Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-11-2019

Lolo Rico, la mujer que cre un oasis en mitad del desierto

Rafael Calero
Rebelin


El pasado 19 de enero nos levantamos con una triste noticia. Haba muerto en la ciudad de Donosti, donde resida desde haca unos aos, la gran Lolo Rico. Tena 83 aos y, siquiera durante unos aos, haba sido parte de mi vida. Aquel da, llevado por la emocin del momento, escrib un breve texto que publiqu en las redes sociales, en el que vena a decir que esta mujer haba sido ms importante para este pas que cualquier poltico, incluidos los presidentes del gobierno Felipe Gonzlez o Adolfo Surez, y mucho ms importante que, por ejemplo, el rey. Hoy, nueve meses despus de aquel triste da, sigo pensando lo mismo. Qu coo, ahora lo pienso con ms ahnco, si cabe.

Lolo Rico fue la primera mujer de este pas que dirigi un programa infantil de televisin. Una artista innovadora, valiente, pasional, inteligente, vanguardista, con una sensibilidad que marc a toda una generacin de chicas y chicos, entre los que estaba yo, y nos ense que la modernidad estaba al alcance de la mano, que tambin aqu, en este pas de caverncolas reaccionarios, podamos ser modernos, que no slo en Londres, Pars o Berln se hacan cosas atrevidas y divertidas, cosas que rompan la frreas estructuras mentales burguesas, y nos demostr con sus guiones, con sus vdeos musicales, con sus historietas y con sus libros, que el surrealismo tambin era cosa de nios, y que unos muecos hechos de goma y plstico, podan ser los seres ms divertidos, ms transgresores y ms inteligentes de la televisin.

Lolo Rico, de nombre real Mara Dolores Rico Oliver, haba nacido en Madrid, en 1935, un ao un poco complicado para venir al mundo, aunque la ciudad donde se cri fue Donosti. No voy a ahondar en detalles sobre la vida de la periodista, realizadora de televisin, escritora, guionista, traductora y mil millones de cosas ms que fue Lolo Rico. Si a alguien le interesa realmente estos detalles puede echar mano de su libro Cmo es posible que el tiempo pase tan deprisa y yo no me d cuenta?, una autobiografa publicada en el ao 2008 por Seix Barral en la que Lolo intenta llevar a cabo un ajuste de cuentas con el pasado y con su vida. Un libro absolutamente recomendable para entender un periodo de tiempo convulso y esperanzador, en el que todo estaba por hacerse, y en el que esta mujer excepcional y, ante todo, libre, jug un papel fundamental.

Lolo Rico fue una gran escritora de libros para nios y jvenes. Su bibliografa es extensa y sus libros se pueden conseguir con relativa facilidad. Fue la creadora del personaje de Dola, uno de sus mayores aciertos como escritora. Pero tambin escribi numerosas obras para adultos. Obras en las que fue mostrando su particular visin del mundo, en las que hablaba de cine, de literatura, de arte, obras en las que analizaba, con ms o menos pesimismo, el mundo que le rodeaba, obras en las que se posicionaba contra el racismo o contra el autoritarismo. Obras cargadas de feminismo y de marxismo. Y de contradicciones. O sea, como ella misma, pura contradiccin. Obras, como por ejemplo, Cartas de una madre de izquierdas a una hija de derechas, un libro con forma epistolar en el que la autora haca autocrtica sobre el fracaso que supone la educacin de los hijos. Y tambin fue una extraordinaria traductora que tradujo al castellano, entre otras obras, los Discursos y textos polticos, de Franois Mitterrand y las Cartas abisinias, de Arthur Rimbaud.

No obstante, la gran obra de su vida, el trabajo que le abri de par en par las puertas de la inmortalidad, su pasaporte a la gloria eterna, fue ese programa de televisin llamado La bola de cristal (antes de La bola Lolo dirigi La cometa blanca, tambin en TVE, pero este programa no alcanz el xito de La bola de cristal). Durante cuatro aos, entre 1984 y 1988, Lolo Rico dirigi uno de los dos programas televisivos el otro fue La edad de oro, dirigido y presentado por otra periodista sin igual, la genial Paloma Chamorro ms importantes de la historia televisiva en este pas. La bola de cristal fue un espacio tan transgresor, tan libre, tan hermoso, tan divertido, tan inteligente, tan maravilloso, tan moderno que a da de hoy parece mentira que existiera. La msica, la pintura, el cine, la escultura, el humor, y mil cosas ms, formaron parte intrnseca de este programa de televisin. Por primera vez en la historia de la televisin hecha en Espaa y en cualquier otro lugar del mundo la televisin no trataba a los nios y nias como si fuesen imbciles. Les dejaba libertad para pensar, para elegir si queran o no queran estar delante de la pantalla de la caja tonta e incluso les aconsejaba que vieran menos la televisin y leyeran mucho ms. El buen gusto se impona sobre la bazofia y la cultura dominaba sobre todo lo dems. Alaska, Pablo Carbonell, Pedro Reyes, Santiago Ausern, Kiko Veneno, Anabel Alonso, Quique San Francisco, Javier Gurruchaga, y muchas figuras de primer orden del cine o la msica formaron parte de este rompedor proyecto televisivo que diriga Lolo Rico pero que, sin duda, era un proyecto cooperativo en el que cada uno aportaba su granito de arena. Inolvidables son las figuras de los Electroduendes y sobre todo, la de la Bruja Avera, con su recordadsimo y certersimo grito de guerra: Viva el mal, viva el capital!, un eslogan que podra haber adoptado perfectamente algn tiempo despus Esperanzan Aguirre, por ejemplo. La bola de cristal no tena nada que ver con esos programas infantiles presentados por retrasados mentales que gritan y gritan palabras vacas de contenido mientras miran con rostros idiotizados. En absoluto. La bola de cristal, ay, era, como matizaba la propia Lolo Rico, un oasis en mitad del desierto televisivo y vital de la poca. Y aado yo: un programa que, ni antes ni despus, ha tenido competencia, ya que nunca, ni antes ni despus, se ha hecho nada de tal calidad.

Recordar La bola de cristal supone volver a mi primera juventud, cuando an tena toda la vida por delante, y me transporta automticamente a aquellos sbados en los que me levantaba, me preparaba el desayuno, conectaba la televisin en 1984 la televisin de mi casa era an en blanco y negro y me pasaba un par de horas embobado, esperando que en la pantalla aparecieran los Radio Futura, los Burning o Gabinete Caligari, o pusieran un reportaje sobre el cine de Marilyn Monroe o Humphrey Boghart.

La bola de cristal termin en 1988, despus de cuatro aos en pantalla, porque, segn contaba Lolo Rico, alguien en un despacho intent censurar su opinin a favor de la escuela pblica y en contra de la privada. La directora del programa era tan libre y tan digna que no admiti esa censura y prefiri acabar con el programa antes de que el programa acabase con su libertad como creadora. Otro motivo ms, por si hubiera pocos, para admirarla y quererla profundamente. En una entrevista que le realiz el periodista Hctor Juanatey publicada en 2014 en el Diario Pblico, Lolo Rico declaraba a propsito de la censura y de las crticas ideolgicas a su trabajo:

"Yo lo que buscaba era meter siempre denuncias en lo que haca, por eso La Bola fue muy transgresora. Prensa como el ABC lleg a decir que adoctrinbamos a los nios en el marxismo, hubo protestas de familias de asociaciones catlicas... Al final es muy complicado estar mucho tiempo a contrapelo con una gente tan intransigente, tan intolerante, tan radical ()"


Lolo Rico recibi numerosos premios a lo largo de su vida, entre ellos un Premio Ondas y otros reconocimientos por parte de la SGAE o de la propia RTVE. Pero sin duda, el mejor premio de todos era el cario que la gente que haba crecido con la Bruja Avera, el Hada Truca, o Maese Cmara le dispensaba.

Escribi Lolo Rico en su autobiografa a propsito de s misma:
He trampeado, me he tomado la vida como un juego y he jugado a ganar, pero nunca he perjudicado a nadie, jams he quitado dinero, empleo, marido, jams he daado el buen nombre de quien lo mereca, ni he adulado al poderoso, ni he despreciado al desposedo, jams me he vendido ni he admitido dinero que no fuera el pago justo a mi trabajo y tampoco he cambiado de chaqueta, he sido, soy y espero seguir siendo una mujer de izquierdas.
Este prrafo resume a la perfeccin toda una vida dedicada a la creacin, a la literatura y a la televisin y en la que la honestidad fue el faro que gui cada movimiento de esta extraordinaria mujer. Es por esto por lo que tanta gente la admiraba y la quera, es por esto por lo que Lolo Rico fue una persona nica. La gran Lolo Rico, s, la de La Bola de cristal.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter