Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Usos y abusos de Hait
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-11-2019

Hait y la crisis sistmica

Cristbal Len Campos
Rebelin


La vuelta de hoja lleva otra vez a la urgencia de reconocer y difundir la extrema situacin que se vive en Hait, meses de protestas y represin, aos de manifestaciones cclicas, siglos de olvido y negacin. Hait es en Amrica la crisis total del sistema capitalista y de la hegemona imperialista de los Estados Unidos, es tambin, la crisis de la humanidad puesta en escena, es un grito cuyo eco no hemos alcanzado a escuchar y comprender por la ocupacin en otros frentes de lucha y tambin por la ponderacin de otras naciones como si fueran ms relevantes, pero en Hait, se ponen de manifiesto no nicamente el real carcter del capitalismo por las condiciones de suprema de explotacin, marginacin, racismo y represin, se evidencia de igual forma, la aguda urgencia de la conformacin de una alternativa de izquierda que alcance a aglutinar la esperanza en un slo camino para dar salida a esta situacin, las alianzas temporales que suelen presentarse en coyunturas particulares, en muchas ocasiones as como surgen se diluyen, dejando debilitado al movimiento o la implementacin de las demandas, la insurreccin tiene a los barrios populares organizndose, tomando las calles, montando barricadas, organizando marchas e incluso milicias, el pueblo est discutiendo las estrategias posibles para desafiar al rgimen de Jovenel Mose, presidente repudiado y cuya salida encabeza las demanda social. Los obreros, campesinos, estudiantes y dems sectores no han cesado en la resistencia, la profundidad de las heridas es equivalente al deseo de cambio y a la generacin de conciencia proletaria que poco a poco va tomando mayor forma en el pas caribeo.

El actual ciclo de protestas comenz el mes de julio de 2018, cuando el presidente, Jovenel Mose, aument el costo de los productos petroleros siguiendo las indicaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), el descontento se increment al vincularse al presidente con actos de corrupcin al malversar fondos por ms de dos mil millones de dlares provenientes del programa Petrocaribe y por el consecuente desabasto de combustible causado por la crisis arrastrada. Altos precios, sub-ejecuciones, contratos yuxtapuestos, obras fantasmas, liquidacin precoz de fondos, evasin fiscal, nepotismo y otras acusaciones caen sobre el gobierno, temas de los que pases como Mxico saben mucho. Hait presenta movilizaciones recurrentes, la dura realidad muestra el alza de la pobreza as como de la violencia de Estado, ms de cuarenta personas han sido asesinadas por el terrorismo del poder, cientos encarcelas y torturadas, junto a esto, la ocupacin imperialista y neocolonial que est presente desde aos atrs, impide la generacin de vas alternas democrticas para el pueblo, el manto de silencio que cubre lo referente a Hait, es la cpula de una permanente agresin por varias vas. La inflacin, el desempleo y la precariedad crecen abismalmente con gran rapidez, las fuerzas productivas en lucha resisten para superar la mayor de la crisis y poner abajo al gobierno neoliberal, antipopular, ilegtimo y antidemocrtico, tal y como lo definen los haitianos.

Los sectores sociales en resistencia han firmado un acuerdo poltico para sentar las bases de un gobierno de transicin una vez se logre la renuncia del presidente Jovenel Moise, el pasado 9 de noviembre, se congregaron con la mira comn de salir de una vez y para siempre del pesado lastre que significa cargar sobre las espaldas de los trabajadores y trabajadoras la crisis econmica ms larga de la historia latinoamericana, sin embargo, el presidente como es comn, se aferra al poder y agudiza la represin, actitud compartida por ejemplo, con Sebastin Piera, presidente de Chile. El acuerdo es en s, una posible hoja de ruta, un camino que en realidad tendr que buscar las diferentes veredas por las cuales andar, sin perder el rumbo pactado, en este proceso largo y complejo an deben fijarse los tiempos de la transicin, las estructuras y formas del gobierno futuro. Todo sin bajar la guardia en la lucha, sin dar oportunidad a qu el actual gobierno, las potencias que mantienen ocupacin e intereses econmicos, puedan desvirtuar el carcter emancipador de los acuerdos, la independencia de la resistencia como de la sociedad a construir es indispensable para garantizar que sean los haitianos quienes reciban los beneficios de cada uno de los logros consumados, como puede deducirse, la desconfianza de la poblacin a las organizaciones tradicionales es alta, por ello, la independencia proletaria es indispensable para realmente hablar un nuevo gobierno y del establecimiento de las bases para reconstruir la nacin.

La solidaridad internacional debe expresarse a favor del pueblo haitiano, por la salida del gobierno corrupto y opresor, por la unidad latinoamericana, en un contexto tan particular como el actual. Las luchas presentes no pueden entenderse en un contexto nicamente local o regional, la mirada global permite comprender que lo que se vive en Nuestra Amrica y en todas las zonas en resistencia a nivel mundial, es sin dudas, la crisis final del capitalismo y del imperialismo estadounidense. La resistencia haitiana es sntoma y reflejo del nuevo mundo que habremos de crear, el proyecto socialista tiene que ponderarse como bandera, los pueblos latinoamericanos integrados deben contribuir a la reconfiguracin de toda la humanidad.

Cristbal Len Campos es integrante del Colectivo Disyuntivas

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter