senadores y diputados masistas desconociendo las decisiones ilegales y abriendo una situacin de alta incertidumbre.

Mientras el presidente de Mxico, Andrs Manuel Lopez Obrador junto al electo presidente de Argentina, Alberto Fernandez, conseguan con grandes dificultades que Evo Morales viaje y se asile en la capital mexicana y reivindicaban la integracin soberana y solidaria de Amrica Latina y el Caribe, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, festejaba la salida de Morales. De hecho, en Bolivia tambalea el golpe de estado.

Eduardo Paz Rada. Socilogo boliviano y docente de la UMSA. Escribe en publicaciones de Bolivia y Amrica Latina.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter