Portada :: Bolivia :: Golpe de Estado en Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-11-2019

Bolivia, golpe de Estado y la irresuelta guerra entre la Biblia y la Wiphala

Ollantay Itzamn
Rebelin


El reciente golpe de Estado que defenestr al Presidente constitucional del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, a simple vista, es una disputa poltica resuelta por la va de la fuerza, entre blancos (Camacho y Mesa) y aborgenes (Evo Morales y los movimientos indgena campesinos). Pero no lo es del todo.

Cuando Camacho y sus seguidores, con toda una ritualidad medieval, sembraron la Biblia (sobre la bandera criolla boliviana) en el centro del viejo Palacio de Gobierno, en la ciudad de La Paz, bajo la arenga religiosa: Bolivia para Cristo, la Pachamama nunca ms volver a entra a este Palacio. Y casi simultneamente otros citadinos mestizos descendieron la Wiphala (bandera quechua aymara) del frontis de dicho edificio y la quemaron pblicamente. Esos actos, adems de otros, evidencian que la guerra irresuelta entre qaras (blancoides) y aborgenes es, ante todo, una contienda cultural simblico.

Si durante la Colonia europea la simbologa poltico cultural de los aborgenes haba sido extirpada casi por completo, mediante mtodos inquisitoriales inimaginables. Sin embargo, dichos smbolos (Wiphala, Chakana, wuakas, apus, etc.) subsistieron bajo las cenizas del dolor colonial, en territorios indgenas no controlados por la Corona.

Durante la Repblica, este conflicto sobre lo simblico cultural se resolvi mediante la tcita coexistencia entre las dos bolivias (la oficial y la clandestina/aborigen). Medianamente cada quien viva bajo su propia simbologa. Despus de todo, algunos indgenas eran bolivianos, pero en los hechos NO eran ciudadanos. Y, la gran mayora, ni eran bolivianos nominales (sin documento de identidad), ni eran ciudadanos bolivianos (no sujetos polticos)

De ese modo, los smbolos polticos oficiales y clandestinos convivieron en el mismo territorio (boliviano) sin encontrarse, ni conflictuarse, entre s, durante la Repblica.

En la creacin del Estado Plurinacional tambin se tuvo que consensuar la simbologa del nuevo Estado. As fue cmo la Wiphala ingres en la Constitucin Poltica como una bandera oficial, junto a la tricolor criolla. Lo mismo ocurri con la Chakana, y las ritualidades constitutivas de las espiritualidades indgenas.

Proceso de cambio y la simbologa boliviana

Durante los 14 aos del proceso de cambio boliviano, bajo un Estado Plurinacional con presencia casi en todo el territorio boliviano, indgenas y mestizos convivieron sin mayor guerra por smbolos polticos, ni identitarios.

Las y los indgenas se sentan representados en la Wiphala que ondeaba junto a la bandera tricolor, y de igual forma los mestizos por lo suyo. De ese modo se pudo hablar de la ciudadana intercultural en la Bolivia plurinacional.

Pero, el fatdico 10 de noviembre reciente, no slo restaur la Biblia prepotente en el Palacio, sino tambin la bandera del Departamento de Santa Cruz, cuyo escudo contiene una Cruz de la cristiandad y una Corona Ducal medieval. Esta prepotencia simblica, ms el descenso y quema de la Wiphala, ms las arengas de la expulsin de la Pachamama del Palacio, dibujan a brocha gorda la intencionalidad poltico cultural de los golpistas.

Destituir a Evo, pero sobre todo la Wiphala

Los golpistas no apostaron, ni apuestan, nicamente a destituir al gobernante indgena, escarmentar con pblicos castigos fsicos a los indgenas insumisos, y restaurar el sistema neoliberal en Bolivia. NO. Ellos van, ante todo, por la restauracin del panten simblico del Estado criollo republicano, y hacer escarnio de la simbologa poltica indgena. Porque all, en esa simbologa est, segn ellos, la esencia de la insubordinacin poltica de los y las indgenas.

En otros trminos, van a destruir lo poco o mucho que se haba avanzado en la construccin del Estado Plurinacional y de la ciudadana intercultural. Para ellos, destruir la bandera indgena, es anular simblicamente los derechos indgenas consignados en las leyes. Y, anular derechos indgenas, es devolver al indgena a la condicin de NO ciudadano, No sujeto.

Pero, estos predadores de indgenas, en sus planes golpistas premeditados, jams previeron las reacciones que podran activar en los indgenas el sacrilegio contra la Wiphala.

Horas despus de aquel sacrilegio, un ejrcito de ponchos rojos (aymaras), flameando centenares de whipalas, descendieron desde la ciudad de El Alto hacia la ciudad cede del Palacio de Gobierno, a trote, rugiendo a todo pulmn: Ahora s, guerra civil. Ahora s, guerra civil. Era un escenario apotesico que hizo llorar, de susto y/o de emocin, a muchos espectadores reales y virtuales. Los entrevistados concluan: la Whipala es nosotros. Si queman la Wiphala, a nosotros nos queman

La Polica Nacional golpista que reprima, hasta ese entonces, a los manifestantes contra el Golpe de Estado tuvo que replegarse y huir. En la ciudad cede del Palacio, las pocas autoridades polticas remanentes del Golpe tuvieron que ser evacuadas. Por unas horas, la sensacin del acabose final se expandi y apoder de las y los citadinos paceos. Hasta que las Fuerzas Armadas golpistas, decretaron Estado de Sitio y en conjunto con la Polica Nacional ocuparon la ciudad bajo aplausos y arengas de gratitud de la citadinidad asustada.

Minutos despus, la golpista Polica Nacional, en un acto protocolar improvisado, volvi a colocar la Wiphala en su lugar. Pidi disculpas pblicas a los indgenas. El golpista Camacho, en mensaje improvisado, intent argumentar su respeto a la simbologa indgena

Nadie sabe a ciencia cierta cual ser el eplogo del caos e incertidumbre poltica actual de Bolivia. Lo nico cierto es que los seguidores/comerciantes del Dios desconocido y de su Biblia son ms miedosos/cobardes que las y los curtidos en las luchas subalternas bajo la sagrada Wiphala.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter